viernes, 5 de abril de 2013

Jrue Holiday. Un demonio con cara de ángel



 No lo neguemos; lo primero que vemos en él, cuando le miramos... es, aparentemente, a un niño bueno.

 Su cara de angelito, con esa expresión de "no he roto un plato en la vida", puede parecernos graciosa, e incluso tierna (para los más agradecidos), pero no nos dejemos engañar. Este chico es un auténtico demonio!.

 Hablamos de Jrue Holiday, base de Philadelphia 76ers, y de sólo 22 añitos de edad.

 A sus 22 años, puede presumir ya de ser el base titular de una franquicia histórica, como Philadelphia 76ers, además de haber superado a todo un símbolo de Philly como el gran Allen Iverson como el Sixer más joven en haber disputado un All- Star, pero... repasemos el curioso caso de Jrue Holiday:

 Jrue Randall Holiday nació en Chatsworth, en la soleada California, un 12 de Junio de 1990.

 Hijo de Shawn y Toya Holiday, tiene 3 hermanos: Justin, su hermano mayor, y quién jugó para University of Washington; Aaron, su hermano pequeño, y quién actualmente juega para el mismo instituto para el que Jrue jugó. Y finalmente su hermana Lauren.


 Siendo muy pequeño, Jrue ya mostraba habilidades con el balón. "Lo recuerdo perfectamente", decía Toya, su madre. "Todo el día corriendo en casa con el balón. Era un tormento. Le decías que no lo botase en casa y no te hacía caso".

 Su padre, Shawn, contaba con gracia las peripecias de su pequeño angelito con la pelota. "Era horrible. Todo el día pegado a aquel balón. Recuerdo que a veces se sentaba a ver la televisión con el balón bajo la camiseta, estirando la ropa, para que no se lo quitásemos. Si se lo intentabas coger... se plegaba sobre él".

 Con esa inquietud que caracterizaba al joven Jrue... éste ingreso en Campbell Hall School, en California. Curiosamente, allí juega, a día de hoy, su hermano pequeño, Aaron.

 Allí, en Campbell, fue entrenado por Terry Kelly, y se convirtió en un jugador excepcional, sobre todo, en su año senior (último año):


 En sus 4 años en Campbell, Jrue mostró siempre su lado más agresivo, y pese a no ser un base particularmente asistente... era una verdadera bala. "Es el jugador más rápido al que jamás he entrenado", comentaba Kelly años después, en su marcha a UCLA. "Es un chico fantástico, pero cuesta lo suyo controlarle. Tiene un extraño afán de querer resolver siempre el partido desde ya, y en ese sentido, sí que me recuerda mucho a Brandon Jennings, de Milwaukee Bucks. Son dos jugadores muy parecidos".

 En su año senior, como comentábamos, fue escogido, según Rivals.com, como el 2º mejor jugador del país, y según Scout.com... como el 4º.

 Fue en este año (año senior), donde el joven Holiday destapó su tarro de las esencias. Nombrado Gatorade Player of the Year en 2008, su último año fue total.

 En él, con unos promedios de 26 puntos por partido, junto a 11 rebotes y 7 asistencias, llevaba a su equipo, Campbell, con 31 victorias y sólo 5 derrotas, a la Final del Campeonato Estatal (el cual ganarían), ante Cardinal Newman High School:


 "Esos días jamás volverán", decía el propio Jrue. "Quiero que se me entienda bien. Ahora soy muy feliz. Sólo deseo acabar mi carrera deportiva aquí, en Philadelphia, en este genial equipo y con esta fenomenal gente, pero aquellos días... aquellos días en los que jugabas son ningún tipo de presión, sin nadie mirándote más que tus padres... Esos días han sido los mejores de mí vida".

 Tras su etapa escolar... llegaba el 1º gran paso: la universidad.

 En un primer momento, Jrue Holiday estaba decidido a ingresar en University of Washington (donde su hermano Justin ha jugado), pero... todo cambió.

 Un hombre sabio, llamado Ben Howland (entrenador de UCLA), vio algo "especial" en Jrue. "Es el típico chico al que miras y sólo dices: ha de ser nuestro", decía Howland.


 En Junio de 2007, cuando Jrue estaba más cerca de firmar su carta de intenciones con Washington... apareció Howland. Ben intentó convencer al joven Jrue y sus padres que UCLA era mejor, y que sería más "productiva" para Jrue que Washington, y eso, unido a que UCLA estaba en "su" California natal... jugó a su favor. Jrue era reclutado para jugar con los Bruins de UCLA, en la temporada 2008/ 2009:


 Allí, a las órdenes de Ben Howland, sólo jugaría un año (temp. 2008/ 2009), pero no lo tendría fácil.

 Lo que había sido un camino de rosas en la vida de Jrue, ahora se convertía, en cierto modo, en un camino de rosas... con espinas. Es cierto que Jrue era un jugador importante, y que era un jugador que gustaba (y mucho), a Howland, pero... esto era la universidad.

 Allí, en UCLA, coincidió con un buen grupo de jugadores, como Malcolm Lee (hoy en la NBA, con Minnesota Timberwolves), Drew Gordon, Josh Shipp, Tyler Trapani, Jerime Anderson, Mustafa Abdul- Hamid, Spencer Soo, Alfred Aboya, James Keefe, Blake Arnet, Michael Roll, J' mison Morgan, Matt DeMarcus, Kevin Schmidtt, Nikola Dragovic, James Diefenbach... y sobre todo, un jugador senior llamado Darren Collison.

 Todos conocemos ya a Darren Collison (actualmente, base titular en Dallas Mavericks), pero para los que aún no le conozcan bien... era quien mandaba en UCLA.

 Como jugador senior que era por aquel entonces, el jugador, escogido en la 1ª Ronda del Draft de 2009, por New Orleans Hornets, era el "jefe" allí, y pese a ser Jrue Holiday un base puro... éste le "degradó" a ser escolta:


 Aquel año, y con el tándem Jrue- Collison a la cabeza, los de Howland consiguieron 26 victorias y tan sólo 9 derrotas, quedando segundos en temporada regular, en la Pacific- 10, tras... curiosamente, University of Washington (la misma que Jrue desechó en un principio, para comprometerse con los Bruins).


 Tras clasificarse para el NCAA Tournament, los Bruins se deshicieron con cierta facilidad de VCU, pero caerían ante Villanova, por 89- 69, el 21 de Marzo de 2009.

Tras esa única temporada con UCLA, y con unos promedios de 8'3 puntos, 3'8 rebotes y 3'7 asistencias, Jrue Holiday anunciaba que se presentaba al Draft de la NBA:


 Llegaba la noche del Draft... y Jrue estaba invitado a la fiesta.

 En aquella noche del 25 de Junio, en el Madison Square Garden de NY... había numerosos bases: Tyreke Evans, Ricky Rubio, Johny Flynn, Stephen CurryTy Lawson, Jeff TeagueBrandon Jennings... y un tímido Jrue Holiday.

 En un Draft en el que sin duda dominó Blake Griffin, escogido en la 1ª elección global, y procedente de los Sooners de Oklahoma, Jrue veía como muchos otros bases (Tyreke, Jennings, Rubio, Flynn...), pasaban por delante de él, y finalmente... su nombre salía a la palestra.

 En la 1ª RONDA, EN LA 17ª ELECCIÓN GLOBAL, Philadelphia 76ers escogía a Jrue Holiday. Mirando atrás, vemos que jugadores como Johny Flynn, Jordan Hill, Terrence Williams ó Earl Clark, escogidos todos por delante de Holiday, no han llegado (aún) a despuntar, mientras que el pequeño base... se ha convertido en todo un fenómeno:















 Con su elección en el Draft, Jrue veía como, de manera totalmente accidental, éste se convertía en el primer jugador nacido en 1990 en llegar a ser NBA.

 Y con esto... el joven Holiday aterrizaba en una franquicia que le necesitaba. Llegaba a Pensilvania, para jugar a las órdenes de Doug Collins.

 En un equipo en el que andre Iguodala era el líder, y tras él había otros grandes jugadores, como Elton Brand, Louis Williams... Jrue Holiday, en sus inicios, no lo tuvo del todo fácil.

 En su llegada a Philly, rápidamente fue acogido como uno más, y sobre todo un jugador, Andre Iguodala, líder del equipo por aquel entonces, se hizo cargo del joven Jrue. "Es un tipo genial", comentaba Holiday. "Desde que llegué, siempre me trató muy bien, y aunque me reñía, diciéndome que tenía que jugar de esta manera y no de esta otra... siempre ha estado pendiente de mí. Es un gran líder y un gran compañero". En la foto inferior, Iggy y Jrue, el día de su presentación:


 Y su entrenador, Doug Collins, sabía que tenía un diamante en bruto. Sólo era cuestión de mimarlo, de tratarlo bien, y de esperar a que fuese su momento.

 "Jrue siempre ha sido un gran chico", hablaba para la prensa Collins. "Tuvo sus problemas de adaptación, como otros muchos jugadores, pero siempre supimos que éste sería su sitio. Es un chico que está acostumbrado a jugar muy rápido, y a veces sufría cortocircuitos. Tuvimos que hacerle ver que en la NBA se juega de manera diferente, pero él siempre supo verlo bien".


 Su primera campaña comenzó con Lou Williams  de base titular, con el pequeño Jrue saliendo del banquillo... hasta Marzo.

 Allá por el mes de Marzo, en su 1ª campaña, Lou Williams se lesionaba, dejando la vacante para Holiday... y éste la aprovechó. "Supe que aquella era mi oportunidad, y no podía dejarla pasar. Siempre es desagradable jugar por la lesión de un compañero, pero era mi turno, y tenía que demostrar que estaba preparado".


 Pero en cuanto Lou regresó... todo volvía a la normalidad. O al menos, por el momento.

 Los Sixers, con Collins a la cabeza, sabían que con su edad, Jrue sería un jugador importante en la Liga, pero... por qué darse tanta prisa?. Era el momento de aprender, de asentarse, de comprender y de entender el juego. Y la suerte se volvió de su lado.

 Los Sixers, con una muy mala racha de partidos, entraron en barrena, y Collins decidió cambiar algunas cosas. La primera, era poner a Jrue como base titular, y a Iguodala a jugar de escolta ó de alero, dependiendo del partido, y alternando con Lou Williams el puesto de escolta... o entrando éste desde el banquillo. El puesto era de Jrue... y ya no lo soltaría.

 Aquella primera campaña, con un Holiday ya establecido como base titular, nos dejó algunas perlas de quién era Jrue Holiday, como aquella noche del 3 de Abril, en la que, ante Toronto Raptors, el pequeño base californiano se despachaba a gusto, anotando 25 puntos:


 Con una discreta pero progresiva primera campaña, Jrue y sus Sixers afrontaban el segundo año del joven jugador (temporada 2010/ 2011).

 Con la campaña recién comenzada, todos pudimos ver un importante cambio de actitud en aquel chico discreto y educado. Jrue ya no era ese jugador que entraba en la pista sin hacer ruido. Ahora, cuando estaba, estaba. Y se le notaba.

 Se le notaba hasta tal punto que, con la temporada prácticamente recién comenzada, ya comenzó a hacer de las suyas.

 Corría un 5 de Noviembre de 2010, y se jugaba en Philadelphia, ante Cleveland Cavaliers.

 Doug Collins, su entrenador, y uno de sus mayores cicerones en el equipo, fue claro con él: "No quiero pérdidas de balón esta noche, hijo. Juega tranquilo. No te revoluciones. Tú vas a tener el balón, y estos tíos te van a seguir. Estáte tranquilo y piensa, tal y como hemos hablado. Si te portas bien y juegas como todos sabemos que sabes, yo mismo te regalaré ese iPad del que hablabas con Tad" (por Thaddeus Young, uno de sus mejores amigos en el equipo):


 Aquel partido salió como debía, y con tan sólo 1 pérdida de balón en todo el encuentro, Jrue terminaba el partido estableciendo un nuevo récord personal, con 29 puntos anotados en aquella victoria.

 Pero aquella temporada... Jrue se había converitdo ya en Jrue Holiday.

 Lejos quedaban ya aquellos ínfimos 8 puntos de promedio en su primer año, y en su segunda temporada con los Sixers, Holiday promediaría 16 puntos por noche (el doble), estableciéndose como uno de los bases, sin duda, más prometedores de toda la Liga.

 El 2 de Febrero de 2011, ante New Jersey Nets (actuales Brooklyn Nets), Jrue anotaba su primer triple- doble como jugador NBA, con 11 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias.

 Así terminaba su segunda campaña... y comenzaba la tercera (temporada 2011/ 2012).

 Jugadores como Andre Iguodala ó Louis Williams, líderes, a priori, del equipo, hablaban, en los previos a la temporada, lo importante que era para ellos la adquisición de piezas jóvenes, como el propio Jrue Holiday ó Evan Turner, otro joven valor de la franquicia, y procedente de Ohio State University: "Con la llegada de jugadores como Evan ó Jrue, nos hemos asegurado una buena transición", decía Iggy. Lou Williams, por su parte, decía que "la llegada al equipo de grandes jugadores, como Jrue ó Turner nos va a dar muchísima confianza y mucha estabilidad. Son chicos jóvenes, con ganas, y que llegan con ganas de hacer ruido. Esto es Philly y aquí se hará aún más hombres".


 Rápidamente, Holiday volvió a coger el timón del equipo, y se asentó, definitivamente, como el base titular del equipo. No para un par de partidos, ó con minutos limitados, no. Era el base titular de Philadelphia 76ers.

 "Esta es una ciudad genial", decía Jrue. "Aquí todo es divertido. Tenemos una de las franquicias más jóvenes y con mejor progresión de la Liga, y... por qué no vamos a poder optar, dentro de un par de temporadas, a unas Finales?. Por aquí ya han pasado tipos como Allen Iverson, ó Julius Erving, y mucha gente que nos sigue sabe que esto es posible".

 El 17 de Marzo, y ante Chicago Bulls (en un partido que terminó con derrota de los Sixers), Jrue Holiday volvía, de nuevo, a perforar su récord personal de anotación, con 30 puntos. "Ha jugado bien, pero no nos vale de nada. Ahora es el base titular, el capitán de este equipo, y ha de comportarse como tal. Siempre que le he exigido algo, lo ha cumplido, y es el momento de exigirle nuevos retos. Seguro que los cumplirá, pero hay que ponerse a ello", decía Collins, tras el partido:


 Y con todas estas alabanzas, halagos y buenas intenciones... nos plantamos en el presente. En  el cuarto año de Jrue Holiday en la NBA (temporada 2012/ 2013).

 Fue, al principio, un año de importantes cambios en Sixers, y no muchos se fiaban de que fuesen a salir bien.

 El mercado de fichajes quedaba sacudido cuando, a finales de verano, se producía un importante trade a cuatro bandas (entre Denver, Orlando, Lakers y los propios Sixers), que parecía lastimar a los Sixers.

 Dwight Howard, de Orlando Magic, acababa firmando por L. A. Lakers, mientras que Aaron Afflalo, de Denver Nuggets, acababa, al igual que el joven pívot Nikola Vucevic, de Philadelphia 76ers, en Orlando Magic; pero esque a la vez, Philadelphia 76ers, además de perder a Vucevic... perdía a Andre Iguodala, jugador franquicia del equipo, que terminaba en Denver Nuggets... para que, finalmente, el pívot, Andrew Bynum, de Lakers, terminase en los Sixers. Todo un lío, vaya!.

 Con el fichaje de Bynum y con la pérdida de Iggy (recordemos además que Lou Williams, otro de los "jefes" del equipo, se iba, como agente libre, a Atlanta Hawks), además de con la amnestía hecha a Elton Brand... los Sixers eran un equipo completamente nuevo.

 Todo el peso recaía ahora sobre Andrew Bynum, fichaje estrella (y posteriormente estrellado), y sobre los jóvenes Evan Turner y Jrue Holiday:


 Pero lo de Bynum... fue un fracaso. Así de simple.

 Primero reconoció que jugaría, posiblemente, el primer partido de temporada, tras operarse de una de sus rodillas. Más tarde, y tras obviamente no comenzar la temporada, el pívot se lesionaba, jugando a los bolos con unos amigos, la misma rodilla, posponiendo su debut para, al menos, Enero.

 Y llegaba Enero... y los médicos le diagnosticaban osteocondritis disecante. Baja para toda la temporada.

 Pero volviendo al tema en cuestión, y hablando de Jrue... éste, rápidamente, tomó los mandos del equipo, junto a Evan Turner.

 El equipo, lleno de alegría y velocidad, con los jóvenes Turner y Holiday a la cabeza, comenzó no del todo bien... pero tampoco de manera tan desastrosa como uno podía imaginarse (y más teniendo en cuenta todo lo que habían perdido, en cuanto a jugadores, y lo poco que habían ganado).

 Jrue Holiday comenzó deslumbrado a todos, y su temporada comenzó siendo... INCREÍBLE.

 Tan increíble... que llegó a ser convocado, por primera vez en su carrera, para el All- Star del 2013, celebrado en Houston. Era el 24 de Enero:


 Dos días después de ser seleccionado para el All- Star, anota, ante New york Knicks, 35 puntos, convirtiéndose ésta en su máxima anotación como jugador NBA:


 A día de hoy, y como 9º equipo del Este, Jrue Holiday se ha establecido como líder absoluto del equipo, con unos fantásticos promedios de casi 19 puntos, casi 9 asistencias, 4 rebotes, casi 2 robos y 1'2 triples por noche, en casi 39 minutos en pista. Nada mal, desde luego, para un chico de 22 años, y que ni tan siquiera fue una de las primeras 15 elecciones de su promoción!.

En la actualidad, Jrue está comprometido con Lauren Cheney, de 25 años. Lauren, para que nos suene un poco más, es natural de Indiana, y es centrocampista de la selección norteamericana de fútbol femenino. Ambos se conocieron en UCLA, y desde entonces están juntos:


 Una de las particularidades de Jrue Holiday es su pasión por las zapatillas deportivas.

 Jrue es un auténtico fanático de las zapatillas, y él mismo admite que "me las compro todo todas. Incluso si alguna edición limitada no está disponible en mi número, me las cojo igual, y las tengo de exposición. Son mi pasión. Me encanta ver las zapatillas de mis compañeros. Recuerdo el All- Star", comentaba. "Recuerdo a todos los compañeros con sus zapatillas hechas para la ocasión: LeBron, D- Wade, KG... me estaba volviendo loco con todos aquellos colores y con todos aquellos modelos", comentaba entre risas.

 Por otro lado, su sueño, una vez deje la NBA (aún tiene 22 años), es... ser alcalde. "Quiero retirarme aquí, como jugador de los Sixers, y luego ya veremos. Me gustaría ser alcalde. No sé si aquí o en California, pero me gustaría intentarlo. Aunque vayamos paso por paso; de momento, me centraré en esto".

 Bien, pues este es Jrue Holiday, base de Philadelphia 76ers.

 Llama mucho la atención de él el hecho de no haber sido elegido tan siquiera en los 15 primeros puestos del Draft. Cuatro años después de aquel 25 de Junio de 2009... podemos ver, con su explosión como jugador, que más de uno se equivocó.

 Que no nos engañe su cara de niño bueno. Este chico es un demonio!.

 En la despedida, os dejo con un vídeo con algunas de sus mejores jugadas de este genial base. Os recuerda a algún otro gran base del pasado?.

 Espero que lo disfrutéis!













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada