jueves, 28 de marzo de 2013

Reggie Evans. Mr. Pensacola



 Cuando hablamos de él está claro que no hablamos del mejor jugador, ni del mejor anotador, ni tan siquiera del mejor reboteador... Pero sí que hablamos de uno de los tipos más "particulares", cuanto menos, de toda la NBA.

 No es una estrella, cierto, pero... no nos llama la atención que ningún jugador de la NBA quiera vérselas con él?.

 Siempre metido en líos, odiado por los rivales, adorado por sus compañeros y entrenadores... Hay una cosa que con él nos queda clara: es un fenómeno. Cada balón suelto, cada rebote, cada jugada, la afronta como si de una guerra se tratase, y esa, quizás, ha sido la clave de su éxito en esta Liga que no permite apenas margen de error. Hablamos de Reggie Evans, actual jugador de Brooklyn Nets.

 Pero para entenderle... como decía Avery Johnson, antiguo entrenador suyo en Brookyln, "hay que comprenderle". "Nunca lo ha tenido fácil, y sólo con su trabajo, entrega y buen corazón, pese a las críticas, ha llegado a donde ha llegado. Creedme; si tuviese en un bar una pelea, querría a Reggie de mí lado. Sé que se comería el puñetazo por mí, y que el que devolviese, sería mucho peor. En Pensacola se hacen hombres de verdad".

 Con todo esto, pasemos a hablar de Reggie, considerado el mayor flopper de toda la Liga:

 Reginald Jamaal, Reggie Evans nació en la portuaria ciudad de Pensacola, al norte de Florida, un 18 de Mayo de 1980.

 Allí, en Pensacola, Reggie, como otros muchos, pasó una infancia difícil. "No fue fácil", decía Reggie. "Drogas, problemas con la poli, robos... siempre intenté alejarme de todo aquello, pero ya sabes; en determinadas situaciones, un hombre ha de hacer lo que un hombre ha de hacer", comentaba en una entrevista, en referencia a su pasado en Florida.

 Pero de él siempre se ha dicho que es, ante todo, un caballero. Son muchos los que se burlan de su carácter, siempre amable: "Qué quieres que te diga, tío!", reía. "En Pensacola somos así. Amables, cariñosos... somos unos caballeros", decía a modo de defensa. Todos sus compañeros y ex- compañeros, además de entrenadores, destacan de él que es un tipo realmente cariñoso, generoso y respetuoso, alegando que "así son los sureños".

 Y en su Pensacola natal, fue donde Evans comenzó, lógicamente, a jugar al baloncesto.

 Allí había, por aquel entonces, un famoso juego que se jugaba en los barrios, llamado "el 15". "Era un juego duro", decía Reggie. "No había normas. Tú jugabas contra otros 14 chicos, con un balón. El balón se tiraba al tablero, y el que cogiese el rebote, estaba sólo ante los otros 14 chicos. No había faltas ni fueras. Tío, como crees que se jugaba a eso?. Ibas a quejarte por un puñetazo?. Ibas a llorarle a mamá?. No. Jugabas y las devolvías. Así me crié, y te diré algo: lo recuerdo como los mejores días de mí vida".

 Comenzó a jugar al baloncesto en el instituto, en Woodham High School, donde pronto comenzó a destacar: "No era el mejor, sin duda, pero defendía como los ángeles. Le daba igual que el rival fuese 15 kilos superior, o que fuese el mejor jugador de la ciudad. Él iba a muerte, con todo, y se lo llevaba por delante. Era un gladiador", comentaba su entrenador allí.


 Y tras su paso por el HS, que resultó, quizás, más exitoso de lo que muchos pensaban, llegaba su paso a la universidad.

 Reggie, sin ser un fenómeno en el aspecto deportivo (no tenía apenas tiro, y sus movimientos se basaban en el instinto más que en los conceptos), ingresó, en 1998, en Coffeyville Community College, una universidad "menor", en Coffeyville, Kansas.

 Allí, Reggie, sin ningún tipo de presión, jugó como lo había hecho en su barrio: con garra y fuerza, sin la presión, como decimos, de tener que agradar a todos.

 Pero aquello tan sólo duró un par de años.

 Allá por el 2000, cuando Evans sólo llevaba dos años en Kansas, un tipo, llamado Steve Alford, se fijó en él.

 Steve era el entrenador de University of Iowa, y cayó, literalmente, rendido a la garra de aquel joven muchacho. Tras una reunión con él, le consiguió una beca deportiva para irse con él a Iowa, y Reggie, viendo que aquello iba en serio, vio su oportunidad. "Sabes lo que es jugar a esto por hobbie y que vengan desde Iowa a verte jugar?. Sabes qué significa que te digan que te quieren?. Es increíble. Es como bailar con la mujer más preciosa del baile", decía a TNT orgulloso Reggie Evans. En la foto inferior, Steve Alford:


 Y tras aquellos dos fantásticos años, Reggie ingresaba en University of Iowa, donde jugaría 2 años más (desde 2000 a 2002):


 Allí, entrenado los dos años por el propio Alford, Reggie fue el mejor de su equipo.

 Hablamos de un equipo que, tras la marcha de Jamaal Tinsley a la NBA (tras unos años en la D- League), necesitaba de un líder... y Reggie fue ese líder.

 Allí, Reggie siempre destacó por lo mismo: por su garra y por su capacidad defensiva, siempre más instintiva que técnica. "De donde yo salí no había escuelas que te enseñasen a colocarte. Tú saltabas, y tú ganabas tú posición. No había excusas de codazos, patadas o puñetazos; tú saltabas, y si el balón acababa en tus manos, eras el mejor. Punto".

 En su primer año allí, Reggie consiguió 21 victorias y 11 derrotas con los de Iowa:


 Tras clasificarse para el campeonato Big 10, caían en 2ª Ronda, tras eliminar a Creighton e Indiana en 1ª Ronda:


 En su 2ª campaña en Iowa, y con jugadores como Brody Boyd, Erek Hansen, Duez Henderson, Ryan Hogan, Chauncey Leslie, Pierre Pierce, Luke Recker, Jared Reiner, Cortney Scott, Sean Sonderleiter, Rod Thompson ó Glen Worley (la gran mayoría, desconocidos), llevó a los de Iowa a las 21 victorias, de nuevo, con 14 derrotas. Tras aquello, en la Big 10 volvían a caer, aunque esta vez no ganando ningún partido (las dos derrotas fueron ante Ohio State University y Louisiana State University).

 Con jugador defensivo, en su periplo universitario, Reggie destacó por garra, y lideró el país tanto en tiros libres intentados como anotados, al igual que en dobles- dobles:


 Además, fue MVP del torneo, en 2001, y el mejor reboteador de la Big 10 en la temporada 2001/ 2002 (su última campaña como universitario). Nada mal para un chico salido del barrio!.

 Steve Alford dijo de él, tras su marcha a la NBA, que "nunca fue el mejor, pero sabía perfectamente lo que hacía. Sabía todos los trucos para hacerse con un hueco en la zona, y era perfectamente consciente de lo que tenía que hacer para que confiásemos en él. No era el mejor, pero actuó como tal".

 Y tras todo esto... llegaba la NBA.

 Que Reggie Evans no era un fenómeno, no era difícil de ver. Era un jugador interesante, cierto, pero la pregunta era: era un gladiador, o un jugador para la NBA?. Queremos a un chico así en el equipo?.

 Tras no ser elegido en la Draft de la NBA, en 2002, Reggie tuvo su oportunidad en la Gran Liga.

 Seattle Supersonics, tras 4 entrenamientos privados con él, y de la mano del particular y ultra- defensivo Nate McMillan, decidió hacerse con sus servicios. Era la oportunidad de Reggie. En la foto inferior, Nate McMillan:


 Y cual amor a primera vista... Reggie se quedó, literalmente, enamorado de la ciudad de Seattle. "Es la ciudad más bonita que jamás he visto. No me interpretéis mal, por favor. Brooklyn es maravillosa, y es, definitivamente, el sitio donde mis hijos querría que creciesen, pero Seattle... Seattle es una preciosidad".

 Con los Sonics, en Seattle, Evans estuvo desde su llegada a la NBA, en 2002, hasta mediados de 2006.

 Hasta su última campaña, siempre fue entrenado por McMillan, con quién parecía entenderse bien.

 En su primera campaña (temporada 2002/ 2003), Evans coincidió con jugadores como el gran Ray Allen, Rashard Lewis, Brent Barry ó Gary Payton, con quienes hizo buenas migas:


 En esa 1ª campaña, Reggie no destacó demasiado, promediando 3 puntos y 6 rebotes, pero su capacidad defensiva, pese a su poco tiempo en pista, se iba dejando ver. Tras una mala temporada, con 40 victorias y 42 derrotas, Seattle Supersonics no jugaba la post- temporada.

 En su 2º año, y con el equipo más o menos igual (lo único destacable fue la llegada de Luke Ridnour, base procedente de University of Oregon, en el mismo Draft de LeBron, Wade, Bosh ó 'Melo), Reggie siguió más o menos en la misma línea, y sus Sonics... igual, no clasificándose, tampoco, para Playoffs:


 Pero fue su 3ª campaña en la NBA (temporada 2004/ 2005), la que hizo crecer a Reggie de sobremanera.

 En ella, dio un importante salto de calidad, promediando 5 puntos... y 10 rebotes. Estaba claro que aquellos números no fueron espectaculares, pero... a Reggie (y a sus Sonics), le valían.

 Le valieron, tanto a él como al equipo, de tanto, que por primera vez desde su llegada, el equipo se clasificaba para los Playoffs, tras aquella gran actuación de Reggie en sus 74 partidos jugados aquel año.

 En los Playoffs, pasaron de la 1ª Ronda, pero en las Semifinales... se encontraron con un hueso duro de roer, llamado... San Antonio Spurs (como no).

 Aquellas series terminaron con un 4- 2 a favor de los tejanos, y Reggie veía como su equipo decía adiós, en su primera participación en post- temporada, en Semifinales:


 Pero por difícil que pareciese, y dado su "particular" carácter... McMillan tenía un pupilo favorito, y ese era, como no, Reggie Evans: "Reggie siempre ha sido un hombre. Ya con 10 años, era un hombre. Se crió en un ambiente muy duro, pero siempre llegaba a entrenar con una sonrisa en la cara. Traía pasteles y donuts para sus compañeros y para nosotros, y, pese a no jugar y ser casi un novato, era el primero en gritar desde la pista a sus compañeros, animándoles. Es un tío duro de verdad, y yo siempre querría tenerle en mí equipo". Curioso, cuanto menos.

 Pero su siguiente año en Seattle, y cuando todo iba bien... se torció por completo.

 Nate McMillan abandonaba el equipo, rumbo a Portland Trail Blazers, y en su lugar llegaba Bob Weiss. Tras unos partidos malos, éste fue sustituido por Bob Hill, y éste... no quería a Reggie.

 En 2005, y previo a un partido ante New York Knicks, Reggie fue acusado de consumo de esteroides, lo que disparó todas las alarmas. Era cierto que el volumen físico de Reggie había aumentado (y de qué manera), pero... quién no subía de volumen jugando en la NBA?. Recordamos a, por ejemplo, el genial Tony Kukoc, de Chicago Bulls, tras su 1º año?.

 Tras aquello, Reggie se ofendió, diciendo: "llevo limpio desde que llegué a la NBA. Que me acusasen de esto hace años... malo, pero... ahora?. Es una ofensa".

 Tras aquello, Hill dijo que no le quería en Seattle, y el 23 de Febrero de 2006 (casi en el límite de los traspasos), Reggie Evans era traspasado a Denver Nuggets:


 Con los Nuggets, en Denver, Colorado, Reggie estuvo un año y medio, bajo las órdenes del genial George Karl, y jugó, incluso, más de lo que él mismo imaginaba.

 Promediando unos 20 minutos por partido, Reggie mantenía su nivel, y fue el 10 de Marzo, ante Toronto Raptors, donde batió un récord, y de los gordos: con 0 puntos, y 20 rebotes, se convertía, desde Dennis Rodman, en 1997, en el primer jugador en no anotar ni un sólo punto y capturar, al menos, 20 rebotes:


 Pero Reggie, siempre acusado de ir al límite, y de ser un jugador sucio y agresivo en exceso, tuvo anécdotas de todos los colores.

 Una de las más graciosas (para nosotros, ya que para el que la sufrió seguro que no lo fue tanto), tuvo lugar en 2006, en un partido ante L. A. Clippers.

 En aquel partido, Reggie se disputaba un rebote con el pívot de los angelinos, Chris Kaman. Bien, pues a Reggie, en plena jugada... sólo se le ocurría que agarrar de los testículos, de manera más o menos disimulada (nos imaginamos su cara de "despistado"), a Chris Kaman!. En la foto inferior, la foto de la jugada:


 Tras aquello, el pívot de origen alemán le propinó un fuerte empujón a Reggie, que acabó con el de Pensacola en el suelo, con cara de, literalmente, no haber hecho nada.

 Tras aquello, Kaman dijo, a modo gracioso, que "sentía haber sido violado por un hombre". No presentó cargos, pero Reggie, por primera vez (y no la última), sería sancionado con 2 partidos y 10.000 dólares de multa:

 Abajo, os dejo el vídeo completo con la jugada:


 Tras más de un año en Colorado, el 10 de Septiembre de 2007, Reggie era traspasado de nuevo, junto con Ricky Sánchez, a Philadelphia 76ers, a cambio de Steve Hunter y Bobby Jones.

 En la Ciudad del Amor Fraternal, la bonita ciudad de Philadelphia, Reggie permaneció dos años, entrenado por Maurice Cheeks:


 Como ala- pívot, compartió minutos en la pintura con jugadores como el haitiano Samuel Dalembert (hoy en Milwaukee Bucks), Shavlik Randolph, Jason Smith (hoy en New Orleans Hornets), ó un joven rookie, llamado Thaddeus Young (hoy titular con los Sixers).

 Por primera vez en su carrera, Reggie veía recompensado todo su esfuerzo, todos aquellos golpes que había ido recibiendo a lo largo de su vida y de sus carrera en la NBA, y partía como titular en aquel equipo.

 Con él, los Sixers pasaron de ser el peor equipo reboteador en la NBA, la temporada pasada, a ser uno de los 15 mejores, en su primera campaña allí.

 Ya en su primera campaña, Reggie jugó más partidos de los que había jugado en Denver en los dos años anteriores, y tan sólo se perdió un partido en todo el año (como no, por sanción):


 Pero Reggie no tardó en meterse a los aficionados, como casi siempre, en el bolsillo.

 Que era un tipo que caía (y cae), bien, no había duda, pero los Sixers... los Sixers, y en especial el Wachovia Center (por aquel entonces, pabellón de los de Philly), le querían.

 Rápidamente, en Philadelphia se instauró el famoso: "Reg- gie, Reg- gie".

 Todo tuvo sus comienzos en el partido de Playoffs, ante Detroit Pistons. En aquel choque, Reggie anotó 9 puntos y capturó 5 rebotes (no fue gran cosa), pero sus jugadas, agotando a los hombres altos de los de Michigan, hicieron que el público se pusiese en pie, gritando su nombre: Reg- gie, Reg- gie:


 Tras aquella temporada, Reggie se disipó, y el 9 de Junio de 2009, era traspasado a Toronto Raptors, a cambio de Jason Kapono, ya que los Sixers necesitaban imperiosamente a un tirador de garantías:


 En sus dos años en Canadá, Reggie fue entrenado por Jay Triano, pero ya en su primer año, probaría la mala suerte, por primera vez en su carrera.

 Si Evans llegaba a Toronto en Junio de 2009, no sería hasta Febrero de 2010 el momento en el que debutaría, debido a una importante lesión en el pie, producida en su primer entrenamiento con los Raps'. Era la primera lesión de Reggie en 7 años.

 Con los Raptors de José Calderón y Chris Bosh, Reggie jamás alcanzó los Playoffs, pero sí dejó, como siempre, pequeñas perlas para la posterioridad, como aquella noche de Noviembre de 2010, ante su ex- equipo, Philadelphia 76ers, donde capturó lo que había sido, hasta entonces, el tope de su carrera: 22 fantásticos rebotes (este año, con Brooklyn, ya los superó, capturando 24):


 Tras dos años en Canadá, Reggie firmaba por L. A. Clippers, como agente libre, en el verano de 2011, a cambio de una sola temporada, y un sueldo de casi 3 millones de dólares:


 Tras su fichaje por Clippers, en una entrevista dijo que "jamás seré tan feliz como lo fue en Seattle. Amo, adoro a esa ciudad, y ojalá, el Señor lo quiera, que consigan un equipo NBA, de nuevo. se lo merecen. Es una ciudad preciosa: está limpia, la gente es buena, se come bien... nunca he sido tan feliz como lo fui cuando estuve allí. Siempre serán mi equipo".

 En Clippers, no obstante, Reggie fue entrenado por Vinnie Del Negro, y éste, con un joven grupo de jugadores, con Blake Griffin y DeAndre Jordan a la cabeza, seguidos por Eric Bledsoe y capitaneados, como no, por el genial Chris Paul, supo sacarle partido a Reggie:


 Rápidamente, Evans (como no), supo adaptarse, cual camaleón, a la perfección a su papel, y con un equipo de fantasía, con aquellos alley hoops de Paul a Griffin ó Jordan, él supo que lo suyo... era dar madera.

 Fue acusado de ser uno de los mayores floppers de toda la NBA, y todos huían de él. Garnett, de los Celtics, dijo que: "es agotador. Me gusta jugar contra él porque te exprime, pero dan ganas de matarle". LeBron James llegó a decir de él que "no me gusta su forma de jugar. No juega, molesta, pero... le funciona, y seguro que sus compañeros están contentos con su trabajo". Finalmente, Dwight Howard, de aquella en Orlando Magic, llegó a decir de él que "es agotador. No da tregua, y siempre mete los codos. Seguramente sea de manera intencionada, pero un día, con estas tonterías, le hará daño a alguien":


 Por el contrario, compañeros suyos en Clippers, como Paul ó Griffin, hablaban de la importancia de un jugador como él en el bloque: "Es un tipo particular", decía Blake. "Nos ayuda muchísimo, y sabemos que si la cosa se pone fea, llamamos a Reg y él nos saca del lío. Es nuestro portero de discoteca".

 Chris Paul, por su parte, dijo que "Reggie nos alivia. Es un profesional, y hace su trabajo. Que te gusta?. Vale. Que no te gusta?. De acuerdo, pero no podrás negar jamás que se deja la piel en la pista, por y para su equipo. Queremos a más como él". Kenyon Martin, fichado el año pasado como refuerzo del equipo, dijo, tras una dilatada experiencia en la NBA, que "siempre quiero a Joker (como se le conoce en la NBA), en mí equipo. Es un gladiador". En la foto inferior, Reggie y Martin:


 Tras su temporada en LOB City, Reggie Evans, de nuevo, fue agente libre, y el 11 de Julio de 2012, vía sign- and- trade, firmaba por Brooklyn Nets, a cambio de 1'2 millones de dólares al año:


 Y con The Joker en BK... más de lo mismo.

 Jay Z y Mikhail Prokhorov se encargaron de formar un equipo realmente contrastado, y con estrellas del nivel de Deron Williams, Joe Johnson (traído desde ATL), Gerald Wallace (que no estña rindiendo como se esperaba), Brook Lopez ó Kris Humphries, por ejemplo, además de interesantes rookies y jóvenes, como MarShon Brooks ó Mirza Teletovic, y al grito de Hello Brooklyn, los Nets arrancaban la campaña:


 Por supuesto, Reggie no tenía, ni mucho menos, la certeza de ser un hombre importante en Brooklyn, pero... ya sabemos como se las gasta!.

 Avery Johnson, quien comenzó la campaña siendo entrenador principal (fue destituido hace relativamente poco, por su asistente y amigo personal, P. J. Carlesimo), siempre elogió, como otros muchos habían hecho antes, a Mr. Pensacola: "Ey, Reggie, ven aquí. Hoy entras de titular", le gritaba en los entrenos. "Reg, ponte la camiseta negra. Entras". Esa era una de las frases más comunes en el pabellón de entrenamiento de los Nets.

 "Reggie siempre ha sido un luchador", decía Avery. "Has de entenderle para comprenderle", continuaba. "Para él, nunca fue fácil llegar a donde ha llegado. Nunca pudo ir a una buena universidad, con tradición de baloncesto, y su garra le llevó a Iowa, donde sí pudo desarrollar parte de su potencial. A lo largo de los años, Reggie ha demostrado una capacidad de sacrifico encomiable, y son jugadores así los que la NBA necesita. Tíos, duros, que ante un golpe digan: dame más, porque no me importa".


 Por otro lado... sus compañeros le adoran.

 Brook Lopez, pívot titular de los Nets, y sin duda, su mejor jugador (al menos el más regular este año), así lo decía: "Reg es genial. Siempre está ayudándote, y siempre me dice lo mismo: tranquilo, tío, estoy detrás de ti, pero a la vez me lo deja muy claro. Estoy detrás de ti para ayudarte, no para protegerte. Has de estar atento a ambos lados, Brook, porque estos tíos van duro. Atacan de frente. Golpéales, haz lo que sea, pero que no pasen. Yo estoy detrás". Así estimulaba en los entrenamientos Reggie al joven pívot de Fresno.

 Por otro lado, Reggie es un profesional. Todos sus compañeros dicen de él que siempre llega a los entrenamientos y partidos dos horas antes, y se mata, literalmente, a pesas, antes de entrenar o jugar: "Es mi manera de concentrarme", decía. "Llego al pabellón, pongo mi música (normalmente Rick Ross, a quien curiosamente se parece; Lil' Wayne ó Juvenile), y entreno duro, hasta casi extasiarme, durante casi dos horas. Luego, comienzo a entrenar o me preparo para el partido. Esto funciona asñi, y me encanta":


 Recientemente, ha superado aquel récord de 22 rebotes que ostentaba con los Raptors. En la noche ante Washington Wizards, Reggie capturó 24 rebotes, siendo esta su mayor proeza (nada desdeñable), hasta el momento.

 Actualmente, y a sus casi 33 años, ha desplazado a Kris Humphries al rol de jugador suplente, instaurándose él como titular, por segunda vez en su carrera. Premio, sin duda, al trabajo duro.

 Actualmente, Reggie está casado con Joi, su novia desde la universidad, y tiene 2 hijas: Amiya y Alise:


 Amante de los animales, Reggie tiene 4 perros (4 pit- bulls, concretamente), y es un gran fan de Michael Jordan, desde que era niño.

 Es, además, gran fan de la NFL, y sus dos equipos favoritos son Dallas Cowboys (al igual que LeBron James), y Tampa Bay Bucaneers.

 Es un tipo realmente metódico, y le encanta la comida. Él mismo reconoce que, pase lo que pase, no puede, de ninguna manera, comenzar el día sin desayunar unos huevos con bacon, tostadas y cereales: "es el desayuno de un campeón", dice.


 Bien, pues este... es el particular Reggie Evans.

 Seguramente muchos no hayan reparado en él, y tan sólo haya saltado a la fama, para otros tantos, el año pasado, como jugador de los Clippers, pero no podemos negarlo: Reggie ha sudado, y mucho, para llegar a donde ha llegado, y nadie, jamás, le ha regalado nada.

 Reggie Evans. Un jugador, desde luego, diferente.

 En la despedida, os dejo con un vídeo, sino de sus mejores jugadas, de algunas jugadas "llamativas" suyas, de su época en Toronto Raptors. Un jugador distinto, para el que el fin... siempre justifica los medios.

 Espero que lo disfrutéis!.




6 comentarios:

  1. Buen artículo. Muy grande Reggie Evans, no sabía que venía de Iowa.

    http://www.nbeando.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Rodrigo!
    La verdad que el tipo lo tuvo complicado, y al final...el esfuerzo se vio recompensado.
    Anoche...22 puntos y 26 rebotes! Es un gladiador, y un tipo que viene muy muy bien a los equipos. Ademas es un gran compañero, dicen

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por el artículo, te lo has currado un taco.

    Ahora mismo añado esta página a mis bookmarks!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Ricky!
    Me alegro que te haya gustado el articulo.
    Te lo agradezco

    ResponderEliminar
  5. Reggie Evans a Pau Gasol: "I don't know what's wrong with that girl." -- Seattle's Reggie Evans, talking about Griz forward Pau Gasol following the game

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He estado leyendo ahora sobre aquel incidente. No lo conocía. Muy bueno, Eudald!. Gracias!

      Eliminar