martes, 25 de junio de 2013

Un huracán llamado Miami Heat. El comienzo de un legado



 Hace ya unos años, Miami Heat sacudía el mercado NBA.

 Dwyane Wade, líder de la franquicia, y mejor jugador de su corta historia (los Heat llegaron a la NBA en 1988, en una de sus expansiones), estaba cansado; muy cansado.

 El anillo de 2006, junto a un coloso, Shaquille O' Neal, estaba muy bien, pero... ya comenzaba a verse a lo lejos. Y él lo tenía claro.

 Dwyane, claro y cristalino como pocos, digamos que "amenazó" a su equipo de siempre, Miami, con plantearse otras ofertas, terminando su contrato, si no llegaban refuerzos de nivel. Y esto lo escuchó un genio que vive en Miami y que trabaja para el equipo: el gran Pat Riley.

 Pat "se llevó" al sur de Florida, para jugar junto a Wade, a los dos mejores en su posición, de toda la NBA: Chris Bosh, ala pívot procedente de Toronto Raptors, y LeBron James, desde Cleveland Cavaliers. Junto a Wade, formaron ese tan famoso Big Three:


 Pero con la llegada de los Tres Magos... se levantaban dudas; muchas dudas.

 Realmente, eran tres genios, "metidos" en un mismo equipo, y que compartían, además, una gran amistad. Pero no había que engañarse: jugar a esto, solo se juega con un balón, y las dudas, acerca de la compenetración y la solidaridad de estos tres tipos en pista, comenzaba a cuestionarse. Al fin y al cabo... de algo hay que sacar defectos!

 Pero además del juego en sí, había otro factor importante. El odio de muchos hacía esta franquicia. La envidia es lo que suele despertar en muchos casos, y ahora, con estos tres fenómenos en una misma franquicia, y además tratándose de Miami, pues... ese odio había crecido.

 Tres años después, podemos hacer un balance del proyecto de Pat Riley, uniendo a estos tres jugadores.


 Y cuál es el balance de este costoso, delicado, arriesgado pero a la vez fantástico proyecto? Pues... casi perfecto. Para que vamos a engañarnos.

 Han sido 3 años ya juntos, y el equipo ha llegado a 3 Finales de la NBA y ha conseguido 2 títulos (seguidos). Además, uno de sus integrantes ha sido MVP en las dos ocasiones, y ha sido nombrado deportista del año, además de campeón olímpico. Esto, solo a nivel de PO. Además, uno de este Big Three ha sido nombrado MVP de Temporada Regular en 2 ocasiones. Con esto, es justo decir que el proyecto... prácticamente ha dado, hasta ahora, unos resultados magníficos.


 No estamos aquí y ahora para repasar estos 3 años de Big Three, ya que Miami Heat es mas que un Big Three, por respeto al baloncesto y sus aficionados, pero si haremos un breve repaso a lo que han sido este título, y lo que representa, uno a uno, para todos sus miembros.

 Procedamos:

1. Erik Spoelstra (entrenador):



 Este SENSACIONAL entrenador, nacido en Illinois hace 42 años, ha sido el perfecto arquitecto del grupo.

 Cuando LeBron y Bosh llegaron, muchos fueron los que dudaron de su capacidad para gobernar un vestuario con mas celebridades de la NBA que nadie.

 En su primer año con ellos? Se le vio dubitativo. LeBron y Bosh acababan de llegar, y formaron piña con Wade.

 En algunas (muchas), ocasiones, Spo parecía perder el control, y el ridículo de Miami en las primeras Finales, ante unos grandes Dallas Mavericks, parecía ser el principio del fin. Pero la vida da segundas oportunidades (a veces).

 Pat Riley confió ciegamente en él, y tras la debacle del primer año, Spoelstra ha crecido de manera increíble.

 Ha conseguido dos anillos seguidos con Miami, y y no es ese entrenador volátil de la primera campaña. Ahora habla, y ahora se le escucha. Y se le escucha con la orejas muy abiertas, como suele decirse.

 Dos anillos en tres años, y ha demostrado ser un arquitecto perfecto. Es cierto que tiene a los mejores a su cargo, pero... y la presión que esto supone? Y lo que debe de tener que aguantar?

 Solo él lo sabe.


2. Mario Chalmers:



 Rio, como es conocido en South Beach, es uno de los jugadores mas volátiles de la franquicia.

 El jugador, ex de University of Kansas, y que ya completa 4 años en la NBA, es un jugador que cierto que jamás se esconde, pero que esa baja percepción de peligro.. a veces le juega malas pasadas.

 Es un base rápido, y con un gran tiro. Lleva demostrándolo toda la vida, pero es un tipo al que, por momentos, la cabeza parece jugarle malas pasadas.

 En estas Finales? Bien, pues Mario... hizo un poco de todo.

 No es un base que asista, lo sabemos, pero en el apartado de anotación, nos dio sus noches.

 En el 1º encuentro, anotó 8 puntos, con un 3/ 10 en tiro. En el 2º partido, Mario hizo 19 puntos, con un 6/ 12 en tiros de campo. En el 3º choque, Chalmers se quedó en blanco, aportándole 0 a su equipo, en la estrepitosa derrota de Miami. En el 4º encuentro, anotó 6 puntos. En el 5º partido, Mario volvió a hacerlo mal, con solo 5 puntos. Pero en el 6º y 7º partido... Mario se volvió importante.

 Anotó, respectivamente, 20 y 14 puntos, para hacer de Miami un equipo campeón.

 Los promedios en estas Finales, pues, son de mas de 10 puntos.

 Chalmers, en 4 años en la NBA, ya tiene 2 anillos de campeón, ambos con Miami, y puede presumir de ser el base titular del mejor equipo de la NBA.


3. Norris Cole:



 Este pequeño jugador, base sophomore procedente de la casi desconocida Cleveland State, ya puede presumir de, en 2 añitos en la NBA... tener 2 anillos de campeón.

 No ha sido ni es pieza clave... pero su granito de arena ha aportado.

 El pequeño Norris ha promediado en estas Finales 2 irrisorios puntos por partido, no habiendo jugado, incluso, 3 partidos de estas (no jugó, por ejemplo, ni el 6º ni el 7º partido, ambos claves), pero... al fin y al cabo, es campeón.

 Norris es un base mas que decente, aunque quizás ha acusado demasiado la presión.

 San Antonio Spurs no es un equipo cualquiera, ni mucho menos, y Miami siempre fue remontando la eliminatoria.

 Malas decisiones de Cole, defendiendo a Tony Parker, le costaron su puesto en la rotación, y cuando quiso darse cuenta... ya estaba fuera.

 Aún así, repetimos, es un base decente, y ya es dos veces campeón (ambas con Miami).


4. Ray Allen:



 El HÉROE, y con mayúsculas, del 6º partido, y el artífice, sin lugar a dudas, de la remontada de Miami. No solo en el 6º partido, que terminaron ganando en la prórroga, sino en el siguiente encuentro. el 7º y definitivo.

 Ray no ha tenido uno de sus años. Eso desde luego.

 Llegó como complemento de lujo, a un equipo de puro músculo, y a su edad... uno ya no está para tonterías. Pero da igual: ha estado sensacional.

 Ray, de 37 años ya, y con toda una vida en la NBA, es el mejor tirador de triples en la historia de la NBA. Y si lo es... es por algo.

 No estaba jugando bien, pero en el 6º partido, con Miami 3 puntos por debajo, y a falta de menos de 6 segundos para que Spurs se coronase como campeón... obró su magia.

 Un rebote de Bosh, con pase a la esquina, esperaba a un Allen con mas confianza que nadie, y éste, incluso con la oposición de Parker, clavó un triple de esos que solo entra en dos situaciones: o en sueños... o en los videojuegos.


 Ese triple dio un giro a todo, y Miami comenzó a creer que podía ser campeón... y San Antonio, de la misma manera, comenzó a ver que Miami era demasiado para ellos.

 Allen ha promediado, en estas Finales, algo mas de 10 puntos por encuentro, y 2 triples de media por partido, mostrándose como un jugador de banquillo... espectacular.

 A sus 37 años, Jesus Shuttlesworth, como se llamaba en su película He Got Game, dirigida por el gran Spike Lee, ya tiene 2 anillos de campeón (1 con Miami y otro con Boston Celtics), y termina contrato, aunque tiene un opción de jugador que, si quiere, puede cursar.

 Genios como Ray... salen muy pocos. Hay que cuidarlos.


5. Dwyane Wade:



 Gracias, Dwyane, por habernos dado estas sensacionales Finales.

 Dwyane ya no es el que era, cierto, pero esque sus rodillas... ya no son las que eran.

 De hecho, los que vimos toda la eliminatoria, pudimos ver en su cara el dolor, el sufrimiento, en cada partido, a cada jugada.

 Wade tiene las dos rodillas destrozadas. Que destrozadas: Más que destrozadas! Y solo él sabe lo que eso duele. Que tu cabeza no siga a tu cuerpo... tiene que doler. Y mas a un tipo tan sensacional, eléctrico y ganador como Dwyane Wade.

 Pero a él le dio igual. Hizo de tripas, corazón, como suele decirse, y jugó a un gran nivel.

 No fueron sus mejores PO, sin duda (difícil superar aquellos PO de 2006, donde consiguió su primer anillo), pero Flash estuvo a un sensacional nivel.

 Ha promediado casi 20 puntos por partido, con, sobre todo, un 4º partido ESPECTACULAR, con 32 puntos, en el que sí que nos recordó a ese Wade de 2006.

 En rueda de prensa, tras conquistar el trofeo Larry O' Brien, fue claro: "No me llaméis Wade hoy", bromeaba. "Llamadme 3" (en referencia a sus 3 anillos de campeón.


 "Tuve una conversación anoche con mis rodillas", dijo. "Les dije: si me dais una buena noche, os prometo que os daré un buen verano. Os cuidaré. Me han dado una sensacional noche (anotó 23 puntos), así que las cuidaré muy bien", reía.

 Wade es el mejor jugador de la historia de la franquicia de Florida, con 3 anillos, y se ha ganado el cielo para todos.

 Larga vida al capitán!


6. James Jones:



 Este excelso tirador de 3 puntos, ya tiene dos anillos.

 No es que se haya ganado de sobre manera este... pero está en el equipo.

 James, de 32 años, y natural de Florida, apenas ha participado en estas Finales (ha jugado un total de 12 minutos escasos, entre los 7 partidos), y ha promediado menos de un punto por partido (solo metió 2 triples en toda la eliminatoria), pero... es campeón, y lo es por derecho propio.


7. Mike Miller:



 Qué genial es Mike!

 El año pasado, todos recordamos ese 6º y último partido de las Finales, ante Oklahoma City Thunder, donde se salió (como su zapatilla en el 6º partido de estas Finales), y en estas Finales... Mike se ha vuelto a crecer.

 Ya no es un niño, y su cuerpo lo nota. Con ya 33 años, y un sinfín de lesiones en todo su cuerpo, el de Dakota, ha jugado como los ángeles, llegando a ser titular, incluso, en el 5º y 6º partido.

 Mike ha promediado, en estás Finales, algo mas de 5 puntos por partido, pero ha hecho un trabajo, sobre todo en defensa (quien nos lo hubiese dicho)... espectacular.

 Todos recordaremos, en el 6º encuentro, ese triple que metió sin una zapatilla, que había perdido en plena jugada, como todos recordaremos lo importante que este jugador es para Miami: "No sabes bien a quien tienes en el banquillo con él", decía Spo. "Lo que Mike aporta, muy pocos lo hacen", decía.

 Mike ya es bi- campeón de la NBA, y ambos títulos... los tiene con Miami Heat.


8. Shane Battier:



 El caso de Battier... es de esos curiosos, pero con mayúsculas.

 El jugador, de 34 años, y natural de Michigan, apenas contó para Spoelstra en los primeros 4 partidos de estas Finales. Unos promedios de apenas 9 minutos en pista, así lo atestiguaban.

 Pero Spoelstra se dio cuenta que en unas Finales... necesitas músculo, garra y dedicación. Es decir: necesitas a Shane Battier.

 Shane ha promediado en estas Finales casi 6 puntos, pero... en el 7º y definitivo encuentro, Shane anotó 18 puntos, con 6/ 8 en triples!

 Battier fue una pieza clave en la conquista de este título de Miami, y ya tiene 2 anillos de campeón NBA.

 La posibilidad de retirarse, a sus ya 34 años de edad, él mismo ha admitido que está en su cabeza, pero aún no sabe si jugará un año mas (o no), para Miami.

 Desde luego que cuerda... le queda para rato.


9. Rashard Lewis:



 Rashard llegó este pasado verano a Miami, amnistiado por Washington, y llegaba como, a priori, una pieza importante.

 Perdonaba un montón de dinero (se lo pagará Wizards), por jugar en South Beach, y llegaba junto a Allen, con quien llegó a coincidir en los ya desaparecidos Seattle Supersonics.

 Pero Lewis, en estas Finales... nada de nada.

 Ha jugado, entre todos los partidos, 11 minutos, y solo ha anotado 4 puntos entre todos los partidos. No de promedio, sino... en total.

 Aún así, el de Louisiana, a sus 33 años... ya es campeón, al fin, de la NBA.


10. LeBron James:



 LeBron James picó a la sala donde se reúnen los mejores de la historia. Entró, se sirvió un café... y ya tiene un sitio privilegiado en ella.

 Así de simple.

 LeBron siempre fue "acusado" de ser muy bueno... pero de no tener joyería (anillos). Bien, pues ya es campeón, y por partida doble, y además es 2 veces MVP de las Finales de la NBA.

 Siempre fue acusado de no soportar la presión, de evadirse en los momentos clave... y él, ahora, se ríe de ello: "Aquellos que siempre me han odiado. Gracias. Gracias por motivarme", reía en su entrega de este 2º MVP de las Finales.

 "Soy LeBron James, de Akron, Ohio. Y no me importa nada. De donde yo vengo, todo es mas difícil, y no siquiera tenía que estar aquí", dijo a los micros, en su entrega del trofeo al MVP de las Finales.

 Pero esque LeBron... ha estado inmenso. Ha promediado, en estas Finales, unos números de infarto: 25'2 puntos por partido, 11 rebotes por encuentro y 7 asistencias.

 Con estos números, cerca de un triple- doble... poco hay que decir.

 Los que mas le odian, dirán que lo siguiente es un sacrilegio, pero... LeBron, de sobra, puede ya mirarle a cualquiera a la cara, en cuanto a jugadores históricos se refiere, y así lo corroboró el gran Magic Johnson, con estas palabras: "LeBron, and I'm serious, too. I've seen anybody play, and you're the only guy I think that can become the greatest that ever played this game".

 Si esto lo dice un tipo como Magic Johnson... son palabras mayores.


 Lo cierto, aparte de todo esto, es que LeBron, en ningún momento, se escondió, y siempre quiso ser el líder. Ese rol del que parecía que huía en años pasados, en sus tiempos en Ohio, parece que ahora lo ansiaba.

 Ya no es un niño. Es un hombre, y quiere entrar en el club de los mas grandes: "Quiero ser recordado, sino como el mas grande, como uno de los mas grandes. Ese es mi objetivo".

 Lo cierto es que LeBron ya lo ha logrado, y ya es, junto a Michael Jordan y Kareem Abdul- Jabbar, uno de los únicos tres jugadores en la historia de la NBA en haber logrado, al menos, 4 MVP's en Temporada Regular, 2 MVP's en las Finales de la NBA y ser 2 veces campeón de la NBA.

 Además de esto, LeBron ya tiene 9 apariciones en el All- Star, Rookie of the Year, máximo anotador de la NBA, en Temp. Regular, en el año 2008, Atleta del año, en EEUU, en 2012, Atleta del año, por Sports Illustrated, en 2012 y 2 medallas de oro en los JJOO (Beijing , en 2008, y Londres, en 2012).

 Con todo esto... se puede decir algo mas? Pues sí: que además, es el máximo anotador de la historia de la NBA en los 7º partidos, con un promedio de 34'3 puntos por partido (Jordan es el 2º, con 33'8 ppp).

 LeBron no tiene techo, y parece que esto solo acaba de comenzar.


11. Juwan Howard:



 Un tipo que ha tenido una carrera en la NBA... impresionante.

 Juwan, con ya 40 años (que barbaridad), es 2 veces campeón de la NBA (ambas con Miami, en 2012 y 2013), y puede, como suele decirse, descansar en paz.

 Ha sido, junto a Jarvis Varnado, el único en NO disputar ni un solo segundo en estas Finales (ni en los PO), pero su carrera, de ya 19 años, se ve premiada de esta manera: con 2 anillos de campeón, en años consecutivos.

 Su labor? Ha sido la de mantener al bloque unido, y lo ha hecho muy bien.


12. Jarvis Varnado:



 El jugador, de 25 años y natural de Virginia, ya es campeón de la NBA, pese a no haber disputado ni un solo segundo en estos PO.

 Este mismo año, fue jugador de Sioux Falls Skyforce, en la Liga de Desarrollo, pero volvía a Miami.

 No ha hecho nada, pero... es campeón de la NBA.

 Así es la vida.


13. Udonis Haslem:



 El Alcalde de Miami, como es conocido Udonis!

 Haslem representa, sin duda alguna, a la ciudad de Miami. Es el jugador mas querido del equipo, y si nos apuramos, de la historia de la franquicia, y lo es por derecho propio.

 Haslem es natural de Miami, estudió en la universidad en Miami... y siempre ha jugado, en la NBA, para Miami Heat.

 Junto a Wade, tiene ya 3 anillos de campeón (en 2006, 2012 y 2013), y, a sus 33 años, no piensa moverse de Florida.

 El ala- pívot no es que sea talento puro, pero en cada jugada, a cada partido, se deja la piel.

 En su espalda, luce un tremendo tatuaje con el mapa de Florida, profesando, así, el amor a su tierra, y eso... viste mucho.

 En estas Finales? Udonis ha promediado 1'2 puntos por partido, jugando muy pocos minutos, pero siempre se ha dejado la piel.

 En el 7º partido pudo jugar mas, pero se cargó de faltas demasiado rápido.

 3 veces campeón, y por derecho propio!


14. Joel Anthony:



 Este fornido pivot, de origen canadiense, de 30 años, ya es dos veces campeón de la NBA, y, al igual que casi todo el resto, lo es como miembro de la plantilla del sur de Florida.

 Anthony, natural de Montreal, Canadá, ha jugado un total de 15 minutos entre los 7 encuentros de las Finales, anotando, tan solo, 2 puntos.

 Las eliminatorias NO estaban para ello, con Miami al borde del knockout, y con un Tim Duncan que se mostraba superior a cualquiera, por lo que Joel apenas jugó.

 Aún así... 2 anillos de campeón.


15. Chris Bosh:



 El tercer mosquetero: Chris Bosh.

 Chris era, con total seguridad, la estrella de Miami que mas difícil lo tenía. Enfrente? El mejor de todos los tiempos, sin duda alguna, en su puesto: el gran Tim Duncan.

 A sus 37 años, Tim sigue estando un paso por delante del resto, y eso, a Chris, le iba a costar de lo lindo. Entre la presión que ha de aguantar, y sus "desconexiones" en los partidos... la tarea se antojaba, cuanto menos, de riesgo.

 Bien, pues Chris... no estuvo del todo bien. Aunque aún así, mantuvo el tipo.

 Recordado será su 6º partido de estas Finales, donde anotó 10 puntos, 11 rebotes, 3 robos y 3 tapones. Uno de esos rebotes, propició el triple de Allen, para irse a la prórroga, y dos de esos tapones fueron claves para la victoria de Miami (uno sobre Tony Parker, en una suspensión de éste, y otro sobre el inmenso Danny Green, en un triple a la desesperada).

 En las Finales, Chris ha promediado casi 12 puntos (anotó 0 puntos en el último encuentro), y ha promediado casi 9 rebotes. Números que no están nada mal, al fin y al cabo.

 Chris, de esta manera, y al igual que el otro fichaje estrella del equipo, LeBron James, obtiene así su 2º anillo de campeón NBA.


16. Chris Andersen:



 The Birdman ya tiene su anillo de campeón NBA.

 Qué gran temporada la de este veterano jugador!

 Llegado con la temporada ya a la mitad, y sin tener equipo, Birdman se convirtió en una pieza clave para los de Miami, tanto en Temporada Regular... como en Playoffs.

 Es un jugador que, pese a ser muy limitado en técnica, despliega un trabajo encomiable, y eso el equipo lo agradece. Pelea como pocos, y si tiene que matarse por salvar un balón o por taponar un tiro... lo hará sin el menor de los problemas.

 En las Finales, defendió bien al gran Tim Duncan (al menos, dignamente), cuando jugó, y ha promediado, en pista, 3'1 puntos por partido (no jugó 2 de los 7 encuentros), junto con 2'1 rebotes.

 Andersen, que ha hecho grandes migas con LeBron, ya es campeón de la NBA, y se ha ganado, de cara al año que viene, un contrato, al menos por una temporada, con los del sur de Florida.

 Sin duda, representa la entrega y el trabajo bien hecho, pese a ese look... diferente.


 Bien, pues estos son los campeones de la NBA: Miami Heat.

 Pero también merece la pena hablar de estas Finales (las mejores, y de largo, en muchos años), así como del mas que excelente rival que los de Miami tuvieron enfrente: San Antonio Spurs.


 Los Spurs llegaban a estas Finales con un pedigrí increíble. Jamás habían perdido unas. Han ganado 4... y han perdido 0.

 Jugadores como Tim Duncan tenían la posibilidad de obtener su 5º anillo de campeones, y  Tony Parker o Manu Ginobili, el 4º. Para otros célebres, como Tracy McGrady, era SU oportunidad de, al fin, y en el final de su carrera, obtener el primero.

 Pero no pudo ser así.

 Durante todas las Finales, San Antonio mantuvo el control de la situación. No hace falta hablar del mas que sensacional Danny Green, que, con 26 triples, ha batido el récord histórico de triples en unas Finales de la NBA, que ostentaba, hasta el momento, Ray Allen, con 23.


 Pero Gregg Popovich, genio donde los haya, nos "regaló", además de un baloncesto formidable, que será difícil de olvidar en años (y ni eso), a un jugador especial: a un chico tímido de carácter, pero extrovertido como pocos con el balón en las manos (sus grandes manos), llamado Kawhi Leonard.












 No nos "meteremos" con este chico (aún), ya que dejaremos su trayectoria para futuros artículos, pero lo de este joven, de solo 21 años, ha sido INCREÍBLE. Solo en el 7º partido, donde mas puede la presión, este joven, que nunca había disputado una Final, anotó 19 puntos y capturó 16 rebotes, mostrándose, en todo momento, y con 45 minutos en pista, como el "anti- LeBron".

 Si existe una palabra para definir a Kawhi, esa es SENSACIONAL.


 Como tan sensacionales han sido estas Finales de la NBA.

 Un servidor, las recuerda como las mejores en muchos (muchísimos años), y San Antonio, pese a haberlas perdido... podía, y de sobra, haberlas ganado. Ambos lo merecían, aunque solo uno podía ser el campeón. Así es la vida.

 Miami Heat es campeón de la NBA, y LeBron James entra en el selecto club de los Dioses del Baloncesto, pero hay algo que tenemos que hacer, y no solo con Miami: hemos de agradecerle, a San Antonio Spurs, a Gregg Popovich, a Tim Duncan, a Manu Ginobili, a Kawhi Leonard, a Danny Green, a Thiago Splitter, a Boris Diaw, a C. Joshep, a Tracy McGrady, a Gary Neal, a Nando De Colo, a Patty Mills, a Matt Bonner, a Baynes y a DeJuan Blair, el sensacional espectáculo que nos han regalado:


 San Antonio, de la mano de Gregg Popovich, ha perdido unas Finales, pero se ha ganado un puesto de honor en uno de los mejores equipos que jamás han jugado unas:


 Con todo esto, Miami es campeón de la NBA, por segunda vez consecutiva, algo realmente difícil de lograr.

 Lo que está claro es que el proyecto ha triunfado, y nadie puede decir que este mega- plan, de juntar a estos tres tipos, sensacionales, no haya funcionado.

 LeBron ya no es quien era, y parece que ahora quiere mas. El león tiene mas hambre, y quien sabe si el año que viene, el famoso back to back to back (tres campeonatos seguidos), podrá ser.


 Por lo pronto, toca disfrutar de esto. Toca disfrutar de Miami Heat.

 Campeón de la NBA 2012/ 2013:







viernes, 21 de junio de 2013

Paul George. Una nueva estrella en el firmamento?



 Todos los años hay algún jugador que explota, y que pasa de ser un jugador con condiciones, muy bueno, interesante, y demás adjetivos... a ser una verdadera estrella.

 Pero también hemos de darle algo de crédito a Frank Vogel, técnico de Indiana Pacers.

 Es cierto que es un entrenador algo "tacaño" en sus planteamientos, cierto, pero, como él dijo: "esto es Indiana. No es Miami, New York, Los Ángeles o Boston. Aquí es mas complicado que los jugadores quieran venir, así que trabajamos muy bien con lo que tenemos".

 Y... mas razón que un santo!

 Fue capaz de recomponer todo un equipo que recaía, en gran parte, sobre el lesionado Danny Granger. Éste cayó lesionado, y se perdió, prácticamente, todo el año.

 Así que... problemas? Ninguno. Se sacó de la manga a este joven de 23 años, llegado hace 3 años a la NBA, vía Draft.

 Y esque el chico se ha salido. Literalmente. Hasta tal punto, que se ha convertido en el jugador mas joven de la historia de los Pacers en ser All- Star.

 Pasemos a hablar de la actual estrella de Indiana Pacers; el genial y versátil alero/ escolta, Paul George.

 Paul George nació un 2 de Mayo de 1990, en Palmdale, California. Muchos de sus amigos, en la actualidad, hacen símiles de su amigo George con la ciudad, llamándola, en lugar de Palmdale, Paulmdale.

 Hijo de Paul y Paulette George (parece que los nombres serán algo liosos en esa casa), tiene dos hermanas mayores, Telosha y Portala. En la foto inferior, con sus hermanas y madre, en una foto publicada por él mismo, en Twitter:


 Puede que los mas fanáticos, su hermana mayor, Telosha, les sea conocida. Ha jugado al baloncesto en Pepperdine University, en Malibu, y a punto estuvo de llegar a la WNBA:


 La infancia de Paul siempre fue, mas o menos tranquila. "Siempre fue un chico tranquilo", decía Paulette, su madre. "No era el típico chico que se metía en problemas. Es mas, si veía alguno... solía huir de allí. Nunca fue de los que se metía en líos".

 "Es un chico muy expresivo y cariñoso, de los que le gusta pasar tiempo con su familia", decía Paul, su padre. "Había días que en vez de salir con sus amigos, se quedaba en casa, con sus hermanas, jugando y escuchando música con ellas. Le gusta estar rodeado de gente".

 "Mi madre es la mejor del mundo", decía el joven Paul. "La admiro por ser la mejor. 3 hijos, y siempre ha estado la primera en la línea de combate. La admiro por ello".

 Pero la vida de George y el baloncesto comenzó a estar ligada, con mas fuerza que nunca, a partir de Agosto de 2004, cuando terminó sus estudios de secundaria:


 Para Agosto de 2004, el joven Paul terminaba, en su Palmdale natal, sus estudios de middle school, y tras destacar como gran jugador, a la par que versátil, tuvo que tomar la decisión de a qué high school acudir.

 Y decimos "tomar la decisión" porque su versatilidad asustaba. Así de simple.

 En Agosto de 2004, George contaba con 14 años, y ya era uno de los jugadores mas espectaculares de todo California.

 Tras hablar con sus padres y hermanas, Paul se decantó por Pete Knight High School, en Palmdale. "No quería irme de casa", decía George. "Hubo ofertas y oportunidades importantes, de grandes institutos, pero yo quería seguir al lado de los míos":


 En Pete Knight HS estaría de Agosto de 2004, hasta Junio de 2008, y siempre lucirá su ya famoso dorsal "24".

 Ese dorsal, por cierto, sirvió para que, una vez mas, se estableciesen símiles, entre el número que Paul llevaba y su estilo de jugar. Rápidamente, el eléctrico juego de George le convirtió en "2much4u" ("demasiado para ti"), en referencia a lo que a los rivales les costaba frenar al espigado escolta.



 Pero su "pasaporte" a la universidad estuvo en el año senior allí.

 George, esa temporada, se salió, consiguiendo, además de sus mejores calificaciones como estudiante, unos promedios que asustaban: 25 puntos, 12 rebotes, 3 asistencias y 3 robos de balón.

 Comenzó, en toda la Costa Oeste, a comparársele con un ilustre de la NBA: el gran Tracy McGrady.

 Y ese gran año le valió como pasaporte para la universidad.

 Tras terminar el colegio, Paul no tuvo demasiadas ofertas universitarias. Es cierto que había destacado en el instituto, pero... quien se había fijado en el Pete Knight HS? Quizás, si hubiese acudido a otro instituto con mas fama, puede, pero... allí?

 Su primera intención, una vez mas, fue quedarse en casa, pero... no hubo manera.

 Paul "solo" recibió ofertas de tres universidades: University of San Diego, Penn State University, y... Fresno State.

 Tras pensárselo muy bien (a día de hoy, seguro que todos decimos que acertó), Paul se decantó por Fresno State, en Fresno, California:


 Se comprometería con los Bulldogs de Fresno, vía carta de intenciones, un 14 de Abril de 2008, y permanecerá en su disciplina hasta el 6 de Junio de 2010.

 "Puede que SD o Penn State fuesen, a priori, mas potentes que Fresno, pero quise venirme aquí porque, con trabajo, tenía casi garantizado ser titular. No quería, de ninguna manera, ir a una universidad y jugar 10 minutos. Eso no va conmigo. No lo acepto, y no quería que me sucediese, así que preferí causar un mayor impacto yéndome a Fresno. Creo que acerté de lleno", decía George el día antes de su debut en el All- Star (su primer All- Star).

 Dos años en Fresno... y los dos años entrenados por Steve Cleveland. Steve nunca fue el mejor entrenador del mundo (el récord de los Bulldogs así lo atestigua), pero encontró en George al jugador perfecto, y George y él siempre se han entendido muy bien:


 Tras dejar claras sus intenciones de por qué se había decantado por los Bulldogs (quería causar un impacto inmediato), George tenía muy claro que tenía dos años para llegar a los profesionales. "Me di dos años", dijo. "No quería ser el típico chico de 4 años en la universidad. Me di dos años para luchar mas que nadie por llegar a la NBA".


 Y en su llegada a Fresno, rápidamente se convirtió en la estrella... o mejor dicho, en la co- estrella.

 Allí, coincidió, en su primer año, con la gran estrella del equipo, Sylvester Seay y con el base Dwight O' Neil. George rápidamente superó a O' Neil como estrella, por lo que todo el peso ofensivo del equipo recayó sobre él y sobre el MVP del equipo ese año, Seay. En la foto inferior, Seay:


 Pero... no es que los de Fresno derrochasen talento, ni mucho menos.

 En su primera campaña, siendo freshman, los Bulldogs ganaron un total de 13 partidos, perdiendo 21. Consiguieron un 38% de victorias aquel año, cosa que, por increíble que pueda llegar a parecer, fue muy bien aceptado por todos los jugadores y miembros del equipo!

 El mejor partido de Paul ese año tuvo lugar ante St. Mary's. Era el segundo partido universitario de Paul George, y en él se salió. Anotó 25 puntos y capturó 10 rebotes, para ser la estrella del equipo, prácticamente a su llegada:


 Su segundo año allí... fue mejor.

 Dwight O' Neil ya no estaba en el equipo (había cumplido su ciclo universitario), y en su lugar llegaron chicos como Greg Smith, Taylor Kelly, Garrett Johnson, Brad Ely o Jerry Brown Jr.

 Todo el peso del equipo recayó, por tanto, en George (sophomore), y Seay (senior):


 El equipo, entrenado por Steve, mejoró con respecto al de la temporada pasada.

 Mas profundidad de banquillo y mas juego de equipo, llegando a ganar 15 partidos (mas del doble, con respecto al año anterior), y perdiendo 18.

 Tras terminar la Temporada Regular, los Bulldogs fueron invitados al WAC Tournament, donde, ya en la 1ª Ronda, caían ante los chicos de Louisiana Tech, por 74- 66:


 Tras aquello, Paul se graduó, y decidió dar "el gran paso", presentándose al Draft de la NBA:


 Pero llegaba Junio de 2010 y Paul no las tenía todas consigo.

 Aquel Draft apuntaba alto, y Paul tenía claro que, aunque era un gran jugador, le iba a costar estar en el famoso Top 10.

 "Sabía que iba a ser difícil", decía. "Yo no he acudido a una universidad prestigiosa como otras", admitía. "He querido mejorar en mi juego, sacrificando otras cosas, y eso puede que me pese en el Draft, aunque demostraré que todos se equivocan conmigo".

 Y en ese Draft, surgió un romance. Un romance cuya flecha de Cupido se había instalado en el corazón de una franquicia: Indiana Pacers.

 Los de Indiana fueron, sin duda, los que mas probaron, en los workouts, a Paul George, y tras 4 sesiones, decidieron que, si podían, irían a por el:











 Y el día había llegado.

 Llegaba Junio de 2010, y se celebraba el Draft de la NBA.

 En la sala? Grandes (grandísimos jugadores).

 Para que nos hagamos una ligera idea, por allí, cerca de Paul, paseaban tíos de pedigrí, como un tal John Wall, de la prestigiosa Kentucky, o Evan Turner, un chico genial, procedente de Ohio St.

 Tras ser escogido Wall en la 1ª elección, por Washington Wizards, y Turner en la 2ª, por Philadelphia 76ers, llegó el turno de otros, como Derrick Favors (NJ Nets), Wesley Johnson (Minnesota Timberwolves), el "grandullón, DeMarcus Cousins (Sacramento Kings)... hasta llegar a Paul.

 En la 1ª RONDA, EN LA 10ª ELECCIÓN GLOBAL, Indiana Pacers escogía a Paul George, desde Fresno St. University:


 George? Seguro que feliz. Pero no era el único.

 El único y genial, Larry Bird, GM de Pacers, estaba mas que encantado con la adquisición de Paul George: "Este muchacho os va a encantar. A mí me encanta", decía. "Tiene un montón de cualidades, y realmente tiene pocos defectos. Tiene altura suficiente para jugar de dos y de tres, tiene habilidad, tiene tiro, salta bien... y obviamente sabe defender. O eso espero!", decía Larry, a modo de risa.

 Firmó con Indiana el 1 de Julio de 2010 (como está estipulado en la NBA, en función a la elección del Draft). Firmó a razón de 2 años, y con opción de equipo en un 3º. Firmó por 3'9 millones de dólares al año.

 Acerca de si esto era mucho dinero o no, él fue categórico: "Nunca he sido un chico que particularmente se gaste mucho dinero", decía. "Me gusta la ropa, los videojuegos... pero no soy un loco del dinero. Es mas, este dinero se va para mis padres. He llegado hasta aquí por ellos, así que es justo que lo tengan". Un chico disciplinado, sin duda!


 Pero su llegada a la NBA no fue un camino de rosas.

 Llegaba a Indiana, donde las aguas... andaban revueltas.

 En su llegada a la franquicia, fue entrenado, durante el primer tramo de la temporada, por Jim O' Brien. Pero las cosas no salieron bien.

 Un total de 44 partidos (la mitad de la campaña), fueron los que duró O' Brien en la franquicia, con un récord de 17 victorias y 27 derrotas, para ser destituido.

 Y tras él, llegó el técnico actual: Frank Vogel. Consiguió un total de 20 victorias y 18 derrotas, en los 38 partidos restantes, para llevar, in extremis, al equipo a los Playoffs.


 Pero ciñéndonos al papel de Paul allí... fue difícil. Lo consiguió... pero fue difícil.

 En su primer año con los Pacers (temporada 2010/ 2011), coincidió con tipos como Darren Collison, Mike Dunleavy, Danny Granger, Roy Hibbert, Dahntay Jones, Brandon Rush o Lance Stephenson (por cierto, gran amigo suyo).

 Paul consiguió, pese a no ser, ni mucho menos, titular, ser el 8º anotador del equipo, con unos promedios de 7'8 puntos por partido, tras jugadores como Granger, Collison, Hibbert, Hansbrough, Dunleavy, Rush y McRoberts:















 Y el equipo, gracias a la gran labor de Frank Vogel, como decimos, logró meterse en la post- temporada.

 Un récord de 37 victorias y 45 derrotas (por increíble que parezca), le valieron a Indiana para meterse en los Playoffs, y en la 1ª Ronda les esperaba Chicago Bulls.

 Cayeron en esa 1ª Ronda, por un aplastante 4-1, y el propio Paul tuvo que aguantar un sinfín de críticas.

 La lesión de Darren Collison, tiempo entre algodones, le obligó, por juego y constitución, a defender a todo un MVP, Derrick Rose, y éste le hizo... pedazos.


 Rose abusó siempre que quiso de George, y además de el talento de Rose... Paul estuvo realmente mal en ataque, promediando un ínfimo 25% en tiros de campo, en aquellas Series.

 Pese a caer en 1ª Ronda, no haber sido titular y ser un año de adaptación (una nueva competición, varios entrenadores y compañeros nuevos), Paul George entraría en el 2º Quinteto de Rookies.

 Comenzaba la 2ª campaña (temporada 2011/ 2012).

 Con Vogel al mando del equipo, George se sintió, sin duda, mucho mejor.

 Al equipo llegaba un coloso, vía Agentes Libres, llamado David West, lo que le daba mas fuerza a la pintura, junto al jamaicano Roy Hibbert, y el peso del equipo, en ataque, recaía sobre el líder, Danny Granger, y la nueva potencia emergente, Paul George:


 Pero por una o por otra cosa... Paul no podía disputar una campaña "tranquilo".

 Si la temporada pasada había sido "diferente", por aquello de llegar a la NBA, de ser nuevo, de una nueva vida, entre las estrellas, y demás... la segunda no iba a ser, ni mucho menos, diferente: llegaba el maldito lockout.

 La temporada tuvo un total de 66 partidos, en los que, eso sí, George logró ser TITULAR en todos y cada uno de ellos.

 Fue el 4º máximo anotador del equipo, con unos promedios de 12'1 puntos y 5'6 rebotes, tras Granger, West y Hibbert, y se vio una mejora en su juego en la que ya apuntaba cosas interesantes.

 Pero una de las particularidades de Paul George ese año... estuvo en el All- Star.

 Se presentó a aquel Concurso de Mates, junto al rookie Derrick Williams, de los Wolves, Chase Budinger y Jeremy Evans (posterior campeón), de Utah Jazz.

 George no ganó aquel concurso, pero lo recordaremos por aquella sesión de mates, con las luces apagadas, y con traje y balón fosforescentes!

 NBA. Líder en excentricidades.











 Pero fue, aparte de esto, un gran año para Pacers, como también lo sería para el propio Paul George.

 Tras 42 victorias y solo 24 derrotas, los Pacers se clasificaban para los Playoffs.

 Ya no eran la Cenicienta de los Playoffs, como había sucedido el año pasado... y Orlando Magic pudo dar fe de ello.

 1ª Ronda de Playoffs. Indiana Pacers 4- Orlando Magic 1. Orlando a casa, e Indiana se clasificaba para las Semifinales de Conferencia.

 Y allí esperaban los actuales campeones de la NBA: Miami Heat.

 Indiana, con Granger a la cabeza, practicó una defensa realmente dura, rozando lo ilegal, sobre los chicos de South Beach, pero finalmente la lógica se impuso, y Miami, posteriores campeones, se clasificaban, por 4-2:


 Y con este preludio, nos "plantamos" en el día de hoy (por así decirlo). La temporada 2012/ 2013. 3ª campaña de Paul George en la NBA.

 Año de cambios... y cambios para bien (para Paul George y, paradójicamente, para todos los Pacers).

 Danny Granger, estrella de Indiana, caía lesionado y se veía obligado a operarse. A priori, malas noticias para Indy.


 Hasta que el genio, Frank Vogel, ayudado por su segundo, Brian Shaw, obró su particular magia.

 Indiana, como él siempre ha sostenido, no es una franquicia a la que le sea fácil atraer a jugadores, por lo que tuvo que adaptarse a lo que tenía.

 Y qué tenía? Pues a un montón de chicos jóvenes, rápidos... y con ganas de hacer las cosas bien.

 Cambió todo el equipo, de adelante a atrás, convirtiéndolo en un equipo menos "fiero", en cuanto a físico, pero mucho mas rápido y técnico, confiando en gente como Lance Stephenson o George Hill para el backcourt.

 Y eso afectó (para bien), a Paul George.

 Paul George y George Hill (base), instauraron el conocido G2 Zone (en referencia a George, apellido de uno, y George, nombre de otro), y la velocidad llegó a Indiana:











 La ausencia de quien hasta ahora había sido el líder, Danny Granger, convirtió a Paul en el 1º arma ofensiva del equipo, y éste lo agradeció con 17'4 puntos por noche, junto a 4'1 asistencias y 7'6 rebotes.

 Una progresión, en tres años, realmente impactante.

 Fue el máximo anotador del equipo, en Temporada Regular, por delante de jugadores de peso, como David West, Roy Hibbert o su amigo, George Hill.

 Pero todo había cambiado.

 Danny Granger, en un intento de no sentirse "apartado", quiso volver al equipo, como ese general que se niega a ceder su mando... pero fracasó en el intento. El equipo no era el mismo, y donde antes había reinado el juego duro, la fiereza y las trifulcas eran una costumbre... ahora reinaba la velocidad, la anotación, la solidaridad. Y eso no iba con Danny. Volvió a caer lesionado, y no volvería más.

 Pero el ser la 1ª arma ofensiva de un equipo da privilegios. Y los privilegios te dan la opción de batir récords (algunos, legendarios).

 El 21 de Noviembre de 2012, en el partido que enfrentaba a Indiana Pacers frente a New Orleans Hornets, Paul George batió el récord histórico del mejor jugador de la historia de la franquicia, Reggie Miller, anotando 9/ 13 en triples, terminando el partido con 37 puntos:


 Es la 2ª máxima anotación de triples en un partido de la historia de la NBA, tras los 11 triples de Ray Allen, durante su estancia en Boston Celtics. Casi nada, hablando de un chico de, por aquel entonces, 22 años!

 El 13 de Febrero de 2013 anotó su primer triple doble en la NBA, ante Charlotte Bobcats (quienes sino), con 23 puntos, 12 rebotes y 11 asistencias:


 Y todo esto... comenzó a recibir sus premios.

 En esta campaña, se convirtió, como antes dijimos, en el jugador mas joven de la historia de Indiana Pacers, en ser All- Star, a la edad de 22 años (cumplió 23 en Mayo).

 "Para mí, esto es un sueño", decía George en los vestuarios. "Me siento al lado de tipos como Garnett, LeBron, 'Melo... Nunca habría imaginado esto. Yo les veía por televisión. Soñaba ser como ellos algún día! Y ahora estoy aquí, sentándome a su lado y hablando con ellos. Es increíble. el trabajo duro da su recompensa":















 El propio LeBron James (a quien Paul admira), ya lo dijo en la rueda de prensa del equipo del Este: "Ese chico es muy, pero que muy, bueno. Viene dando guerra, y parece que tiene pensado quedarse. Es, junto a James Harden, el brillante futuro de la NBA, y me recuerda mucho a Dwyane Wade". Casi nada!

 Lógicamente, todo esto... no podía quedarse aquí.

 Un chico llegado de una universidad, digamos, menor (que nadie de Fresno se ofenda), había conseguido, en tres años, y sin hacer ruido, lograr un nombre, y que se escuchase bien por toda la NBA, con mayúsculas.

 Tras 49 victorias y 32 derrotas, siendo terceros clasificados en la Conferencia Este, Paul George conseguiría, obviamente, el galardón al Jugador Mas Mejorado del Año:















 Y con todo esto, llegó la post temporada. Llegaron los Playoffs de la temporada 2012/ 2013 (en los que ahora nos encontramos).

 En la 1ª Ronda, Indiana se medía a Atlanta Hawks.

 Y ya en el 1º partido, Paul George, encumbrado a estrella, quiso dejar las cosas claras.

 Primer partido. Primer triple doble de George en Playoffs (y segundo en su carrera). 23 puntos, 11 rebotes y 12 asistencias:


 Indiana venció 4-2, y avanzaba a Semifinales del Este.

 En las Semifinales? Les esperaban los segundos clasificados del Este: NY Knicks. Los Knicks de Carmelo Anthony, máximo anotador de la NBA esta campaña.

 Con un Paul George ya al nivel de las mayores estrellas de la NBA, los Pacers no sufrieron demasiado, y por un idéntico resultado (4-2), se comieron la Gran Manzana, avanzando, así, a las Finales de Conferencia:


 Ya el 23 de Mayo, George entró en el 3º Equipo Ideal de la NBA, de la Temporada Regular 2012/ 2013.

 Y en Finales de Conferencia? El hueso. Aquellos a quienes todo el mundo quieren batir, pero a quienes todos quieren evitar: Miami Heat.

 Los Heat del ya 4 veces MVP de Temporada Regular, LeBron James.

 "Van a ser unas eliminatorias duras", decía George. "Jugamos contra Miami, y ellos tienen al mejor jugador de la NBA. Es MVP por algo, y seguro que nos va a hacer daño", decía George a las cámaras, entrando en el American Airlines de Miami.

 "Tienen a Paul", decía LeBron. "No sé si con eso vale o no, pero ese chico es una maravilla. Cuando los niños vean la televisión, que se fijen en él, porque juega como lo debería hacer un campeón":


 Ya en las Finales del Este, Indiana no se ha escondido, ni mucho menos. Eso no va con su código.

 Miami golpeó primero, ganando el 1º partido en Miami, con otro super partido de LeBron.

 George, pese a ser su primera gran cita, estuvo realmente bien.

 En el partido, ya se pudieron ver imágenes de George y LeBron saludándose y dando que hablar. La anécdota estuvo en el triple de LeBron desde casi el centro de la pista, al final de la 1º parte. George le dijo: "Get away, bro", a lo que LeBron repsondió: "It is what it is". Ambos se saludaron y se fueron al banquillo. Vogel le dijo a George: "Are you going to play, or you prefer to go out tonight with him? Let's get concentrated":


 Y en el 2º partido... sorpresa.

 Segundo partido en Miami... y primera sorpresa. Indiana vencía, con grandísimo partido de George, en Miami. Series 1-1.

 George pudo dejarnos una imagen espectacular. Ese chico de 23 años, con cara de tímido, dejando seco a todo un clásico de la NBA, Chris, Birdman Andersen, con un mate en su cara, simplemente, aterrador. Bienvenido a la foto, Mr. Birdman:


 Pero esa victoria no fue todo. El primer partido jugado en Indiana, con las Series 1-1, fue para Miami.

 Parece que LeBron le "encontró" el punto débil a George, llevándole a jugar al poste. La estadística fue clara: jugando al poste, LeBron anotó 5/ 7 en tiros, y George nunca pudo pararle:


 Finalmente, las Series terminaron con la clasificación de Miami, pero... nadie puede negar lo evidente: que este chico ha dejado de ser un chico, para convertirse en un hombre.

 La estela de Danny Granger, quien había sido su jugador franquicia años atrás, ha ido desapareciendo, poco a poco, y ahora será Paul quien lleve el peso de este joven e interesante equipo. Ya ha demostrado, sin duda alguna, que está capacitado para hacerlo.

 Bien, pues este es el sensacional Paul George.

 Poco mas que decir acerca de un chico de tan solo 23 años, y que ya ha crecido de manera apabullante, en esta campaña.

 Sin duda alguna, un futuro brillante, para el ya nuevo líder (e ídolo), de Indiana Pacers.

 Un chico genial.

 En la despedida, os dejo con el brutal mate de George sobre Andersen, en el 2º partido de las Finales de Conferencia.

 Mala defensa de LeBron. George se va... y ahí es letal. Jugad vosotros mismos.