viernes, 4 de enero de 2013

Isaiah Thomas. Con identidad propia



 Corría Abril de 1994. Por aquel entonces, una grave lesión en el tendón de Aquiles nos "obligó" a todos, y sobre todo a la NBA, a perdernos a uno de los mejores bases de la historia de la NBA, Isiah Thomas.

 Isiah Thomas, conocido como Zeke, era un base total: bajito donde los hubiese, pero con un carácter, una técnica, un juego y una vitalidad que prácticamente nunca han vuelto a verse sobre el parqué.

 Bien, pues si con la retirada de Zeke habíamos pensado que su nombre podría llegar a caer en el olvido (imposible para los verdaderos amantes de este deporte), sin duda nos equivocábamos. Cinco años antes de la retirada del emblema de los Pistons, nacía en Washington alguien que nos volvería, al menos, a traer a la mente a este sensacional jugador: se llama Isaiah Thomas (nombre parecido, pero no igual):


 Pero aunque ambos jugadores no tienen, literalmente, nada que ver, la vida de Isaiah sí que está, en parte, ligada a la de Isiah. Comencemos:

 El joven Isaiah Thomas nació un 7 de Febrero de 1989, en Tacoma, Washington. Hijo de James Thomas y Tina Baldtrip, y siendo hijo único, el pequeño Isaiah (literalmente, ya que es uno de los jugadores más bajos de la NBA, con 1,75 metros de altura y 84 kilos), se crió en un ámbito realmente religioso.

 Su padre, James, era un fiel seguidor de L. A. Lakers, y odiaba, a la vez que admiraba, a un grande de grandes por aquel entonces: Isiah Thomas. Pese a Isaiah haber nacido en Febrero (antes de las Finales de la NBA de 1989), y sus padres haberle bautizado ya bajo el nombre de "Isiah", James, su padre, se fue a ver con un amigo el 4º partido de las Finales de la NBA de 1989, que enfrentaba a Detroit Pistons ante L. A. Lakers, el equipo de James.

 Estaban James y su mejor amigo viendo el partido en bar, deleitándose, a la vez que sufriendo, las jugadas de Isiah Thomas, de Detroit, cuando James, enfadado, dijo: "Mira, si Detroit gana, te juro que oficialmente le ponemos al pequeño el nombre de ese tío. Vaya manera de jugar":


 Lo que James no sabía (o no quería ver), era que con Zeke no valían las bromas. Aquellos increíbles Pistons "barrieron del mapa" a los Lakers, y en 4 partidos se llevaron las Finales de la NBA del mismo año en el que el pequeño acababa de nacer.

 Poco después, el nuevo Isiah Thomas irrumpía "de nuevo", aunque esta vez en Tacoma. Al poco tiempo de haber oficializado esto, Tina, madre del pequeño, llegó a convencer a James, su marido, para cambiarle el nombre de "Isiah" por el de "Isaiah", ya que tenía una relevancia bíblica mayor. "Es gracioso", comentaba el joven Isaiah hace bien poco: "A día de hoy estamos comiendo, y mí padre me mira y me dice: juegas como aquel chico de Detroit. Le odiaba... pero vaya como jugaba" (las comparaciones son odiosas, pero compara a cualquier base con Zeke siempre es, cuanto menos, arriesgado).

 Con todo esto, el pequeño Isaiah Thomas crecía en Washington. Nunca fue un particular buen estudiante, y siempre que podía se escapaba de clase, para jugar al baloncesto en cualquier sitio. "Era terrible", comentaba Tina, su madre. "No sé cuantas veces habremos tenido que ir a hablar con sus profesores, para disculparnos. No era trasto; era mucho peor".

 En su Washington natal, Isaiah acudió primero a Curtis Senior High School, donde destacó tanto por ser un grandísimo jugador... como por ser un fatal estudiante:


 Tras haber estado hasta el 11º grado en Curtis, Isaiah se vio obligado a irse a otro instituto, por sus malas notas. Acudió a South Kent School, en Kent, Connecticut, para terminar sus estudios de instituto, ya que repetiría el último curso: "Odiaba estudiar", decía. "Estaba en casa, viendo la tele, y escuchaba cualquier ruido y ya me quedaba atontado escuchando de donde venía", bromeaba.

 En South Kent, definitivamente, se destapará como jugador impresionante, promediando 31,2 puntos como jugador junior (3º año):


 Tras su año en South Kent, en 2008, Isaiah Thomas finalmente se graduaba, haciendo así felices a James y Tina: "Queríamos que terminase los estudios. En este país hay mucha gente que juega al baloncesto, al football, al tenis... Qué pasa si el baloncesto no funcionaba?. Tendríamos a nuestro hijo siendo nadie en casa?", se preguntaban sus padres:


 Pero Isaiah era un buen chico. Él era vago, sí, pero amaba a sus amigos de siempre, y amaba Washington; quería estar en casa, con sus padres, sus amigos, sus cosas típicas de siempre. Tras mucho hablar con sus padres, decidió seguir estudiando, siempre y cuando no tuviese que irse lejos: Connecticut ya había sido suficiente, y no tenía pensado, ni mucho menos, volver a moverse. "Sé que Isiah Thomas tenía carácter", decía James, "pero si veis a este Isaiah Thomas... tiene, al menos, tanto como él. Que no os engañe su sonrisa de pillo y sus buenos modales; como quiera algo, de sus cabeza no se lo sacáis ni con una pala!", bromeaba James.

 Y los Thomas tenían un plan. Ya en 2006, concretamente el 20 de Abril, el joven Isaiah había firmado una de las conocidas cartas de intenciones para acudir a University of Washington, para jugar con los Huskies, por lo que aquello... era perfecto.

 Con todo esto, Isaiah Thomas acudiría a University of Washington, para jugar con los Huskies, durante 3 temporadas:


 Pero su fichaje por los Huskies representó "algo más". Por allí, años atrás, había pasado también otro conocido jugador, también famoso por su corta estatura: el actual jugador de Chicago Bulls, Nate, Kryptonate Robinson. Thomas siempre había sido fan del dorsal nº2, pero en cuanto se enteró que antes había sido propiedad del pequeño "volador" de los Bulls... no se lo pensó dos veces; ya era suyo. En la foto inferior, con Nate Robinson, durante un reciente evento en la universidad a la que ambos acudieron:


 Y en los Huskies... Isaiah encontró lo que sus padres y él buscaban desesperadamente, sobre todo para mantener un buen nivel académico y una estabilidad que todos sabían que a Isaiah le faltaba: encontraron a Lorenzo Romar:


 El señor Romar era conocido por ser un entrenador lo suficientemente duro como para ser respetado, pero lo suficientemente "humano" como para ser querido. "Le debo todo al entrenador Romar", decía orgulloso Thomas. "Se lo debo todo. Sin él, ahora seguro que no estaría aquí".

 Romar, rápidamente, se encargó de tutelar al joven Isaiah, y de involucrarlo en todo tipo de actos universitarios, con el fin de que Thomas no pudiese "acomodarse" como de costumbre había hecho. "Era extraño", decía Romar. "Era todo muy extraño, porque Isaiah no era ni mucho menos vago; era un chico particularmente activo, pero cuando se trataba de estudiar... era como un perro cuando alguien levanta un palo contra él. Parecía que le hacía incluso daño", bromeaba.

 En su primera campaña con los Huskies, Isaiah Thomas compartió vestuario con jugadores como Jon Brockman (era su último año, y se iría luego a la NBA, a Milwaukee Bucks), con Justin Dertmon, Quincy Pondexter (actualmente en Memphis Grizzlies, un año mayor que Isaiah y gran amigo suyo), Venoy Overton (en su 2º año), o Matthew Bryan- Amaning, por nombrar algunos:


 Desde su llegada al equipo, el impacto de Isaiah fue enorme. Fue máximo anotador del equipo, con unos promedios de casi 16 puntos, 2, 5 asistencias y 3 rebotes, y con un récord de 26 victorias y tan sólo 9 derrotas, los de Washington avanzaron hasta el NCAA Tournament, donde, por desgracia, caían en 2ª Ronda ante University of Purdue, por un ajustado 76- 74:


 Comenzaba la campaña 2009/ 2010 (su 2ª temporada), con los Huskies, y Isaiah Thomas estaba ansioso: "Me encanta esto", decía. "Me encanta el equipo, me encanta el entrenador, me encanta todo. Estoy orgulloso de estar aquí". Parecía que el cambio de actitud de Isaiah comenzaba a dejarse ver, y Isaiah era ya un chico más "involucrado" en todo lo relacionado ya no sólo con el equipo, sino con la universidad en sí.

 Siguieron los Huskies entrenados por Lorenzo Romar, y pese a haber perdido a piezas como Jon Brockman (como decimos, se había ido a los Bucks), jugadores como Addul Gaddy, Clarence Trent, C. J. Wilcox y Tyreese Breshers llegaban al equipo.


 Definitivamente (y con la ayuda de jugadores como Bryan- Amaning, o Pondexter, que estaba en su último año), Isaiah se estableció como líder absoluto del equipo, con una velocidad, una capacidad de mando y una alegría en su juego muy pocas veces vista antes:


 Aquellos Huskies volvieron a hacer una fantástica temporada, con un récord casi idéntico a la temporada anterior (26 victorias y 10 derrotas esta vez), para volver a avanzar hacía el NCAA Tournament.

 Tras haber salido airosos en las dos primeras rondas, los Huskies caían, en la Sweet Sixteen, ante University of West Virginia, por un total de 56- 69. Esa temporada, Isaiah había mejorado, pasando a promediar 17 puntos, 3, 2 asistencias y 4 rebotes:


 Y con esto, llegamos a la 3ª campaña de Isaiah Thomas con los Huskies (temporada 2010/ 2011).

 No comenzó del todo bien la temporada, ya que Isaiah, siempre bien protegido, perdía a su mejor amigo, Quincy Pondexter, ya que este se iba a la NBA, de la mano de Memphis Grizzlies. "Comencé a sentirme sólo", decía Isaiah. "Quincy es un gran tío, y siempre tenía algo bueno, alguna broma para mí. Recuerdo que llegaba al vestuario y siempre tenía alguna preparada, e incluso cuando perdíamos, estaba ahí para levantarte, por si tú sólo no podías. Había compartido dos años con él, y ver su taquilla ahora ocupada por otro compañero era triste".

 Pero ahí estaba Romar. Siempre atento a los movimientos de su pupilo favorito, Romar comenzó a mimar más aún al joven Isaiah, en pro de hacerle sentir líder, y convertirle en más hombre: "A veces se viene abajo, pero es un chico muy explosivo, y en cuanto le dices algo, se viene muy arriba. Es un placer y un orgullo para mí poder entrenar a muchachos así. Muchas veces, un entrenador no busca entrenar al mejor jugador, sino a la mejor persona; a ese jugador que se deja entrenar, que quiere aprender y mejorar":


 Es cierto que el equipo había perdido a jugadores como Quincy Pondexter, pero los Huskies supieron recomponerse a la perfección, y bajo el mando de Thomas, los de Washington volvieron a ser grandes.

 En el equipo, tras Thomas, surgieron grandes jugadores, como Matthew Bryan- Amaning (que ya estaba en el equipo, pero se convirtió en estrella secundaria, tras Isaiah), Justin Holiday, C. J. Wilcox... o un conocido ahora por todos: el freshman por aquel entonces, y actual jugador de Toronto Raptors, Terrence Ross:


 El equipo estuvo muy bien, y aunque fue sensiblemente peor que la temporada anterior, con un récord de 24 victorias y 11 derrotas, volvió al Campeonato, donde, por desgracia, volvía a caer en 3º Ronda. Esta vez, el verdugo era University of North Carolina, que vencía por 86- 83:


 Tras aquella temporada, y con 3 años ya en la universidad, Isaiah Thomas decidía que su momento había llegado, y que las puertas hacía el cielo estaban abiertas para él. El 31 de Marzo de 2011, Isaiah Thomas anunciaba públicamente que se presentaba al Draft de la NBA:


 Y así avanzamos a la gran noche de Isaiah: la noche del Draft.

 Los prospects no jugaban, para nada, muy a favor de Thomas, ya que pese a sus grandes temporadas en Washington, no había conseguido grandes cosas con el equipo, y además de esto... su altura, realmente insuficiente, tampoco quería "ayudarle", digamos, demasiado.

 En un Draft en el que Kyrie Irving salía escogido como nº1, por Cleveland Cavaliers, Derrick Williams, de Arizona, salía escogido como nº2, por Minnesota Timberwolves y el turco Enes Kanter salía escogido en 3ª posición, por Utah Jazz... Isaiah Thomas salía escogido en la 2ª RONDA, EN LA 60ª ELECCIÓN GLOBAL, por Sacramento Kings:


 De esta manera, sorprendentemente, Isaiah Thomas era escogido en el Draft de la NBA en la última posición posible, por unos Sacramento Kings que previamente, y en los puestos de honor, habían escogido a Jimmer Fredette, excelso tirador procedente de Brigham Young. "Me da igual", decía Thomas. "He llegado a la NBA. Obviamente, me hubiese encantado ser nº1, pero no ha podido ser, y ahora estoy en la NBA. Estoy orgulloso de estar aquí, con Sacramento en mí cabeza, y lo daré todo por esta franquicia".

 Días más tarde, Isaiah Thomas, junto con Jimmer Fredette (izquierda) y Tyler Honeycutt (centro), eran presentados, oficialmente, como nuevos jugadores de los Kings. Isaiah Thomas, como última elección, pasaría a cobrar 472.000 dólares (lo mínimo establecido para una última elección):


 Ya como jugador de los Kings, Thomas llegó al vestuario de Sacramento con la idea de ser un líder, como siempre había sido. Pero aquello no sería, ni mucho menos, tarea sencilla.

 En el equipo, además de con los recién llegados, vía Draft, Tyler Honeycutt y Jimmer Fredette (uno de los pocos jugadores disciplinados de los Kings), Thomas coincidió con jóvenes de muchísimo talento pero nula disciplina, como Tyreke Evans o DeMarcus Cousins, además de otros jugadores como por ejemplo, Jason Thompson:


 Aquel equipo... fue un desastre. En plena temporada de "lockout", con un total de 66 partidos, los Kings obtuvieron 22 victorias... y 44 derrotas, para convertirse en uno de los peores equipos de la NBA.

 Comenzaron la temporada siendo entrenados por Paul Westphal, quien decía que Thomas podría llegar a ser el futuro de la franquicia, pero en Enero, y tras fortísimas discusiones con uno de los líderes, DeMarcus Cousins, éste fue despedido, y en su lugar llegó Keith Smart, quién quiso contar desde ya con el talento de Isaiah Thomas, poniéndole a jugar incluso por delante de jugadores como Jimmer Fredette, que había sido escogido por delante suyo en el Draft de ese mismo año:











 La temporada, como decimos, fue horrible, pero Isaiah Thomas dejó destellos.

 Su primera gran actuación con los Kings, en ese primer año (la temporada pasada), tuvo lugar el 19 de Febrero de 2012, y su rival fueron Cleveland Cavaliers. En aquel partido, Isaiah hizo su primer doble- doble como profesional, con 23 puntos y 11 asistencias.

 Pero desde su llegada a la NBA... Isaiah tuvo que "lidiar" con algo que ni él mismo podía controlar: su propio nombre!.


 El nombre de "Isaiah", pese a no ser el mismo que "Isiah Thomas", legendario jugador, pesaba, y disparaba, siempre, las comparaciones (ilógicas, por supuesto): "Yo no puedo hacer nada, más que ir y cambiar mi nombre", decía. "Ni pido ni quiero que me comparen con él (por Isiah Thomas). Yo soy yo, y él es él. Ha sido un gran jugador, una leyenda, pero ni somos comparables, ni es lógico que se me compare con él". Con todo esto... sufrió su primer revés. En la primera visita de los Kings al mítico Madison Square Garden, los aficionados de los Knicks no dudaron (y tampoco lo hacen ahora), en silbarle en cada jugada, ya que el mítico Isiah Thomas fue entrenador y ejecutivo de New York Knicks, sin demasiado éxito. En la foto inferior, en el Madison, frente a Jeremy Lin, por aquel entonces en los Knicks:


 Y así, en medio del caos que reina en Sacramento actualmente, con los dueños sin saber que hacer, y con un bloque tan talentoso como inestable... Isaiah Thomas entraba en la campaña actual (temporada 2012/ 2013).

 Los Kings comenzaron de nuevo la campaña entrenados por Keith Smart, quien parece confiar en Thomas, y no demasiado en otras estrellas, como Tyreke Evans o incluso DeMarcus Cousins (quien ya ha sido apartado del equipo por falta de disciplina, vuelto a admitir y suena como posible traspaso inminente).

 En el equipo, el pequeño sargento (apodo con el que también se conocía a Avery Johnson, ex entrenador de Brooklyn Nets), ha hecho una gran amistad, sobre todo, con el "gigantón" del equipo, el genial pero inestable DeMarcus Cousins, y la llegada de otros jóvenes jugadores, como Thomas Robinson (5ª elección del Draft de este año, y que de momento, no está cuajando), o Aaron Brooks, llegado de su "exilio" por Europa, durante el "lockout" pasado, parece haber hecho de los Kings un equipo casi igual de inestable... pero al menos más divertido y jovial, por llamarlo de alguna manera, que el del año pasado:


 Los Kings, por el momento, no saben muy bien a que juegan, y su entrenador, Keith Smart, no ha sabido muy bien que hacer con los bases Isaiah Thomas y Aaron Brooks, ya que, además, tiene a Jimmer Fredette en el banquillo, lo que hace los Kings un equipo con mucho base de cierto nivel, pero escasa (o nula), experiencia.

 La lesión de Tyreke Evans, quien ha estado apartado del equipo durante muchos partidos, además de las continuas lesiones de Marcus Thorton, escolta del equipo, primero por problemas personales, y luego por problemas en el tobillo, abrió de par en par las puertas de la titularidad a Isaiah Thomas, quién además ha contado con la "ayuda" involuntaria de Aaron Brooks, quien también ha caído lesionado en más de una ocasión, y que no gusta demasiado a su entrenador:


 Por el momento, los números de Thomas están siendo de 11 puntos, 2, 5 asistencias y 2 rebotes por partido, en tan sólo 21 minutos en pista. Parece que poco a poco, el joven Isaiah está dando el do de pecho, y puede, en breve, convertirse en el nuevo base de estos jóvenes Sacramento Kings, quienes necesitan urgentemente algo de estabilidad, les llegue de donde les llegue.

 Bien, pues este es Isaiah Thomas, joven base de Sacramento Kings.

 Aparentemente, los Kings son un buen equipo para el joven jugador (23 años), quien, con su juego, tan eléctrico y agresivo como alegre, parece, cuando está en pista, contagiar a sus compañeros. Su gran problema?. "Compartir" nombre con uno de los más grandes de siempre, Isiah Thomas.

 Si tenemos en cuenta la elección en el Draft de Isaiah, en el último puesto, y su rendimiento y actitud como jugador, podemos estar hablando no del mayor, pero sí de uno de los grandes robos del Draft de los últimos años. Lleva poco más de un año en la Gran Liga, y tan sólo tiene 23 años. Esperemos un tiempo a ver como progresa este espectacular y liviano jugador.

 En la despedida, os dejo, como siempre, con un vídeo con algunas de sus mejores jugadas. El vídeo contiene fragmentos del documental que él mismo hizo cuando se presentó al Draft de la NBA, titulado: "Road to the NBA. The Isaiah Thomas Story". Como aficionado de Sacramento Kings... he de decir que es una alegría tener a un jugador así en el equipo.

 Isaiah Thomas. Un jugador con identidad propia.

 Espero disfrutéis el vídeo. Espectacular:








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada