viernes, 28 de diciembre de 2012

Isiah Thomas. Aquel asesino con cara de niño



 Hacemos un repaso a los mejores bases de la historia de la NBA... y rápidamente, sin mucho pensar, uno de los primerísimos nombres que se nos viene a la cabeza es el suyo, sin duda. Su juego, su forma de afrontar cada partid, su agresividad, su determinación y su carisma, sin duda le han convertido en uno de los mejores jugadores de la historia de la NBA, y en uno de los mejores bases que jamás hayamos visto jugar: hablamos de Isiah Thomas, aquel emblemático jugador de los míticos Detroit Pistons.

 Isiah Lord Thomas III nació un 30 de abril de 1961 en Chicago, Illinois. La infancia del pequeño Isiah, sin duda, no fue fácil. Su madre, Mary Thomas, era madre soltera, tras su padre abandonar a la familia, y tuvo ella sola que criar a 9 hijos e hijas, entre los que se encontraba el pequeño de todos: el joven Isiah:


 Aquella extensa familia, dirigida a la perfección por Mary, lo pasaba muy mal, y la propia Mary e Isiah (juntos hicieron grandes cosas por los chicos de Chicago), admitían que "vivir en Lawndale era complicado. Las bandas y los disparos eran muy frecuentes. La droga estaba ahí, y pasábamos mucho miedo, pero... no había para más", decían.

 La madre de Isiah trabajaba en el comedor social del barrio, y ayudando a chicos con problemas con la ley, por lo que era muy respetada en el barrio, incluso por las bandas: "Recuerdo cuando éramos niños y nos metíamos en problemas", decía Isiah. "Mamá aparecía como un fantasma, allí, delante de las bandas, y nos cogía de la mano y nos llevaba a casa. Los chicos de las bandas le abrían el paso. Era como si fuese Ms. Corleone, o algo así. Un a vez uno de ellos me dijo: Tío, tu mamá mete miedo, pero es una buena mujer. El barrio la protegerá. Aquello me hizo admirarla aún más. Era una luchadora; una gran mujer".

 En aquella familia había amor, mucho amor. Una mujer soltera, trabajadora como pocas, ganaba el dinero que podía para alimentar a nueve bocas, además de ayudar continuamente y sin discriminación de ningún tipo a todo aquel que lo necesitaba: "Esto es una misión del Señor", decía siempre la religiosa Mary. "El Señor me ha enviado para cuidar de toda esta gente. Me ha dado nueve hijos maravillosos, así que creo que estamos en paz".

 Pero el amor, pese a serlo casi todo, no bastaba. Los problemas económicos eran continuos, y la familia Thomas ha de mudarse a North Lawndale, al Oeste de Chicago.

 Allí, en Lawndale, Thomas ingresará en St. Joshep's High School, para jugar para el mítico Gene Pingatore:


 Aquello era duro para el pequeño Isiah. Su madre, como decimos profundamente religiosa, enviaba al más pequeño de sus hijos, a su "ojito derecho" a aquella gran escuela, para tenerle vigilado, para que su educación fuese la mejor.

 Pero nada era gratis, y esa escuela estaba lejos, muy lejos de casa: "Era duro. Me tenía que levantar todos los días a las 4,30- 5 de la mañana, y tardaba en llegar a la escuela más o menos 1,30- 2 horas", comentaba Isiah. "Era muy duro, pero entrenar con Gene y que mí madre fuese feliz... para mí, esas dos cosas han sido y son las más importantes":


 Tras una exitosa etapa escolar, Isiah Thomas llamó la atención de todos. Aquel pequeño jugador (medía por aquel entonces 1,76 metros), era una perla; algo que jamás se había visto, y nada ni nadie quería perderse aquel show que estaba tan sólo a punto de comenzar.

 En 1979 llegaba su gran decisión: a qué universidad ir. Todos le querían. A Mary le llovían ofertas de todo tipo: una "legales", otras más "oscuras", digamos... Incluso uno de los hermanos mayores de Isiah estaba a punto de acudir a la prestigiosa DePaul... hasta que apareció, seguramente, la figura más importante en la carrera deportiva de Isiah: Bob Knight.

 Bob Knight era el más que aclamado entrenador de University of Indiana, los famosos Hoosiers, y era temido, a la vez que respetado y admirado, por sus "expeditivos" métodos.

 El sueño de Thomas era salir de Bloomington, su casa, ya que no era un sitio adecuado para vivir: "Aquel sitio era peligroso", decía. "Había visto morir a chicos en peleas, por las drogas... y tenía miedo. Sólo quería salir d ahí, y llevarme a mí familia conmigo".

 Cuando Thomas decidió que Indiana sería una buena opción, recibió una carta advirtiéndole del peligro: "Aquella carta decía que Bob era un tipo "peligroso". Le gustaba humillar a sus jugadores para exprimirlos a tope, y que tus lágrimas y tus depresiones eran como su fuente de vida. Por Dios, esa carta parecía que se refería al mismísimo Diablo!", reía Isiah:


 Pero Thomas, cabezón donde los hubiese, no se rindió, y aquello sólo hizo que aumentar sus ganas por ponerse a sus órdenes. Quería ver quién era más fuerte que él. "A eso no le ganaba nadie", comentaba su madre. "Si se proponía algo... lo conseguía siempre".

 Pero Knight era un tipo "raro". Tras enterarse que Thomas quería jugar para él, fue a Bloomington, su casa, personalmente, y de ahí casi salen a palos. Bob llegó con su traje, con su típica chulería, a un barrio de tipos duros, aunque quizás no tanto como él. Cuando llegó a la casa de los Thomas, Mary, madre de Isiah, le preparó un café mientras éste miraba fijamente a Isiah y a uno de sus hermanos mayores (quién acudiría a DePaul).

 En aquella reunión, Bob en todo momento insistió en que querría que Isiah formase parte del equipo de los Hoosiers, pero... con su típica actitud: "Mira, yo quiero que estés con nosotros. Eres muy bueno, pero también quiero que sepas una cosa: que voy a hacerte un hombre, y no siempre será divertido. Un hombre ha de hacer lo que un hombre ha de hacer, y si quieres venirte, mejor olvídate de esa universidades de medio pelo como DePaul". Y la chispa saltó. El hermano de Isiah prácticamente echó de casa a Bob a gritos de "racista", "xenófobo" o "clasista", y mientras este salía por la puerta camino a sus coche, Isiah salió detrás de él diciendole, tranquilamente: "Entrenador, le veo en el campus en dos semanas". Isiah era nuevo jugador de los Hoosiers de Indiana.

 Desde 1979 a 1981, Isiah Thomas jugará para los Hoosiers:


 Pero lo que Isiah, el joven Isiah, no se imaginaba, es que Bob Knight pudiese ser tan "pasional". Todos sabían que se trataba de un tipo "complicado"... pero cuando Thomas llegó al equipo, vio que todo aquello se quedaba corto. Previo a comenzar su temporada freshman (1º año), con el equipo, el equipo viajó a Puerto Rico para el campeonato Pan American de 1979. Thomas estaba tomándose algo a cachondeo una sesión de tiro del equipo previo al primer encuentro... y Bob se volvió loco: comenzó a gritarle como un desposeído y le echó de la pista. Tras el partido, intentó de todas y cada una de las maneras montarle de nuevo en el avión, con rumbo no a Indiana, sino Chicago: "Me has dado vergüenza", le dijo. "Mejor que te vayas con tu hermano a DePaul. Así jamás será un Hoosier". 

 Thomas estaba perplejo, superado por la situación, pero no se rindió. Una vez levantado el castigo, Thomas volvió con el equipo... hasta el primer partido de temporada regular. Previo al partido Isiah falló un tiro de tres sólo, lo que enfureció de nuevo al Sargento de hierro, y volvió a echar a Thomas de la cancha: "No nos molestes. Cuando sepas jugar a esto, vuelves". Aquello enfureció a la bestia que Isiah llevaba dentro. 

 Aún así, el carácter también combativo de Thomas parecía encajar perfectamente con el de Knight, su entrenador. Parecía que ambos habían encontrado a su alter ego, y ambos se defendieron siempre ante la prensa: "Es su filosofía", decía Isiah. "Ha llegado hasta aquí por algo, y así seguirá siempre".


 Rápidamente, Isiah, talentoso como MUY pocos, se puso manos a la obra, y destapó el llamado tarro de las esencias. En muy poco tiempo, se convirtió en un auténtico líder, y se ganó el cariño (siempre en las sombras), de su entrenador, Bob Knight, y la admiración de todos. Pronto Isiah Thomas dejó de llamarse Isiah, y pasó a ser conocido como "Mr. Wonderful", y su entrenador, a modo de burla, comenzó a llamarle "Pee Wee", en referencia a su corta altura. 

 Pero Isiah... Isiah era tan bueno que el propio Knight terminó reconociéndolo, e incluso llegó a "reñirle" en público: "Ese chico es tan bueno... que me ha obligado a cambiar todos los sistemas de juego que tenía planeados. No sé si agradecérselo o echarle del equipo", comentó entre risas en rueda de prensa, con el propio Isiah al lado, y su madre Mary sentada entre el público.

 Él y su inseparable amigo en la universidad, el actual entrenador de New York Knicks, Mike Woodson, llevaron al equipo al campeonato Big Ten:


 Isiah Thomas era tan bueno, y era tan superior al resto, que para la temporada 1980/ 1981 (su año sophomore y último año universitario), Bob Knight le nombró capitán, líder e incluso le dio vía libre para inventar jugadas y reconstruir el equipo. Parecía que el gran Bob Knight, conocido por sus métodos, había caído rendido al gran Isiah:


 Bob e Isiah se hicieron muy amigos, pese a ser entrenador y jugador, y juntos lideraron al equipo hacía el título de Conferencia.

 Tras ganar el título de Conferencia, en 1981, los Hoosiers, por 4ª vez en su historia, se hacían campeones de la NCAA, tras derrotar en la Final, en The Spectrum, en Philadelphia, a University of North Carolina, entrenada por aquel entonces por Dean Smith, y liderada por jugadores como James Worthy, Sam Perkins, Matt Doherty, Al Wood Jim Braddock:


 En aquellos Hoosiers campeones, las estrellas eran, por supuesto y en primer lugar, Isiah Thomas, perfectamente secundado por jugadores de la talla de Ray Tolbert,  Randy Wittman, Tony Brown o Jim Thomas

 En aquella Final, Isiah fue coronado como MVP de la Final y fue portada de la revista Sports Illustrated, quien le coronó como "Zeke":













 Tras aquel título, Isiah sintió que estaba ya preparado, y que la NBA, su gran sueño desde niño, le esperaba. Tras dos años en Indiana, jugando para los Hoosiers, Isiah Thomas se declaraba elegible para el Draft de la NBA.

 Llegaba la noche del Draft. Isiah era considerado el base con más talento de todo el país, y cantado estaba que su elección sería de las más altas. La duda caía en saber si estaría en la 1ª posición o caería a la 2ª.

 En el Draft de la NBA de 1981, realizado el 9 de Junio de 1981, Isiah Thomas era escogido en la 1ª RONDA, EN LA 2ª ELECCIÓN GLOBAL por Detroit Pistons. En la primera elección, Dallas Mavericks escogía primero, y se decantaron por Mark Aguirre (curiosamente, ambos terminaran jugando juntos años más tarde):


 Aquel día, y previo a firmar el contrato, todo era felicidad. Pero sin duda (y salvo el propio Isiah), la más feliz era su madre. Mary, con todo lo sufrido en la vida para sacar adelante a sus nueve hijos, lloraba de la ilusión por ver a su hijo más pequeño triunfar, y le dijo: "Lo has conseguido. Te quiero, y estoy orgullosa de ti hijo mío". Al día siguiente, en el regreso a Chicago, su madre acudió a rezar por él y a dar gracias a Dios por esta oportunidad a Our Lady of Sorrows Church, la Iglesia donde ella siempre había ido e iba, a rezar por todos aquellos a los que había ayudado y estaba ayudando en ese momento.

 Paralelamente, a los pocos días de su elección, Zeke firmaba su contrato con los Pistons de Detroit. el montante del contrato?: 4 años, con un total de 1,6 millones de dólares (irrisoria cantidad comparada con las actuales, claro está).

 Su año rookie en la NBA... pues como era esperado: Isiah jugó a un grandísimo nivel, estableciéndose, por juego y carácter, siempre entre lo irascible y lo estrictamente profesional, como uno de los grandes líderes del vestuario, y convirtiéndose, ya de novato, en titular del equipo All- Star (será All- Star desde el primer, 1982, hasta 1993, es decir, 12 veces seguidas):


 Deportivamente hablando, aquel equipo estaba entrenado por Scotty Robertson, y Thomas se estableció como uno de los líderes del equipo, por detrás de jugadores de la talla de Kelly Tripucka o John Long. Otros jugadores destacados fueron, por ejemplo, el gran Bill Laimbeer, Kenny Carr y el propio Isiah Thomas:


 Aquel equipo, como decimos entrenado por Robertson (foto superior), no pudo clasificarse para los Playoffs, con un récord en temporada regular de 34 victorias y 43 derrotas.

 En su segunda campaña con los de Detroit, Robertson seguía al mando, pero tampoco lograría hacerse con una plaza para la post- temporada, con un negativo récord de 37 victorias (3 más que la temporada anterior), pero 45 derrotas. La estrella del momento?: Seguía siendo Kelly Tripucka, junto con Vinnie Johnson, Bill Laimbeer y el propio Thomas. En la foto inferior, el gran Tripucka:


 Y llegaba la 3º campaña de Isiah con lo Pistons. El año 1984, fue un año lleno de cambios en la franquicia, y la verdad que prácticamente todos ellos fueron productivos para el equipo. Scotty Robertson, tras fracasar con el equipo en años anteriores, era sustituido por el gran Chuck Daly... y el equipo notó el cambio. Rápidamente, los Pistons cambiaron como equipo y lograron meterse en los Playoffs por primera vez desde que Zeke estaba en el equipo.

 En esos Playoffs, en 1984, Detroit Pistons se enfrentaba en 1ª Ronda a los potentes New York Knicks del gran Bernard King. La batalla fue dura y trepidante, pero en el 5º partido, tras una prórroga y grandes actuaciones de ambas estrellas, los Knicks se llevaron la eliminatoria. Era el primer golpe de Isiah en la NBA, tras tocar los Playoffs por primera vez:


 Al año siguiente, y con Daly al mando, los Pistons volvieron a hacerse con una plaza para los PO, y esta vez avanzarían hasta las Semifinales de Conferencia, cayendo ante los potentes Boston Celtics de Larry Bird, Kevin McHale, Robert Parrish y Dennis Johnson. Tras 6 partidos, los veteranos Celtics hundían a unos aún jóvenes Pistons.

 Para la temporada 1985/ 1986, un joven Joe Dumars llegaba al equipo, sentando las bases de lo que en un futuro, serían los conocidos Bad Boys. Aquel año, los Pistons volvían a caer en 1ª ronda de PO ante Atlanta Hawks. Los Pistons eran ya unos abonados a los Playoffs, sí, pero la duda era saber si en algún momento podrían llegar a ser un contendiente de nivel para el anillo:


 Pero aquella rivalidad con los Celtics no había terminado hacía dos años ya. En 1987, Thomas lideraba a los suyos por primera vez desde que Detroit era Detroit Pistons y no Fort Wayne Zollner- Pistons, a las Finales de Conferencia de la NBA, midiéndose, de nuevo, a Boston Celtics. Los Pistons tuvieron SU GRAN OPORTUNIDAD, pero en el 5º partido, un pase de Larry Bird a Dennis Johnson terminaba con una bandeja de éste, y los Pistons caían eliminados, a las puertas de las grandes Finales:


 Para 1988, y con Isiah ya con 7 temporadas como profesional, los Pistons llegaban a sus grandes Finales de la NBA, al fin. Enfrente?: los potentísimos y temidos L. A. Lakers, de Kareem Abdul- Jabbar, James Worthy... y su grandísimo amigo: Magic Johnson. Es cierto que aquellas Finales fueron de los Lakers, sí, con aquella victoria en el 6º partido por 108- 105, con tiros libres de Jabbar, pero esas Finales... esas Finales SIEMPRE quedarán marcadas por aquella amistad entre dos de los mejores bases de la historia de la NBA, con aquel beso pre- partido entre Zeke y Magic. En aquellas Finales, además, Thomas protagonizó uno de sus múltiples actos heroicos, llegando a jugar el 6º partido con un esguince en el tobillo y anotando 25 puntos en un cuarto, récord aún a día de hoy en la NBA:


 Y para la temporada 1988/ 1989... aquellos ya no eran Detroit Pistons: aquellos eran los Bad Boys. Aquel equipo formado por Isiah Thomas, Joe Dumars, Rick Mahorn, Dennis Rodman, Bill Laimbeer, Vinnie Johnson, James Edwards, John Sally y Mark Aguirre (recordemos, nº1 del Draft el año de Thomas), eran un equipo que metía miedo, literalmente. Aquella forma de jugar, basada en la defensa, siempre al límite, fue bautizada como la de los Bad Boys, y con un récord de 63 victorias y 19 derrotas (récord en la Liga), avanzaban a paso firme a por ese anillo de campeones.


 Tras eliminar primero a aquellos grandes rivales del paso, Boston Celtics, los Pistons de Thomas no dudaron en hacer lo mismo con los Chicago Bulls de un gran conocido (y enemigo ) suyo: Michael Jordan. La "enemistad" de Isiah con Michael Jordan ya venía del año 1985, cuando Jordan era tan sólo un rookie, en el All- Star. Isiah no estaba muy de acuerdo con que Jordan fuese titular (ni tan siquiera All- Stat), y, junto con otros veteranos, se dice que inició un motín contra Jordan. Desde entonces, literalmente, no se querían ver:


 Tras deshacerse de Chicago Bulls en Finales de Conferencia, aquellos potentes y temidos Pistons avanzaban hasta las ansiadas Finales de la NBA. Las segundas Finales de Isiah Thomas.

 En ellas, se enfrentaron, de nuevo, a L. A. Lakers, pero esta vez la balanza se decantaba hacía el otro lado. En 1989, los Detroit Pistons de Isiah Thomas se convertían en los CAMPEONES DE LA NBA, tras barrer en 4 partidos a los angelinos:


 Pero Zeke había sudado, y mucho, para llegar hasta aquí. Aún recordaba sus tiempos de niño, en los que tenía que medirse a tíos más grandes que él, en los que tenía que coger el autobús para ir a clase... y no quería ni pensar en aquello. Sólo el cielo era el límite, y él lo sabía.

 Tras aquella temporada, llegó la siguiente, con los Pistons como grandes favoritos. No decepcionaron lo más mínimo, y de nuevo llegaron a las Finales de la NBA, batiendo esta vez a Portlandn Trail Blazers. Isiah Thomas era CAMPEÓN DE LA NBA POR 2ª VEZ, y además era coronado como MVP de las Finales, con unos promedios de 28 puntos, 7 asistencias y 5 rebotes:














 A partir de aquel entonces, y con Isiah ya con 31 años, los Pistons fueron deshaciéndose, y los Bulls de Jordan comenzaron con su ya conocida dinastía.

 Para 1994, Isiah Thomas anunció que, posiblemente, ese año fuese el final de su carrera, y el destino quiso "retirarle" y "robarnos" a Isiah antes de tiempo: para finales de Abril, Thomas sufría una importante lesión en el tendón de Aquiles, que le obligaría a decir adiós a la NBA un mes antes de lo inicialmente pensado.

 Tras toda su carrera en Detroit Pistons, Isiah Thomas decía adiós a la NBA (como jugador), terminando como 5º jugador en la historia en asistencias (9.061, es decir, 9,3 por encuentro); y 9º jugador con más robos en la historia, con 1961. Su dorsal nº11, como no podía ser de otra manera, fue retirado por sus Detroit Pistons:


 Pero una gran espina que siempre se quedará clavada en Isiah, pese a todos sus éxitos, será el no haber podido representar a su país. La enemistad con Michael Jordan, como decimos, era enorme, casi extrema, y, en 1992, en los JJOO de Barcelona, Isiah estaba seleccionado. Su enemistad con Sir Mike era tal que éste boicoteó su participación en los JJOO, amenazando, incluso, con él no asistir si Zeke iba con ellos.

 Tras 13 años en Detroit Pistons, su grandísimo amigo, Magic Johnson, explica, en su libro, When the Game was Ours, esta enemistad:



 Pero tras decir adiós a la NBA como jugador, Isiah no abandonó, ni mucho menos, aquello que amaba (y ama): en 1994 se convirtió en Vicepresidente Ejecutivo de la franquicia en expansión, Toronto Raptors.

 Aquel cargo, no obstante, le duraría relativamente poco. En 1998, y tras 4 años con ellos, Zeke, volcánico en carácter como pocos, se va de la franquicia canadiense por disputas con la directiva. Entre sus mayores proezas estarán el haber seleccionado en el Draft de la NBA a jugadores como Damon Stoudamire, Marcus Camby o Tracy McGrady. Casi nada:


 Tras dejar el cargo, Isiah compró, por la cantidad de 10.000.000 de dólares, la CBA (Continental Basketball Association). La CBA fue la precursora de la NBDL (National Development Legue, la llamada Liga de Desarrollo). En 2001, el comisionado David Stern, creó en su lugar dicha Liga de desarrollo:


 Tras esto, en el año 2000, Isiah Thomas fue incluido en el prestigioso Hall of Fame, además de también ser incluido en el selecto club de los 50 mejores jugadores en la historia de la NBA:


 Tras este nombramiento... Isiah sintió que le faltaba algo. Quería transmitirle sus conocimientos, su baloncesto, a las jóvenes estrellas que llegaban a la NBA. Ya había sido Vicepresidente en operaciones, Hall of Fame, jugador... y ahora quería ser entrenador.

 Del año 2000 a 2003, Isiah entrenó a Indiana Pacers. De esta manera, Thomas regresaba a Indiana, aquella ciudad que años atrás le había brindado la oportunidad de crecer como jugador y también como hombre. Tras abandonar otro mítico jugador, Larry Bird, el cargo, Zeke se hacía cargo del equipo:


 Con los Pacers, Isiah Thomas depositó su confianza en jóvenes figuras como Jermaine O'Neal (actualmente en Phoenix Suns), Jamal Tinsley (actualmente en Utah Jazz) o Al Harrington (actualmente en Orlando Magic), pero sus esfuerzos fueron casi en vano:


 Tras dos temporadas clasificando a aquel joven y talentoso equipo hasta los Playoffs, los Pacers caían eliminados en esas dos temporadas en la 1ª ronda.

 Su última temporada con los de Indianápolis fue algo más exitosa. En ella, con un récord de 48 victorias y 34 derrotas, fue seleccionado como entrenador del equipo del Este en el All- Star, pero a nivel de equipo... a nivel de equipo los Pacers volvían a caer en 1ª ronda ante un viejo conocido suyo: Boston Celtics.


 Tras aquella eliminatoria, Isiah abandona por decisión propia a Indiana Pacers.

 La dilatada carrera como directivo de Thomas no cesó ni un sólo día, y al poco de dejar Indiana se convirtió en Presidente de Operaciones de New York Knicks. Era el día 22 de Diciembre de 2003.

 Pero como uno no es perfecto... Thomas tampoco lo era. Con los Knicks, cometió uno de sus mayores fallos como directivo. Tras ver jugar a un "viejo conocido" (y no muy querido), Eddy Curry con Chicago Bulls, Isiah se enamoró de su juego (aún no lo entendemos), y endeudó prácticamente al equipo para conseguirle, dando jugadores y futuras rondas del Draft por él. Tras unos años con "que sí, que no", Eddy se desinfló como un globo, y convirtió su fichaje en una losa MUY pesada por los de la Gran Manzana:


 Pero Isiah había tenido en Bob Knight, en sus tiempos de universitario, a un gran maestro. Tras discutir en mil y una ocasiones con su entrenador en Knicks, Larry Brown, el 22 de Junio de 2006 le echa del equipo, asumiendo él, el cargo de entrenador, por petición del dueño del equipo, James Dolan:


 Para la temporada 2007/ 2008, tras un récord de 59 derrotas, Isiah abandona a los Knicks, firmar a Donnie Walsh como entrenador previamente:


 Pero todo pudo cambiar al poco de abandonar los Knicks. Zeke, un hombre muy activo, era ingresado en White Plains Hospital Center, conocido hospital en New York, por una sobredosis de Lunenta, un medicamento utilizado para poder conciliar el sueño. Casi no llega a contarla, pero él alegó que ese medicamento era para su hija, y él se lo tomó tras noches en vela, tras problemas con los Knicks.

 Por aquel entonces, Isiah contaba con 47 años:


 Tras meses descansando de aquel fatal error que casi le cuesta la vida, el 14 de Abril de 2009, Isiah Thomas parecía totalmente recuperado, y dispuesto a dar guerra, firmando por los Golden Tigers de FIU (Florida International University). Pese a tener que cobrar un sueldo por obligación, Isiah dijo en mil y una ocasiones que el dinero no lo era todo para él, y que si estaba ahí "desde luego que no es por dinero. Quiero ayudar a estos chicos de la manera que a mí me ayudaron". Tras cobrar su sueldo, lo donó íntegro a la universidad:


 Tras un negativo récord de 7 victorias... y 29 derrotas, Isiah regresaba a New York Knicks, como asesor del equipo, aunque a la vez seguiría desarrollando su cargo como entrenador de la universidad.

 Pero ese mismo año se producía la PEOR noticia en la vida de Isiah Thomas: Mary, su madre, fallecía, a los 87 años de edad, un 16 de Enero de 2010. En el funeral, Isiah dijo que "mamá tenía la sonrisa más preciosa del mundo. Trabajó siempre como la que más, ayudando a todo el que podía, y el Señor la ha requerido a su lado. Siempre ha sido respetada por todos, y siempre será recordada. Gracias, mamá". En el funeral estuvieron presentes personalidades de todo tipo: desde altos cargos de la sociedad, hasta trabajadores que antaño habían sido salvados por Mary. Uno de ellos se acercó a Thomas y le dijo: "Estuve a punto de morir por culpa de las drogas y las bandas. Tú madre me sacó de un callejón de las orejas y me dijo que sí me volvía a ver por aquí me daría tan fuerte que no me quedarían ganas de volver. Tío, tú madre era una gran mujer":


 Desde siempre, Thomas ha sido un importante activo en la ayuda a los demás. Un hombre como él sabe perfectamente lo que es la dificultad, la adversidad, pero también el amor, con su madre siempre como ejemplo.

 Tras el fallecimiento de su madre, junto con dos de sus hermanas, fundó Marys Court, en honor a su madre. En esta fundación, los Thomas ayudan a los chicos del área de Garfield Park y Lawndale, en el Oeste de Chicago. Jugadores como LeBron James, Dwayne Wade, Chris Bosh, Carmelo Anthony y sobre todo Derrick Rose, son parte muy activa en esta fundación, interviniendo en múltiples actos de la misma:


En 2012, Isiah Thomas recibió el premio Martin Luther King por todo lo que ha llegado a hacer con esta fundación.

 Este ha sido y es Isiah Thomas, sin duda, uno de los mejores y más importantes jugadores en la historia de la NBA.

 A lo largo de sus 13 temporadas como jugador de Detroit Pistons ha demostrado ser siempre un líder. Un jugador que, pese a no tener un físico imponente (1,85 metros y 84 kilos), se hacía valer de su increíble calidad, de su imponente carácter, de su garra de guerrero y de su capacidad de liderazgo para hacer de su equipo, los Pistons, uno de los mejores bloques de la historia de la NBA, conocido (sobre todo en los finales de los '80), por un juego con sello propio, lleno de dureza, clase... de todo lo que un amante del baloncesto puede soñar.

 Por todo esto y mucho más (nos llevaría vidas hablar de ello, siendo fieles)... Gracias, Isiah Thomas:


 En la despedida, os dejo con un vídeo con algunas de las mejores jugadas del gran Zeke. Ver a un jugador así... es simplemente alucinante. Guarda ciertas similitudes con la estrella de Chicago Bulls, Derrick Rose, por su desplazamiento lateral, su bote, su defensa y su capacidad de mando, aunque al joven Derrick aún le falta el corazón y la garra de Isiah. Él mismo lo dice en el vídeo: "For me, basketball is freedom".

 Isiah Thomas. El asesino con cara de niño:




















martes, 25 de diciembre de 2012

Qué ha sido del Draft 2012?. Las grandes sorpresas



 Hace ya casi 6 meses de aquel 28 de Junio de 2012.

 Esa noche, en el Prudential Center de New Jersey (sí, antiguo hogar de los Nets, ya en Brooklyn), se celebraba el Draft de la NBA 2012. El Draft apuntaba como, posiblemente, el más talentoso desde el del año 2003, donde jugadores como LeBron James, Carmelo Anthony, Dwayne Wade o Chris Bosh (preferimos no nombrar al nº2 de aquel año, Darko Milicic, para Detroit Pistons, por aquello de no herir sensibilidades ni hacer comparativas), llegaban a la NBA para marcar un antes y un después.

 Nueve años después, jugadores como Davis, Kidd- Gilchrist, Beal, Waiters y un largo etcétera, llegaban a la NBA para intentar hacerse un hueco y, de paso, intentar agrandar aún más ese debate interno en la NBA en cuanto a cuál de los dos Draft ha sido mejor.

 Bien, 9 meses después, aunque algo prematuro, podemos hacernos más o menos una idea de lo que podemos ir esperando de algunos jugadores (con muchísimo margen de mejora, por supuesto).

 Repasemos pues las 10 primeras elecciones del Draft, y parémonos en algunas gratas y tristes sorpresas:

Nº1 del Draft: Anthony Davis (University of Kentucky- New Orleans Hornets):



 Anthony Davis; la estrella de Kentucky que llegaba a la NBA para revolucionar el puesto de ala- pívot.

 De Davis se ha hablado largo y tendido no sólo desde su llegada a la NBA, o desde sus últimos días en Kentucky, donde ya apuntaba a superestrella, sino desde mucho antes. Un jugador con una capacidad de salto increíble, con una defensa brutal, grandes movimientos... Se ha dicho de todo.

 Tras casi dos meses de competición... Anthony está cumpliendo con las expectativas: sin duda que se trata de un gran jugador, y lo está haciendo muy bien en New Orleans, aunque... quizás algunos esperaban "algo más". Su físico presenta,  en ciertas ocasiones, problemas respecto a otros jugadores más grandes o musculados que él, y por lo pronto ya se ha perdido 8 partidos por una lesión en el tobillo.

 Monty Williams, su entrenador, tiene fe ciega en él (y nosotros también), pero es cierto que, tras ganar su medalla de oro en los JJOO de Londres, este verano pasado, necesita, quizás, algo más de acondicionamiento físico.

 16 puntos, 8 rebotes y 2 tapones de media por encuentro, su presentación hasta el momento.

 Anthony ya es una superestrella, e irá a más, pero, al igual que el gran Kevin Garnett en su momento (éste era mucho más agresivo, desde un principio), necesitará trabajar su cuerpo si quiere ser un comandante en lugar de un teniente, en la NBA.

Nº2 del Draft: Michael Kidd- Gilchrist (University of Kentucky- Charlotte Bobcats):



 Un físico extraordinario al servicio de una gran cabeza, sin duda.

 Cuando Michael Kidd- Gilchrist fue escogido en la 2ª elección global del Draft de Junio, muchos se llevaron las manos a la cabeza. Habían pensado que Jordan se había vuelto completamente loco (poco le debe estar faltando, con respecto a sus movimientos en Bobcats), y que estaba regalando elecciones del Draft a modo de donativo.

 Con el tiempo, Kidd- Gilchrist, extremadamente introvertido (sus problemas de tartamudez le causaron grandes problemas en su infancia), ha demostrado ser un gran jugador.

 Sin ser excesivamente talentoso, ni tener un tiro extraordinario... Kidd- Gilchrist ha demostrado ser un gran jugador. No se ha perdido ni un sólo partido hasta el momento, y pese a comenzar la Liga Regular de una manera algo "pobre", no se deprimió lo más mínimo, se recompuso, y ya está demostrando ser un jugador más que interesante.

 Su presentación hasta ahora?: 11 puntos, 6 rebotes, 2 asistencias, 1 robo de balón y 1,5 tapones por partido.

 Qué sacamos de estas cifras?. Sacamos de ellas que Kidd- Gilchrist es un verdadero todoterreno; un jugador que, siendo alero, es capaz de rebotear, anotar, asistir... pero sobre todo, defender como el que más; su GRAN arma en la universidad.

 Un jugador interesante que no está decepcionando, sin duda.

Nº3 del Draft: Bradley Beal (University of Florida- Washington Wizards):



 La noche del 28 de Junio de 2012, Bradley Beal, ex- de los Gators de Florida, y uno de los jugadores más jóvenes en presentarse al Draft, recibía su mejor noticia. El jugador, que cumplía esa noche 19 añitos, era escogido en la 3ª elección global, por el equipo de la capital del país, Washington Wizards.

 El jugador, excelso tirador de tres, no podía esperar a jugar al lado de John Wall, base y líder de los Wizards sin discusión de ningún tipo, y los aficionados de Washington ya se relamían imaginándose un pareja exterior casi letal.

 Bien, pues... nada más lejos de la misma realidad. La realidad es que Beal es muy muy joven (sólo 19 años, como decimos), por lo que su margen de mejora es casi infinito, pero... es increíblemente inconsistente.

 Hasta ahora, se ha mostrado muy tímido en un equipo en el que, sin Wall, debido a su lesión, le necesitaban, ya que estaban faltos de un anotador. Jordan Crawford le ha, como se dice vulgarmente, comido la tostada, haciéndose con su puesto, aunque en los últimos partidos, y sobretodo debido a la lesión de A. J. Price, suplente de Wall, está teniendo más y mejores minutos.

 Hasta ahora?: 30 minutos de media, con 12,5 puntos, 3,5 rebotes 2,3 asistencias y 1,5 triples de media.

 De momento, su juego hasta ahora ha sido el "recibir: tirar", y eso los Wizards no lo necesitan. Necesitan a un chico que sepa decir "este soy yo y así juego", y que ponga orden en un equipo en el que nadie sabe (o parece saber), en qué dirección remar.

 Es joven, y su margen de mejora es altísimo, por lo que rendirse con él a estas alturas...sería un suicidio.

Nº4 del Draft: Dion Waiters (University of Syracuse- Cleveland Cavaliers):


 Una expresión para definir al nº4 del Draft, escolta procedente de Syracuse: "a ráfagas".

 Dion es un excelente escolta, pero es otro que, de momento, pertenece al "club Beal": según recibe el balón... se la tira.

 Es un jugador que según recibe la pelota, no tiene otra cosa en la cabeza que no sea anotar, y eso hace daño al equipo. Es perfectamente capaz de hacer un % de 12- 17 en una noche... como un 2- 15, y quedarse tan tranquilo.

 Lo bueno que se saca de él?. Que es un jugador con mucha iniciativa, y que sabe que en un equipo como el de Ohio, en plena reconstrucción, y con un líder claro como es Kyrie Irving, su misión es desbancar a Anderson Varejao como segunda opción al mando.

 Hasta ahora?. Se ha perdido algunos partidos, por una lesión, y tiene unas medias de 15 puntos por noche, con 1,6 triples por encuentro. A partir de ahí... poco más para Waiters, que nos recuerda a una versión desmejorada de Kobe en sus primeros años, aunque sin la explosividad del de Philadelphia (salvando las distancias, claro está).

Nº5 del Draft: Thomas Robinson (University of Kansas- Sacramento Kings):


 Sin querer hacer sangre (es uno de mis jugadores favoritos), pero... de momento, "T-Rob" está siendo todo un fracaso.

 El nº5 del Draft, y que incluso apuntaba como nº2 en un principio, está mostrándose como ansioso, tenso... y no consigue agradar a nadie.

 Comenzó jugando de ala- pívot, junto a DeMarcus Cousins, en la que podía ser la pareja interior más envidiada de toda la NBA, por su juventud, proyección y talento, pero... nada de nada. Rápidamente Jason Thompson le "robó" el puesto, y desde entonces Thomas no ha encontrado su sonrisa de nuevo.

 Una estupidez que puedo salirle muy cara sobre todo a Jonas Jerebko, de Detroit Pistons, le costó a "T-Rob" dos partidos de sanción, y desde entonces se le mira en la NBA de otra manera.

 Aún es joven para juzgar un chico que ha superado todo tipo de baches en su vida, y que, a sus 20 años, es el líder de una familia en la que su hermana Jayla es el único miembro, pero... ha de darse prisa.

 Thomas nunca ha tenido problema en demostrar que es capaz de madurar antes que los demás (por golpes del destino), pero ha de demostrarle a todo Sacramento, y ya, que no se equivocaron con él, y que todo lo que era en Kansas, con los Jayhawks, sigue siéndolo ahora.

 Hasta ahora son sólo 16 minutos, escasos, por encuentro, con tan sólo 4,5 puntos, 4 rebotes y 0,2 tapones, pero puede que la bestia esté tan sólo aletargada, y haya que despertarla. ahí, puede convertirse en letal.

Nº6 del Draft: Damien Lillard (Weber State University- Portland Trail Blazers):



 Hasta ahora... la ilusión, la alegría, la sorpresa, el robo... y todo, en el Draft de 2012. Ese es Damien Lillard, base ex de de Weber State, y ahora en Portland Trail Blazers.

 Por qué hemos dicho "robo"?. Bien, la palabra robo viene "de parte" de Brooklyn Nets, antiguamente New Jersey Nets. Geral Wallace llegó a finales del deadline trade del año pasado a New Jersey, procedente de Portland, a cambio de nada... salvo una primera ronda: bien, pues esa primera ronda, ahora, se llama Damien Lillard, y es una verdadera bomba.

 Damien llegó al Draft como el primer base elegido, en la 6º posición (algo realmente extraño, si miramos años atrás), pero hasta ahora... ha maravillado.

 Es ya oficial que desde la llegada de un "loco bajito", llamado Isiah Thomas, en 1981 a la NBA, para Detroit Pistons, nadie había hecho lo que Lillard está haciendo, pero... nos está encantando. Es cierto que ha tenido alguna pequeña "tontería" como el día que, ganado de 20 a Atlanta Hawks y con el partido con 2 segundos para finalizar, se lanzó un triple en la cara de Jeff Teague, base de ATL, metiéndolo, y que casi sale de allí a palos, pero... son cosas de la edad, y él es muy joven: "Pido perdón. He sido un estúpido, y de verdad que no quería enojar a nadie. Que me sancionen si quieren. Me lo merezco". Esas fueron sus palabras en rueda de prensa, y Al Horford, uno de los líderes en el vestuario de Atlanta, dijo de él que "hay que disculparle. En el encuentro molesta, pero luego hablas con él y te das cuenta que fue un error. Esto es un juego, y es de buena gente perdonar a quién se equivoca". Tema zanjado, pues.

 De Lillard... nos gusta todo. Rápidamente se ha hecho con el puesto de base, huérfano hasta el momento, y lo ha sabido moldear a su gusto. 18,5 puntos, 6,5 asistencias, 2,5 triples por encuentro, 3,2 rebotes y 1 robo de balón son sus números hasta ahora. Nada desdeñables.

 Sin duda, por el momento es el claro aspirante al premio Rookie of the Year, y sin duda, se lo merece.

 La competición es muy larga, pero hasta el momento nos está dejando con la boca semi abierta.

Nº7 del Draft: Harrison Barnes (University of North Carolina- Golden State Warriors):



 Los que le conocen dicen de él que es un gran chico, muy disciplinado y trabajador... y nos lo creemos.

 Barnes llegó a la NBA de la mano de North Carolina, la mítica universidad de la que salieron jugadores de la talla de Michael Jordan, James Worthy, Tracy McGrady o Vince Carter, por nombrar a algunos, y Golden State Warriors no quiso desperdiciar la oportunidad de llevarse a este sensacional alero.

 Barnes, increíblemente trabajador, acusó en exceso la llegada a la NBA, con un juego mucho más físico y rápido que el universitario, pero ha sabido anteponerse. Con unos inicios dubitativos, rápidamente se puso manos a la obra, y sus números subieron de manera estrepitosa.

 Por el momento lleva una media de 26 minutos en pista, habiéndose hecho ya con el puesto de alero titular (la lesión de Richard Jefferson ha ayudado un poco), y unos promedios de 8,8 puntos y 4 rebotes. Por el momento, ya lleva 3 dobles/ dobles, casi seguidos, y parece que comienza a carburar como se espera de él, aunque se muestra en ciertas ocasiones, quizás, algo "tímido".

 Sin duda, una gran promesa, que dará que hablar en los próximos años, sobre todo por su disciplina, buena cabeza y capacidad de sacrificio.

Nº8 del Draft: Terrence Ross (University of Washington- Toronto Raptors):



 Sin ningún tipo de duda, el caso más difícil de valorar.

 Ross llegaba desde Washington a Toronto, vía Draft, y sin duda apuntaba alto: un buen escolta que llegaba a un equipo sin, prácticamente,nadie que hacerle competencia, ya que era de suponer que DeMar DeRozan, estrella anotadora del equipo, jugaría de alero, dada su versatilidad, y que Landry Fields, reciente fichaje llegado desde New York Knicks vía agentes libres, sería 6º hombre... pero nada sucedió así.

 Hasta ahora, Terrence lleva una media de 16 minutos por encuentro (y eso que los ha aumentado en los últimos encuentros), con unas medias de 6 puntos y 2 rebotes por partido, habiéndose perdido dos encuentros ya.

 El entrenador Casey parece no confiar en él demasiado, y en un equipo en el que la defensa es la palabra prohibida (allí solo José Calderón parece saber que significa eso), prefieren confiar más en el dúo Lowry- Calderón (cuando el ex de Houston se recupere, claro), y jugar con dos bases, que en Terrence Ross, y ver qué es capaz de aportar.

Nº9 del Draft: Andre Drummond (University of Connecticut- Detroit Pistons):



 El gigantón, de origen jamaicano, es uno de los favoritos de Lawrence Frank , entrenador del equipo de Michigan, y quiere cuidarle como a un tesoro: "Es un chico muy joven y esperamos muchísimo de él. Puede ser nuestra gran estrella, junto a Greg Monroe, para los próximos años, y no hay ninguna necesidad de forzar al chico. Las cosas irán con calma, e irán surgiendo, ya lo veréis".

 Andre llegó a la NBA en la 9ª elección global, y con lágrimas en la cara. Se trata de un chico muy familiar, muy pasional y muy sentimental, como su madre dice de él, y "todo se lo toma muy en serio".

 Sus inicios?. Algo decepcionantes (aunque eran lo esperado). El señor Frank ya avisó que con Andre no tendría prisa, y que quería hacer de él una bestia ofensiva... y no mintió lo más mínimo.

 Actualmente ha subido su "cotización" en el equipo, y está jugando unos 19 minutos por partido (van creciendo poco a poco), con unos promedios de 6,5 puntos, 6'5 rebotes y 1,5 tapones de media, por lo que la cosa no va mal.

 Poco a poco, Andre va creciendo, y quién sabe si, junto con Monroe, la gran estrella de los míticos Pistons, estaremos hablando de un dúo letal en los próximos años. Todo apunta a que sí.

Nº 10 del Draft: Austin Rivers (University of Duke- New Orleans Hornets):



 Comenzamos el resumen por New Orleans... y lo cerramos en New Orleans, con Austin Rivers, hijo de Glen, "Doc" Rivers, entrenador de Boston Celtics.

 De momento, otro jugador que nos está dando poco, aunque... tiene sus rachas (repetimos, aún así, que aún es muy temprano para dar un veredicto fiable).

 Rivers, que puede jugar de base y de escolta, se está mostrando excesivamente ansioso cuando sale a pista, y eso le está pasando factura. Pese a estar jugando más minutos que el titular, Roger Mason Jr., Austin no está consiguiendo encajar en el sistema de los Hornets, y Monty Williams, su entrenador, está loco buscando la manera de hacer que su juego encaje en la franquicia de Louisiana.

 Está jugando una media de 28 minutos, con unos promedios de 8 puntos, 2,5 rebotes, 2,7 asistencias, 0,5 robos y 0,5 triples por encuentro (esta debería de ser su gran arma). No está consiguiendo hacerse notar, y él mismo está entrando en una rueda peligrosa, la cual ya avisábamos el día de su presentación en el artículo del Draft. Allá por Junio.

 Esperamos más de él, pero veremos las pasadas que su cabeza, siempre pensante, le llega a jugar en el equipo. Recordemos que dentro de muy poco, Eric Gordon, a priori, la estrella anotadora del equipo, volverá a las pistas, y ahí puede "robarle" el puesto al hijo del entrenador de Boston Celtics, Glen, Doc Rivers.


 Tras haber comentado los diez casos del Top 10 del Draft, a continuación pasaremos a hablar de grandes decepciones y/ o alegrías de este Draft.

 Alegrías y sorpresa:

1) Meyers Leonard (University of Illinois- Portland Trail Blazers):



 Escogido por Portland Trail Blazers en la 1ª ronda, en la 11ª elección global, el espigado Meyers Leonard ha sido, junto con su compañero de equipo, Damian Lillard (ya hemos hablado acerca de el, y también lo consideramos una más que grata sorpresa), una excelente incorporación.

 Años atrás, Meyers tuvo problemas, ya que creció demasiado en muy poco tiempo, y su madre padece una enfermedad que le condiciona por completo. A esto, hemos de añadir que su padre, James, golfista profesional, falleció cuando el joven Meyers tenía tan sólo 6 años, a causa de un accidente.

 Con todo esto... Meyers está forjado en acero: no le importa lo que hablen de él, que le empujen, que le llamen lo que le llamen... él sólo se preocupa por dar la talla, y lo consigue.

 Saliendo desde el banquillo, por la estrella del equipo, LaMarcus Aldridge, o por JJ Hickson, está promediando 17 minutos por encuentro (ha bajado un poco sus minutos), con unos números muy decentes. Brooklyn Nets y Phoenix Suns son dos equipos que puedan dar buena fe del potencial de Meyers.

 Gran jugador, y parece que poco a poco, el equipo de Oregon va lavando su imagen.

2) Jared Sullinger (Ohio State University- Boston Celtics):



 El ala- pívot de Boston Celtics es otro de los que está gustando en este inicio de temporada.

 Jared Sullinger, procedente de Ohio State University, y escogido en la 1ª ronda, en la 21ª elección global por los de Massachusetts, está "dado el callo" en una franquicia siempre exigente como es la de los eternos Celtics.

 Jugando como suplente, nada más y nada menos, que de Kevin Garnett, "Sully" (como se le conoce), está promediando 17 minutos por encuentro, con unos promedios de 5 puntos y 5 rebotes. En cualquier otra franquicia puede que estos números fuesen más altos, sin duda, pero en un equipo como Celtics, con roles ya perfectamente definidos, y con sólo la variante de Jeff Green como baza mejorable, los números de Jared son un regalo para el equipo.

 "Sólo quiero demostrar que valgo para estar aquí. He sudado para conseguir llegar aquí,y no me voy a ir. Los rookies somos carne fresca, y quiero demostrar que puedo ser un gran filete. Si me quieren tendrán que cogerme". Palabra de Sullinger.

3) Jeffery Taylor (Vandebilt University- Charlotte Bobcats):



 Hablar de "chollos" puede ser prematuro aún, pero Jeffery, hasta ahora, tiene pinta de serlo.

 Jeffery Taylor, de mezcla sueca y norteamericana, ha llegado a los Bobcats de Michael Jordan desde Vanderbilt University, en Tennessee, en la 2ª ronda, en la 31ª elección global, y parece un gran descubrimiento.

 Se trata de un alero increíblemente fuerte, casi un titán, que está jugando 24,5 minutos de media por partido (tuvo un gran "golpe" de minutos cuando Gerald Henderson estuvo lesionado), y está teniendo grandes actuaciones; hasta ahora sólo se ha perdido un partido, y está promediando casi 7 puntos y 2,5 rebotes. Ante Toronto, Atlanta y Washington realizó sus primeros tres grandes partidos, y ha demostrado ser un gran jugador, repetimos.

 Una gran pieza para los Bobcats, que han pasado de ser el peor equipo en la historia de la NBA en temporada regular (la pasada campaña), a ser un equipo predecible, sí, pero respetable. Buen trabajo.

4) Perry Jones III (Baylor University- Oklahoma City Thunder):



 Perry está en este grupo casi más por lo que ha hecho en la pretemporada, que por lo que ha mostrado en la Regular Season.

 Jones, procedente de Baylor University, en Texas, es un jugador increíblemente atlético que despuntó con los Thunder en la pretemporada, pero que en temporada no está teniendo demasiadas oportunidades.

 Con los Thunder, hasta ahora, ha promediado 7,5 minutos por encuentro, con unos promedios de 1 punto y 1,2 rebotes. Números muy pobres para el jugador escogido en la 1ª ronda, en la 28ª elección global, pero que, a juzgar por su historial y por su pretemporada, pueden cambiar en cualquier momento. Jugar de suplente de Kevin Durant es duro, complicado, frustrante, aburrido y difícil, lo sabemos. Por eso le damos margen. Recientemente ha estado con Tulsa 66ers, equipo de los Thunder en la D- League.


 Decepciones:

1) Thomas Robinson (University of Kansas- Sacramento Kings):



 Nos centramos en "T-Rob" como mayor decepción, sobre todo, por haber sido la 5ª elección del Draft en este año.

 Hasta el momento, Thomas Robinson ha sido una víctima de la presión que supone la NBA, y se ha mostrado más como un pandillero que como lo que es: un gran jugador y un gran atleta.

 La jugada ante Detroit Pistons, en la que, literalmente, casi manda al hospital a Jonas Jerebko, alero sueco de los de Michigan, lo dice casi todo de un jugador al que le está costando adaptarse, y que, como él mismo reconoce, sólo ha encontrado a DeMArcus Cousins como apoyo (no sabemos aún si eso es bueno o es malo).

 Esperamos mucho de él, pero Derrick Williams, nº2 del Draft el año, sufrió algo parecido (que no igual), a Thomas el año pasado, y ha terminado estancándose en otro jugador más del que tirar en determinados momentos.

2) Jeremy Lamb (University of Connecticut- Houston Rockets- Oklahoma City Thunder):



 No sabemos si su cara de pena ya adelantaba lo que le sucedería en la NBA, pero no era esperado.

 Compañero de Andre Drummond en Connecticut, Jeremy Lamb es un muy buen jugador, y que además destacó en la pretemporada, incluso llegando a ser una jornada el jugador más destacado (la única en la que NO lo fue Damian Lillard), pero... fue comenzar la temporada y todo irse al traste.

 El chico, escogido por Houston en la 1ª ronda, en la 12ª elección global, no tuvo demasiadas oportunidades, y se convirtió en el 1º rookie en ser traspasado (a Oklahoma City Thunder, junto con Kevin Martin, a cambio de James Harden). A partir de ahí... sólo de mal en peor:


 Allí, en Oklahoma, ha tenido que ser suplente, nada más y nada menos, que de Russell Westbrook, uno de los mejores, y del propio Kevin Martin, con quien llegó del equipo tejano. Con todo esto, poco ya le quedaba por ver al joven Lamb, de que momento se ha perdido un total de 12 partidos, todos ellos por decisión técnica.

 Hasta el momento, su balance, cuando ha jugado, ha sido de 3 minutos jugados, con 1 punto por partido. Como anécdota, diremos que su MEJOR actuación fue ante Toronto Raptors, donde jugó 6 minutos y anotó 3 puntos.

 Muy poco nos ha dado hasta el momento Jeremy Lamb. Es una pena, ya que es un gran jugador, pero no suponemos que su suerte, al menos en Oklahoma, vaya a cambiar demasiado. Recientemente, ha estado, al igual que Jones III, en Tulsa 66ers, en la D- League.

Terrence Ross (University of Washington- Toronto Raptors):



 Caso similar al de Thomas Robinson, y ya comentado previamente.

 Ross, de momento, está siendo un 0 a la izquierda para el equipo de Dwayne Casey, los Raptors, y no parece que su suerte vaya a cambiar demasiado, incluso en un equipo en el que, a priori, todo pintaba bien para él.

 Una lástima, pero apunta a traspaso, más bien inminente.

4) Royce White (Iowa State University- Houston Rockets):



 Doloroso caso donde los haya, sin duda ( y no sólo porque se trate de uno de mis jugadores preferidos).

 Royce, ala- pívot procedente de Iowa State y seleccionado por Houston Rockets en la 1ª ronda, en la 16ª elección global, aún no ha jugado ni un sólo segundo con los de Texas. El motivo?. Diversos.

 El primero de los motivos de la ausencia de Royce fueron unos dolores en el gemelo. Aparentemente, no fue nada grave, y se esperaba que pudiese estar con el equipo para principios de temporada, hasta que, como dicen los mayores, las redes sociales hicieron el resto: White comenzó a recibir vía Twitter mensajes con amenazas de todo tipo, además de insultos. Entre las amenazas, incluso se llegó a mencionar a su familia, y entre los insultos aparecían "cariños" del tipo "desgraciado", "inútil", o "sobrevalorado". Hablamos de un chico de 21 años, y que además en un pasado ya tuvo problemas de racismo y otros tipos, por lo que causó mella en él y, tras hablar con Kevin McHale, entrenador de los de Houston, éste determinó que Royce no estaba para jugar: "Le queremos; le necesitamos; y le echamos de menos, pero necesitamos que esté bien. No quiero sacar a un chico a los leones sabiendo que pueden lloverle palos desde todos los sitios. Quiero que esté bien, que descanse, que se vea capaz de afrontar este desafío y que lo supere. No tenemos prisa con él, porque sabemos que va a dar la talla, pero le queremos al 100%). Tweets como estos han sido escritos por él para agradecer a todos el apoyo recibido:


 Royce siempre ha sido un jugador fuerte de carácter (no sólo en el apartado físico lo es), y seguro saldrá del percance, pero hasta ahora, sus problemas nos han impedido disfrutar de él como se debe.


 Bien, pues esto ha sido, hasta ahora, el Draft de la NBA 2012. Como siempre, todo está abierto a debate, y muchos pensaremos que un jugador no está brillando tanto y que otro sí que lo está haciendo, pero en cualquier caso, esto es aún muy largo, y, con poco más de un mes de competición todo puede cambiar en cuestión de uno o dos partidos.

 Esta es la magia de la NBA. Where Amazing Happens.

 A continuación, os dejo con un vídeo con algunas de las mejores jugadas de los rookies de este año hasta ahora, con actuaciones en la NCAA, en la Summer League, y en la ya propia NBA, con una banda sonora de fondo de lo más animada. Espero lo disfrutéis: