miércoles, 25 de septiembre de 2013

Jermaine O' Neal. El otro O' Neal



 No tiene un diploma de la universidad, pero a cambio... este año jugará, nada mas y nada menos, que su 19ª campaña en la NBA. No muchos pueden decir eso!

 Gracias a él, uno de sus equipos, Indiana Pacers, se ganó, además, la fama de equipo duro en la NBA (por supuesto, con la inestimable "ayuda" de Ron Artest Stpehen Jackson).


 Llegado a la Gran Liga en 1996, desde Carolina del Norte, este gigante de 2,11 metros y casi 120 kilos, afronta ahora una nueva aventura, a bordo de Golden State Warriors, tras haber jugado, con este, en un total de 7 equipos.

 Hablamos de Jermaine O' Neal, actual pívot de los de Oakland.

 Pero para saber mas de este gran jugador, que apuntaba a superclase en la NBA, y que ahora ultima sus días en la Liga, con 34 años, pasemos a contar su historia:

 Jermaine Lee O' Neal nació un 13 de octubre de 1978 en Columbia, Carolina del Sur.

 Su madre, Ocean Angela, vivía sola, y ya tenía un hijo, Clifford. Tras el nacimiento de Jermaine, aquellos dos pequeños eran los únicos dos hombres de la casa. Su padre les abandonó justo antes de nacer Jermaine.


 La vida en Columbia, una ciudad de más de 100. 000 habitantes, y situada en el centro de Carolina del Sur, no era fácil para Jermaine y su familia.

 Angela trabajaba como nadie, durante día y noche, para poder mantener a sus 2 hijos. Vivía con un continuo terror a que el Estado decidiese quitarle a los pequeños, por lo que trabajaba en la limpieza de las habitaciones de hotel, limpiando en un supermercado durante el día y atendiendo llamadas telefónicas en un servicio de atención al cliente, de un banco, durante la noche.


 Con todo esto, cuidar de los pequeños era complicado, pero... ahí estaba Clifford, el hermano mayor de Jermaine. El pequeño Clifford, solo unos pocos años mayor que Jermaine, cuidaba de su hermano pequeño como si fuese su propio hijo: "J era muuy pequeño", reía Clifford. "No tenía ni idea del mundo de m..... en el que vivíamos, con mamá aceptando todo tipo de trabajos, para mantenernos. Todo era una m....., y mi misión era mantenerle dentro de su búrbuja".

 Pero Jermaine... Jermaine era especial. Era como el juguete soñado de la casa. Durante su etapa en el colegio, como anécdota, él siempre cuenta que su hermano llegó a aceptar un trabajo, limpiando cocinas, para... comprarle unas zapatillas de deporte a su hermano! "Me encantan las zapatillas de deporte", decía hace años Jermaine en una entrevista. "Siempre me han encantado. Recuerdo que un día estábamos paseando y vi unas zapatillas que me encantaron. Por supuesto, no podíamos permitírnoslas, y robar no era una opción; en casa éramos pobres, pero honrados. Por lo que cuando quise darme cuenta, las tenía en el salón de casa. Cliff' trabajo durante un mes en un restaurante para comprármelas, tío!, reía. "Aquello es lo mas bonito que me ha sucedido en mi vida. Lo tengo tatuado en mi pecho".

 Pero Jermaine, al principio, descubrió la alegría del deporte... en el atletismo.

 Alto y desgarbado como pocos, era rápido, pero no particularmente fuerte. Jermaine era un enamorado del football, ​​pero con aquel físico... no podía ser. Tras comenzar a aburrirse con el atletismo, el baloncesto pasó a ser su deporte favorito. Uno de sus héroes de siempre, ha sido el genial Hakeem Olajuwon, antiguo pívot de Houston Rockets:


 Llegó a maravillarse de tal manera de Olajuwon, que comenzó a imitar su juego en todo lo que pudo, sin importarle el esfuerzo que conllevase aquello (que, obviamente, no era poco).

 Pero Jermaine también tenía otro ídolo. Y ese ídolo iba "un poco" mas allá. Ese ídolo era, nada masy nada menos que... el GRAN Bill Russell:


 Jermaine leyó y leyó libros sobre aquellos Boston Celtics, y estudió vídeos sobre su juego. Nada le gustaba mas a Jermaine de pequeño, contaba su madre, que ver y leer acerca de aquellos enfrentamientos de Bill Russell y Wilt Chamberlain.


 Jermaine jugaba al baloncesto siempre que podía. Esa se había convertido en su pasión. Alto y delgado, despuntaba en todos los partidos que los niños jugaban en el parque, anotando todo a lo que los demás, por altura, no podían alcanzar.

 Hasta que... se rompió su mano "buena"; la mano izquierda.

 Una de las grandes virtudes de Jermaine es que es ambidiestro, aunque en realidad... era zurdo. A los 13 años, se rompió la mano izquierda, en una caída en el parque, por lo que trabajó con su madre sin parar, utilizando para todo su mano derecha. Para cuando le quitaron las escayola, Jermaine ya manejaba a la perfección su mano, a priori, "mala".

 Al cumplir los 14 años, Jermaine estaba en el 1,80 metros d altura y estaba listo para tomarse el baloncesto en serio.

 Pese a su altura, era un buen tirador desde el arco de 3 puntos, con lo que terminó entrando en Eau Claire High School of the Arts, su High School, previo a la NBA. Aquel era el otoño de 1992:


 Tras 4 años allí, y con su carrera en la NBA, su antiguo entrenador allí, George Glymph, no dudó en calificarle como el mejor jugador de la historia de la escuela.

 Pero Glymph nunca estuvo demasiado a favor del joven Jermaine.

 Glymph era un entrenador demasiado conservador, y no era de los que se fiaba, de buenas a primeras, de un joven freshman, pese a que apuntase alto. Además, el equipo, que no era de los mejores del estado, tampoco permitía demasiados "excesos".


 Pero en los siguientes casi 2 años... se obró el milagro.

 Aquel "pequeño" (en edad, claro), creció 7 centímetros, y comenzó a ver el baloncesto desde una perspectiva diferente (nunca mejor dicho). Con visiones de Russell estampadas en su cerebro, Jermaine se convirtió en un monstruo en la pintura.

 Glymph, de manera jocosa, llegó a "bautizar" a su sistema defensivo "Hey, Jermaine".


 Cada vez que un jugador de Eau Claire era superado, solo tenía que gritarle a Jermaine, y allí aparecería aquel gigante de casi 2 metros, para taponar cualquier intento de tiro.

 Y Glymph pasó de tener un equipo que daba risa... a tener un equipo que metía miedo, en toda Carolina del Sur.

 Rápidamente, creó sociedad entre un joven Jermaine O' Neal (que ya apuntaba a profesional), con otra bestia física, Leonard, Bud Johnson, y Eau Claire contaría, sin ninguna duda, con la pareja mas imponente en toda Carolina del Sur.


 En la primavera de 1995, con aquella pareja haciendo de las suyas, Eau Claire conquistaba su 3º título estatal seguido. Jermaine, además, promedió 18 puntos12 rebotes y casi 9 tapones por partido. El cielo era su meta:

 Pero no todo fue un camino de rosas para Jermaine.

 Tuvo que enfrentarse a duros problemas, como cuando en el otoño de 1995, a sus 15 años de edad, fue soprendido, junto a su novia, en la cama juntos.

 Aquello, con la proyección de Jrmaine, recorrió todo el Estado de Carolina del Sur. El padre de la joven le denunció con todo lo que tuvo, e incluso a punto estuvo el estado de procesar a Jermaine por cargos de violación. Afortunadamente para él, el jurado se manifestó a favor del joven muchacho de 15 años, y el caso terminaría cerrándose.


 Pero la presión comenzaba a poder con el joven Jermaine. Tan solo era un chico de 16 años, y ya tenía a todos los focos apuntándole, como posible NBA.

 Jermaine, poco a poco, se apoyó en Glymph, su entrenador, quien le acogió como a un hijo: "Jermaine era un chico fantástico, con una calidad humana impresionante. Solo quería que le quisiesen, y no le culpo por ello; con la vida que tuvo, lo raro es que fuese tan disciplinado".

 Aquellos cargos de violación le avergonzaban, y hacer frente a la presión de decidir su futuro (la NBA o la universidad), era difícil.

 Glymph se convirtió en una figura paterna para aquel joven, con permiso de su madre, y poco a poco fue asesorándole. Pero... no era el único hombre en su vida. Su madre, Angela, conoció a otro hombre, cuyo nombre era Abraham Kennedy, y poco a poco Jermaine iría recuperando, junto a Glymph, Angela y Abraham, el tiempo perdido.


 Angela había conocido a Abraham en el aeropuerto, donde ambos trabajaron un tiempo. Tras llevar juntos algo mas de un año, terminarían casándose: "Abraham es un buen hombre", dijo Jermaine. "Tiene mi aprobación. Un hombre se viste por los pies, y él siempre ha sido el marido perfecto. Tiene todos mis respetos".

 En su último año en Eau Claire, Jermaine volvió, literalmente, a salirse. Con 22,4 puntos por partido12,4 rebotes y 5.2 tapones, y fue elegido como Jugador del Año de Carolina del Sur y Mr. Basketball, a nivel nacional.

 Jermaine seguía teniendo dudas, y tras todo aquello... aún mas.


 Sin recursos, el Estado le quitó la beca que tenía, debido a sus malas notas, y con solo 18 años, comenzó a pensar que su próxima parada... era la NBA. Glymph fue uno de los muchos que le aconsejó no dar el salto, pero Jermaine, ahogado por los problemas económicos que había en casa, y halagado por lo que todos le decían vio en la NBA el futuro soñado.

 Además, estaba su predecesor.

 Un año antes, un tal Kevin Garnett (curiosamente, también de Carolina del Sur), había dado el salto directamente a la NBA, por lo que... y por qué no él? Si Garnett había podido manejar la transición a los profesionales, por qué no iba él a poder hacerlo?















 Pero Jermaine no fue el único estudiante de secundaria disponible para el Draft de 1996.

 Junto a él, un chico de Pensilvania, hijo de antiguo jugador, también decidía presentarse a los profesionales, sin pasar por la universidad. Aquel chico era Kobe Bryant.


 Y aquel 26 de Junio... era el día.

 Jermaine, su familia y unos 80 amigos de su Columbia natal esperaban noticias.

 Al principio, todo sucedió mas o menos como se esperaba.

 En primer lugar, Philadelphia escogía a un superclase salido de Georgetown, Allen Iverson; era lógico. En 2ª posición, salía escogido Marcus CambyShareef Abdul- RahimStephon Marbury y Ray Allen completaban el Top 5.

 Y mas adelante... salía escogido Kobe. Bryant fue elegido, por los ya desaparecidos Charlotte Hornets, en la posición nº13 del Draft, e inmediatamente traspasado a L. A. Lakers, a cambio de Vlade Divac.


 Y en Columbia... comenzaba a sembrarse el pánico; aunque poco duraría.

 Finalmente, Jermaine O' Neal escucharía su nombre, siendo elegido en la 1ª RONDA, EN LA 17ª POSICIÓN GLOBAL, POR Portland Trail Blazers. Jermaine firmaría, a sus solo 17 años, un contrato por 2.38 millones, en 3 años:












 En su llegada a Portland, Jermaine, a priori, se vio envuelto en una situación ideal para él. Llegaba a un equipo lleno de veteranos, de los que podría aprender mucho, y pese a que Angela, su madre, no estaba con él, O' Neal tenía la posibilidad de aprender, y mucho, de gente como Arvydas SabonisRasheed Wallace o Clifford Robinson, por nombrar a algunos. Además, la defensa del equipo contaba con un par de caras nuevas, como las de Kenny Anderson e Isaiah Rider:


 Su entrenador? P. J. Carlesimo.


 El comienzo de temporada? No todo lo bueno que él desearía.

 Tras perderse los primeros 17 partidos de Temporada Regular, por una lesión en la rodilla izquierda, Jermaine debutaba en la NBA en Denver, ante los Nuggets. Era el mes de Diciembre. A sus solo 18 años, 1 mes y 22 días, se convertía en el jugador más joven en la historia de la NBA.


 En tres minutos en la pista, Jermaine anotó 2 puntos, anotando su único tiro a canasta.

 Como rookie, jugaría 44 partidos mas, promediando 4,1 puntos y 2,8 rebotes, en algo mas de 10 minutos.

 En su primer año, alcanzó los Playoffs con Blazers, quedando terceros de Conferencia.

 El equipo, aún así , no duró demasiado. Serían eliminados por L. A. Lakers, en la 1ª Ronda.


 Pero Jermaine había ganado. De hecho, era el único Blazer que había ganado algo en aquella Ronda de PO.

 Ser, junto con Kobe, el único jugador de instituto en haber llegado a la NBA, en aquel Draft, les había hecho convertirse en buenos amigos, y era muy común ver a Jermaine cenando con Kobe y sus padres en Los Ángeles, cuando Blazers visitaba la ciudad californiana.


 Pero Jermaine era un niño, y los niños... hacen cosas de niños.

 Ya en su primer verano como NBA, tuvo problemas con la policía, cuando fue arrestado por conducta "desordenada", y por insultar a un oficial de la policía, en un centro comercial de Carolina del Sur. Tras pasar una noche en prisión, sería puesto en libertad, y recibiendo una suspensión de 15 días, por Portland Trail Blazers. Era su primer año.

 Pero su papel en Blazers, para la temporada 1997/ 1998, sería limitado.

 Su problema? Que Portland se había reforzado en la pintura, firmando a Brian Grant. Para el nuevo entrenador del equipo, Mike Dunleavy, Grant era un jugador fundamental, y que se compenetraba a la perfección con jugadores de peso en el equipo, como Wallace y Sabonis. Además, con el veterano Gary Trent también en nomina, los minutos, para Jermaine, se antojarían, cuanto menos... difíciles.


 Y para colmo... la temporada comenzaba con una importante lesión en la pantorrilla. Todo parecía ponérsele cuesta arriba.

 Pero llegaba el mes de Febrero, y O' Neal tenía muy claro que su oportunidad estaba ahí. Era ahora o nunca.


 Y ya en su primer partido (curiosamente de nuevo, ante Denver Nuggets), dio un recital, mostrando quien era en realidad, destrozándoles con 21 puntos y 9 rebotes,en la victoria por 117- 82. Dos días mas tarde, registraría un doble- doble, ante su actual equipo, Golden State Warriors.

 Con unos promedios de 4,5 puntos y 3,4 rebotes por partido, en 60 partidos de Temporada Regular, Jermaine y sus Blazers alcanzaban, de nuevo, los Playoffs.

 Pero justo antes de Playoffs, Portland se reforzaba con jugadores mas jóvenes. Blazers adquiría al base Damon Stoudamire, para también hacerse con Carlos Rogers y Walt Williams:


 Pero por 2ª vez en 2 años... el sueño tocaba a su fin en la 1ª Ronda. L. A. Lakers volvía a eliminar a Portland, a las primeras de cambio.

 Y tras todo aquello... llegó el lockout, con lo que, hasta Enero, hubo un montón de tiempo para que Jermaine pensase en su futuro.

 Portland fue uno de los equipos que mas se benefició de una temporada abreviada, con solo 50 partidos, y Blazers terminaba la mini Temporada Regular con un récord de 35 victorias y 15 derrotas. A nivel individual, Jermaine terminaba la temporada con unos promedios de casi 3 puntos y otros tantos rebotes. O' Neal, pese a su proyección, talento y edad... no terminaba de arrancar:


 Y Dunleavy, su entrenador, fue otro de los grandes beneficiados.

 Ganó los honores como Entrenador del Año, y  llevó a su equipo a los Playoffs. Todo el mundo, tras aquella campaña, comenzó a rememorar, en todo Oregon, aquel título de 1977. Era difícil... pero nop un imposible.

 Tras barrer a los Suns de Phoenix en la 1ª Ronda, Portland también borró del mapa a Utah Jazz, para "plantarse" en las Finales de Conferencia ante San Antonio Spurs.

 Pero todo tocaba a su fin a un paso de las grandes Finales, y serían los tejanos los que finalmente llegasen a las Finales, dejando a Portland a un paso del gran sueño:


 Para Jermaine, aquella campaña fue una decepción en varios niveles.

 Obviamente, el año no había sido bueno, con unos promedios realmente pobres, pero aún así... decidió renovar con Portland, tras llevar ya 3 años como profesional.

 O' Neal firmaría una extensión de contrato, por 4 años mas, a razón de 24 millones de dólares. Aquello significaba un promedio de unos 6 millones/ año. Pese a que Jermaine no había jugado su mejor baloncesto... a sus 21 años, los de Oregon decidieron que no podían dejarle marchar.

 Pero el nuevo contrato de Jermaine, sin embargo, no le garantiza minutos.

 Portland añadió mas músculo al equipo, con veteranos como el alemán Detlef Schrempf y Steve Smith, y poco a poco, la desesperación se fue apoderando de O' Neal. En 70 partidos jugados, promediaría unos irrisorios 3.9 puntos, 3.3 rebotes y menos de un tapón por partido.











 Los Blazers, por su parte, registraron el segundo mejor récord en la historia del equipo, con 59 victorias y 23 derrotas, en Temporada Regular, por lo que... para que cambiar?

 Portland llegó, de nuevo, a las Finales de Conferencia, ante L. A. Lakers, donde de nuevo... caerían. Y tras aquello, Jermaine tuvo muy claro que su etapa en Oregon se había terminado. Era eso o explotar.

 Públicamente, pidió un traspaso, que daría con sus huesos en Indiana Pacers (donde estaría 8 años), a cambio de Dale Davis.


 Jermaine? Definitivamente, despegó. En Indiana encontró su sitio, y los aficionados, rápidamente, le acogieron como esa estrella soñada. Deshacerse de Davis, sin embargo, no se lo puso fácil. Pacers perdía a su mejor presencia en el poste bajo, y le enviaba claramente un mensaje a sus aficionados que rezaba "en proceso de reconstrucción". Pero... que mejor reconstrucción que con Jermaine O' Neal?


 Pero la reconstrucción fue muy agresiva. Demasiado.

 Jugadores, como el base Mark Jackson, el pivot alemán Rik Smits o el veterano Chris Mullin también abandonaban el equipo, y para complicar las cosas aún mas (si se podía), el entrenador, Larry Bird, también abandonaba la nave, siendo reemplazado por Isiah Thomas. Con todos estos cambios en el roster, Jermaine llegaba a Indianapolis con una enorme presión.


 Pero desde el primer partido, Jermaine parecía un jugador diferente.

 Bajo los aros? Implacable era la definición perfecta, combinando a la perfección una agresiva defensa con un inteligente ataque, y los fans de Pacers, rápidamente, le acogieron como su nueva estrella.

 Tras anotar 12 puntos y capturar 10 rebotes en el 1º partido de la temporada, parecía que Jermaine era la nueva cara de los de Indianápolis.

 En aquella campaña, Jermaine jugaría 81 de los 82 partidos posibles, promediando 12,9 puntos, 9,8 rebotes y 2,8 tapones. Sus 40 dobles-dobles lideraron la Conferencia Este, y se convirtió en uno de los 11 jugadores de la NBA en capturar, al menos, 3 rebotes ofensivos por partido. Además, también empató, con Shawn Bradley (os acordáis?), en ser el jugador que mas tiros taponó por partido, con un total de 228 (casi nada):


 Como equipo, Pacers luchó durante todo el año como pocos hicieron.

 Reggie Miller siguió, obviamente, siendo la estrella, y su compañero, el jovencísimo Jalen Rose, continuaría desarrollando sus habilidades.


 Pero no todo fueron buenas noticias. Jugadores como Sam Perkins, comenzaron a mostrar signos de fatiga, debido a su edad, y otros, como Austin Croshere, se habían estancado, no llegando a desarrollar todo su potencial como muchos esperaban. Además, jóvenes como Al Harrington y Jonathan Bender estaban, todavía, demasiado verdes:


 Indiana, con todo esto, sufrió, pero aún así, sus 41 victorias y 41 derrotas (todo medido al milímetro), les dieron para alcanzar los Playoffs.

 Las Series tocaron a su fin en los 4 primeros partidos, ante Philadelphia 76ers, pero Jermaine tenía muchos, pero que muchos, motivos para estar contento.

 Además de su gran aportación al equipo, se ganó un puesto en el equipo de EEUU, para los Goodwill Games (algo así como los Juegos de Buena Voluntad), en 2001.


 El equipo norteamericano conseguiría un récord de 5 victorias y ninguna derrota, consiguiendo así la medalla de oro. Jermaine encabezó al equipo en tiros taponados y %'s de tiro, y además terminó 2º en puntos y rebotes. Había mas motivos para soñar?

 Con todo aquello, Jermaine entraría en la temporada 2001/ 2002 con un solo objetivo: que los resultados, cuanto menos, se repitiesen.

 Fue votado como el Jugador Más Mejorado de la NBA en aquel año, con unos promedios de 19 puntos por noche, además de 10,5 rebotes por partido, siendo el 7º mejor jugador de la Temporada.

 Fue, además, el representante de Pacers en el All- Star Game, anotando 7 puntos y capturando 7 rebotes, desde el banquillo:


 Y poco a poco, el juego brillante, de Jermaine, cambió la personalidad de Pacers.

 Con su estrella, Reggie Miller, con ya 36 primaveras cumplidas, el equipo le escogería como estandarte para su próxima generación.


 Jermaine asumió la responsabilidad, lo que además ayudó a otros jóvenes a seguirle. Tipos como Al Harrington, o el novato Jamal Tinsley maduraron mucho, gracias a O' Neal y a su evolución.

 Aquella temporada, Pacers ganó, seguidos, los últimos 5 partidos de Temporada Regular, llegando a Playoffs con una potencia descomunal, donde, en 1ª Ronda, se enfrentarían a unos Nets en pleno auge:


 Pese a que Indiana llegó como 8ª clasificada a aquellos Playoffs, puso en mas de uno (y mas de dos), apuros a los de New Jersey (hoy Brooklyn), y a punto estuvieron de eliminarlos. Aquellos triples de Reggie aún son recordados en Indiana, pero al final... New Jersey Nets les eliminaba (además, llegarían a aquellas famosas Finales).

 Tras aquello, Jermaine pasó el verano de 2002 con el equipo de EEUU.

 Pero aquello... aquello no salió bien.


 Jermaine, junto a un talentoso a la par que desordenado equipo, representó a los Estados Unidos en aquel Mundial, celebrado además en su "casa", Indianápolis, pero nada salió bien.

 Los norteamericanos hicieron uno de esos ridículos (y perdón por la palabra), que será recordado por muchos años, y finalmente terminaban en una desastrosa 6ª plaza (algo nunca visto antes). Jermaine promedió 7 puntos por partido, en los 5 partidos que jugó, promediando un 51% en tiros de campo:


 Y tras todo aquello... comenzó una temporada que, pese a prometerse espectacular para Jermaine, terminó por ser un desastre, por causas, eso sí, ajenas a él.

 La que estaba siendo su mejor campaña hasta ese momento, dio un giro tras el partido ante Boston Celtics, cuando Angela, su madre, le llamó para decirle que Abraham, su pareja y ahora "padre" de Jermaine, había intentado suicidarse.

 Todo dio un giro.

 La vida de los O' Neal, desde su fichaje por Pacers, en el 2000, había sido perfecta. Todos le siguieron a Indiana. Incluso su novia, Lamesha, se había ido a Indiana a vivir con él, junto al pequeño de 3 años de edad, fruto de la pareja, la joven Asjia.


 Tras aquello, Jermaine asumió los deberes de líder de la familia, y le pediría a su madre que se fuese a vivir con ellos, a la gran casa que Jermaine había comprado a las afueras de la ciudad:


 Pero Jermaine, sin quererlo, y pese a sacar fuerzas de donde no existían, estaba lleno de dolor.

 La madre de su compañero, Jamal Tinsley, había fallecido justo la temporada anterior, y su compañaero en el equipo, Brad Miller, también acababa de perder a su padre. Jermaine, que siempre ha sido tildado, pese a su fama de duro, de tener un corazón enorme, dijo: "miro donde miro, solo veo dolor. Esto es una maldición. Solo quiero que termine pronto, porque no se cuanto voy a aguantar".

 Haciendo todo lo posible para mantener su juego a un nivel All- Star, promedió 20.8 puntos y 10.3 rebotes, convirtiéndose en uno de los tres únicos jugadores en promediar 20- 10 por partido.

 Y tras aquella temporada, un Jermaine O' Neal cada vez mas en auge, era agente libre.

 Obsesionado con conseguir un anillo, la intención de Jermaine, en un principio, fue la de unirse a un equipo que aspirase a ese título que tanto ansiaba. Y que mejor candidato que... San Antonio Spurs:


 San Antonio era, sin duda, una opción interesante. Tras lograr su segundo campeonato en cinco años, los tejanos tenían espacio salarial disponible, tras la jubilación de El AlmiranteDavid Robinson, con lo que la opción Jermaine... era mas que factible.


 Sin embargo, Jermaine, pese a querer irse a Texas, desechó la opción.

 Dada la actual crisis a la que él y su familia se estaban enfrentando, Jermaine decidió que lo mejor era no descentrar a la familia. Su madre, Angela, parecía que poco a poco estaba mejor, y Abraham, que estaba ingresado en cuidados intensivos, parecía estar... estable: "No quise marearles", dijo Jermaine. "Quizás, a nivel deportivo, fuese una opción increíble, pero ellos eran felices en Indiana, y yo quería que siguiese siendo así. Con toda la m..... que hemos tenido que aguantar, quiero que estén contentos", dijo.

 Pacers tiró la casa por la ventana, y decidió renovarle por 7años, a un total de 126 millones dólares.

 La temporada marcó el comienzo de un sinfín de cambios en Indiana.

 El primero? La contratación de Rick Carlisle, para reemplazar a Isiah Thomas. La siguiente? La salida de Brad Miller y la adquisición del base Kenny Anderson.


 Pero todo aquello... todo aquello fue nada, comparado con la que se avecinaría mas adelante, en el mes de Noviembre.

 Quién no recuerda ese escándalo, tildado de ser el mas bochornoso en la historia del deporte norteamericano, en el que Indiana y Detroit, en Michigan, estuvieron envueltos?

 En aquella batalla campal, Jermaine fue uno de los jugadores que mas provocó (no vamos a nombrar a Ron Artest o a su "inseparable" amigo, Stephen Jackson), y las repercusiones no se hicieron esperar.










 Artest, principal arma, fue suspendido por el resto de la temporada 2004/ 2005. Jermaine y su nuevo compañero de equipo, Stephen Jackson, serían suspendidos por la NBA para 25 y 30 partidos, respectivamente. El Comisionado de la NBA, David Stern, tildó aquel episodio como el mas lamentable en la historia de la Liga.

 Cuando la NBA comenzó a repartir sanciones, Jermaine, en un principio, estaba algo desafiante: "Nadie me insulta, nadie me agrede y nadie me chulea", gritaba aquel día de camino a los vestuarios". Pero todo aquello, poco a poco, fue menguando, digamos, y Jermaine terminó disculpándose. Aquellas disculpas, finalmente, le saldrían bien, y tan solo se perdería 10 partidos.


 Pero aquello no se quedaba ahí, y ahora Indiana estaba herida; muy herida.

 Tuvieron que luchar, prácticamente, lo que quedó de Temporada, sin 3 de sus titulares, y terminó el año con 44 victorias y 38 derrotas, como 6º clasificado en el Este.

 Jermaine, por su parte, apareció en solo 44 partidos, por aquella sanción, siendo aquella la temporada con menos partidos jugados, hasta ahora, en su carrera. Aunque elevó sus promedios de anotación a 24 puntos por partido, sus rebotes cayeron en picado, a menos de 9 por noche, y en defensa... ya no intimidaba tanto:


 Pero todo puede empeorar, así que... era hora de mas mala suerte para Jermaine.

 Todo se complicó cuando, además, se lesionó el hombro derecho a principios del mes de Marzo.

 Pero aún así, Pacers llegó a Playoffs, donde incluso llegaron a sacar a Boston Celtics de la eliminatoria, en la 1º Ronda, tras 7 partidos:


 Pero en la siguiente Ronda (las Semifinales de Conferencia)... un viejo "amigo" llegaba: Detroit Pistons, con quienes ya se las habían visto en la Temporada Regular.

 Aquellos partidos, sobre todo en Detroit, Michigan, fueron catalogados como partidos de alto riesgo, aunque para riesgos... los de Indiana.

 Indiana terminaría perdiendo los 3 últimos partidos seguidos, quedándose fuera de la lucha por el título, y Jermaine, como él mismo dijo, no pudo sentirse mas frustrado: "Siento que jamás podré hacer algo importante. Siempre me he quedado a las puertas".

 Tras temporadas mas en Indiana, el 9 de Julio de 2008 se haría oficial el traspaso de Jermaine O' Neal, junto a su compañero de equipo, Nathan Jawai, a Toronto Raptors, a cambio de T. J. Ford, Rasho Nesterovic, Maceo Baston, y la elección 17ª de aquel Draft, quien finalmente sería... Roy Hibbert:


 El periplo en Toronto? Duró menos de un año. Exactamente... duró 41 partidos.

 Pese a unos buenos promedios, y unas buenas actuaciones (13.5 puntos por noche, junto a 8 rebotes), el salario de Jermaine era un lastre para los canadienses, y además, era un hecho que él y Chris Bosh, estrella del equipo... no se llevaban bien. "Es difícil entenderse con él", llegó a decir José Calderón. "Procuramos que todos los compañeros estén involucrados, pero con él es mas difícil. Va un poco por libre, y parece que solo está aquí de paso".










 Y así era.

 Al final, el GM del equipo, Jerry Colangelo, terminaría buscándole equipo, en pro de potenciar el juego de Bosh y que la ficha de Jermaine, abusiva, no dilapidase a los de Canadá:


 El 13 de Febrero de 2009, Jermaine O' Neal, junto a Jamario Moon, eran traspasados a Miami Heat, a cambio de Shawn Marion y Marcus Banks:


 En el sur de Florida, O' Neal, ya con casi 30 años, jugaría un total de 92 partidos, en mas/ menos, un año y medio.

 Con Dwyane Wade en el equipo, como máxima estrella, el juego de O' Neal poco a poco comenzó a caer, y de aquellos 20 puntos y 10 rebotes que había llegado a promediar en Indiana, con Pacers, se pasaba a unos promedios de 13 puntos y apenas 7 rebotes. Era un hecho que Jermaine ya no intimidaba como lo había hecho en un pasado:


 En su primera temporada, aún así, con 43 victorias y 39 derrotas, Miami se plantaba en Playoffs.

 En 1ª Ronda? Rival? Atlanta Hawks, quienes, en 7 partidos, sacaban de los Playoffs a los de Florida. Otro chasco para Jermaine:


 Para la siguiente temporada (temporada 2009/ 2010), Jermaine jugaría todos los partidos (los 70 de temporada), como titular, haciendo unos promedios exactamente idénticos a los de la temporada anterior.

 Y como todo era idéntico a la temporada anterior, Miami volvería a llegar a Playoffs, siendo eliminado en 1ª Ronda, por Boston Celtics, en 6 partidos. Quedaba algún equipo pendiente de sacar a Jermaine O' Neal de Playoffs?


 Tras una temporada y media en la soleada Florida, para la temporada 2010/ 2011, Jermaine terminaba su lucrativo contrato, y firmaba por dos temporadas con Boston Celtics, en pro, a la desesperada, de poder conseguir ese anillo que llevaba persiguiendo tantos (tantísimos), años.


 Pero no podía haber comenzado... peor.

 En su primera campaña, se pedería 58 paridos, debido a una lesión de muñeca y de rodilla.

 Pese a perderse todos aquellos partidos, O' Neal, de la mano de su entrenador, Glen, Doc Rivers, volvería al quinteto titular para los Playoffs (habían quedado terceros en Temporada Regular), para enfrentarse, en 1ª Ronda, a los Knicks de Carmelo Anthony y Amar'e Stoudemire.


 Tras vencer y eliminar a Knicks (Jermaine tuvo un buen primer partido, con 12 puntos y 5 tapones), Boston avanzaba a la siguiente Ronda, donde les esperaba su ex- equipo: Miami Heat.

 Los Heat de LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh terminarían borrando del mapa (de nuevo), a Jermaine y a su equipo, en 5 partidos, y parecía que el futuro de O' Neal, muy lacrado por las lesiones... estaba ya lejos de Massachusetts.


 Y así fue.

 El 20 de Abril de 2012, y a sus ya 33 años, Jermaine era cortado por Boston. Tras aquello, decidirá operarse de la muñeca.

 Jermaine bien cerca estuvo de retirarse en ese mismo momento: "Siento que, a mi edad, va a ser difícil encontrar equipo. Creo que aún estoy a un buen nivel, y que aún puedo dar mucho, pero cada vez llegan mas chicos jóvenes, con ganas de hacerlo bien, y puede que este sea el momento de dejarles paso. Yo ya he disfrutado de esto mucho tiempo, y estoy muy agradecido".

 Pero... no se quedaba todo ahí.

 El 15 de Agosto de 2012, Phoenix Suns le haría una suculenta oferta (2 millones de dólares garantizados, por un año), y Jermaine, a sus casi 34 años, la aceptaría.


 En un equipo tan desastroso (y con todos los respetos del mundo), como Phoenix, Jermaine tenía que ser el líder.

 El equipo acababa de perder a su mega estrella, Steve Nash, y también había perdido, aunque un poco antes, a otra estrella, Grant Hill, por lo que O' Neal, ante tanta juventud... apuntaba a líder. Junto con Jared Dudley, ya a su llegada sería nombrado capitán del equipo:


 Jermaine no jugó mal del todo en Arizona, donde incluso por momento llegó a quitarle el puesto al pivot titular, el polaco Marcin Gortat, pero en Marzo de 2013, tendría que abandonar el equipo por... problemas mayores.


 Esos problemas tenían nombre: Asjia, su hija.

 Asjia tiene problemas de corazón (Jermaine, esa temporada, también tuvo que perderse un mes de competición tras descubrírsele una arritmia cardíaca), y ahora la siguiente era su hija, a quien se le tuvo que reparar un válvula cardíaca.


 Pese a ser nuevo, prácticamente, en el equipo, todos lo miembros de la plantilla se hicieron uno, para apoyar a Jermaine, y el hospital de Phoenix se convertía, casi, en un centro de reunión de jugadores, técnicos y directivos NBA, quienes iban a diario a visitar a Jermaine, a su esposa y a su pequeña. Jermaine solo estuvo un año en Phoenix, pero a su salida del equipo dijo que no dejaba atrás a un equipo mas, sino a una familia:


 Y ya nos "plantamos", prácticamente, en el día de hoy.

 El 23 de Julio de 2013, a sus 34 años de edad, O' Neal ha firmado un contrato, por una temporada, con Golden State Warriors, quienes se convertirán, tras todos estos años (19 temporadas, con esta que jugará), en su 7º equipo NBA. Casi nada:


 Bien, pues esta ha sido y es la vida de un gran pivot de la NBA, Jermaine O' Neal.

 Jermaine, pese a no tener ningún tipo de parentesco con la "otra" estrella de la NBA, Shaquille O' Neal, ha tenido que sufrir, y mucho, el tener el mismo apellido que el pivot mas dominante de la NBA, con quien además, llegó a jugar en la NBA:


 Jermaine siempre ha sido el primero en admitir, ya pasados los años, que "un par de años en la universidad me hubiesen venido muy bien. Sería mucho mejor de lo que he sido, sin duda, pero eso ya pasó. Ya no puedo volver atrás". Sus primeras cuatro temporadas en la NBA fueron, quizás, mas lento de lo normal, por su juventud, y eso pudo frenar mucho su juego.


 Una de las grandes virtudes de Jermaine es que siempre ha podido anotar con cualquiera de las manos (es ambidiestro). Rápido y elegante como pocos tipos altos en la Liga, Jermaine nunca ha ganado un anillo, pero sí que ha sido uno de los pivots mas respetados de la Gran Liga.

 Ahora, en Oakland, quemará, seguramente, su último cartucho como jugador. Intentará disfrutar, en un bloque joven, alegre y muy bien dirigido, tanto en pista como desde el banquillo del baloncesto que le queda y de las alegrías que su joven y dinámico grupo de compañeros puedan darle. Al fin y al cabo... es de lo que esto se trata; de disfrutar.


 En la despedida, os dejo, como siempre, con un vídeo con algunas de sus mejores jugadas. Espero lo disfrutéis, porque pese a ya ser un veterano... hubo un tiempo en el que Jermaine O' Neal asustaba.

 NBA. Where Amazing Happens




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada