jueves, 28 de marzo de 2013

Reggie Evans. Mr. Pensacola



 Cuando hablamos de él está claro que no hablamos del mejor jugador, ni del mejor anotador, ni tan siquiera del mejor reboteador... Pero sí que hablamos de uno de los tipos más "particulares", cuanto menos, de toda la NBA.

 No es una estrella, cierto, pero... no nos llama la atención que ningún jugador de la NBA quiera vérselas con él?.

 Siempre metido en líos, odiado por los rivales, adorado por sus compañeros y entrenadores... Hay una cosa que con él nos queda clara: es un fenómeno. Cada balón suelto, cada rebote, cada jugada, la afronta como si de una guerra se tratase, y esa, quizás, ha sido la clave de su éxito en esta Liga que no permite apenas margen de error. Hablamos de Reggie Evans, actual jugador de Brooklyn Nets.

 Pero para entenderle... como decía Avery Johnson, antiguo entrenador suyo en Brookyln, "hay que comprenderle". "Nunca lo ha tenido fácil, y sólo con su trabajo, entrega y buen corazón, pese a las críticas, ha llegado a donde ha llegado. Creedme; si tuviese en un bar una pelea, querría a Reggie de mí lado. Sé que se comería el puñetazo por mí, y que el que devolviese, sería mucho peor. En Pensacola se hacen hombres de verdad".

 Con todo esto, pasemos a hablar de Reggie, considerado el mayor flopper de toda la Liga:

 Reginald Jamaal, Reggie Evans nació en la portuaria ciudad de Pensacola, al norte de Florida, un 18 de Mayo de 1980.

 Allí, en Pensacola, Reggie, como otros muchos, pasó una infancia difícil. "No fue fácil", decía Reggie. "Drogas, problemas con la poli, robos... siempre intenté alejarme de todo aquello, pero ya sabes; en determinadas situaciones, un hombre ha de hacer lo que un hombre ha de hacer", comentaba en una entrevista, en referencia a su pasado en Florida.

 Pero de él siempre se ha dicho que es, ante todo, un caballero. Son muchos los que se burlan de su carácter, siempre amable: "Qué quieres que te diga, tío!", reía. "En Pensacola somos así. Amables, cariñosos... somos unos caballeros", decía a modo de defensa. Todos sus compañeros y ex- compañeros, además de entrenadores, destacan de él que es un tipo realmente cariñoso, generoso y respetuoso, alegando que "así son los sureños".

 Y en su Pensacola natal, fue donde Evans comenzó, lógicamente, a jugar al baloncesto.

 Allí había, por aquel entonces, un famoso juego que se jugaba en los barrios, llamado "el 15". "Era un juego duro", decía Reggie. "No había normas. Tú jugabas contra otros 14 chicos, con un balón. El balón se tiraba al tablero, y el que cogiese el rebote, estaba sólo ante los otros 14 chicos. No había faltas ni fueras. Tío, como crees que se jugaba a eso?. Ibas a quejarte por un puñetazo?. Ibas a llorarle a mamá?. No. Jugabas y las devolvías. Así me crié, y te diré algo: lo recuerdo como los mejores días de mí vida".

 Comenzó a jugar al baloncesto en el instituto, en Woodham High School, donde pronto comenzó a destacar: "No era el mejor, sin duda, pero defendía como los ángeles. Le daba igual que el rival fuese 15 kilos superior, o que fuese el mejor jugador de la ciudad. Él iba a muerte, con todo, y se lo llevaba por delante. Era un gladiador", comentaba su entrenador allí.


 Y tras su paso por el HS, que resultó, quizás, más exitoso de lo que muchos pensaban, llegaba su paso a la universidad.

 Reggie, sin ser un fenómeno en el aspecto deportivo (no tenía apenas tiro, y sus movimientos se basaban en el instinto más que en los conceptos), ingresó, en 1998, en Coffeyville Community College, una universidad "menor", en Coffeyville, Kansas.

 Allí, Reggie, sin ningún tipo de presión, jugó como lo había hecho en su barrio: con garra y fuerza, sin la presión, como decimos, de tener que agradar a todos.

 Pero aquello tan sólo duró un par de años.

 Allá por el 2000, cuando Evans sólo llevaba dos años en Kansas, un tipo, llamado Steve Alford, se fijó en él.

 Steve era el entrenador de University of Iowa, y cayó, literalmente, rendido a la garra de aquel joven muchacho. Tras una reunión con él, le consiguió una beca deportiva para irse con él a Iowa, y Reggie, viendo que aquello iba en serio, vio su oportunidad. "Sabes lo que es jugar a esto por hobbie y que vengan desde Iowa a verte jugar?. Sabes qué significa que te digan que te quieren?. Es increíble. Es como bailar con la mujer más preciosa del baile", decía a TNT orgulloso Reggie Evans. En la foto inferior, Steve Alford:


 Y tras aquellos dos fantásticos años, Reggie ingresaba en University of Iowa, donde jugaría 2 años más (desde 2000 a 2002):


 Allí, entrenado los dos años por el propio Alford, Reggie fue el mejor de su equipo.

 Hablamos de un equipo que, tras la marcha de Jamaal Tinsley a la NBA (tras unos años en la D- League), necesitaba de un líder... y Reggie fue ese líder.

 Allí, Reggie siempre destacó por lo mismo: por su garra y por su capacidad defensiva, siempre más instintiva que técnica. "De donde yo salí no había escuelas que te enseñasen a colocarte. Tú saltabas, y tú ganabas tú posición. No había excusas de codazos, patadas o puñetazos; tú saltabas, y si el balón acababa en tus manos, eras el mejor. Punto".

 En su primer año allí, Reggie consiguió 21 victorias y 11 derrotas con los de Iowa:


 Tras clasificarse para el campeonato Big 10, caían en 2ª Ronda, tras eliminar a Creighton e Indiana en 1ª Ronda:


 En su 2ª campaña en Iowa, y con jugadores como Brody Boyd, Erek Hansen, Duez Henderson, Ryan Hogan, Chauncey Leslie, Pierre Pierce, Luke Recker, Jared Reiner, Cortney Scott, Sean Sonderleiter, Rod Thompson ó Glen Worley (la gran mayoría, desconocidos), llevó a los de Iowa a las 21 victorias, de nuevo, con 14 derrotas. Tras aquello, en la Big 10 volvían a caer, aunque esta vez no ganando ningún partido (las dos derrotas fueron ante Ohio State University y Louisiana State University).

 Con jugador defensivo, en su periplo universitario, Reggie destacó por garra, y lideró el país tanto en tiros libres intentados como anotados, al igual que en dobles- dobles:


 Además, fue MVP del torneo, en 2001, y el mejor reboteador de la Big 10 en la temporada 2001/ 2002 (su última campaña como universitario). Nada mal para un chico salido del barrio!.

 Steve Alford dijo de él, tras su marcha a la NBA, que "nunca fue el mejor, pero sabía perfectamente lo que hacía. Sabía todos los trucos para hacerse con un hueco en la zona, y era perfectamente consciente de lo que tenía que hacer para que confiásemos en él. No era el mejor, pero actuó como tal".

 Y tras todo esto... llegaba la NBA.

 Que Reggie Evans no era un fenómeno, no era difícil de ver. Era un jugador interesante, cierto, pero la pregunta era: era un gladiador, o un jugador para la NBA?. Queremos a un chico así en el equipo?.

 Tras no ser elegido en la Draft de la NBA, en 2002, Reggie tuvo su oportunidad en la Gran Liga.

 Seattle Supersonics, tras 4 entrenamientos privados con él, y de la mano del particular y ultra- defensivo Nate McMillan, decidió hacerse con sus servicios. Era la oportunidad de Reggie. En la foto inferior, Nate McMillan:


 Y cual amor a primera vista... Reggie se quedó, literalmente, enamorado de la ciudad de Seattle. "Es la ciudad más bonita que jamás he visto. No me interpretéis mal, por favor. Brooklyn es maravillosa, y es, definitivamente, el sitio donde mis hijos querría que creciesen, pero Seattle... Seattle es una preciosidad".

 Con los Sonics, en Seattle, Evans estuvo desde su llegada a la NBA, en 2002, hasta mediados de 2006.

 Hasta su última campaña, siempre fue entrenado por McMillan, con quién parecía entenderse bien.

 En su primera campaña (temporada 2002/ 2003), Evans coincidió con jugadores como el gran Ray Allen, Rashard Lewis, Brent Barry ó Gary Payton, con quienes hizo buenas migas:


 En esa 1ª campaña, Reggie no destacó demasiado, promediando 3 puntos y 6 rebotes, pero su capacidad defensiva, pese a su poco tiempo en pista, se iba dejando ver. Tras una mala temporada, con 40 victorias y 42 derrotas, Seattle Supersonics no jugaba la post- temporada.

 En su 2º año, y con el equipo más o menos igual (lo único destacable fue la llegada de Luke Ridnour, base procedente de University of Oregon, en el mismo Draft de LeBron, Wade, Bosh ó 'Melo), Reggie siguió más o menos en la misma línea, y sus Sonics... igual, no clasificándose, tampoco, para Playoffs:


 Pero fue su 3ª campaña en la NBA (temporada 2004/ 2005), la que hizo crecer a Reggie de sobremanera.

 En ella, dio un importante salto de calidad, promediando 5 puntos... y 10 rebotes. Estaba claro que aquellos números no fueron espectaculares, pero... a Reggie (y a sus Sonics), le valían.

 Le valieron, tanto a él como al equipo, de tanto, que por primera vez desde su llegada, el equipo se clasificaba para los Playoffs, tras aquella gran actuación de Reggie en sus 74 partidos jugados aquel año.

 En los Playoffs, pasaron de la 1ª Ronda, pero en las Semifinales... se encontraron con un hueso duro de roer, llamado... San Antonio Spurs (como no).

 Aquellas series terminaron con un 4- 2 a favor de los tejanos, y Reggie veía como su equipo decía adiós, en su primera participación en post- temporada, en Semifinales:


 Pero por difícil que pareciese, y dado su "particular" carácter... McMillan tenía un pupilo favorito, y ese era, como no, Reggie Evans: "Reggie siempre ha sido un hombre. Ya con 10 años, era un hombre. Se crió en un ambiente muy duro, pero siempre llegaba a entrenar con una sonrisa en la cara. Traía pasteles y donuts para sus compañeros y para nosotros, y, pese a no jugar y ser casi un novato, era el primero en gritar desde la pista a sus compañeros, animándoles. Es un tío duro de verdad, y yo siempre querría tenerle en mí equipo". Curioso, cuanto menos.

 Pero su siguiente año en Seattle, y cuando todo iba bien... se torció por completo.

 Nate McMillan abandonaba el equipo, rumbo a Portland Trail Blazers, y en su lugar llegaba Bob Weiss. Tras unos partidos malos, éste fue sustituido por Bob Hill, y éste... no quería a Reggie.

 En 2005, y previo a un partido ante New York Knicks, Reggie fue acusado de consumo de esteroides, lo que disparó todas las alarmas. Era cierto que el volumen físico de Reggie había aumentado (y de qué manera), pero... quién no subía de volumen jugando en la NBA?. Recordamos a, por ejemplo, el genial Tony Kukoc, de Chicago Bulls, tras su 1º año?.

 Tras aquello, Reggie se ofendió, diciendo: "llevo limpio desde que llegué a la NBA. Que me acusasen de esto hace años... malo, pero... ahora?. Es una ofensa".

 Tras aquello, Hill dijo que no le quería en Seattle, y el 23 de Febrero de 2006 (casi en el límite de los traspasos), Reggie Evans era traspasado a Denver Nuggets:


 Con los Nuggets, en Denver, Colorado, Reggie estuvo un año y medio, bajo las órdenes del genial George Karl, y jugó, incluso, más de lo que él mismo imaginaba.

 Promediando unos 20 minutos por partido, Reggie mantenía su nivel, y fue el 10 de Marzo, ante Toronto Raptors, donde batió un récord, y de los gordos: con 0 puntos, y 20 rebotes, se convertía, desde Dennis Rodman, en 1997, en el primer jugador en no anotar ni un sólo punto y capturar, al menos, 20 rebotes:


 Pero Reggie, siempre acusado de ir al límite, y de ser un jugador sucio y agresivo en exceso, tuvo anécdotas de todos los colores.

 Una de las más graciosas (para nosotros, ya que para el que la sufrió seguro que no lo fue tanto), tuvo lugar en 2006, en un partido ante L. A. Clippers.

 En aquel partido, Reggie se disputaba un rebote con el pívot de los angelinos, Chris Kaman. Bien, pues a Reggie, en plena jugada... sólo se le ocurría que agarrar de los testículos, de manera más o menos disimulada (nos imaginamos su cara de "despistado"), a Chris Kaman!. En la foto inferior, la foto de la jugada:


 Tras aquello, el pívot de origen alemán le propinó un fuerte empujón a Reggie, que acabó con el de Pensacola en el suelo, con cara de, literalmente, no haber hecho nada.

 Tras aquello, Kaman dijo, a modo gracioso, que "sentía haber sido violado por un hombre". No presentó cargos, pero Reggie, por primera vez (y no la última), sería sancionado con 2 partidos y 10.000 dólares de multa:

 Abajo, os dejo el vídeo completo con la jugada:


 Tras más de un año en Colorado, el 10 de Septiembre de 2007, Reggie era traspasado de nuevo, junto con Ricky Sánchez, a Philadelphia 76ers, a cambio de Steve Hunter y Bobby Jones.

 En la Ciudad del Amor Fraternal, la bonita ciudad de Philadelphia, Reggie permaneció dos años, entrenado por Maurice Cheeks:


 Como ala- pívot, compartió minutos en la pintura con jugadores como el haitiano Samuel Dalembert (hoy en Milwaukee Bucks), Shavlik Randolph, Jason Smith (hoy en New Orleans Hornets), ó un joven rookie, llamado Thaddeus Young (hoy titular con los Sixers).

 Por primera vez en su carrera, Reggie veía recompensado todo su esfuerzo, todos aquellos golpes que había ido recibiendo a lo largo de su vida y de sus carrera en la NBA, y partía como titular en aquel equipo.

 Con él, los Sixers pasaron de ser el peor equipo reboteador en la NBA, la temporada pasada, a ser uno de los 15 mejores, en su primera campaña allí.

 Ya en su primera campaña, Reggie jugó más partidos de los que había jugado en Denver en los dos años anteriores, y tan sólo se perdió un partido en todo el año (como no, por sanción):


 Pero Reggie no tardó en meterse a los aficionados, como casi siempre, en el bolsillo.

 Que era un tipo que caía (y cae), bien, no había duda, pero los Sixers... los Sixers, y en especial el Wachovia Center (por aquel entonces, pabellón de los de Philly), le querían.

 Rápidamente, en Philadelphia se instauró el famoso: "Reg- gie, Reg- gie".

 Todo tuvo sus comienzos en el partido de Playoffs, ante Detroit Pistons. En aquel choque, Reggie anotó 9 puntos y capturó 5 rebotes (no fue gran cosa), pero sus jugadas, agotando a los hombres altos de los de Michigan, hicieron que el público se pusiese en pie, gritando su nombre: Reg- gie, Reg- gie:


 Tras aquella temporada, Reggie se disipó, y el 9 de Junio de 2009, era traspasado a Toronto Raptors, a cambio de Jason Kapono, ya que los Sixers necesitaban imperiosamente a un tirador de garantías:


 En sus dos años en Canadá, Reggie fue entrenado por Jay Triano, pero ya en su primer año, probaría la mala suerte, por primera vez en su carrera.

 Si Evans llegaba a Toronto en Junio de 2009, no sería hasta Febrero de 2010 el momento en el que debutaría, debido a una importante lesión en el pie, producida en su primer entrenamiento con los Raps'. Era la primera lesión de Reggie en 7 años.

 Con los Raptors de José Calderón y Chris Bosh, Reggie jamás alcanzó los Playoffs, pero sí dejó, como siempre, pequeñas perlas para la posterioridad, como aquella noche de Noviembre de 2010, ante su ex- equipo, Philadelphia 76ers, donde capturó lo que había sido, hasta entonces, el tope de su carrera: 22 fantásticos rebotes (este año, con Brooklyn, ya los superó, capturando 24):


 Tras dos años en Canadá, Reggie firmaba por L. A. Clippers, como agente libre, en el verano de 2011, a cambio de una sola temporada, y un sueldo de casi 3 millones de dólares:


 Tras su fichaje por Clippers, en una entrevista dijo que "jamás seré tan feliz como lo fue en Seattle. Amo, adoro a esa ciudad, y ojalá, el Señor lo quiera, que consigan un equipo NBA, de nuevo. se lo merecen. Es una ciudad preciosa: está limpia, la gente es buena, se come bien... nunca he sido tan feliz como lo fui cuando estuve allí. Siempre serán mi equipo".

 En Clippers, no obstante, Reggie fue entrenado por Vinnie Del Negro, y éste, con un joven grupo de jugadores, con Blake Griffin y DeAndre Jordan a la cabeza, seguidos por Eric Bledsoe y capitaneados, como no, por el genial Chris Paul, supo sacarle partido a Reggie:


 Rápidamente, Evans (como no), supo adaptarse, cual camaleón, a la perfección a su papel, y con un equipo de fantasía, con aquellos alley hoops de Paul a Griffin ó Jordan, él supo que lo suyo... era dar madera.

 Fue acusado de ser uno de los mayores floppers de toda la NBA, y todos huían de él. Garnett, de los Celtics, dijo que: "es agotador. Me gusta jugar contra él porque te exprime, pero dan ganas de matarle". LeBron James llegó a decir de él que "no me gusta su forma de jugar. No juega, molesta, pero... le funciona, y seguro que sus compañeros están contentos con su trabajo". Finalmente, Dwight Howard, de aquella en Orlando Magic, llegó a decir de él que "es agotador. No da tregua, y siempre mete los codos. Seguramente sea de manera intencionada, pero un día, con estas tonterías, le hará daño a alguien":


 Por el contrario, compañeros suyos en Clippers, como Paul ó Griffin, hablaban de la importancia de un jugador como él en el bloque: "Es un tipo particular", decía Blake. "Nos ayuda muchísimo, y sabemos que si la cosa se pone fea, llamamos a Reg y él nos saca del lío. Es nuestro portero de discoteca".

 Chris Paul, por su parte, dijo que "Reggie nos alivia. Es un profesional, y hace su trabajo. Que te gusta?. Vale. Que no te gusta?. De acuerdo, pero no podrás negar jamás que se deja la piel en la pista, por y para su equipo. Queremos a más como él". Kenyon Martin, fichado el año pasado como refuerzo del equipo, dijo, tras una dilatada experiencia en la NBA, que "siempre quiero a Joker (como se le conoce en la NBA), en mí equipo. Es un gladiador". En la foto inferior, Reggie y Martin:


 Tras su temporada en LOB City, Reggie Evans, de nuevo, fue agente libre, y el 11 de Julio de 2012, vía sign- and- trade, firmaba por Brooklyn Nets, a cambio de 1'2 millones de dólares al año:


 Y con The Joker en BK... más de lo mismo.

 Jay Z y Mikhail Prokhorov se encargaron de formar un equipo realmente contrastado, y con estrellas del nivel de Deron Williams, Joe Johnson (traído desde ATL), Gerald Wallace (que no estña rindiendo como se esperaba), Brook Lopez ó Kris Humphries, por ejemplo, además de interesantes rookies y jóvenes, como MarShon Brooks ó Mirza Teletovic, y al grito de Hello Brooklyn, los Nets arrancaban la campaña:


 Por supuesto, Reggie no tenía, ni mucho menos, la certeza de ser un hombre importante en Brooklyn, pero... ya sabemos como se las gasta!.

 Avery Johnson, quien comenzó la campaña siendo entrenador principal (fue destituido hace relativamente poco, por su asistente y amigo personal, P. J. Carlesimo), siempre elogió, como otros muchos habían hecho antes, a Mr. Pensacola: "Ey, Reggie, ven aquí. Hoy entras de titular", le gritaba en los entrenos. "Reg, ponte la camiseta negra. Entras". Esa era una de las frases más comunes en el pabellón de entrenamiento de los Nets.

 "Reggie siempre ha sido un luchador", decía Avery. "Has de entenderle para comprenderle", continuaba. "Para él, nunca fue fácil llegar a donde ha llegado. Nunca pudo ir a una buena universidad, con tradición de baloncesto, y su garra le llevó a Iowa, donde sí pudo desarrollar parte de su potencial. A lo largo de los años, Reggie ha demostrado una capacidad de sacrifico encomiable, y son jugadores así los que la NBA necesita. Tíos, duros, que ante un golpe digan: dame más, porque no me importa".


 Por otro lado... sus compañeros le adoran.

 Brook Lopez, pívot titular de los Nets, y sin duda, su mejor jugador (al menos el más regular este año), así lo decía: "Reg es genial. Siempre está ayudándote, y siempre me dice lo mismo: tranquilo, tío, estoy detrás de ti, pero a la vez me lo deja muy claro. Estoy detrás de ti para ayudarte, no para protegerte. Has de estar atento a ambos lados, Brook, porque estos tíos van duro. Atacan de frente. Golpéales, haz lo que sea, pero que no pasen. Yo estoy detrás". Así estimulaba en los entrenamientos Reggie al joven pívot de Fresno.

 Por otro lado, Reggie es un profesional. Todos sus compañeros dicen de él que siempre llega a los entrenamientos y partidos dos horas antes, y se mata, literalmente, a pesas, antes de entrenar o jugar: "Es mi manera de concentrarme", decía. "Llego al pabellón, pongo mi música (normalmente Rick Ross, a quien curiosamente se parece; Lil' Wayne ó Juvenile), y entreno duro, hasta casi extasiarme, durante casi dos horas. Luego, comienzo a entrenar o me preparo para el partido. Esto funciona asñi, y me encanta":


 Recientemente, ha superado aquel récord de 22 rebotes que ostentaba con los Raptors. En la noche ante Washington Wizards, Reggie capturó 24 rebotes, siendo esta su mayor proeza (nada desdeñable), hasta el momento.

 Actualmente, y a sus casi 33 años, ha desplazado a Kris Humphries al rol de jugador suplente, instaurándose él como titular, por segunda vez en su carrera. Premio, sin duda, al trabajo duro.

 Actualmente, Reggie está casado con Joi, su novia desde la universidad, y tiene 2 hijas: Amiya y Alise:


 Amante de los animales, Reggie tiene 4 perros (4 pit- bulls, concretamente), y es un gran fan de Michael Jordan, desde que era niño.

 Es, además, gran fan de la NFL, y sus dos equipos favoritos son Dallas Cowboys (al igual que LeBron James), y Tampa Bay Bucaneers.

 Es un tipo realmente metódico, y le encanta la comida. Él mismo reconoce que, pase lo que pase, no puede, de ninguna manera, comenzar el día sin desayunar unos huevos con bacon, tostadas y cereales: "es el desayuno de un campeón", dice.


 Bien, pues este... es el particular Reggie Evans.

 Seguramente muchos no hayan reparado en él, y tan sólo haya saltado a la fama, para otros tantos, el año pasado, como jugador de los Clippers, pero no podemos negarlo: Reggie ha sudado, y mucho, para llegar a donde ha llegado, y nadie, jamás, le ha regalado nada.

 Reggie Evans. Un jugador, desde luego, diferente.

 En la despedida, os dejo con un vídeo, sino de sus mejores jugadas, de algunas jugadas "llamativas" suyas, de su época en Toronto Raptors. Un jugador distinto, para el que el fin... siempre justifica los medios.

 Espero que lo disfrutéis!.




martes, 26 de marzo de 2013

Tipos bien conocidos. Algunos motes curiosos en la historia NBA



 Ha sido, cuanto menos, una tónica a lo largo de los años.

 Los que llevamos ya muchos años viendo este fantástico deporte, a menudo nos hemos encontrado, quizás en pleno partido, preguntándonos: "Por qué a este tipo le llaman de esta manera?", ó "quién demonios le bautizaría así?".

 Bien, pues esta es una manía, regla, tónica... o como queramos llamarlo, que a día de hoy aún sigue. Los motes de los jugadores de la NBA.

 Es cierto que hay muchos que salen casi de lógica, ó que puede que ya conozcamos su significado, pero a continuación, repasaremos algunos de los motes más curiosos de los jugadores NBA a lo largo de los años. Los hay verdaderamente curiosos, cuanto menos.

 Comencemos:

1º) Michael Jordan:

 mote: Air Jordan ó His Airness.


 Hace falta explicar por qué al mejor jugador de la historia, y seguramente al deportista más conocido de todos los tiempos, se le bautizó de esta manera?.

 Sir Mike fue el primero en tocar el sol, en enseñarnos que de volar sabía un rato, y en cada jugada, a cada salto, era capaz de dejar con la boca abierta a más de uno.

 Si no... que se lo pregunten a Dominique Wilkins, otro ilustre en vuelos sin motor:


2º) Earvin Johnson:

 mote: Magic.


 Siempre será una opinión personal, pero... particularmente, lo más exquisito que se ha podido ver jamás jugando a este bello deporte.

 Magic Johnson ha sido único, y su mote viene ya de joven, muy joven, en sus tiempos en el instituto, en su Michigan natal.

 Magic siempre fue espectacular en todo lo que hizo, y pese a su altura y complexión, la maestría, la clase con la que ejercía como playmaker... jamás podrá, seguramente, ser alcanzada por nadie. Nadie salvo él.


 Deslumbró a todos con sus pases, sus cambios de ritmo, sus voy por aquí y la dejo por allá y un largo etcétera, y por eso siempre será Magic.

3º) Julius Erving:

 mote: Dr. J.


 El mejor volador de todos los tiempos (con permiso de Jordan), ó al menos, el primero, fue un jugador tan especial en carácter... como genial en la pista.

 Siendo el primer gran jugador en rechazar irse a la NBA para jugar en la ABA, Julius Erving es conocido por todos como el Dr. J:


 Muchos, lógicamente, se preguntarán por qué a Julius se le bautizó de esta manera. "Era doctor?", "tenía un doctorado en algo?".

 Pues la verdad es que no, pero este mote viene ya desde el instituto.

 Al parecer, Julius y un buen amigo suyo, jugando al baloncesto, siempre se gastaban bromas, y ya desde pequeños, Julius le llamaba a su amigo Profesor. Su amigo, a modo de broma, comenzó a llamar a Julius Doctor... y de ahí salió el mote con el que hoy conocemos a uno de los Sixers más famosos de toda la historia, además de a uno de los mejores jugadores de todos los tiempos.

4º) Dennis Rodman:

 mote: El gusano.


 Desde luego que... curioso mote, sí señor!.

 Un histórico nuestro, como el gran Andrés Montes, también comenzó a llamar a Rodman bajo la frase adivina quién viene esta noche, en referencia a que, sí tenías una hija, imagínate que abre la puerta con su novio... y aparece este tío!.


 Pero el verdadero origen de el gusano proviene ya de sus años de niño, en su Dallas natal.

 Allí, el reboteador más conocido de todos los tiempos, era todo un experto jugando al famoso pinball, y por su forma tan curiosa de moverse, todos sus amigos comenzaron a llamarle el gusano.

 Y ahí se quedó!.

5º) Pete Maravich:

 mote: Pistol.


 Era un jugador salido de un videojuego. Un jugador único, y que la vida quiso arrebatárnoslo antes de tiempo.

 Pete era un jugador increíble, que parecía de goma, y con un talento sin igual.

 El ex jugador de Atlanta, Utah y Boston fue bautizado como Pistol a los 12 años, por un reportero, en Pensilvania.

 El motivo?. Cuando Pete ingresó en Needham High School, su tiro emulaba al movimiento de un vaquero sacando su revólver, ya que lo sacaba desde el lateral.


 Pete era increíble, pero para nosotros... siempre será Pistol Maravich.

6º) Hakeem Olajuwon:

 mote: The Dream.


 Sin lugar a dudas, uno de los mejores pívots de todos los tiempos.

 Para buscar el origen del mote del pívot de origen nigeriano, deberíamos de remontarnos a sus tiempos en la universidad, en University of Houston.

 Allí, ya en su año freshman (1º año), el comentarista Dick Vitale le bautizó como The Dream, ya que, llegando desde su Nigeria natal, llevó a su equipo a 3 Final Four.

 Con los años, Hakeem (originalmente Akeem), consiguió, como NBA, 27.000 puntos, 13.747 rebotes y 3.830 rebotes.

 No es eso un sueño para cualquier universitario?.

7º) Charles Barkley:

 mote: El gordo, Sir Charles ó The mount around of rebound.


 Uno de los tipos, sin duda, más particulares y carismáticos que ha dado la NBA... en toda su historia.

 Charles, ya de joven, tuvo problemas con su físico.

 Con su 1'98 metros de altura, Charles siempre ha sido uno de los mejores reboteadores de la NBA, y ha tenido que vérselas con tíos más altos (que no más grandes), que él.

 Ya en sus inicios en el high school tuvo problemas con la altura y con el peso, lo que siempre le puso en el disparadero.

 Poco a poco, el jugador, natural de Alabama, fue adaptándose a esto y terminó siendo su sello de identidad.


 Con los años, el propio Charles aprendió a convivir con su cuerpo y con las críticas, e incluso él mismo llegó a hacerse burlas con sus míticas frases, como "por Dios, si lleva más talla de pantalón que yo!", ó "es un tío?. O son dos tíos?. Porque yo le veo más gordo que yo!".

 El sobrenombre The mount around of rebound, si lo leemos... queda realmente sonoro.

 Sin duda, Sir Charles siempre ha sido y será genio y figura (nunca mejor dicho).

8º) Karl Malone:

 mote: El cartero.


 Si abrimos la puerta para recoger un paquete, y el mensajero es así... no sabemos si sería mejor firmar, o correr.

 Karl Malone, en 19 temporadas en la NBA, ha promediado 25 puntos y 10 rebotes por partido, además de haber sido 2 veces MVP.

 El propio Stockton le bautizó así ya que "el mensaje (pase), siempre llegaba al destino correcto".

9º) Kobe Bryant:

 mote: The Black Mamba (La Mamba Negra).


 El gran Kobe Bryant. El 1º jugador aún en activo en encontrarnos en este club.

 Como gran (grandísimo) anotador que ha sido, es y siempre será... Kobe es letal. Y como letal que es, su mote viene de la famosa Mamba Negra, la serpiente más venenosa de toda África:


 La Mamba Negra mide unos 2 metros y medio, y su nombre se debe al color negro que hay dentro de su boca.

 Es conocida, también, por ser la serpiente más rápida del mundo.

 Con todo esto... el mote, a Kobe, le viene que ni pintado. Si te despistas... estás muerto. De eso ya se encarga él.

10º) Allen Iverson:

 mote: The Answer.


 Posiblemente, e independientemente de su carácter, haya sido el jugador que más veces nos ha "obligado" a levantarnos, con las manos en la cabeza, del sofá.

 Allen, conocido como The Answer, es conocido en la NBA por su estética, su actitud, su juego, sus tatuajes... y ahí nos quedamos.

 Curiosamente, en su llegada a la NBA, procedente de la universidad (University of Georgetown, conocidos como Hoyas), Allen sólo tenía un tatuaje en su cuerpo: un bulldog, con dos palabras escritas. The Answer.


 De ahí sale el mote de este genial jugador, capaz de ganar él solo un partido... y casi un campeonato.

11º) Shaquille O' Neal:

 mote: Shaq- Fu, Big Diesel, Big Cactus, Superman ó Shaqzilla.


 Sin lugar a dudas, el jugador con más motes en la historia de la NBA.

 Sin ser un pívot con ténica, Shaq puede presumir, sin duda alguna, de ser el pívot más dominante de todos los tiempos.

 Con 4 anillos de campeón NBA, el pívot de Louisiana ha sido conocido, allí por donde ha pasado, como un obús.

 Shaq- Fu vino dado por su etapa como rapero, en la que este era su sello.

 Big Diesel también procede de la misma faceta, y es un mote que siempre le ha acompañado.

 Big Cactus fue el nombre que adquirió en Arizona, jugando para Phoenix Suns (a la foto nos remitimos):


 Y Superman y Shaqzilla son sobrenombres que ha ido adquiriendo por su físico.

 El jugador siempre se ha caracterizado por ser una verdadera mole, y con su físico, nunca le ha hecho demasiada falta aprender a moverse. Con moverse él, ya desplazaba al resto.

12º) George Gervin:

 mote: The Iceman.


 Gervin, todo un Hall of Fame, es el segundo máximo anotador en la historia de la franquicia tejana, y como tal, también tiene su mote.

 El sobrenombre de The Iceman procede de su etapa en Virginia Squires, en la ABA. Allí, Taylor, base de los Squires, comenzó a llamar al joven George The Iceman, por su forma de afrontar los partidos, siempre fría.

 Desde entonces, George siempre ha sido más conocido por The Iceman... que por su propio nombre, casi.

13º) Clyde Drexler:

 mote: The Glide.


 Un jugador, simplemente exquisito.

 Clyde era un verdadero lujo para la vista, y jamás bajó, ni un ápice, su gran nivel.

 El ex jugador de Portland ó Houston es conocido como The Glide por su salto vertical, siempre elegante, con el que alcanzaba el aro con suma facilidad.

14º) Anthony Webb:

 mote: Spud.


 Un caso de los verdaderamente curiosos en la historia de la NBA.

 Sus padres le bautizaron como Anthony Webb, cierto, pero para nosotros siempre será Spud Webb. Es más, puede que muchos ni tan siquiera supiesen que Anthony era su nombre!.

 Cómo puede ser que un chico que medía 1'68 metros de altura (realmente bajo, incluso, como persona de la calle), ganase un campeonato de mates, y machacase el aro con semejante desparpajo?:


 A Webb se le bautizó con el sobrenombre de Spud porque, siendo un recién nacido, un familiar suyo dijo que su cabeza se parecía a la de una nave Sputnik. De ahí, su curioso mote.

15º) Dominique Wilkins:

 mote: The Human Highlight Film.


 Seamos sinceros: estamos hablando, posiblemente, del matador más impresionante y feroz de todos lo tiempos.

 'Mo, como Jordan le llamaba, ha sido un verdadero azote para los aros de toda la NBA, y cuando se acercaba a ellos... estamos seguros de que, si pudiesen suplicar, lo harían.

 Épicas son ya aquellas batallas entre él y Jordan, en los concursos de mates, pero su mote viene ya de la universidad, cuando estaba en Georgia:


 Allí, sus mates causaban furor, y se le bautizó como tal.

 A su llegada a la NBA, Dominique sólo hizo que darle más agresividad a sus vuelos sin motor, y con esto, se convirtió en todo un experto en la materia.

16º) Gary Payton:

 mote: The Glove (El guante).


 Conocido como uno de los jugadores más particulares (y no positivamente hablando), de toda la NBA, según ex- jugadores.

 Payton, uno de los mejores bases defensivos de la historia de la NBA, es conocido por todos como The Glove, por su majestuosa actuación en los Playoffs de 1993.

 En aquellos Playoffs (concretamente, en las Finales de Conferencia Oeste, entre Seattle Supersonics y Phoenix Suns), le hizo una defensa brutal a Kevin Johnson  (hoy alcalde de Sacramento, y máximo valedor para que los Kings sigan en Sacramento), y aquello... trajo cola.

 Tanta cola, que al final del partido, el propio primo de Gary le llamó por teléfono, y le dijo que Gary le había aguantado tan bien a Johnson como "un guante sujeta a una pelota de béisbol".


 Desde aquel momento, Gary es conocido como The Glove.

17º) Kevin Garnett:

 mote: 'Da Kid, The Big Ticket ó The Shadow.


 Un jugador llamado ya a ser una leyenda de la NBA, y un tipo pasional donde los haya.

 Aunque ya vive, posiblemente, sus últimos días como jugador NBA, el GRAN Kevin Garnett se ha ganado el respeto de todos.

 Sus motes proceden de diferentes etapas en su carrera como NBA.

 El primero de ellos, 'Da Kid, procede de su salto, directamente desde el high school (Farragut Academy), a la NBA, allá por 1995.

 El mote de 'Da Kid se convirtió en The Big Ticket en 1997, cuando pasó a cobrar un montón de dinero, con su renovación, por 6 años, con Minnesota Timberwolves:


 Tras todo esto, fue bautizado por la prensa norteamericana como The Shadow, por su facilidad para deshacerse, con su velocidad y buena colocación, de sus oponentes. Literalmente, no podían verle.

18º) Dwayne Wade:

 mote: Flash ó WOW (World of Wade).



 Wade, pese a que no le guste (él mismo ya ha dicho que no quiere que le llamen así)... siempre será conocido como Flash.

 El culpable?. Como no, Shaquille O' Neal.

 Shaq, a su llegada al sur de Florida, y en la consecución de su último anillo (y el 1º de los dos que Wade tiene), bautizó, en las Finales, a Wade como Flash: "Es un chico fantástico, y sin duda, este anillo se lo debemos a él. Es una auténtica bala, y si se pone a darle velocidad al juego, no hay quien le coja. Es Flash".


 Años después, Wade pidió, por favor, que se dejase de utilizar aquel mote para referirse a él, pasando a tener el sobrenombre de WOW (World of Wade), en relación a una campaña publicitaria que se sacó en su beneficio.

 Pero no nos engañemos. El jugador franquicia de Miami... siempre será Flash.

19º) Jerry West:

 mote: The Logo ó Mr. Clutch.


 Es de lógica.

 Jerry West, legendario jugador de L. A. Lakers, siempre será conocido como el logo de la NBA.

 Por qué?. Bien. Su estilo, siempre elegante y refinado, le valió para convertirse, en cuanto a su silueta se refiere, en el logo de la que hoy es la liga referencia, en cuanto a baloncesto, en todo el mundo: la NBA.

 Hoy, todas las camisetas de todos los jugadores de la liga, y todo producto de la NBA, tiene su silueta marcada.

 En cuanto al sobrenombre de Mr. Clutch, West siempre fue conocido por saber decidir los partidos en el último segundo.

 A día de hoy, es el único jugador en la historia de la NBA en haber ganado un MVP de las Finales... habiéndolas perdido!.

20º) Paul Pierce:

 mote: The Truth (La verdad).


 Pierce, capitán, ya histórico, de una franquicia también histórica como Celtics, y curiosamente, natural de Los Ángeles, le debe este sobrenombre, como no (y de nuevo), a Shaquille O' Neal, todo un experto en motes NBA.

 El mote proviene del propio Shaq, como decimos, y de 2001, en el 3º año de Pierce en la NBA.

 En aquel año, Celtics y Lakers se enfrentaban, en el Staples de L. A., en un duelo algo desigualado.

 En aquel partido, Pierce anotó 42 increíbles puntos. Tras el partido, y con victoria de Lakers por 112- 107, Shaquille fue entrevistado, y dijo lo siguiente: "Hola, soy Shaquille O' Neal y hoy he visto a la verdad. Sabía que este chico, Paul Pierce, era bueno, pero no sabía que fuese tan bueno. Esta es la verdad. Él es la verdad".


 Paul Pierce sigue a día de hoy, y pese a su edad, resolviendo partidos él sólo, y como no... para "sus" Celtics.

21º) Rafer Alston:

 mote: Skip to my Lou.


 Siempre fue un jugador vibrante, cuanto menos.

 Rafer fue conocido algo tarde, en los playgrounds de Queens, en NY.

 Su juego era siempre vibrante, y de tipo muy callejero, en el que se veía que nunca había entrenado bajo una disciplina concreta, y con gente de escuela. Lo suyo era talento natural.

 Tras un campeonato urbano, patrocinado por ESPN, llamado And1 Mixtape Tour, Alston consiguió una beca para estudiar en Fresno, y de ahí... a la NBA.


 Su juego, como decimos, siempre fue de barrio, y su elasticidad y la forma en la que regateaba a sus rivales nos hizo vibrar, en más de una ocasión.

 Su sobrenombre, Skip to my Lou, procede de una nana; se titulaba Skip to my Lou, my darling. Esto viene de la suavidad con la que Rafer botaba el balón, como si estuviese meciéndolo.

22º) Chris Andersen:

 mote: The Birdman.


 Si le viésemos por la calle, de noche, y rondando por nuestra espalda... ni un velocista nos cogería.

 Andersen, hoy en Miami Heat, en la búsqueda desesperada de un anillo de campeón, fue bautizado como Birdman en la NBA Summer Legue, por su juego y sus celebraciones, sobre todo, tras los tapones a los rivales:


 Andersen, pívot evidentemente defensivo, y sin demasiada calidad, siempre ha sido, no obstante, y pese a sus problemas legales en la NBA, un jugador querido por los aficionados.

 Ya en Denver, sus mates y tapones eran celebrados con él alando sus largos brazos, como si de las alas de un pájaro se tratase.

 De ahí, su sobrenombre de The Birdman.

23º) Glen Davis:

 mote: Big Baby.


 Un jugador que, al igual que Barkley (y sólo en el aspecto físico, por Dios), siempre ha sido reconocido, sobre todo, por sus problemas de peso.

 Davis, un tipo bastante hueco por dentro (sobre todo en su cabeza), tuvo que salir de Boston para hacerse un nombre, y terminó en Orlando, a cambio de Brandon Bass.


 Es conocido como Big Baby debido, sobre todo, a su lágrima fácil.

 Ya de pequeño, al parecer, sus amigos se reían de él, ya que éste siempre terminaba llorando, y además de esto... famoso es ya el incidente que tuvo con, de aquella, su compañero, Kevin Garnett, que le dejó llorando, en pleno encuentro, tras recriminarle éste una acción:


 Respecto a Big... con sus 132 kilos, creo que es evidente.

24º) Gilbert Arenas:

 mote: Agent Zero (Agente Cero).


 El "bueno" de Gilbert, a sus 31 años, lleva ya en China una temporada, jugando para Shangai Sharks, pero... y lo bueno que este tipo podía haber sido?.

 Arenas, que fue un auténtico robo en el Draft de 2001, por Golden State Warriors, pudo ser una auténtica estrella... y cerca, muy cerca estuvo.

 Sus dos buenas temporadas en Oakland, California, le valieron un traspaso a Washington, la capital del país, para jugar con los Wizards, como máxima estrella:


 Allí, tras 4 grandísimas campañas (hasta la 2007/ 2008), fue disipándose, hasta el punto, incluso, de ser conocido mundialmente por aquel incidente de las pistolas, en pleno vestuario, en el descanso de un partido.

 Él y Javaris Crittenton se apuntaron con armas automáticas a la cabeza, tras una discusión, en pleno vestuario, delante de todos, y tras aquello, Arenas murió, deportivamente hablando. Hoy, en China, apura sus días como profesional.

 Una verdadera pena, con la calidad que tenía.

 Su sobrenombre de Agent Zero viene por su dorsal, el mítico "0", y la campaña que su marca, Adidas, le hizo por aquel entonces.

25º) Larry Johnson:

 mote: Grandma' Johnson (Abuela Johnson).


 Quién no recuerda aquellos famosos anuncios, con Larry haciendo de abuelita?.

 Larry Johnson, quién saltó a la fama como mítico jugador de los desaparecidos Charlotte Hornets, y posteriormente jugó para New York Knicks, fue reconocido como Grandma' Johnson en aquella campaña publicitaria que la compañía que le vestía, Converse, sacó.

 En ella, Larry aparecía vestido como una abuelita (corpulenta, eso sí), anunciando aquellas famosas zapatillas que... marcaron época:


 Tras aquello, el fornido jugador, natural de Dallas, siempre será Grandma' Johnson.


 Bien, pues estos son, sin duda, algunos de los motes más famosos y conocidos de la historia de la NBA.

 Sin duda que podremos encontrar otros, como el de Wilt Chamberlain (la osa mayor); Earl Monroe (conocido como The Pearl); Peja Stojakovic (conocido por nuestro Andrés Montes como American Grafitti), u Oscar Robertson (conocido por todos como The Big O), pero creo que estos son los más conocidos por todos.

 La NBA. Una Liga... del todo particular.

 En la despedida, y a modo de nostalgia, os dejo con dos jugadores que aparecen en esta lista... y siempre serán una referencia (y grande), en la historia: Michael Jordan y Dominique Wilkins. En él, junto a Dominique, puede verse también a Clyde Drexler.

 Ambos jugadores fueron reconocidos por saber volar, literalmente, y sus apodos vienen de sus vuelos sin motor. El vídeo, es de aquel famoso concurso de mates, que finalmente ganó Jordan, y que a todos (sin excepción), nos puso los pelos de punta.

 Espero lo disfrutéis!.