viernes, 12 de abril de 2013

Trey Burke. Un gran campeón



 Con él, todos ganamos, pero en Michigan... pueden estar de enhorabuena.

 Amantes del baloncesto universitario. Allá vamos.

 Todos los años, por más o menos estas fechas, ya se van haciendo las mayores elucubraciones acerca de quién será el nº1 del Draft del año que viene, quién será la gran sorpresa, de quién se habla demasiado sin ser para tanto... ó de quién no se habla demasiado siendo para tanto. Y este es su caso, sin duda.

 Son muchos los que ahora descubren, con Michigan en el gran estado de gracia en el que se encuentra, a este joven y liviano base (1'83 metros y 79 kilos), que parece haber revolucionado el baloncesto universitario... por completo. Él es Trey Burke, base de University of Michigan.


 Pero más allá de este joven hay más. Mucho más.

 La gran mayoría le conocen, sobre todo, por este gran año que ha hecho, promediando casi 20 puntos por partido, y liderando a los Wolverines a la Final de la NCAA, ante Louisville, pero tras todo esto hay un gran sacrificio, entrega, pasión y sobre todo, buena cabeza.

 Pasemos a hablar de este joven y prometedor muchacho.

 Alfonso Clark, Trey Burke III nació en Columbus, Ohio, un 12 de Noviembre de 1992.

 Hijo de Ronda y Alfonso, Benji Burke II, todos dicen que siempre fue un chico genial, en todos los aspectos. "Siempre ha sido un chico muy cariñoso", decía Ronda, su madre. "Le encanta estar pendiente de todo: de sus amigos, de mí... es un chico muy sensato, y pese a los problemas que hemos tenido... su sonrisa y su positivismo nunca dejaron de aparecer en cada segundo de la vida". En la foto inferior, besando a su madre, Ronda, durante el año pasado:


 Pero la infancia de Trey nunca fue fácil.

 Desde muy muy pequeños (3º curso de colegio), él y otro chico entablaron una gran amistad; más bien, una grandísima amistad. Las visitas del uno a casa del otro, los videojuegos, las meriendas, los deberes... Todo era una constante en su vida, en una vida ya juntos, y era feliz. Aquel chico, para los que no lo sepan, era su mejor amigo a día de hoy: el ex- jugador de Ohio State University y actual jugador de Boston Celtics en la NBA, Jared Sullinger:


 Ambos se pasaban todo el día juntos: "Cuando salíamos del colegio, recuerdo que mamá venía a recogernos. Llegábamos a casa y nos reñía porque no hacíamos los deberes. Lo primero que hacíamos al llegar era entrar corriendo en el salón, encender la tele, la consola, y ponernos a jugar a los videojuegos. Esos siempre serán los mejores días de mí vida". En la foto inferior, él y Sully, de pequeños, jugando a la copnsola. A la derecha, ambos enfrentándose en la NCAA, previo a Sullinger ingresar en la NBA:











 Pero cuando más feliz era Trey, con su tranquila vida, sin presiones, y sus amigos... todo cambió.

 Cuando ambos (él y Sullinger), más unidos estaban, Ronda y Alfonso, su padre, tuvieron problemas, y por motivos, entre otros, de trabajo, Ronda aceptó un trabajo en Atlanta, lejos de Ohio (para Trey aquello era un mundo entero), llevándose a Trey con ella: "Sentí que todo se venía abajo", decía Burke. "Mí madre sólo hacía que decirme que aquello sería temporal, y que ATL (por Atlanta) era un sitio maravilloso, pero... yo no quería irme de allí. Mí padre, mis amigos... todo estaba en Columbus, y yo no quería marcharme".

 De cualquier manera, la decisión estaba tomada, y Trey y su madre se iban a Atlanta, dejando atrás todo, incluido a Sully, su amigo de siempre, y con unas nuevas expectativas. Aunque de cualquier manera, aquello tan sólo duró un año, y al año siguiente, Trey regresaría a Columbus, donde volvería a retomar su amistad con Jared... y con su padre.

 Al regreso de Trey a Ohio, a sus 9 años, su padre, Alfonso, se hizo cargo de él, en el aspecto... puramente deportivo.

 Trey era diestro cerrado, como suele decirse, y abusaba de ello. En los recreos, en las canchas... en todo, siempre, Trey mostraba un desparpajo increíble con la mano derecha, hasta que Alfonso... se cansó de aquello.

 Alfonso, su padre, era entrenador de baloncesto de instituto, por lo que comenzó a obligarle a Trey a hacerlo TODO con la mano izquierda. "No sólo era tirar a canasta ó botar", decía Trey. "Mí padre me obligada a escribir, a lavarme las manos, a coger el tenedor, a lavarme los dientes... todo con la mano izquierda".

 Y llegó el primer paso importante de Trey.

 Durante su etapa en High School, tuvo que tomar una importante decisión: ó jugar para su padre, en Eastmoor Academy, ó... jugar para el padre, curiosamente, de su inseparable amigo, Jared Sullinger.

 El padre de Jared Sullinger, para los que no lo sepan, es James, Satch Sullinger, entrenador de Northland High School:


 Y con todo esto... la decisión estaba tomada. Trey alegó querer "formarse mejor", y "jugar al lado de Jared", a quién había perdido durante un año, por lo que se comprometió con Northland High School.


 Ya en Northland... Trey sacó a relucir todo su potencial.

 Hablamos de un base, pese a sus limitaciones físicas (altura, sobre todo), extremadamente rápido, por lo que incluso la propia liga tuvo que imponer una nueva norma, a través de la cual impedía robar el balón hasta que el base rival no superase, al menos, el centro de la pista, ya que Burke utilizaba su velocidad para, normalmente, aprovecharse de sus pobres rivales.

 Y en 2009... se decantó por University of Michigan. En un principio, Trey optó por Penn State, pero finalmente, y tras hablar con John Beilein, entrenador de los Wolverines, se decantó por estos, mientras que su amigo Jared lo haría para Ohio State University:


 Pero previo a ingresar en Michigan, ya en la universidad... algo sucedió en Trey. Se hartó de todo, y quiso ponerse, personalmente, en manos del mejor.

 En las ligas de verano que organizan los institutos norteamericanos, un chico, llamado Darian Cartharn (hoy jugador de University of Missouri), le amargó la vida, partido tras partido, al joven e impetuso Trey: "aquel chico era genial", recuerda Trey. "Me ganaba en todo. Era rapidísimo, sabía tirar, y con tan sólo verme, parecía que me hacía un escáner, y que sabía en que iba a fallar":


 Aquel chico del que hablamos, Darian Cartharn, jugaba por aquel entonces en Canal Winchester, y durante tres partidos seguidos le hizo a Trey 35 puntos. Aquello hundió a Trey.

 Pero Trey, lejos de hundirse del todo, quiso ir a más. Quiso enterarse quién entrenaba a Cartharn. Quiso saber por qué aquel chico era tan sumamente bueno... y se enteró.

 Cartharn era entrenado por Anthony Rhodman, un meticuloso de todo como pocos, por lo que Trey, tras hablar con él y Darian, se puso a las órdenes de Rhodman, con la liga ya terminada, y durante dos largos meses... Trey y Darian entrenarían juntos durante dos veces al día... dos meses (quién diría que ésta es la actitud "normal" en un chico de instituto!).

 De esta manera, Trey Burke abandonaba el instituto, y se comprometía con University of Michigan, para jugar con los Wolverines, para la temporada 2011/ 2012 (curso pasado):


 Y una vez Burke llegó a Michigan, Detroit (cerca de su Ohio natal)... la transición, aunque no cómoda... fue fácil.

 Trey ya había hablado con el entrenador del equipo, John Beilein (éste había sido su máximo valedor), y era, principalmente por él, por lo que estaba en Michigan y no en Pensilvania, jugando para Penn State, como en un principio tenía previsto, pero además de ello... Pero además, la suerte se le puso de cara. En la foto inferior, Beilein, entrenador de los Wolverines:


 La suerte se le puso de cara a Burke dado que Darius Morris (hoy jugador de L. A. Lakers, en la NBA), decidió abandonar el equipo, presentándose al Draft de la NBA. Morris era el base titular y estrella de los Wolverines "pre- Burke".

 Y a su llegada a Michigan, Trey no estuvo sólo. Junto con él, llegaban al equipo otros jóvenes, como Carlton Brundidge, Sai Tummala ó Max Bielfeldt, y llegaban a un equipo en el que ahora mandaban Tim Hardaway Jr. (sí, el hijo del legendario Tim Hardaway), ó Zack Novak (foto inferior):


 En ya su primer año en Michigan, Trey se hizo con el puesto de base titular, acompañado por Tim Hardaway Jr. como escolta.

 En ese primer año (hablamos del curso pasado), Trey y sus Wolverines consiguieron la nada despreciable cifra de 24 victorias y tan sólo 10 derrotas, con una plantilla en la que mandaban Tim Hardaway Jr., Zack Novak y Evan Smotrycz, pero sobre todo... Trey Burke.

 Trey fue la auténtica estrella del equipo ya en su primer año, promediando 14'8 puntos, 5 asistencias y 1 robo de balón por partido, en casi 36 minutos en pista, seguido de Tim Hardaway Jr. (casi con idénticos números que Trey):


 El impacto de Trey en la NCAA fue inmediato, y fue el máximo anotador y asistente freshman (1º año), de toda la Big Ten.

 Además de esto, Burke acabó la temporada como líder del equipo en anotación, asistencias, robos... y tapones!. Con sólo 1'83 metros de altura, Trey era el máximo taponador de todo el equipo (los tapones fueron totales, no por partido).


 Pero los récords, ya en su primer año como universitario, no frenaron aquí.

 La audiencia le dio a Trey Burke el galardón 2011/ 2012 Big Ten Player of the Year (aunque los entrenadores se lo dieron a Cody Zeller, hermano de Tyler Zeller, pívot de Cleveland Cavaliers), y finalmente, Sporting News se lo daría a los dos.

 En este año (aún su primera campaña), Trey y sus Wolverines llegaron al NCAA Tournament, donde caerían en la 2ª Ronda, ante Ohio State University (los Buckeyes de su amigo Jared Sullinger), por 65- 60. Los Wolverines llegaban como 4º equipo, mientras que los Buckeyes como 13º, pero... no pudo ser. En la foto, Trey y Jared:


 Tras todo el revuelo formado en la 1ª temporada de Trey Burke, como jugador revelación y como grata sorpresa en la NCAA, todas las alarmas se dispararon, y todos los comentarios (buenos y malos), comenzaron a salir a la luz.

 Trey había hecho un año fantástico... y eran muchos los que se negaban a aquello, y los que querían verle hincar la rodilla.

 Tras finalizar la primera temporada, CBS Sports nombró a Trey Burke como uno de los mejores bases de todo el país, pero él, lejos de impresionarse, dijo que el Draft de la NBA no le interesaba, de momento: "Sólo quiero seguir aprendiendo", dijo. "Tengo 19 años, y si Dios así lo quiere, mucho tiempo por delante. He de seguir aprendiendo". Tras hablar con su familia, y en especial con Alfonso, su padre, dijo que se quedaba en la universidad. Al menos un año más.

 Desde todos los flancos comenzó, entonces, a criticarse todo de él. Pero si lo más lógico es siempre atacar en el punto más débil, más frágil... ésta no sería una excepción.

 Lo primero en criticársele fue la altura (1'83 metros, recordemos). Vía Twitter, fueron muchos (muchísimos), los que dijeron que Trey no valía para jugar en la NBA, con su altura y su peso, y fueron otros muchos, además, los que levantaron el rumor de que... sí que se presentaba al Draft de la NBA".



 Terminó siendo su padre quién sorprendentemente, se abriría una cuenta en Twitter para decir que finalmente su hijo "no se presentará al Draft de la NBA. Seguirá trabajando duro para Michigan, como siempre lo ha hecho". Todo resuelto.

 Y con esto.. nos ponemos en la actualidad (casi). Su 2º año universitario.

 Trey Burke, no nos engañemos, es un chico extremadamente meticuloso, y se pasó el verano entero entrenando con Anthony Rhodman, su entrenador particular en la Summer League del instituto, en pro de mejorar todo lo posible para su 2ª temporada. "Notaba que mí físico no me ayudaba lo que quería. He trabajado duro, y soy más fuerte, pero hay cosas contra las que no puedo luchar. Juego contra tipos más altos y más fuertes que yo, y a veces noto los impactos. Quise trabajar duro para poder suplir mis carencias en altura con mis ventajas en fuerza".

 Y así fue.

 Ya en el primer entrenamiento de la temporada, Trey Burke se presentó en el entrenamiento de los de John Beilein... con un salto vertical que superaba en 10 centímetros al del año pasado!.

 Al equipo, no obstante, llegaron nuevos jugadores, como los freshman Glenn Robinson III (qué bueno volver a escuchar este nombre, desde que Big Dog llegase a la NBA hace años), alero; Spike Albrecht (base); el genial Mitch McGary (ala- pívot); Nik Stauskas (alero), ó Caris LeVert (escolta):


 Y mientras tanto... Trey, a lo suyo.

 En su 2º año con los Wolverines, y con un físico ya más pulido, Trey siguió siendo la estrella del equipo, y en 37 partidos jugados, y con 253 asistencias repartidas, se ha convertido en el jugador de Michigan que más asistencias ha repartido en un sólo año, por delante de Darius Morris (quién ostentaba el récord), con 235. En la foto inferior, Morris, jugando para Michigan:


 Terminó además la temporada regular con unos promedios de 18'8 puntos, 7 asistencias y 3 rebotes (superó, y con creces, su temporada freshman), y lideró a los Wolverines a las 30 victorias y tan sólo 7 derrotas (también a nivel de equipo los de Michigan mejoraron), en la Big Ten, quedando en 4ª posición, por detrás de Indiana, OSU (Ohio State University), y Michigan State.

 Pero el éxito de Trey no finalizó aquí.

 Ha sido el ganador de 2013 Big Ten Player of the Year, además de 2013 Associated Press Player of the Year (es el 2º Wolverine en conseguirlo. el primero fue en 1966), y 2013 John Wooden Award (casi nada):








 En la actualidad, Trey Burke ha caído en la Final de la NCAA, ante Louisville Cardinals, tras un apretado 82- 76:


 En la 2ª Ronda ganaron a South Dakota State, por 71- 56, con 6 puntos y 7 asistencias de Trey (quizás estadísticas algo sosas), mientras que en la 3ª Ronda vencieron a VCU, por 78- 53, con 18 puntos y 7 asistencias de Burke.

 Ya en las Semifinales Regionales, Michigan venció a Kansas por 87- 85, en un apretado partido, en el que Trey Burke anotó un increíble doble- doble, con 23 puntos y 10 asistencias (su mejor partido hasta la fecha).

 En las Finales Regionales, se midieron a Florida Gators, a quienes también vencieron, por 79- 59, con 15 puntos y 7 asistencias de Trey, en su triunfal paso a las Semifinales Nacionales de la NCAA, donde vencieron a los Orangemen de Syracuse, dirigidos por Jim Boeheim, por 61- 56, con otros 7 puntos y 4 asistencias de Trey (no tuvo una buena noche).

 Ya en la Final de la NCAA, en el partido que les enfrentaba a los Cardinals, Trey Burke y sus Wolverines.... cayeron ante los Cardinals del lesionado Kevin Ware, por 82- 76.

 El partido, a nivel individual?. Impresionante. Muchos eran los que pensaban, quizás, que tras todo lo expuesto en choques anteriores, y sobre todo tras su discreta actuación ante Syracuse, en Semifinales, que Trey se escondería. Pues no.

 Firmó, y de largo, su mejor actuación anotadora, con 24 puntos, además de capturar 4 rebotes y poner, incluso, un tapón. Su gran handicap, quizás?. Las asistencias. Sólo 3 en la noche de la Gran Final.

 Bien, pues este es Trey Burke, base de Michigan Wolverines.

 En la actualidad, aún no ha tomado una decisión firme, acerca de si presentarse o no al Draft de la NBA (no se ha pronunciado al respecto aún, aunque suponemos que muy pronto lo hará), pero será un jugador... muy muy interesante:


 Pero que nadie se engañe. No apunta, desde luego, a una 1ª elección global del Draft.

 En un Draft en el que no se esperan grandes superestrellas (aunque esto es siempre un enigma), y que será calificado como versátil, por las características de los chicos, Trey puede ser un arma muy poderosa.

 En él, dominan tipos altos, como Nerlens Noel (ala- pívot de Kentucky), ó Cody Zeller (ala- pívot de Indiana). También abundan aleros polivalentes, como Otto Porter, de Georgetown; Anthony Bennett, de UNLV, ó Shabazz Muhammad, de UCLA. Y finalmente, hay escoltas interesantes, como Ben McLemore, de Kansas (una auténtica perla, y que además ya ha publicado que sí se presentará al Draft NBA), ó Victor Oladipo, de Indiana. Así es que la responsabilidad de los bases recaerá sobre Marcus Smart, de Oklahoma State, y sobre el propio Trey Burke.

 Será interesante ver que deciden, tanto el propio Burke como los equipos NBA, pero (y esto es ya a opinión personal), Trey Burke es el mejor base del país.

 Es cierto que Michigan ha tenido un equipo muy compensado e interesante, pero lo que él ha hecho, llevando a Michigan a la Final NCAA... no lo han hecho otros, como por ejemplo Smart, con Oklahoma St., por lo que hay que tener en cuenta el potencial del chico.

 Equipos como Orlando Magic, con probabilidades (y altas), de escoger en los primerísimos puestos, y con carencia total de bases (lo siento, pero confiar en Jameer Nelson para el futuro, como titular, me parece un error, y Beno Udrih no debería de ser titular), ya han mostrado su interés por el jugador de Ohio. Quién sabe si Trey Burke podría ser la solución a muchos problemas?.

 Trey Burke. Un campeón.

 En la despedida, os dejo con un vídeo con algunas de sus grandes, además de con algunas imágenes personales.

 Quién no haya visto jugar aún a este bajito... debería de ponerse ya mismo:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada