viernes, 1 de marzo de 2013

Tracy McGrady. Pasión por lo imposible



 Alguien puede creerse que este sensacional jugador (uno de los jugadores que más me han impactado, a nivel personal), tenga ya 33 años?. Muchos podemos aún recordar el día de su elección en el Draft!.

 A día de hoy apura, quizás, sus últimos días como jugador profesional, en China, jugando para Qingdao Eagles, pero no podemos que este jugador nos ha hecho, a todos, levantarnos en algún momento de nuestro sofá. Mates increíbles, jugadas imposibles... su juego era una fantasía, como salido de un videojuego, y, personalmente, son muchas las veces en las que, sin querer, me he llegado a encontrar viendo antiguas jugadas suyas: estoy hablando de Tracy McGrady, ex jugador de Toronto RaptorsOrlando Magic, Houston Rockets, New York Knicks, Atlanta Hawks y Detroit Pistons.

 No en vano, en 2003, la revista Slam llegó a nombrarle como Top 75 Players of All Time, comparando su juego con el de un mítico, George, Iceman Gervin, o el sensacional Kobe Bryant. Ahí es nada!.

 Tracy Lamar McGrady Jr., conocido por todos con su famoso apodo de T- Mac, nació un 24 de Mayo de 1979 en Bartow, Florida. Pero la vida del joven Tracy no fue del todo fácil.

 Su padre prácticamente nunca estuvo con él, y su madre, Melanise Williford, fue la encargada de su educación, junto con la de su hermano pequeño, Chancellor McGrady. En su Bartow natal, con la cantidad de problemas económicos que Melanise tenía, era imposible vivir, por lo que se cogió un autobús, y se fue a Auburndale, en Tampa, para vivir junto a su madre (abuela de Tracy), Roberta.

 Allí, en Auburndale, las cosas tampoco fueron del todo fáciles para el pequeño Tracy. Auburndale, situado a tan sólo 90 kilómetros de Orlando, tiene una población de unos 9. 000 habitantes, de los cuales la gran mayoría... eran blancos!. Tracy aseguraba años después que guarda un gran recuerdo de Auburndale, pero que "era raro salir a la calle. Todos eran blancos, y me miraban, o yo al menos sentía que me miraban. No me sentía cómodo pensando que todo el mundo miraba para mí. No es una cuestión de racismo, ya que jamás lo he sentido; simplemente es que... todo era diferente".


 Pese a todo aquello, Tracy aseguró ser feliz allí: "Jamás me faltó de nada; ni a mí ni a mí hermano. Mamá no tenía dinero, y sé que trabajaba hasta no poder más, pero he de decir que siempre nos dio prácticamente todo cuanto necesitamos. Han sido geniales, y son el motivo por el cual yo estoy aquí ahora". No en vano, Tracy llama mamá tanto a su madre, Melanise, como a su abuela, Roberta.

 Tracy recuerda su infancia, junto a sus dos madres, como él dice, con inmensa felicidad: "Mamá trabajaba en un hotel que pertenecía a las instalaciones de Disney World, en Orlando, y yo me pasaba el día comiendo spaguettis que mí abuela hacía. Aquella salsa que les ponía por encima... Creo que mí infancia tiene mucho que ver con esa salsa!", bromeaba.

 Pero el deporte, y en particular el baloncesto, no aparecieron en su vida hasta los 8 años, prácticamente.

 Tracy comenzó jugando al béisbol, el cual no se le daba mal... hasta que se enamoró, en 1993, del baloncesto. El motivo?. Tenía nombre propio: Anfernee, Penny Hardaway, ex jugador, entre otros, de Orlando Magic. "Tío, veía partidos de Penny y me volvía loco. Para mí era como ver jugar a Michael Jordan. Me encantaba lo que hacía, como lo hacía, lo plástico que era... me encantaba todo de él. De hecho, no dejaba de pensar en como sería ser él". En la foto inferior izquierda, Penny, y en la derecha, T- Mac. Vemos similitudes?.


 T- Mac comenzó, pues, a jugar al baloncesto, imitando en todo lo que podía a su inspiración, Penny... y lo haría muy bien.

 Acudió a Auburndale High School, donde, literalmente, se salió. Tracy entró en el equipo con el ex jugador de los Magic como máxima inspiración, y pronto Ty Willis, su entrenador por aquel entonces allí, comenzó a ver cosas que le entusiasmaron. Su juego, su complexión, atlética, y su manera de ver el baloncesto hicieron que su entrenador le utilizase como 1ª, 2ª, 3ª e incluso 4ª opción, llegando a promediar 23 puntos y 12 rebotes allí, jugando de escolta:











 Pero el momento, el gran momento de Tracy McGrady, no llegaría hasta 1996.

 Tracy se encontraba jugando el famoso ABCD Summer Camp, en Tampa, cuando un tal Alvis Smith vio en él algo, digamos, especial.

 Tras aquellos partidos, Alvis logró convencer a Melanise, madre del joven Tracy, para que aceptase una beca, con destino Mount Zion Christian Academy, en Durham, Carolina del Norte:


 Era cierto que Carolina del Norte estaba lejos, muy lejos de Auburndale, pero Alvis logró convencer a Melanise para acompañar al joven Tracy allí. Al llegar, hablaron con el entrenador del equipo, por aquel entonces Joel Hopkins, y éste fue claro: "Le queremos, y le queremos cueste lo que cueste. Le prometo que aquí tendrá un hogar, y que le trataré como a mí hijo. No dejaré que sea vago, y le exprimiré como al que más. Señora, le doy mí palabra".

 Aquellas palabras convencieron a su madre, que aceptó que había llegado el momento en el que quizás su pequeño se estaba convirtiendo en un hombre. Tracy estuvo un año jugando para los llamados Mighty Warriors de Mount Zion, siendo un verdadero fenómeno:


 No era un secreto que Tracy era bueno. Tras su año en Mount Zion, todas las universidades del país se lanzaron con aves a por el joven Tracy.

 Hubo palabras, reuniones, principios de acuerdo... hubo de todo, pero Tracy parecía tener un destino claro: la NBA. Era joven, y él creía estar perfectamente preparado, por lo que en el momento de aceptar la oferta de su universidad favorita, University of Kentucky... decidió echarse atrás, ya que sabía que sería una elección importante en el Draft de ese año. La NBA había llegado.

 En 1997, Tracy McGrady se presentaba al Draft de la NBA, y se presentaba, además, siendo una de las grandísimas atracciones.

 En la 1ª RONDA, EN LA 9ª ELECCIÓN GLOBAL, Toronto Raptors escogía al joven McGrady, procedente del High School:


 Aquel Draft estuvo lleno de perlas... y de curiosidades, dignas de comentar. La primera de ellas fue la famosa irrupción del gran Tim Duncan en la NBA, siendo escogido como 1ª elección global, por San Antonio Spurs, y de Chauncey Billups bajo 3ª elección, pero la más famosa... la más famosa tuvo que ver con Chicago Bulls.

 Jerry Krause, GM de la franquicia de Illinois, se había quedado enamorado de Tracy McGrady. Todo en aquel joven de Florida le encantaba, y le encantaba hasta tal punto... que a punto estuvo de tirarlo todo por la ventana, con tal de conseguir al genial jugador. Scottie Pippen, escudero por excelencia del más grande, Michael Jordan, entraba en escena. Los Bulls quisieron (y a punto estuvieron), de traspasar a Pippen a Vancouver Grizzlies (actuales Memphis Grizzlies), a cambio de esa 4ª elección que los de Vancouver poseían... hasta que apareció el mismísimo Michael Jordan, negándose a ello en rotundo.

 Tras fallar Chicago... a Tracy no le faltaban novias. Dos años antes, el GM de Toronto, el conocidísimo por todos, Isiah Thomas, otrora jugador de Pistons, había perseguido hasta la extenuación al gran Kevin Garnett, pero no pudo conseguirlo, yéndose éste a Minnesota, para jugar con los Wolves. Así es que, cuando vio a Tracy, y para colmo de mares veía como su rival aquella noche, los Bulls, no le escogían... ni lo dudó medio segundo. Tracy era un nuevo Raptor:


 Pero previo a debutar en la NBA, McGrady ya era una estrella. Aquel chico disparaba todo tipo de comparaciones, y los sponsors, como en un pasado habían sido las universidades, se lanzaron a por el joven Tracy. Antes de tan siquiera debutar en la NBA, Tracy firmaba un contrato con la firma deportiva Adidas, a cambio de 12 millones de dólares, por 6 años.

 Con los canadienses estuvo 3 años, de 1997 a 2000, y no todo fue fácil.


 En su llegada al equipo, Tracy se encontró metido en un circo como pocos antes había visto. Darrell Walker, entrenador de los Raptors por aquel entonces, había perdido el control absoluto del equipo, y los jugadores campaban a sus anchas. Jugadores como Marcus Camby, Popeye Jones ó Walt Williams, que ya estaban en la franquicia en la llegada del joven McGrady, andaban todo el día metidos en líos y peleas, por lo que el vestuario no era el lugar ideal para un chico tan joven como Tracy. En la foto inferior izquierda, Darrell Walker, antiguo entrenador de Tracy, y en la derecha, Marcus Camby, en su etapa como jugador de la franquicia canadiense (hoy en New York Knicks):











 Y tras la marcha del entrenador Walker, llegaba el señor Butch Carter.

 Pero si algo tuvo que sufrir Tracy... esas fueron las comparaciones. Y si las comparaciones son odiosas... más lo son si te comparan con alguien de tu misma sangre!.

 El 1º año de Tracy había sido relativamente malo, debido, sobre todo, a la escasa confianza que su entrenador, Walker, había tenido en él, pero en el segundo... en el segundo todo cambiaría.

 En la 2ª campaña de Tracy en Toronto, llegaba a los Raptors... Vince Carter, primo de Tracy. Tracy y Vince son primos terceros, y pese a su buena relación, Tracy siempre tuvo que aguantar ciertas comparaciones con Vinsanity, sobre todo en su primer año, las cuales, pese a no hacerles demasiado caso... seguro que molestaban:


 Pero el año en el que Tracy definitivamente despegó sería el 2000, en su 3ª y última campaña en la nave Raptor.

 Ese año, McGrady se salió, literalmente, promediando por noche 16 puntos y 2 tapones, convirtiéndose en una de las sensaciones de la Liga. Además, en ese año, los Raptors conseguían, de la mano de sus dos estrellas, Tracy McGrady y Vince Carter, la 1ª aparición de la franquicia en Playoffs. Lamentablemente, los Knicks se encargaron de hundir el sueño de los canadienses, eliminándolos en 1ª Ronda:


 Pero... quién no recuerda, además, aquel año 2000, y concretamente, aquel concurso de mates?. Aquello fue increíble!.

 En aquel concurso, tres saltadores increíbles lucharon hasta el final por el título, y finalmente el campeón sería Vince Carter, seguido de Steve Francis, y, tras ellos, el joven Tracy McGrady:


 Y tras aquel sensacional año, el 3º de T- Mac en la NBA... una etapa se acababa.

 Tracy, tipo hogareño y familiar donde los haya, estaba cansado de Toronto y de la ciudad en general, lejos de su cálida Florida natal... y esta era su oportunidad: era agente libre.

 Su sueño de volver a casa se hizo real, y Tracy veía como sus opciones de volver a casa aumentaban. Aún así, no quiso hacerle daño a su primer amor, a la franquicia que le había dado la oportunidad de debutar en la NBA, así que apalabró con los Raps' una marcha amistosa.

 El 3 de Agosto de 2000, Tracy McGrady, vía sign- and- trade (ya no existe), era traspasado al equipo de "su" ciudad, Orlando, para jugar para Orlando Magic, a cambio de una 1ª Ronda del Draft por parte de estos. Tracy volvía a casa, y, paradójicamente, llevaría la camiseta de los Magic con el nº1, el mismo que en un pasado había llevado en ese mismo equipo su mayor inspiración, Anfernee, Penny Hardaway:


 Por aquel entonces, el entrenador de Orlando era Glen, Doc Rivers (actual entrenador de Boston Celtics), y este, como otros muchos, había caído rendido a los pies de T- Mac.

 El equipo contaba con jugadores de gran nivel, como Mike Miller, Cory Alexander, John Amaechi, Darrell Amstrong, James Robinson, Monty Williams... Pero el sueño de Rivers pasaba, sin duda, por unir a dos más que geniales jugadores, en pro de convertir a los Magic en un equipo que fuese candidato al anillo. Aquellos dos jugadores, estrellas, eran Tracy McGrady... y el sensacional Grant Hill:


 Pero rápidamente, el sueño de Doc Rivers se vino abajo.

 Las lesiones, continúas, de Grant Hill, le impidieron ser el que hubiese debido ser (sobre todo en los Magic), por lo que Tracy se quedaba sólo como líder del equipo.

 El haberse quedado sólo como líder del grupo, no obstante, no perjudicó a T- Mac. Tracy siempre ha sido un jugador que ha tenido que ser el líder, por lo que aquello, sin duda, a nivel individual le favorecía. No en vano, ese mismo año consiguió su 1ª nominación para jugar un All- Star:


 Ese mismo año, además, consiguió hacerse con el trofeo al Jugador más mejorado del año, y con un récord de 43 victorias y 39 derrotas, Orlando Magic se metía en Playoffs; los segundos Playoffs de McGrady como NBA. Lamentablemente, Milwaukee Bucks se encargaría de arruinar el sueño de Tracy y sus Magic:


 El 2º año de Tracy no distó mucho del anterior. Su nivel fue óptimo (26 puntos de media por partido), y quién debería ser su compañero estrella, Grant Hill, seguía lacrado por las lesiones, por lo que Tracy seguiría siendo el gran líder del equipo de Rivers.

 El equipo volvió a llegar a los Playoffs, pero esta vez la piedra tenía, de nuevo, nombre propio: Charlotte Hornets (actuales New Orleans Hornets), quienes les eliminaban en la 1ª Ronda:


 La tercera temporada de T- Mac con Orlando Magic (temporada 2002/ 2003), sería histórica para él: con un promedio por noche de 32 puntos, se convertía en el máximo anotador de la NBA, en esa campaña.

 Pero los Magic tenían problemas, más allá de lo que suponía tener a un gran jugador como Tracy McGrady en sus filas.

 La 4ª campaña de Tracy en Florida (temporada 2003/ 2004), pese a ser buena para él, no lo fue para los Magic. Tracy llegó a anotar 28 puntos de media por partido, además de protagonizar algunos momentos ya históricos, como aquellos 62 puntos ante Washington Wizards, el 10 de Marzo de 2004, pero... poco más.

 Orlando acabó FATAL la temporada regular (últimos), con 21 victorias y 61 derrotas, y todo el proyecto se iba a pique. Curiosamente, de esa campaña saldría la 1ª elección del año siguiente, que sería... Dwight Howard (hoy en L. A. Lakers):


 Tras esa campaña, en Orlando se sintió que un cambio radical era necesario... y éste no tardó en llegar.

 El 29 de Junio de 2004, y con 4 campañas cumplidas al norte de Florida (además de 3 en Toronto), Tracy McGrady, junto a Juwan Howard, Tyronn Lue y Reece Gaines, eran traspasados a Houston Rockets, a cambio de Steve Francis (quien ya le había ganado un campeonato de mates, allá por 2000), Cuttino Mobley y Kelvin Cato:


 La llegada de McGrady era un regalo, de nuevo, para por aquel entonces el entrenador de los tejanos, Jeff Van Gundy, quien había llegado a decir de T- Mac que era lo más parecido que había visto a Michael Jordan en toda su vida:


 Pero Van Gundy, particular con él sólo, tenía grandes planes en su cabeza... que no sabía como llevar a cabo. Van Gundy quería a Tracy por encima de todas las cosas, para formar un dúo letal con el gigante chino, Yao Ming. El equipo, con Yao y T- Mac, además de con piezas importantes, como Dikembe Mutombo, el base Bob Sura y el escolta David Wesley, se presumía como uno de los equipos importantes en el Oeste... pero no había sitio para todos:


 Van Gundy, ahora, tenía una papeleta que no sabía como resolver (aunque al final le salió bien). Wesley había llegado procedente de Hornets, para jugar como escolta especialista defensivo, y movió a McGrady para jugar de alero, dada la complexión física y el talento de este. El equipo, con tanto jugador y tanta estrella unida, era un lío... hasta que, como decimos, la suerte se alió con Van Gundy, cayendo Bob Sura lesionado.

 En la 1ª campaña de Tracy con los Rockets, éstos llegaron a Playoffs, y en la serie ante Dallas Mavericks, otro equipo tejano, Tracy, literalmente, se salió, promediando 31 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias. Desgraciadamente, caerían, de nuevo, eliminados:


 Y tras todo aquello... comenzó el calvario de Tracy McGrady. Todo había ido muy bien... hasta ese momento.

 La temporada 2005/ 2006 fue algo así como el inicio de una caída. Todo comenzó con las lesiones de Tracy en la espalda. Él decía que incluso le costaba a veces respirar, por el dolor, pero aún así, y pese a perderse algunos partidos, llegó a ser, de nuevo, All- Star, ya que, además, ese año el All- Star se jugaba en la que ahora era su casa, Houston.

 Comenzando la temporada 2006/ 2007, llegó a reconocerle a TNT que "siento que a veces mí cuerpo no puede más. Es como si mí cabeza quisiese dar más, y supiese que yo puedo dar más, pero que a la hora de hacerlo, mis piernas, mi espalda y mis brazos no fuesen al mismo ritmo. Estoy mal, pero intentare mejorar. Siempre lo he hecho".


 Y todo comenzó.

 Sin decir prácticamente nada a nadie, Tracy se desplazó a Waco (Texas), para tratarse de sus problemas de espalda, continuos y cada vez más dolorosos, y Yao Ming pasaba, de esa manera, a ser la referencia del equipo. Por primera vez desde que había salido de Toronto, allá por el 200, Tracy ya no era la primera opción.

 Pese a esto... su talento no tenía límites. En Diciembre de 2006 se convirtió en el jugador más joven de la historia en llegar a los 14. 000 puntos y 4. 000 rebotes.

 Ese año, entrenados aún por Van gundy, los Rockets, con jugadores como el propio McGrady, Rafer Alston, Shane Battier, Chuck Hayes, Juwan Howard, Dikembe Mutombo, Yao Ming, Steve Novak ó Bonzi Wells, llegaban de nuevo a los Playoffs, donde unos serios Utah Jazz les eliminaban, en 1ª Ronda, por 4- 3.

 Para la temporada 2007/ 2008...a Tracy se le cortaba el grifo. Jeff Van Gundy, quién le había permitido a Tracy hacer prácticamente siempre lo que había querido, se iba, y en su lugar llegaría un entrenador poco amigo de asociarse con vagos, por muy geniales que sean: Rick Adelman.


 Tracy había comenzado la temporada anterior ya, a tener también problemas en su hombro izquierdo y en su rodilla izquierda, y reconoció, debido sobre todo a la lesión de Yao, que jugó toda la primera campaña de Adelman en el equipo, pinchándose, para poder calmar ese dolor: "Sentía como todo me palpitaba", decía. "Cuando tiraba a canasta o penetraba, sentía como el hombro se me salía de su sitio. Ha habido días que he tenido que dormir sólo Dios sabe como con tal de no aguantar ese maldito dolor".


 Aún así, ese año Tracy siguió siendo el líder de Rockets, y con unos promedios de 21'6 puntos, 6 asistencias y 5 rebotes, llevó a los suyos a Playoffs, donde, de nuevo, Utah Jazz se encargaba de arruinar su sueño, en la 1ª Ronda, a 6 partidos.

 Tracy McGrady se había cansado. Llevaba ya dos años jugando prácticamente lesionado... y su cuerpo y él acababan de decir basta.

 Tras todo aquello, en Mayo de 2008, y bajo decisión unilateral, Tracy decidió que se operaba, en Chicago, tanto de su hombro izquierdo, como de su rodilla izquierda, sabiendo y dejando claro que posiblemente se perdiese toda la temporada 2008/ 2009. Rick Adelman, su entrenador, le criticó duramente en público por aquello, pero la decisión estaba tomada, y Tracy había decidido que se operaba.

 El 24 de Febrero de 2009, en Chicago, Tracy se operaba, satisfactoriamente, de su hombro y su rodilla:


 La temporada 2009/ 2010 fue, literalmente, un desastre, y las lesiones sólo le permitieron a T- Mac jugar 6 partidos.

 En Febrero de 2010, los Rockets, cansados de su actitud, y sabedores de que su ciclo se acababa, decidieron traspasar a Tracy. Su destino?. La Gran Manzana, para jugar para New York Knicks:


 Mike D' Antoni, de aquella entrenador de los Knicks (hoy lo es, como sabemos, de L. A. Lakers), se empeñó en McGrady, y mediante un trade a 3 bandas, conseguía al jugador de Florida, con el que tanto había soñado.

 Su debut?. Ante Oklahoma City Thunder, con 26 puntos y 4 rebotes:


 Pero pese a ser los Knicks... no nos engañemos: el equipo era un auténtico desastre.

 Jugadores como Al Harrington, Chris Duhon, Wilson Chandler, Sergio Rodríguez, Eddie Curry, Danillo Gallinari, David Lee ó Nate Robinson, además del propio T- Mac, engrosaban la lista de jugadores de los Knicks, y en ese equipo... en ese equipo muy pocos defendían. El llamado Rey del Run & Gun basaba todo su juego en el ataque, y la defensa era algo que no importaba en su juego. Aquel año fueron el equipo que más puntos encajó en toda la NBA.

 Pero al final de la temporada, y visto el rendimiento de la plantilla, había que hacer una limpieza a fondo, y McGrady no entraba en los planes del equipo.

 Como agente libre, y con ya 30 años, firma el 16 de Agosto de 2010 por una temporada, con Detroit Pistons:


 En MoTown no hizo demasiado, y tras su efímero paso por la franquicia de Michigan, en la que tan sólo estuvo un año, el 7 de Diciembre firmaba, de nuevo, un nuevo contrato, aunque esta vez sería en Georgia, para jugar para Atlanta Hawks, por una temporada, y bajo el salario mínimo para un veterano. Tracy sabía que su momento se agotaba, y quería quemar sus últimas balas en la NBA:


 Tras su año con los Hawks, en el que deslumbró, como en los últimos años, en determinadas ocasiones, el 9 de Octubre de 2012, T- Mac decidía que su etapa, que su vida en la NBA se había terminado, así que hizo sus maletas... y emigró a China, para ser presentado con Qingdao Eagles:


 En China, con los Eagles, Tracy se convirtió en un símbolo (más aún). Tracy siempre había sido uno de los jugadores más célebres de la NBA, y uno de los que más camisetas vendían, por lo que al llegar al lejano Oriente... Tracy despertó la locura: camisetas especiales, zapatillas para la ocasión, abonos agotados... todo con tal de ver a quién años atrás había sido uno de los máximos estandartes de la NBA:


 Allí, en China, asegura que es feliz, y pese a habernos "regalado" algunas jugadas algo feas, y propias de un jugador prepotente, como el codazo que le propinó en el pecho a un rival (casi lo parte en dos), Tracy parece que es feliz, jugando como si estuviese en su barrio, haciendo lo que más le gusta y aquello en lo que en su momento, llegó a ser el mejor:


 En la actualidad, Tracy McGrady está casado con CleRanda Harris. Ambos se conocieron hace ya 10 años, y desde 2006 están casados (lo hicieron en México):


 Tienen 4 hijos: dos varones (Laymen Lamar y Layden), y dos chicas (Layla Claire y Laycee Aloe). Su familia, según él, es feliz en China: "Aquí hemos conocido una cultura nueva, y esta vida nos gusta", decía Tracy. "Para los pequeños ha sido duro, ya que esto es muy diferente de los Estados Unidos, y donde nosotros lo vemos como una oportunidad de crecer y de conocer algo nuevo, ellos lo ven como simplemente un cambio de casa, pero estamos bien. Somos felices y estamos unidos, que es lo que al final importa":





 Bien; este es Tracy McGrady, actual jugador de Qingdao Eagles, y uno de los jugadores que, sin duda, más nos ha hecho vibrar en la NBA en los últimos años.

 Su forma de jugar, de ver el juego, de afrontar situaciones límites, era increíble, y su particular cara de recién levantado, como si la fiesta no fuese con él, le hacían aún más especial. Detrás de aquella cara de despistado permanente se escondía un jugador que en cualquier segundo era capaz de hacer saltar a los aficionados de sus asientos, con una jugada loca (personalmente, aún recuerdo al fallecido Andrés Montes, en un partido del All Star, en el que gritó como loco un mate de McGrady, tras saltar casi desde el tiro libre, por encima, casi, de Dirk Nowitzki. Jamás olvidaré aquel momento).

 En la despedida, os dejo con un vídeo con algunas grandes jugadas de este grandísimo jugador, que tras 15 años en la NBA, ahora apura sus últimos días en la Liga China. Las jugadas son increíbles, pero la 1ª es de infarto.

 Larga vida a McGrady:












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada