viernes, 24 de mayo de 2013

J. R. Smith. Incomprendido? Incorregible?



 Sin, duda, es la pregunta estrella, cuando a él nos referimos.

 Es un chico incomprendido?. Es incorregible?. O... simplemente guarda un poco de ambas?

 Veréis. Hace bastantes años (los '70 y los '80), había un gran jugador de instituto, llamado Earl Smith Jr.. Aquel tipo, por lo que todos por New Jersey dicen, era fantástico; como defensor, era penoso, pero aquel tiro... Aquel tiro era una maravilla.

 Pero tenía un problema. Tenía un carácter que era, al parecer, incorregible.

 Jugón donde los hubiese, aquel chico decidió ir a la universidad, para jugar en Monmouth University, pero aquel baloncesto, su baloncesto... no se aprende en la universidad o en el colegio; o se nace o no se nace con él:


 Allí, en New Jersey, chocó mil y una veces con su entrenador, hasta que, cansado de que éste no le hiciese caso, se enfrentó a él. Y con esto... su carrera universitaria se fue al garete, diciendo adiós a todo tipo de progresión.

 Tras algunos años en las sombras, jugando en la Belmar's Jersey Shore League, con jugadores semiprofesionales, dijo adiós al baloncesto... pero dejaba algo.

 Ese algo es de lo que hablaremos ahora.

 Ese algo se llamaría, como todos le conocemos ahora, J. R. Smith, actual jugador de New York Knicks.

 Nacido como Earl Joshep Smith III, J. R. nació un 9 de Septiembre de 1985 en Freehold, New Jersey.

 Es, por supuesto, hijo de Earl Smith Jr,, (de quién antes hemos hablado), y de Ida Smith:


 Además de esto, J. R. tiene 5 hermanos: dos hermanos y 3 hermanas. Chris Smith, uno de sus hermanos pequeños, puede que nos suene, ya que ha jugado para Louisville, y además llegó a entrar en el equipo de New York Knicks también, para esta temporada (ya no sigue):


 Pero la historia de J. R. Smith es, cuanto menos, curiosa:

 Educado sobre todo por su padre, Earl Jr., éste nos contaba que J. R., de pequeño, era un torbellino: "siempre estaba pensando en algo malo que hacer. Le encantaba liarlas por la casa, y si veía algo que pudiese romper o estropear... ahí estaba él. Tenía una manos... que parecían tenazas", decía entre risas.

 Pero su padre, un jugador, y de los buenos, en sus años más jóvenes, quería que su hijo mayor, su favorito, siguiese sus pasos. Cuando éste era pequeño, puso, por toda la casa, pequeñas canastas, con un balón, para que Smith anotase siempre que pasaba por algún sitio.

 Su padre, ya desde muy pequeño, quiso crear a una especie de monstruo, y ya, con 3 años, le enseñaba a flexionar las rodillas para tirar: "Todo está en las rodillas, me decía mí padre. Si las flexionas bien, es medio tiro dentro".

 A los 4 años, J. R. ya era capaz de hacer suspensiones completas, y para la edad de 5, aunque pocas... Smith ya hacía planchas!.

 Y a la edad de 5 años... nació Chris, su hermano pequeño. Para Earl Jr., aquello fue otra bendición, y a sus dos hijos les educó como si de militares se tratase.

 "La defensa fue lo último que les enseñé", decía Earl. "Quise demostrarles que en el baloncesto puedes ganar sin defender... pero si lo haces, has de ser muy muy bueno". Curiosa manera de enseñar!

 J. R. Smith, años y años más tarde, reconoció que "nadie en mí vida me ha enseñado tanto de este deporte como mí padre. He pasado por muchos sitios; he visto muchas caras, pero nadie como mí viejo".

 Y Earl, padre de J. R., era realmente amigo de John, "Pott" Richardson:


 Tras Smith graduarse en Millstone Middle School, en 1999, Earl, John y J. R. tuvieron, digamos, una cita.

 J. R. Smith era un penoso estudiante, pero un fanático del baloncesto y el football, por lo que John quiso llevárselo a Lakewood, en New Jersey.

 Pero Smith no estaba por la labor. allí, con sus amigos de siempre, era feliz, y no tenía, ni tan siquiera, pensado que hacer.

 Tras estudiar y jugar, en high school, para Steinert High School y McCorristin Catholic School, donde tuvo problemas con todos, por sus notas académicas y juego, J. R. terminó"cediendo" (algo nada propio en él), y terminaría ingresando en Lakewood High School, para jugar a las órdenes de John, Pott Richardson:


 Y allí, en Lakewood, Smith destapó el llamado tarro de las esencias.

 Entrenado por Richardson, tutelado por su padre, y ayudado por otro ilustre, Dan Hurley, Smith perfeccionó su juego hasta límites desconocidos. En la foto inferior, Hurley, segundo entrenador de Richardson por aquel entonces:


 Richardson, entrenador de Smith, comenzó a llamarle "sabueso". Smith era un jugador infatigable, producto de los estrictos entrenamientos a los que su padre le había sometido desde muy niño, y no había jugador al que no pudiese medirse, pese a no ser un chico particularmente alto.

 Todos comenzaron, tras aquello, a darse cuenta de quién era J. R. Smith.

 Su cuerpo, sin duda, NO era normal. Era un niño que, desde los 3 años, había estado trabajando un cuerpo inmaduro, y ahora, con 14 años, comenzaban a verse las diferencias con los demás. En ocasiones, jugando como base e incluso como escolta, era capaz de defender a pívots, e incluso... de tirarles al suelo, en el cuerpo a cuerpo!.

 Richardson llegó a decir de él que "es el único jugador al que he entrenado en toda mí vida, que podrías ponerle en la calle, con adultos y pandilleros, y no tendría nada que envidiarles. Además de físico, es chulo, agresivo y fiero. No es esconde jamás, y eso es algo que a día de hoy, podemos ver en su juego".

 Nick Emerita, entrenador a día de hoy de Lakewood High School, y amigo personal de Smith, ha dicho de él que "su físico es, sin duda, el de un jugador de NFL, más que de baloncesto. Os sorprenderían sus condiciones físicas, y lo poquísimo que necesita entrenar para llegar a la media. Su problema?. Que lo sabe":


 Y a punto estuvo de dejarlo todo por... el football.

 J. R. Smith, tan talentoso como volátil y mal estudiante, fue tentado, en más de una ocasión, por Dave Oizerowitz, coordinador de ataque de University of Clemson, e incluso llegaron a ofrecerle una beca para estudiar allí, jugando al football.

 Y aquello, a J. R... le tentó.

 Acudió un verano para entrenar con ellos, y lo hizo realmente bien, pero al volver... llegaron los problemas.

 Su padre, Earl, había perdido su trabajo, por lo que la familia tuvo que mudarse, y abandonar Lakewood, con destino Newark, en la misma New Jersey... pero lejos de allí.

 J. R. Smith, definitivamente, se decantó por el baloncesto, y tras abandonar Lakewood, ingresó en St. Benedict's Preparatory School:


 Como estudiante fue realmente malo, pero finalmente "logró" graduarse, previo a la universidad, a la edad de... 16 años.

 Hizo los 3 años de high school en 4 años (uno mas), y eso le acomplejó mucho. Su llamativo físico, por aquel entonces, destacaba entre la media, y pese a ser un grandísimo jugador, el talento no lo era todo, y sus notas, malas, le evidenciaban. "Lo pasaba mal. entraba en clase y todos eran mas pequeños que yo. Yo era grande y fuerte y eso en la pista está bien, pero cuando repites curso... tío, es una p.....", decía.

 Tras promediar, en su etapa escolar, la barbaridad de 27 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias por partido, Smith se comprometió, vía carta, a jugar con University of North Carolina (la misma de Jordan, sí). Era 2003. Ya en el anuario escolar, Smith dejaba claras sus intenciones: ligar con cuantas chicas sea posible, o morir intentándolo.


 Pero... el talento llamó a su puerta.

 Tras firmar aquella carta de intenciones, en Abril de 2004 se celebró el McDonalds All- American Game, donde, por supuesto, J. R. Smith estaba más que invitado.

 En aquel partido, Smith fue co- MVP, con un tal Dwight Howard (nos suena?), y tras aquello... decidió no ir a la universidad, y presentarse al Draft de la NBA:


 Y llegaba esa noche. La esperada noche del Draft.

 Smith presentaba obvias carencias, además de una actitud indolente que no le ayudaba demasiado, digamos, pero aún así... atraía.

 En un Draft en el que el nº1 global era Dwight Howard (Orlando Magic), y el nº2 era Emeka Okafor (Charlotte Bobcats), J. R. Smith era escogido en la 1ª RONDA, EN LA 18ª ELECCIÓN GLOBAL, por New Orleans Hornets:


 En su llegada a la NBA, la primera cara que vio fue la de Byron Scott, entrenador de los Hornets, y, como él mismo ha reconocido, "un gran mentor y persona":


 Con los Hornets estuvo dos años, y pese a ya dar inicios de ser un tipo "particular"... no dio demasiados problemas, fuera de su conflictivo carácter.

 En su primera campaña (2004/ 2005), coincidió en el vestuario con tipos como Chris, Birdman Andersen, Jamaal Magloire, Darrell Amstrong, P. J. Brown, Baron Davis, la estrella Lee Nailon, Dan Dickau, y, sobre todo, David Wesley, quien... le quitaba "su" puesto:


 Jugando ya como 6º hombre, tras Wesley, Smith terminó con 7º máximo anotador del equipo, con unos decentes promedios de 10 puntos, 2 rebotes y 2 asistencias, pero sus Hornets... fueron un desastre.

 Balance global de la temporada?. 18 victorias... y 64 derrotas.

 Pero lejos de mejorar las cosas en su 2ª y último año allí... empeoraron.

 Su única buena noticia?. La llegada de su hoy grandísimo amigo, Chris Paul, al equipo (padrino de una de sus dos hijas).

 El carácter de Smith no le permitió ver mas allá y progresar, y tras continuos problemas con Speedy Claxton, quien ahora le quitaba el puesto, hizo unos promedios de 7 puntos, 2 rebotes y 1 irrisoria asistencia:


 Tras una temporada llena de altibajos, con el traslado temporal a Oklahoma City, a causa del Katrina, la temporada finalizó con 38 victorias (más del doble que la temporada anterior, sí), pero con 44 derrotas.

 Pero su periplo en Louisiana, jugando para Hornets, se había ya terminado.

 El 14 de Julio de 2006, él y su compañero eran traspasados a Chicago Bulls a cambio de Tyson Chandler.

 Aunque nunca llegaría a jugar en Chicago. 6 días más tarde (20 de Julio), Smith era traspasado, de Chicago a Denver Nuggets, a cambio de Howard Eisley, más dos segundas rondas del futuro Draft de 2007:


 En Denver estuvo 4 años y medio, y allí sí que lió y formó todo tipo de líos y problemas.

 Donde J. R. Smith ya no era un tipo excesivamente disciplinado de por sí, coincidió en un vestuario lleno de tipos tan talentosos como conflictivos, como Carmelo Anhony, Marcus Camby, Kenyon Martin, Allen Iverson... y un largo cía.

 Durante todos aquellos años, siempre estuvo entrenado por el genial George Karl, con quién... las tuvo de todos los colores:


 Casi de manera unánime, toda la prensa norteamericana es capaz de afirmar, a día de hoy, que nunca un jugador y un entrenador han discutido tanto y se ha detestado tanto, en una pista, como Smith y Karl.

 Karl decía, años más tarde, de Smith que "es un gran chico. Tiene un buen corazón, pero no puede y no debe ser así. A un hombre la cabeza no se le puede ir tanto en tan poco tiempo. Es un problema para él y lo es para los demás".

 Y no le faltó razón al Santo de Karl!.

 Desde su llegada a Colorado, todo fueron problemas. Smith creció como jugador, cierto, pero TODO fueron problemas... y tragedias.

 Ya en 2006, a nada de aterrizar en Denver, se vio envuelto en aquella "batalla" entre Knicks (su equipo hoy), y "sus" Nuggets de aquel entonces.

 Mardy Collins, de aquella en NY, le hizo una falta flagrante a Smith cuando éste penetraba a canasta... y se lió la más grande: empujones, puñetazos, Anthony metiéndose por en medio, amenazas de muerte... de todo:














 La NBA fue muy clara al respecto: 10 partidos de sanción para J. R. Smith, por actitud "violenta e incorrecta, y por reiteradas amenazas de muerte a su rival, Collins".

 Pero esque esta no fue, ni mucho menos, la única.

 Jugando con tipos como Carmelo Anthony, Steve Blake, Marcus Camby, Reggie Evans, Nené, Allen Iverson, Kenyon Martin, Andre Miller o Joe Smith, Smith siempre se vio respaldado, siempre que la chispa... saltase:


 Su lesión de menisco, producida en Febrero de 2007, le obligó a perderse 4 semanas de competición, lo que le hizo... pensar demasiado. Y comenzaron los problemas.

 Terminó la temporada con 13 puntos, 2 rebotes y 1'5 asistencias, y sus Nuggets se iban a los Playoffs, pero... llegaron los primeros problemas para Smith.

 En la 1ª Ronda se enfrentaban a todo un gigante como San Antonio Spurs, y Smith estuvo realmente mal: tiró triples como si no existiese un mañana, y sus decisiones fueron, cuanto menos, horribles. Así de sencillo.

 Tras el partido, Karl salió a la prensa diciendo: "Para mí, este año, está acabado. No sé de qué planeta viene, pero nos ha hundido bien. Esto no se hace".

 Y los problemas llegaron. Cronológicamente los detallo a continuación:

- Él y Carmelo Anthony se ven envueltos, en 2007, en un accidente de tráfico. J. R. Smith conducía el coche de 'Melo, ya que éste iba completamente borracho, y J. R. Smith duplicó la tasa de alcoholemia:



- 9 de Junio de 2007. Otro accidente de coche. Esta vez en Millstone, New Jersey. J. R. Smith y su gran amigo, Andre Bell, impactan contra otro coche, por no llevar el cinturón de seguridad, y salen volando por el parabrisas. Smith es ingresado a las 5.30 am en el hospital, con grandes heridas, y su amigo fallece, la noche del 11 de Junio, dos días mas tarde, tras no salir del coma:


- El 30 de Junio de 2007, es condenado a 90 días de prisión por aquello, pero finalmente no va a la cárcel, tras aceptar 500 horas de servicios comunitarios.

- En Octubre de 2007, ya en su 2º año, estuvo involucrado en una pelea con armas de fuego en un club de striptease, en Denver. Los Nuggets le suspendieron con 3 partidos.

- 5 de Agosto de 2009. Es obligado a cerrar su cuenta de Twitter, por publicar fotos de él y su banda, los Bloods Gang, amenazando a otro hombre.

 Pero no todo fueron malas noticias para Smith.

 Un tipo tan lineal como él (en el mal sentido de la palabra), también tuvo sus noches de éxito. Como por ejemplo, la noche del 13 de Abril de 2009, cuando anotó 45 puntos, ante Sacramento Kings:


 Anotó, en aquel partido, la friolera de 11 triples, convirtiéndolos en récord histórico de la franquicia, y a un solo triple del récord absoluto en un partido.

 En el comienzo de la temporada 2009/ 2010, él y su amigo y compañero, Chauncey Billups, redactaron un informe a la Liga, para intercambiar sus dorsales. J. R. Smith llevaba el "1", y Chauncey llevaba el "5", pero desde la consecución de su anillo, con Detroit Pistons, Chauncey, conocido como Mr. Big Shot, "echaba de menos" su dorsal, el "1", por lo que Smith no tuvo demasiados inconvenientes:


 Pero el detonante, el posible adiós de Smith estaba cerca.

 Y la tragedia pudo llegar al río cuando en plena temporada 2010/ 2011, su amigo, y al igual que Paul, padrino de una de sus hijas, Carmelo Anthony, era traspasado a New York Knicks. Smith se volvió, dicen, loco, y amenazó una y otra vez en abandonar el equipo, y que "no renovaría ni por un salario máximo aquí. Os habéis vuelto locos", llego a decir.

 Y nos situamos en el delicado año 2011.

 Delicado por qué?, preguntarán algunos. Bien, pues porque... llegó el famoso (y dichoso, sea de paso), lockout.

 Jugadores como el propio J. R. Smith terminaban contrato, y lejos de firmar uno nuevo, más suculento... veían como su futuro, literalmente, se paraba, teniendo que quedarse en el paro.

 J. R. Smith fue de los que no se lo pensó ni tan sólo un segundo, y firmó un contrato que le "ataba" por una temporada con Zheijang Golden Bulls, de la Liga China:


 Pero el contrato no eran todo flores. Era muy claro: se firmaba por un año, y tanto él, como por ejemplo su compañero de equipo, Wilson Chandler, que también había firmado por un equipo chino, no les permitía abandonar la CBA incluso cuando el lockout se resolviese, como por ejemplo, sí que podía hacer, en Turquía, Deron Williams, con el Besiktas.

 Él lo aceptó, pero... todos sabemos que "indomables" como Smith, pueden incumplir un pacto de este tipo sin tan siquiera inmutarse:


 El 1 de Febrero de 2012, en un partido de los Golden Bulls ante Qingdao Eagles, J. R. Smith anotó la barbaridad de... 60 puntos!. Dos días más tarde... anotaba 41, ante Shandong Lions.

 Pero tenía que liarla. Sino, no estaba a gusto.

 Y fue a base de bien. En un partido de Liga, su novia y hermana, quienes vivían con él en el hotel que los Golden Bulls le pagaban, se presentaron, a animar a su hermano y novio, borrachas como una cuba, y comenzaron a insultar y reírse de los rivales. Se organizó una gran pelea en las gradas, y Smith, sentado en el banquillo y viendo aquello, saltó a las gradas, en pleno partido, para defender a los suyos. La escena?. Nos la podemos llegar a imaginar:


 Pero el lockout se resolvió, y Smith no pudo evitar querer volver a casa.

 Le pidió permiso a su club para rescindir el contrato, incluso no cobrar lo que quedaba, pero el equipo no aceptó. Solución?. Abandonar el país por la vía rápida.


 A Smith le fue denegado, en un principio, el permiso a poder salir del país, por lo que no tuvo más remedio que salir por la vía rápida. Según salió del pabellón, paró en el hotel a coger sus documentos legales, dejando todo lo demás en la habitación (ordenadores y demás), y... cogió el primer avión a los EEUU, no llegando a jugar, obviamente, ni tan siquiera el All- Star. Suponemos que en China, a día de hoy, no será "excesivamente" bien recibido.

 Esta fue la foto que él mismo colgó en Twitter, en el mismo aeropuerto, encima de la frase: "I'm coming home":


 Y ya de vuelta en los EEUU, Smith quería encontrar equipo. Y lógicamente, ofertas no le faltaban.

 Encontró la mayor de las fortunas posibles, firmando por New Yoek Knicks, y encontrándose, de nuevo, con su gran amigo, Carmelo Anthony, además de con otro gran amigo con quién había coincido, en Louisiana, años atrás: Baron Davis.

 Los Knicks le firmaron un contrato bianual, en el que el 2º año era opción de equipo, a cambio de 2'4 millones y 2'8 millones/ año, respectivamente:


 Y rápidamente, y pese a no ser una estrella de grandísimo nivel, disparó las ilusiones y los sueños de los aficionados de los Knicks.

 Su juego, tan vibrante como irregular, y su carisma, fue comparado con el de uno de los más grandes allí, el siempre recordado John Starks, y junto a Carmelo Anthony, Amar'e Stoudemire y Tyson Chandler, formó un equipo que, sin duda, permitía soñar:















 Tras una gran temporada, los Knicks llegaron a los Playoffs, enfrentándose en 1ª Ronda... a los actuales campeones de la NBA: Miami Heat.

 Los Heat, posteriores campeones de la NBA, vencieron las Series por 4-1, y Smith promedió 12'2 puntos, junto a 4 rebotes y 2'4 asistencias.

 El 11 de Julio, New York le renovaría unilateralmente el contrato por esa segunda temporada pactada, a cambio de esos 2'8 millones al año, también reflejados en el contrato.

 Previamente, en la temporada, y concretamente en Marzo de 2012 (es decir, recién llegado, como quién dice, de China), J. R. Smith tuvo que cerrar su cuenta de Twitter, por publicar fotos pornográficas de Tahiry Jones. La NBA le sancionó con 25.000 dólares. La de debajo es Tahiry. Las fotos son realmente fáciles de encontrar en Internet. No las he publicado... por ser algo "explícitas":


 Esta recientemente terminada campaña... ha sido, simplemente espectacular para J. R. Smith.

 Su juego ha crecido, y mucho, y se encuentra en el mejor momento, sin duda, de toda su carrera. Promediando 17 puntos por partido, junto a 3'5 rebotes, 1 robo de balón y 1 tapón de media por partido, ha acompañado a "sus" Knicks, al récord de 54 victorias y 28 derrotas, quedando segundos del Este tras Miami:


 Con todo esto, siempre saliendo desde el banquillo (incluso con la lesión de Stoudemire presente), Smith logró, sorprendentemente, hacerse con el galardón al Mejor Sexto Hombre del Año:


 Y en la llegada a Playoffs... tuvo que volver a liarla.

 Nos situamos. 1ª Ronda. New York juega ante unos siempre batalladores Boston Celtics, quienes, pese a no haber tenido una buena temporada, siempre dan la cara.

 Smith no comienza mal, pero tras el 4º partido... se desata la locura. Smith es "pillado", en una discoteca de New York, a altas horas de la madrugada, la noche antes del partido, junto a raperos como French Montana, Lloyd Banks o Julez Santana. Al día siguiente se jugaba partido. Por supuesto, Knicks perdieron, y Smith, producto de, quizás ver doble, hizo un mal partido:


 Desde entonces, Smith ha alegado gripe, cansancio... de todo, pero la realidad es que no ha sido el mismo, y Mike Woodson, su entrenador, ha preferido mirar hacia otro lado, diciendo que exploraría opciones, y que Smith vería sus minutos limitados "en lo que queda de Playoffs".

 Finalmente, Knicks, con unas malas series ante unos bien plantados Pacers, quedaron eliminados, con un J. R. Smith, simplemente, pésimo. Fiestas con Rihanna, con raperos... en plenos Playoffs. Al final, se ha terminado pagando.

 Tras todo esto... comienza otro lío más. Termina contrato.

 Smith cuenta con una buena edad para jugar (entre 27 y 28 años), y es, por fin, agente libre con opción a jugador, para una temporada más.

 Con su buena campaña, es lógico que no haya querido aceptar ese año, y decide salirse a mercado. No para abandonar NY, sino... para ver cuanto vale en realidad. El problema?. Que Knicks sólo puede ofrecerle 24 millones a 4 años. Poco?. Mucho?. Todo se verá, pero no sería de extrañar que Smith no continuase en la Gran Manzana.

 Con él... nunca se sabe.

 En la actualidad, Smith tiene dos hijas:


 Dos grandes jugadores, Carmelo Anthony y Chris Paul (desde sus inicios en New Orleans), son sus dos grandes amigos, y ambos, como se mencionó anteriormente, son los padrinos de las dos criaturas:














 J. R. Smith es un tipo complicado. Tan genial... como complicado.

 Nadie en su sano juicio puede dudar de su talento, al mismo tiempo que nadie en su sano juicio puede calificarle... como un jugador "fiable", digamos.

 A lo largo de los años, este atlético escolta ha demostrado ser un jugador total, pero al que la disciplina jamás le ha acompañado, y eso, ahora, se nota más que nunca.

 Habrá que ver qué decisión toma en cuanto a su futuro, pero lo que está claro es una cosa: que J. R. Smith jamás dejará de sorprendernos.


 En la despedida, os dejo con un vídeo con algunas de sus mejores jugadas, de su etapa en Denver. Es, simplemente, un jugador impresionante. Incorregible... pero impresionante.

 La primera jugada del vídeo es alucinante. El daño que un tipo como este puede llegar a hacer.

 Espero que lo disfrutéis!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada