miércoles, 16 de octubre de 2013

Tyreke Evans. Un largo camino en busca de la felicidad


 Como seguidor de Sacramento Kings que soy, desde hace años, he de decir una cosa en su defensa, tras irse a New Orleans Pelicans, traspasado: simplemente, no era feliz en Sacramento. Por encima de cualquier otra cosa, no se sentía valorado.

 Ante eso... poco que hacer.

 A sus 24 años, nadie duda de su talento. Con su 1'98 metros de altura, lleva toda su vida deportiva debatiéndose entre los puestos de base, de escolta y de alero, lo que le hace terriblemente polivalente, pero pocos han sabido entenderle, en cuanto a juego.

 Con una infancia muy dura, en la que solo sus hermanos cuidaron de él, ahora, en New Orleans, a bordo de la nueva nave, los Pelicans, espera encontrar esa felicidad que, cual Will Smith en la película con este nombre, busca desesperadamente.


 Hablamos de Tyreke Evans, nuevo jugador de New Orleans Pelicans y ex jugador de Sacramento Kings.

 Tyreke Jamir Evans nació en Chester, Pensilvania, un 19 de Septiembre de 1989.

 Allí, en Chester, y como otros muchos jugadores de la NBA... su infancia fue dura.

 Tyreke, el pequeño de 4 hermanos, nació y creció en los suburbios de la pequeña localidad, donde solo sus hermanos, James, Reggie EvansDion Evans y Julius Evans, cuidaron de él.


 Su madre, Benita Evans, literalmente, y como sus hermanos cuentan, no tenía fuerzas "para cuidarles a todos", por lo que la educación del pequeño 'Reke quedó a cuenta de sus 3 hermanos mayores. Además, su padre vivía en la casa de enfrente a donde ellos vivían, pero nunca se preocupó por él.

 Pero fue sin duda, Dion (hoy, con 33 años), el hermano que mas se preocupó por él: "Todo era una m.....", decía. "Nosotros éramos un poco mayores, pero él era un crío. No levantaba un palmo del suelo, y estábamos solos. Tío, de donde nosotros venimos es mas fácil morir de un balazo o de una sobredosis que ir a la universidad".


 Pero si hay algo que Tyreke recuerda con especial cariño... es su primer tiro a canasta, a los 6 años de edad: "Casi me vacío, lanzando el balón", reía. "Recuerdo que me bauticé a mí mismo The Rainbow Man, porque veía el aro tan lejos de mi como el arco iris", reía en una entrevista.

 Pero su talento, ya a los 12 añitos de edad, no dejaba indiferente a nadie. Y así lo relata su mejor amigo, Solomon Muhammad: "Íbamos por el barrio y la gente le llamaba The great 12 year old. Los chicos mayores nos gritaban desde las canchas que entrásemos a jugar con ellos, y recuerdo que 'Reke me sonreía, sabiendo que podríamos machacarles".

 Tyreke, bajo la protección de sus hermanos, comenzó jugando al baloncesto en el equipo del barrio que habían creado sus hermanos mayores. Como no, aquel equipo se llamaba Team Tyreke. "Lo llamamos así por él", decía Julius. "Queríamos que siempre se sintiese querido. Nunca ha sido un chico muy alegre, sabes? Y nos dolía mucho no poder darle lo que un niño de su edad se supone debería tener".


 En el baloncesto, Tyreke veía una forma de evadirse de la vida que le esperaba día a día, fuera de las canchas. "Mi vida, nuestra vida, no era fácil. Vivíamos en unas condiciones asquerosas, y lo único de valor que teníamos, era a nosotros mismos. Reírme en el parque, jugando con mis hermanos y amigos, era lo único que me hacía no querer comprarme una pistola y pegarme un tiro. Pero ellos hacían que mi vida no fuese un infierno. Cuando peor estaba, ellos mas me levantaban".

 Pero un día, se obró el milagro.

 Reggie, uno de sus hermanos (dicho sea de paso, el que mejor jugaba al baloncesto), consiguió, en un campeonato que se celebraba allí cerca, una beca, con la compañía deportiva Nike, y todo aquel dinero, rápidamente, lo invirtió en Tyreke; Quería que fuese a un buen colegio.

 Tyreke Evans ingresó en American Christian, un buen instituto de la zona de Aston, donde, bajo las órdenes del entrenador Tony Bergeron, se saldría.


 Y esque Bergeron se quedó magnificado con aquel osado muchacho de solo 14 años.

 Se convirtió, a los pocos días de llegar allí, en el líder del vestuario, y sus actuaciones, tanto en entrenamientos como en partidos con su equipo, no dejaban indiferente a nadie. "Tyreke siempre ha sido mas maduro que los demás", decía Bergeron. "Tuve la oportunidad de hablar con sus hermanos, que son chicos excelentes, y me dijeron por todo lo que pasó. Obviamente, eso hace crecer a un niño de la noche a la mañana, y Tyreke, pese a la vida que tuvo, puedo decir que ha tenido suerte de tener a su lado a unos hermanos tan sensacionales".


 En American Christian sí supieron cuidar de 'Reke. "Cuidaron de mí", decía. "Las calles estaban llenas de peleas, armas, drogas... y ellos solo querían que yo jugase al baloncesto. Era difícil, y no se como lo hicieron, pero me criaron en una especie de burbuja, donde, pese al odio que había en mí, solo veía un aro y un balón".

 Sin duda, su primo, Even Peterson, ha sido un personaje importante en su vida.

 Tan siempre polémico como especial, Peterson siempre ha sido la mano derecha de Tyreke, y éste siempre le ha defendido a capa y espada: "Puede que Even conduzca un Mercedes, y puede que venga de las calles, pero os aseguro que es la persona mas honesta que jamás he conocido", dijo de él. "Si te promete algo, si te dice algo, puedes estar seguro que es verdad. Te dolerá, pero no te va a mentir ni a dejar en la estacada". En la foto inferior, Tyreke, con su primo:


 Pero todo se comenzó (de nuevo), a torcer, en el 26 de Noviembre de aquel año, en 2006.

 Su primo, Even, fue acusado de asesinato, en el condado de Delaware, tras disparar, supuestamente, a otro hombre, desde la ventanilla de un coche.

 con 16 años, Peterson se enfrentaba a una larga condena, tras, supuestamente, disparar a otro hombre, desde su propio coche, mientras otra persona conducía.

 Tyreke, con aquello, fue categórico: "Era su coche, cierto, pero él me prometió que no fue él. si me lo promete, le creo, y me da igual lo que un juez, un abogado o una cámara pueda decir. Si él dice que no fue, no fue y punto".

 Deportivamente hablando, Tyreke fue, literalmente, una fuerza superior, y en su etapa colegial, promedió unos números, simplemente, DE ESCÁNDALO: 32'1 puntos, 8'8 rebotes, 6 asistencias y 4'3 robos por partido.















 Simplemente... espectacular.

 Tras todo el revuelo montado en su etapa colegial, Tyreke tuvo que tomar una difícil decisión: a que universidad acudir.

 Finalmente, y tras mucho pensarlo (hablaremos en breve de ello), en 2008, 'Reke se comprometería con University of Memphis, para jugar con los Tigers, con quienes estaría solo un año (temporada 2008/ 2009).

 A su llegada a Memphis? Le esperaba un tipo, sin duda, espectacular; el actual entrenador de Kentucky, John Calipari.


 Calipari estaba encantado con la adquisición de Evans, quien le daba una tremenda versatilidad al equipo, pero... tardó en entender su juego.

 En aquel equipo, compuesto por chicos como W. KempRobert DozierR. SallieA. AndersonW. Whiterspoon C. J. Henery, Tyreke rápidamente se hizo con el control del equipo, pero... lo suyo le constó.


 Su tremenda polivalencia le convirtió en el favorito de Calipari, aunque le costase lo suyo adaptarle al equipo.

 Primero, Evans tuvo que acostumbrarse a jugar de alero, cuando toda la vida había sido base. Su tiro, su penetración y su volumen (101 kilos), gustaban para rendir en ese puesto, pero él... él no estaba por la labor. Y Calipari lo sabía.

 De alero, pasó mas tarde a jugar de escolta, teniendo un poco mas el control de la bola. Pero tampoco.

 Y finalmente, Calipari tuvo que rendirse ante lo que Tyreke era: un base.

 Todo ocurrió, finalmente, en el 11º partido de la temporada, ante University of Cincinnati. "Tyreke es un chico fantástico", decía de él Calipari, "pero tremendamente estancado y anclado en un puesto, en un rol. Hablamos y hablamos, pero finalmente entendí que su cabezonería (risas), era superior a la mía". En aquel partido, en 33 minutos, Tyreke hizo 14 puntos, 10 rebotes y 8 asistencias, en la victoria por 60- 45.


 Pero... hubo lío. Mucho lío. Y todo venía de su decisión de haber acudido a Memphis, en vez de, por ejemplo, a Villanova, con quienes al parecer tenía un acuerdo.

 Todo ocurrió en el mes de Febrero, durante el partido que enfrentaba a Memphis, ante Tennessee.


 Su primo, Peterson (quien ya dijimos que era polémico como él solo), acudiría a verle, en aquel partido, con una camiseta de Villanova! Aquello ya era provocar.

Jay Wright, entrenador por aquel entonces de los de Villanova, echaría mas leña al fuego a aquello, afirmando que Tyreke siempre quiso firmar por Villanova antes que por Memphis, pero que por miedo a la presión, no lo haría.














 Era otro lío mas de Peterson... afectando a 'Reke.

 Tras aquel año, y un poco cansado de todo, Tyreke anunciaría, el 31 de Marzo de 2009, que se presentaba al Draft de la NBA de 2009. Junto con él, además, John Calipari abandonaría el equipo, para irse a University of Kentucky.


 Y esque Tyreke prometía. Su gran problema Que un coloso que habitaba en Oklahoma, y jugaba con los Sooners, llamado Blake Griffin, también se presentaba a aquel Draft.

 El 25 de Junio de 2009, Tyreke Evans era escogido en la 1ª RONDA, EN LA 4ª POSICIÓN GLOBAL, por Sacramento Kings, tras el propio Griffin, el olvidado Hasheem Thabeet (vaya elección), y el sensacional James Harden, procedente de Arizona.











 Calipari, por supuesto, estuvo a su lado en todo momento, ya que a día de hoy, Tyreke le considera su mayor fuente de conocimiento:


 Como rookie, a su llegada a la capital californiana... que decir. Fue su mejor año. Fue el único año en el que a Tyreke se le vio feliz en la franquicia. Los demás... sobraban.

 Tyreke llegaba al equipo de Paul Westphal, y llegaba a un equipo en el que, literalmente, no había nada. Solo Kevin Martin (hoy en Minnesota Timberwolves, tras pasar por Houston y Oklahoma, antes), junto a Carl Landry Beno Udrih, parecían enterarse de lo que allí se cocía.


 Rápidamente, y como rookieTyreke Evans tomaría el mando, como siempre había hecho.

 Tyreke asumió el mando hasta el punto de batir récords y récords.

 Ganó el MVP del partido de los rookies Vs. sophomores, con 26 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias y 5 robos (vaya números), y además, sería proclamado con autoridad como rookie of the Year, en Temporada Regular. Tyreke, desde luego, prometía:











 Además de todo esto, se convirtió en el 4º jugador en la historia de la NBA, tras tres ilustres como Oscar RobertsonMichael Jordan LeBron James, en promediar, al menos, 20 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias durante la temporada.

 Pero sus Kings... sus Kings ya eran otra cosa. Con 25 victorias y 57 derrotas, los Playoffs no es que fuesen un sueño; esque ni se sopesaban.


 Pero como antes decíamos, esa fue la última sonrisa que se le vio a 'Reke en SacTown.

 Para el año siguiente, su temporada sophomore, Tyreke llegaba, de nuevo, al equipo de Westphal, y tras haber sido la estrella el año anterior, de manera apabullante... el chollo se había terminado.

 Al equipo llegaba Marcus Thorton, tirador procedente de de New Orleans Hornets (hoy Pelicans), y aquello... aquello, a Tyreke, le hizo poca gracia.


 Y además, ya para rizar el rizo mas aún, llegaba el genial pivot de Kentucky, DeMarcus Cousins, hoy emblema de la franquicia.

 Aquello sacó a Tyreke de quicio.

 Tyreke pasó a ser alero, en beneficio de Thorton, y si aquello no había funcionado en la universidad, no iba a funcionar en la NBA. Además, Cousins y su carácter, tan especial como explosivo, llegaban para hacer mucho ruido, y Westphal no supo controlar todo aquello.


 Sus números bajaron de 20 puntos por noche a 17, junto con 4 rebotes y 5'6 asistencias. Pero lo peor no era eso. Lo peor que que Evans ya no sonreía.

 El equipo? Pese a la explosión de Thorton, el buen año de Cousins, pese a ser rookie, y la aportación de Tyreke, que pese a no ser feliz, había dado lo suyo, fue a peor, y si e año pasado, 25 victorias habían marcado el tope, este año eran 24 (una menos), las que marcaban el balance.

 Pero esque al siguiente año todo fue a peor (aún mas).

 Cual Retrato de Dorian GrayTyreke Evans iba, poco a poco, sumiéndose mas en un rol oscuro, sin ganas de nada, en el equipo, y todo terminó con Westphal fuera del equipo, en el mes de Diciembre, tras broncas y broncas con Cousins El Rebelde y, en las sombras, con Tyreke, tras solo 7 partidos jugados.


 Tras Westphal, al equipo llegaba Keith Smart para enderezar (o al menos intentarlo), la situación. El balance de 20 victorias y 39 derrotas, desde luego, no le deja en buen lugar).

 Ya era tarde para encauzar a Tyreke, y el daño ya estaba hecho. 'Reke veía enemigos, cual ex soldado, en todas partes.

 A Thorton? Ni verlo de cerca. Era un secreto a voces.


 Con DeMarcus Cousins? No lo mismo... pero parecido.

 DeMarcus y él, seguramente, no se llamaban cada noche para tomarse un cerveza, pero al menos había cordialidad. DeMarcus, en varías ocasiones, dijo que Tyreke era como su hermano pequeño, y Evans decía de él que era "uno de los mejores", pero lo cierto es que... no había demasiado feeling.

 Para colmo de colmos, Smart convirtió a Cousins en el líder del equipo. Eso, ya... mató a Evans. Thorton siguió aportando y aportando (terminaría con unos promedios de 18'7 puntos/ noche), y Cousins sería su escudero de gala, con 18'1 puntos/ partido. Tyreke, mientras tanto, alternaría suplencia con rol de alero, algo que no le gustaba... nada.











 Bajó a 16 puntos su aportación, por noche, y llegó a molestarse tanto que se negó a renovar su contrato, tras Kings intentarlo, en 2012. Aquello se había terminado.

 Enfadado al máximo, llegó a decir que se sentiría muy mal si Sacramento NO le traspasaba, antes que se cerrase el mercado de traspasos, el 21 de Febrero de 2012. Evidentemente, NO sería traspasado.

 Y tras una última mala temporada... por fin el culebrón Evans llegó a su fin.

 El 10 de Julio de 2013, Tyreke Evans era traspasado, rumbo a New Orleans Pelicans, en una operación a tres bandas, en la que el pivot, Robin Lopez, terminaba en Portland Trail Blazers, y Sacramento Kings recibía al base venezolano Greivis Vasquez, a cambio de 'Reke.


 En su presentación como nuevo jugador de la franquicia de Luisiana, Tyreke dejaría muy claro que le estaba eternamente agradecido a los aficionados de Sacramento sus años allí... pero que no era feliz. Prometió, además, adaptarse perfectamente al rol que su nueva franquicia le asigne, sea de base, alero, escolta... o sexto hombre (eso está aún por ver, en ambos bandos).


 Bien, pues este es Tyreke Evans.

 A sus 24 años, no hay duda que Tyreke es uno de los jugadores mas versátiles, prometedores y con mas clase de la NBA, pero su posible estancamiento preocupa. Un jugador cuyos últimos años en su franquicia de origen han sido tan problemáticos, que ha tenido tantos problemas con compañeros y entrenadores, ya desde la universidad... hay que ver como puede asumir que New Orleans NO será su equipo. Él aportará, sin duda (y mucho), pero no será el líder.

 Tyreke Evans. En busca de la felicidad.

 En la despedida, os dejo con un vídeo de Tyreke con algunas de sus mejores jugadas, obviamente, en Sacramento Kings. Como fan de Sacramento, nunca hablo mal de nadie que haya salido de allí, así es que... buena suerte, 'Reke. Espero que Luisiana sea el equipo que necesitas!

 NBA. Where Amazing Happens.


No hay comentarios:

Publicar un comentario