viernes, 29 de junio de 2012

Draft 2012. La clase que nos espera



 La noche que muchos esperábamos: la noche del Draft.

 El Draft 2012 tuvo lugar ayer, 28 de Junio de 2012, en Newark , New Jersey. En él, hemos podido ver a la nueva generación de jugadores llamados a ser parte importante en la NBA en los próximos años.

 Aunque el 1º puesto del Draft estaba decidido, puede que algunos no conociesen a los siguientes jugadores elegidos.

 Hablar de todos y cada uno de ellos sería una verdadera locura, por lo que haremos un breve repaso a las 10 primeras elecciones, valorando lo que cada uno de ellos ha sido durante su etapa universitaria, e "intuyendo" (nunca lo sabremos hasta su debut), lo que pueden aportarle a la NBA:

- 1ª elección global:   Anthony Davis. New Orleans Hornets.

 19 años. 2,08 metros y 100 kilos. Universidad de Kentucky.

 El ala- pívot de Kentucky y natural de Chicago ha sido el claro nº1 del Draft, y NADIE dudaba que NOLA se haría con el gran intimidador.

 Durante su único año como universitario, Anthony ha promediado 14,2 puntos, 10,2 rebotes y 5 tapones, además de haber conseguido el título de la NCAA.

 Es comparado (las comparaciones siempre son odiosas) con el GRAN Kevin Garnett, y desde luego que apunta a ser un grande. Veremos si todo lo visto y/o leído de él es cierto ó se queda en un proyecto, y si es él quién puede con la NBA ó es la NBA quién puede con él:


- 2ª elección global:   Michael Kidd- Gilchrist. Charlotte Bobcats.

 18 años. 2,01 metros y 103 kilos. Universidad de Kentucky.

 El alero de Kentucky, compañero y amigo de Anthony Davis, ha logrado hacerse con la 2ª plaza (algo que casi nadie pensaba). Es la 1ª vez en la historia del Draft que tanto la primera elección como la segunda pertenecen a la misma universidad.

 El freshman de Kentucky es, según Calipari, su ya antiguo entrenador "el chico más trabajador a quién he entrenado". Michael ha promediado en su única campaña como universitario 12 puntos, 7,4 rebotes 1,9 asistencias y 1 tapón.

 Se trata de un gran defensor y un buen reboteador, con unos % en la universidad de 49,5% en tiros de campo y un 25% en tiros de tres.

 Kidd- Gilchrist tiene emotivas historias detrás. Su padre murió tiroteado el 11 de Agosto de 1996, y desde entonces, Michael dice ver al menos una vez a la semana la película "El Rey León", ya que era la película que de pequeño veía con su padre y que le recuerda a él. La segunda anécdota es que su nombre original era MICHAEL GILCHRIST; se lo cambió a KIDD- GILCHRIST en Julio de 2011, debido a la muerte de su tío Darrin Kidd, que murió también, el mismo día que Michael recibió su carta de admisión para la Universidad de Kentucky.

 En la entrevista, su madre estaba realmente emocionada. El chico ha pasado por mucho, y veremos como se adapta a su nuevo equipo:


- 3ª elección global:   Bradley Beal. Washington Wizards.

 19 años. 1,96 metros y 94 kilos. Universidad de Florida.

 Jugador freshman. Jugando como escolta, Beal ha promediado esta campaña (su única con los Gators de Florida), 14,8 puntos, 6,7 rebotes y 2,2 asistencias por partido.

 Bradley, durante su época de instituto, fue considerado como uno de los mejores tiradores a nivel nacional, aunque con los Gators no pudo mostrar todo su potencial.

 Se trata de un anotador puro y duro, con unos fundamentos ofensivos realmente marcados. Es considerado por su antiguo entrenador en Florida como "un chico realmente maduro e inteligente para su edad". Como defecto, es algo inconsistente y muchas veces su altura le juega malas pasadas ante escoltas más altos que él. Veremos como logra entenderse con su futuro compañero y estrella del equipo, John Wall.

 Como anécdota, diremos que ayer, en la noche del Draft, Beal cumplía los 19 años. Qué mejor forma de celebrarlo:


- 4ª elección global:   Dion Waiters. Cleveland Cavaliers.

 20 años. 1,94 metros y 97 kilos. Universidad de Syracuse.

 Dion, natural de Philadelphia, ha jugado 2 temporadas para los de Syracuse, promediando 12,6 puntos, 2,3 rebotes y 2 asistencias.

 Durante estas dos temporadas, el escolta ha sido el 6º hombre del equipo. Es un buen atacante y un buen tirador de 3 puntos, pero es muy inconsistente. Veremos que es lo que puede aportarle a unos Cavaliers muy necesitados:


- 5ª elección global:   Thomas Robinson. Sacramento Kings.

 21 años. 2,06 metros y 109 kilos. Universidad de Kansas.

 El ala- pívot de Kansas parecía un fijo en el Top 3 del Draft, pero se "cayó" al 5º puesto. El jugador natural de Washington D. C., ha jugado durante 3 temporadas para los Jayhawks de Kansas, y aún es recordado el partido ante North Dakota, en el que anotó 30 puntos y capturó 21 rebotes.

 El 22 de Enero de 2011, su equipo, los Jayhawks, guardaron un minuto de silencio en favor de Robinson, que perdió a su abuelo, a su abuela y a su madre en el periodo de 2 semanas. Ha sido emotivo (realmente, LO MÁS EMOTIVO QUE RECUERDO EN UN DRAFT), el momento en el que sale elegido, abrazándose con su hermanita pequeña, que es la única familia directa que le queda, tras el fallecimiento del resto de su familia. En la entrevista, Thomas no podía ni hablar de la emoción.

 El físico de Robinson es REALMENTE INCREÍBLE, y es considerado una auténtica BESTIA. Fuerza, agilidad y rebote para unos Kings que, con DeMarcus Cousins y Thomas Robinson como pareja interior, pueden sembrar el terror en la zona. Veremos que puede aportarle a unos Kings que parecen querer traspasar a Tyreke Evans, quien fuese años atrás su gran esperanza:


- 6ª elección global:   Damian Lillard. Portland Trail Blazers (ronda procedente de Brooklyn Nets).

 21 años.1,91 metros y 88 kilos. Universidad de Weber State.

 El base, natural de California, ha jugado durante 3 temporadas para Weber State, promediando 18,6 puntos (11,5 puntos en su 1º año; 20 puntos en su temporada sophomore; 24,5 puntos en su 3º año).

 Los expertos apuntan a que se trata de un base "tipo Westbrook" (prácticamente sin visión de juego). Es un anotador compulsivo, un verdadero atleta (mide y pesa lo mismo que Russell Westbrook), y un penetrador LETAL. Su entrenador en Weber State dijo de él que "no es un base que suela cometer demasiados fallos, pero debe soltar más el balón, ser más generoso con sus compañeros". También le calificó de "gran trabajador". Parece que Canales y los Blazers tendrán trabajo por delante con Lillard. Sin duda, es, a priori, EL MEJOR BASE DE ESTE DRAFT:



- 7ª elección global:   Harrison Barnes. Golden State Warriors.

 20 años. 2,03 metros y 113 kilos. Universidad de North Carolina.

 El alero Barnes, sophomore de los Tar Heels, se ha hecho con la 7ª plaza, y jugará para los Warriors. 

 Puede que estemos hablando de la verdadera BESTIA del Draft. El chico es natural de Iowa, y es conocido como "El Halcón Negro". Estamos hablando de un GRAN saltador y un buen anotador.

 Realmente, los Warriors no se han querido complicar la vida demasiado en su elección, y han terminado por escoger AL MEJOR jugador que quedaba por encima de LO QUE REALMENTE NECESITABAN.

 Se trata de un jugador realmente atlético (él mismo dijo en una entrevista que "se que soy más atlético que la mayoría de jugadores"), y capaz de, según sus entrenadores en North Carolina, saltar 38 inches (casi 1 metro) en salto vertical. Su sprint, según "playermetrics", es tan sólo 2 segundos más lento (ó menos rápido), que el de John Wall, base de los Wizards. Veremos si los Warriors han acertado con el fichaje de este titán:


- 8ª elección global:   Terrence Ross. Toronto Raptors.

 20 años. 2,01 metros y 89 kilos. Universidad de Washington.

 Sin duda alguna, LA GRAN SORPRESA DE ESTE TOP 10.

 El sophomore de los Washington Huskies se ha "colado" en la 8ª posición, cuando apuntaba a que podía ser incluso una 13ª!. 

 Ross, natural de Portland, Oregon, ha jugado dos temporadas con los Huskies. En su 1ª temporada, promedió 8 tristes puntos por partido, pero en su 2ª campaña, sus números mejoraron notablemente, pasando a ser de 16,5 puntos, 6,5 rebotes y 1,3 robos de media por partido. 

 Se trata de un jugador con un físico realmente INCREÍBLE (casi perfecto), y con gran velocidad. Los Raptors, desde luego, están necesitados (y mucho) de anotación, ya que DeRozan no parece haber sido esta temporada todo lo que debería de haber sido. Además, los Raps contarán con su fichaje del Draft de la temporada pasada, Valanciunas, al que todos ponen (y nos unimos), como futuro GRAN jugador.


- 9ª elección global:   Andre Drummond. Detroit Pistons.

 18 años. 2,11 metros y 125 kilos. Universidad de UConn (Conneticut).

 Un "peso pesado" del Draft: ese es Andre Drummond. El freshman de UConn, natural de Mount Vernon, New York, ha terminado en Detroit Pistons, y jugará, a priori, al lado de Greg Monroe.

 En el Draft, sorprendentemente, pudimos verle llorando tras ser elegido Barnes en la 7ª plaza. Personalmente no entendí muy bien el disgusto, ya que es un buen jugador, pero apuntaba incluso a 11ª ó 12ª plaza, por lo que una 9ª es realmente buena.

 Durante su único año universitario, ha promediado 12,7 puntos y capturado 12 rebotes. Las malas notas de Drummond fueron un problema para su ingreso en la Universidad, ya que Conneticut tenía asignada su beca a Michael Bradley, pero finalmente éste se la cederá a Drummond (desconocemos lo que UConn le habrá dado a cambio) para que juegue con ellos.

 Sin duda, se trata de uno de los físicos MÁS IMPONENTES del Draft. Pese a ello, es un jugador ágil y con mucha movilidad. Se trata de un buen defensor, pero su tiro en estático... es prácticamente nulo. Es un jugador que ha sido acusado en múltiples ocasiones de no estar realmente interesado en jugar al baloncesto, e incluso de no tener un buen motor (algo que él se aseguró de negar en la entrevista post- Draft)

 Es un gran taponador y se le da bien el "pick & roll". Veremos que aporta a los Pistons, pero puede ser un pívot importante, y ya se le compara con Dwight Howard (aunque mucho ha de crecer para alcanzarle, a priori):


- 10ª elección global:   Austin Rivers. New Orleans Hornets (ronda procedente de Minnesota Timberwolves, vía L. A. Clippers).

 19 años. 1,96 metros y 92 kilos. Universidad de Duke.

 Instantes antes de su elección, diarios de New Orleans apuntaban a que Austin, hijo de Doc Rivers (entrenador de Boston Celtics), saldría en esta 10ª posición.

 Parece, con su fichaje, que el panorama cambia en los Hornets; con el fichaje de Anthony Davis en 1ª elección, el de Austin Rivers en 10ª y la posible renovación de Eric Gordon, el equipo cambia POR COMPLETO, y ahora será mucho más interesante ver al equipo de Louisiana,

 Respecto a Austin Rivers... poco que decir. La NBA ha querido venderlo como un base... pero realmente es un escolta. Es un jugador muy muy interesante, con un buen tiro y una buena penetración, pero que necesitará minutos, y los necesitará rápido. Veremos qué es lo que pueden hacer en el equipo para unir a Gordon (si renueva), y al hijo de Doc Rivers.


 Este ha sido un breve resumen de las 10 primeras elecciones del Draft 2012 de la NBA, celebrado ayer de madrugada.

 En él, como siempre, ha habido sorpresas, como la no- inclusión de John Henson (North Carolina), ó incluso Meyers Leonard (Illinois), en el Top 10, ó la aparición de Terrence Ross (Washington Huskies), en la 8ª plaza.

 Este ha sido, en resumen, el Top 10 del Draft de la NBA para la temporada 2012/ 2013. Veremos si estos chicos cumplen con las expectativas (han sido clasificados como "el mejor Draft de la NBA desde 2003", donde aparecieron jugadores como LeBron James, Dwayne Wade, Chris Bosh ó Carmelo Anthony), ó se quedan simplemente en un proyecto de super estrellas; aunque estamos seguros que NO decepcionarán.

 NBA. Where Amazing Happens.

 Como vídeo de despedida: la elección esperada. Anthony Davis, para New Orleans Hornets.













jueves, 28 de junio de 2012

Vince Carter. El hombre que aprendió a volar



 Cuando hablamos de mates y de espectáculo, SIN DUDA su nombre es uno de los primeros en venírsenos a la cabeza: hablamos de Vince Carter, también conocido como "Vinsanity" ó "Air Canada".


 Sin duda, Vince Carter ha sido uno de esos jugadores que nos ha hecho "estremecer" (sobre todo en sus primeros años), con sus acrobacias y vuelos sin motor.

 Pero pasemos a hablar de la vida completa de este JUGADORAZO, que llegó a ser considerado en su momento como uno de los posibles sucesores del mismísimo Michael Jordan.

 Vince Lamar Carter; ese es su nombre completo. Vince nació un 26 de Enero de 1977 en Daytona Beach, Florida.

 Vince fue el 1º de los dos hermanos, hijos de Michelle y Vince Carter. Vince Carter Sr., padre de Vince, abandonó la familia cuando el joven Vince estaba en 2º grado, y su madre Michelle conoció a otro hombre, Harry Robinson, también profesor, que ayudaría a Michelle a criar a los dos muchachos. Cuando años más tarde Vince Sr. volvió, Vince renegó de él, diciendo que él ya tenía un padre. Vince siempre a considerado a Harry su auténtico padre. En la foto inferior, Michelle, junto a sus dos hijos: Christopher Carter (corbata rosa), y Vince Carter (gafas):


 La relación de Vince con el baloncesto viene ya desde muy pequeño, cuando Vince tenía tan sólo 2 años. Su ídolo, por encima de ningún otro jugador, siempre ha sido el legendario y mítico jugador Julius Erving; El "Dr. J".

 Vince intentaba copiar los movimientos de su ídolo en todo momento, y su madre Michelle dice que "probablemente por ello llegó a desarrollarse antes que el resto de los chicos de su edad". Vince comenzó a practicar movimientos realmente agresivos en las canchas, con unos saltos y tiros nada propios de su edad. No en vano, sus amigos de la infancia comenzaron a llamarle UFO (siglas en inglés que significan "Objeto Volador No Identificado").

 Pero los padres de Vince se desesperaban. Vince solía faltar a clase, y cuando sus padres iban a buscarle, siempre solían encontrarle en los mismos sitios: cualquier playground próximo al colegio. Allí, Vince sí que parecía feliz, y se pasaba horas y horas y días enteros, machacando a chicos más mayores que él. "Veía su sonrisa jugando al baloncesto, y no podía reñirle", decía Michelle, "pero no queríamos que se dedicase sólo a esto; esto no iba a darle de comer, y no le haría un hombre". Los padres lo intentaron todo, hasta el punto de meterle en una banda de música (donde Vince acabará tocando la trompeta y el saxofón, entre otros).

 Pero Vince había nacido para el baloncesto. Como decimos, se escapaba siempre que podía, y era frecuente verle en cualquier playground de la zona, donde el "mate" era toda una cultura... por lo que Vince se puso a ello. Su juego, a pesar de su corta edad, evolucionó de tal manera que era capaz de ganar a niños de hasta 6 ó 7 años mayores que él, y no parecía costarle demasiado.

 Los padres de Vince, avisados por los profesores de que no había pasado por clase, un día fueron a buscarle. Y lo que vieron les dejó atónitos. Vince, con tan sólo 13 años, jugaba al baloncesto en las canchas con una intensidad y con una clase que desde luego NO era propia de un niño de su edad, destrozando a chicos de hasta 19- 20 años. "Entendimos que podía ser que el Señor hubiese escogido este camino para Vince", decía Harry, su "padre". "No queríamos que se dedicase exclusivamente a esto, pero viendo su felicidad y su talento, puede que esto fuese para lo que Vinnie había nacido", decía Michelle. Los padres de Vince terminaron aceptando esto, pero a cambio sólo le pidieron una cosa: que, por favor, no dejase sus estudios. Vince aceptó la "oferta", y estudió en Mainland High School, en el mismo Daytona Beach:


 Con los Mainland Bucaneers, Carter no hizo más que demostrar lo que casi todo el mundo ya sabía: que era un fuera de serie, y que si seguía la progresión marcada, no habría prácticamente nada que NO pudiese llegar a hacer.

 En su 1ª temporada con los Bucaneers, Vince se establece como la gran estrella del equipo, y promedia 20 puntos por partido; hablamos de la temporada 1991/ 1992.

 La capacidad de salto de Vince era "alucinante", como su propio entrenador allí dijo, y pese a su 1,83 metros de altura, no le costaba machacar el aro ante jugadores mucho más alto y aparentemente fuertes que él.

 Vince, en los 2 años que permanecería en Mainland, seguiría creciendo, lo que le haría aún destacar más y más hasta convertirse en la pieza que TODAS las universidades del país querían.

 Pero a Vince le llegaría el momento de dar "su 1º paso": acudir a la universidad.

 La elección, como él mismo dijo, fue dura: "Fue difícil para mí. Venía de Florida, donde el tiempo me favorecía y todo era genial, y de repente me vi allí... y todo era tan diferente... echaba de menos a mí familia: a mi madre, a mi padre, a mi abuela... pero tenía que ser fuerte", decía Vince. Tras semanas pensando que debería de hacer, Vince decidió acudir a la misma universidad a la que había acudido el MÁS GRANDE: North Carolina, para jugar con los Tar Heels.

 Vince jugó para los Tar Heels de North Carolina (la misma universidad a la que Michael Jordan acudió), durante 3 temporadas.

 allí, además de coincidir con el legendario entrenador Dean Smith, conoció a quién será su MEJOR AMIGO: Antawn Jamison (actualmente en Cleveland Cavaliers). Junto con él, formó parte del tremendo "Six Starters" (como eran conocidos): Vince Carter, Antawn Jamison, Shammond Williams (jugó en el Valencia Basket y Unicaja de Málaga), Ademola Okulaja (jugó en el CB Girona), Makthar N'Diaye y Ed Cota (llegó a jugar en el FC Barcelona en la temporada 2005/ 2006).

 A su llegada a la universidad, Vince contaba que estaba nervioso, y que NO sabía como reaccionaría la gente... hasta que llegó al campus: allí, Vince fue recibido como un verdadero ídolo, y todo el mundo le decía que sería el nuevo Jordan. Además, vio como muchos chicos llevaban la camiseta del equipo con su número y como la prensa anunciaba el fichaje; "realmente fue un sueño", decía Vince a TNT. "No sabía si aquello era real o era producto de mi imaginación, pero a cada paso que daba, la gente quería hacerse fotos conmigo, y me pedían incluso autógrafos!". Vince comenzó a sentirse "como en casa".


 Pese al espectáculo de su juego, Vince NO llega a tener un buen 1º año, y será 6º hombre, promediando unos débiles 7 puntos y 4 rebotes por partido en ta sólo 18 minutos de juego.

 Tras finalizar la temporada, Vince decide quedarse por decisión propia todo el verano en el campus, perfeccionando su juego, y al comenzar la siguiente temporada, Dean Smith se quedará ALUCINADO con la mejora de Carter, hasta el punto que tuvo que cambiar todo su esquema de juego para que Vince pudiese jugar de alero, jugando los Tar Heels con dos bases.

 En 1997, los Tar Heels, liderados por Carter y Jamison (foto inferior), se plantan en la Final Four, donde se encontrarán con los futuros campeones de aquel año: los Arizona Wildcats de Mike Bibby.


 En el 3º y último año de universidad, los Tar Heels sufrirán un duro revés, ya que Dean Smith, quién había entrenado durante 36 años (y ademas había entrenado al combinado norteamericano en 1976, en los JJOO de Montreal), tuvo que retirarse debido a un cáncer.

 Tras caer eliminados por el título, Carter se replanteará pasar un año más en la universidad, ya que "el título de la NCAA era lo que más ansiaba en el mundo", admitía Carter años después. Pero cuando Antawn Jamison (quién actualmente es su cuñado además de mejor amigo, como dijimos), decide presentarse al Draft de la NBA, todo se vendrá abajo para Vince, y decidirá, tras preguntar a familiares y entrenadores, presentarse también al Draft de la NBA. En la foto inferior, Carter con Dean Smith:


 Y llegó el gran momento: Vince Carter se presentaba al Draft de la NBA.

 En 1998, Vince Carter se presentaba al Draft de la NBA como una de las grandes sensaciones del momento, en un Draft en el que también se encontraba, como decimos, su GRAN amigo Antawn Jamison, y otras grandes estrellas, como por ejemplo Dirk Nowitzki ó Paul Pierce.

 Vince será elegido en el 1ª RONDA, EN LA 5º ELECCIÓN GLOBAL, por los Golden State Warriors, quiénes le traspasarán en el momento a Toronto Raptors por, curiosamente, Antawn Jamison, que había sido la 4ª elección, es decir, una antes que Vince!:


 Vince debutaba pues en la campaña 1998/ 1999 (la campaña del lockout). Como dato curioso, diremos que en su debut con los Raptors, Vince jugaría al lado de su primo, llegado a la NBA una temporada antes: el gran Tracy McGrady:



 Pero desde su llegada a Toronto y tras reiniciarse la Liga, Vince se convierte en el ÍDOLO LOCAL, siendo además proclamado "Rookie of the Year", tras promediar 18 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias durante la corta campaña.

 Pero lo mejor aún estaba por llegar, y si en la temporada de debut se había convertido en el ídolo local, en la temporada siguiente se convertirá en uno de los GRANDES ÍDOLOS DE LA NBA, tras, además, conquistar el campeonato de mates del All- Star Weekend de Oakland.

 La actuación de "Aerolíneas Carter" fue simplemente INCREÍBLE, rememorando a los mismísimos Michael Jordan y Dominique Wilkins. Todos recordamos el mate de 360º, el mate pasándose el balón por debajo de las piernas en el aire ó su codo "dentro", literalmente, de la canasta. La fuerza de Vince, unida a su capacidad de salto, hacía que TODA la NBA temblase con él:




 En este 2º año, "Vinsanity" promedió unos INCREÍBLES 26 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias por partido, estableciéndose, como decimos, en una de las grandes figuras de la Gran Liga.

 Llegaría pues, la 3ª temporada de Vince Carter con los Raptors. En ella, Vince se quedó como LA GRAN ESTRELLA, se irse Tracy McGrady a Orlando Magic. Vince NO decepcionará, y sus números no harán más que crecer, yéndose hasta los 28 puntos, 5,5 rebotes y 4 asistencias de media en la temporada.

 Pero tras una gran campaña... llegaría el 1º gran golpe: en la temporada 2001/ 2002, es decir, su 4ª campaña en la NBA, Vince no puede más, y termina rompiéndose: se perderá 22 partidos por las lesiones, aunque en los 60 restantes demostrará estar recuperado, promediando 25 puntos y 5 rebotes de nuevo. Daba la sensación que, pese a las lesiones y a la "electricidad" de su juego, Vince era invencible.


 En la temporada 2004/ 2005 y tras 7 largos años en Toronto, Vince se cansa de que los Raptors no se refuercen como era debido y pide el traspaso.

 Con el traspaso aceptado por parte de la franquicia canadiense, Vince acaba en New Jersey Nets, en una operación en la que también se verán afectados Alonzo Mourning, Eric Williams y Aaron Williams, además de 2 futuras 1ª as rondas del Draft:


 Con los Nets, Carter alcanzará su MEJOR NIVEL, promediando 27,5 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias, que ayudarán a llevar a la franquicia a los deseados Playoffs.

 Pero un desafortunado incidente hizo que la fama de Vince en Canadá se desvaneciese: en 2005, el periodista John Thompson, de TNT, le hace una entrevista a Carter, y publica unas palabras en las que se deja entrever que Carter admitió "no haberse esforzado ni lo más mínimo en su última temporada con los canadienses". Esto hizo que todo Toronto estallase, llegando a publicar en varios periódicos su odio a Carter, y Thompson saldría, posteriormente, en ayuda de Carter, diciendo que todo fue "un malentendido".

 Además de esto, el mundo de Carter parecerá estar desmoronándose cuando Chris Carter, su hermano menor, es detenido por la policía en Daytona Beach por posesión y venta de drogas (concretamente marihuana y cocaína). Chris fue puesto en libertad tras pagar Vince 1500 dólares de fianza.

 Vince, tras aparecer en público disculpando a su hermano, parece ser aún más querido por los aficionados, como muestra de su respeto y cuidado por la familia, lo que le empuja a hacer la que, posiblemente sea, su MEJOR TEMPORADA allí: promediará 25,2 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias.


 En aquella temporada, Carter contó con la ayuda de Jason Kidd, con quién además participará en el All- Star. Además de esto, Carter parecía estar en un nivel "superior", anotando en varias ocasiones más de 40 puntos en un partido.

 Y el 7 de Abril de 2007, Carter y Kidd entran en la historia de la NBA: ante los Washington Wizards, ambos anotarán un triple doble, que, además de darles la victoria, les convertía en los primeros en 18 años en conseguir semejante logro (antes habían sido Jordan y Pippen contra los L. A. Clippers):


 Además de esto, Carter se convirtió en el 1º JUGADOR EN LA HISTORIA DE LOS NETS en alcanzar la cifra de los 2000 puntos.

 La temporada mencionada (2006/ 2007), hace que Nets "tire la casa por la ventana", y, tras Carter terminar contrato y los Knicks estar al acecho, deciden renovar a Vince por una gran millonada: 62 millones de dólares por 4 temporadas.


 Pero tras firmar el contrato, Vince, con 30 años ya cumplidos, comenzó a descender en sus números, promediando 21 puntos en su penúltimo año, y 20 puntos en el último, siendo estos SUS PEORES NÚMEROS DESDE SU LLEGADA A NEW JERSEY. La electricidad y explosividad en el juego de Carter parecían desaparecer, y su físico, debido a las lesiones y el desgaste, parecía pasar de "atlético" a algo más "pasado de peso" (no en vano pasó de pesar 98 kilos en su año de renovación a 105 en su último año en Nets).

 Con todo esto, Vince es, el 25 de Junio de 2009, traspasado a Orlando Magic, junto con Ryan Anderson, a cambio de Rafer Alston, Courtney Lee y Tony Battie. El ciclo de Carter en New Jersey finalizaba con un GENIAL rendimiento del eléctrico escolta: 24 puntos de media en sus 5 temporadas, además de 6 rebotes de media.


 Con los Magic, Carter sólo estará una temporada y media; temporada y media que podremos calificar de buena: los Orlando Magic llegarán a las Finales de Conferencia en la 1ª temporada, y el rendimiento de Vince, aunque inferior a otras temporadas, será "aceptable": 16,6 puntos y 4 rebotes en 31 minutos al finalizar la 1ª campaña.




 Pero los años NO pasan en balde, y pese a completar grandes partidos y dejarnos fantásticas "perlas" a modo de mates y otras "volcánicas" jugadas, la chispa que había caracterizado al gran Carter a lo largo de sus ya 14 temporadas en la NBA, se iba apagando, y ya no era el mismo.

 En la temporada 2010/ 2011, en el mes de Diciembre, Vince será traspasado de nuevo, esta vez con destino Arizona, para jugar con los Phoenix Suns.


 Carter llega a los Suns un 18 de Diciembre y en último año de contrato (le tocaba percibir esa temporada 17.300.000 dólares), junto con el polaco Marcin Gortat, y Mickael Pietrus, el francés, a cambio de Hedo Turkoglu (que regresaba a Orlando), Jason Richardson y Earl Clark.

 Pese a NO llegar a los 30 minutos por partido (era la 1ª vez en su carrera que no llegaba a la significativa cifra), ni llegar a promediar 14 puntos (la peor anotación de media en su carrera), Vince pasó a formar parte del "Club de los 20000", llegando a anotar 20000 puntos a lo largo de su carrera (lo logra en Enero de 2011).

 al inicio de esta temporada, ya finalizada, Vince firmó un contrato que le unía las 3 próximas temporadas a los Dallas Mavericks, antiguos campeones de la NBA (tras los actuales, los Miami Heat). El contrato de Vince ya no es, a sus 35 años, ni parecido al que firmaría en su etapa en New Jersey: el contrato actual, firmado con 34 años, le unía a Dallas por 3 temporadas, a razón de 3 millones por cada una de ellas, es decir, un total de 9 millones por jugar con el equipo tejano.




 Con los Mavs, su rendimiento no será ni mucho menos el de otros años, y, pese a comenzar realmente mal la temporada, con lesiones de todo tipo (e incluso problemas de sobrepeso), Vince alternó partidos buenos, siendo titular, con actuaciones realmente pobres, para promediar 25 minutos de juego (de nuevo LOS MÁS BAJOS de su carrera), con una media de 10 puntos y 3 rebotes por partido, algo a lo que Vince NO nos tenía acostumbrados.

 Vince, aún así, SIEMPRE será recordado como un gran jugador, capaz de saltar por encima de cualquiera y en cualquier circunstancia, como demostró con la selección norteamericana. Vince jugó tan sólo 2 campeonatos internacionales con el USA Team (1 campeonato FIBA de las Américas, en San Juan, en 2003, donde consiguió 1 medalla de oro, y 1 JJOO, en Sidney, en 2000, donde consiguió 1 medalla de oro), pero será e los JJOO del 2000, en Sidney, donde realice su jugada MÁS SALVAJE, saltando, literalmente, por encima del francés Frederic Weis, en lo que sería bautizado por la prensa como "le dunk du mort" (el mate de la muerte). El mate fue realmente espectacular, y la cara y reacción de jugadores como Kevin Garnett reflejan lo que en sí fue la jugada:



 En la actualidad, Carter cuenta ya con 35 años, y pese a que su cuerpo no es ya ni mucho menos el que era, aún le restan 2 temporadas más con los Dallas Mavericks de Dirk Nowitzki.

 Como decimos, Vince ha sido y es un auténtico fenómeno, y SIEMPRE será recordado como, posiblemente, el mejor "matador" de la NBA. Su final parece estar cada vez más cerca, y aunque no es ni mucho menos seguro que vaya a terminar su contrato con los Mavs, siempre será recordado como uno de los mejores.

 Vince Carter: el hombre que aprendió a volar.

 Como vídeo de despedida, hacemos un repaso a los 10 mejores mates que este SUPERCLASE nos ha "regalado" a lo largo de sus años en la NBA. Vince Carter: el mejor matador de todos los tiempos:


miércoles, 27 de junio de 2012

El jugador perfecto. Creando a Robocop



 Quién no se ha hecho esta pregunta alguna vez?. Quién es ó quién sería el JUGADOR PERFECTO en la NBA?.

 Bueno, la respuesta, como siempre, es cuanto menos ambigua y relativa, ya que lógicamente NO LO HAY; NO EXISTE EL JUGADOR PERFECTO. Probablemente, si tuviésemos que escoger un jugador de entre todos los que han pasado por la NBA a lo largo de la historia el 90% de la gente escogeríamos al mismo: "Su Majestad" Michael Jordan.


 Sin duda de ningún tipo, Michael Jordan es el jugador QUE MÁS SE APROXIMA A LA PERFECCIÓN, habiendo éste demostrado su capacidad para hacer cualquier cosa sobre el parqué siempre que ha querido. Pero si lógicamente nos ceñimos a otros aspectos, como el reboteador, el de bote, "work ethic" ó físico, quizás nos quedemos pensando en qué es o quién sería el mejor.

 Dado a qué esto es imposible, a continuación "construimos" al jugador perfecto, paso a paso, con el fin de IMAGINARNOS quién hubiese sido el mejor Robocop de la NBA (por supuesto, esto siempre generará mil y un debates). Procedamos:

1. Físico:


 Lógicamente, en un deporte como el baloncesto, y más la NBA, donde los contactos e impactos son constantes, el físico lo es, sino todo, una gran parte de esto.

 Aquí, sin duda, el mejor es LeBron James.

 LeBron James puede que NO haya sido la mayor "bestia" de la historia en la NBA, pero desde luego que sí que es quién mejor domina su tremendo cuerpo.

 El físico de LeBron, más que el de un jugador de baloncesto perfecto, es el de cualquier deportista perfecto, y como Jerry West (logo de la NBAy ex- jugador de Lakers) dijo: "LeBron no es sólo un jugador de baloncesto privilegiado en cuanto a físico; es un deportista privilegiado en cuanto a su físico. Da la sensación que si quisiese jugar al fútbol americano o al beisbol, sería igual de superior a la media" (no en vano, LeBron fue un gran jugador de fútbol americano en el colegio y flirteó con la posibilidad de dedicarse al football antes que al baloncesto).

 En cualquier caso, LeBron deja clara su superioridad física en cada jugada, y da la sensación a cada segundo que no hay NINGÚN jugador capaz de frenarle.



2. Cabeza:


 Lógicamente, quizás otro de los factores MÁS importantes en este deporte.

 Todos sabemos que tener la cabeza fría y serena en los momentos clave es INDISPENSABLE para ser un líder, un "jefe", y pese a haber grandes jugadores en la Liga, no todos (ni la gran mayoría), tienen ese temple para manejar un partido cuando la situación le necesita.

 Aquí, sin duda, el mejor es Kobe Bryant.

 Kobe es un jugador que, por su edad, está yéndose, cada vez, mas a menos (es lógico), pero... Kobe siempre será Kobe, da igual el tiempo que pase.

 La "Mamba Negra" ha sido y es capaz de manejar los partidos a su antojo (en la gran mayoría de las ocasiones), para, en los segundos finales, finiquitar a su rival con un tiro o una jugada imposible.

 Muchos son los que han dicho esto del genial Kobe, y pese a ser odiado y querido al mismo tiempo, no hay duda que si tuviésemos que fiarnos de alguien en un momento difícil sobre la pista, ese podría ser Kobe Bryant.


3. Tiro ó "clutch":

 Puede que este sea otro importante aspecto del juego. Kobe ha estado en esta lista hasta el final, lógicamente, pero el ganador está claro (y no creo que nadie pueda dudar).

 Aquí, sin duda el ganador es Michael Jordan.

 Nadie pone en duda la capacidad de algunos jugadores de la NBA en resolver un partido en cualquier instante, como Kobe Bryant, Ray Allen, Carmelo Antony, Paul Pierce u otros muchos, pero aquí Sir Mike es EL MEJOR.

 Michael destrozaba un partido cuando le apetecía, y su "clutch shot" ante Utah Jazz en la Finales del '97 (foto inferior izquierda), está recordado como el mejor clutch de la historia. Poco más que decir acerca de Jordan:


4. Bote y arranque:


 Otro interesante punto. Es uno de los factores más importantes en esta Gran Liga (personalmente mí favorito), y es un aspecto que decide una gran cantidad de puntos a lo largo de un partido y de un campeonato.

 Son muchísimos los jugadores que tienen esta característica como principal arma (Derrick Rose ó incluso LeBron James pueden presumir de poseer esta difícil característica), pero aquí puede que también hayamos decidido otro ganador.

 Aquí, el ganador sería Kevin Durant.

 Kevin, con ese gran físico (2,06 metros de altura y unas extremidades increíblemente largas), es quizás el jugador más desequilibrante.

 Cuando Kevin tiene el balón y el defensor está encima, uno de los movimientos típicos de Durant es esa gran zancada. Sus largas extremidades hacen que ese primer gran paso sea letal y su penetración a canasta ó tiro... ya sabemos todos como suele acabar: en éxito en un alto porcentaje de ocasiones. Su aparentemente endeble constitución no debería ocultarnos una gran fuerza y dureza.


5. Pase:


 Otra de las armas que un jugador perfecto ha de tener muy en cuenta.

 Siempre nos hemos fijado en los puntos, en los mates, en los triples, en los tapones... y en los pases?. En ese genial asistente?.

 Aquí puede que tampoco se generen demasiadas dudas, y el asistente perfecto puede que todos coincidamos en decir que es John Stockton.

 El genial ex base de Utah Jazz es el MÁXIMO ASISTENTE EN LA HISTORIA DE LA NBA, y uno de los mejores "Houdini" que la NBA ha visto.

 Sus pases eran una verdadera delicia para la vista, y como Karl Malone, antiguo compañero suyo en Utah dijo: "No puedes desaprovechar pases como los de John. Siempre sabía lo que ibas a hacer antes de que tú mismo lo pensases, y ahí te ponía la pelota. Era único".


6. Salto:


 Este es otro factor más relacionado con el físico, ya que suele venir por cierto componente genético, pero también que lógicamente puede mejorarse (y de qué manera) con el tiempo: la capacidad de salto.

 A lo largo de los años, hemos visto a verdaderas "bestias" enseñarnos su capacidad para levantarse del suelo, y no todos han tenido por qué ser hombres altos: jugadores como Rajon Rondo ó Derrick Rose (ambos bases), poseen una capacidad de salto increíble, como ya hemos visto en algunas ocasiones, y otros jugadores, como por ejemplo LeBron James, también nos ha enseñado lo que es capaz de hacer.

 Pero aquí también tenemos un ganador: Dwight Howard.

 Joe Rogowski, entrenador en la parcela física de los Orlando Magic, NO dudó en señalar a "Superman" como un alumno aventajado en este aspecto. "Dwight es capaz de saltar 1,05 metros en estático, en vertical, desde el suelo. Jamás en mí vida he visto ni he entrenado a nadie con semejantes características de salto", decía uno de los entrenadores de los Magic.

 La capacidad de salto de Dwight es increíble, y unida a su capacidad de intimidación le convierten en un jugador casi infranqueable.


7. Rebote:


 Este aspecto puede ir ligado al salto, pero no tiene por qué ir completamente unido a él. Hemos hablado de jugadores con gran capacidad de salto como Derrick Rose, Rajon Rondo ó LeBron James. Estos tres superclases son buenos reboteadores pero lógicamente NO son los mejores.

 El rebote tiene mucho que ver con el físico, la capacidad de salto... pero también con la colocación. Kevin Love, de los Minnesota Timberwolves, explicaba su particular teoría a la hora de capturar rebotes: "parto de la base que el 80% de los rebotes se capturan debajo de los aros. Yo no soy el jugador ni más alto ni más fuerte de la Liga, por lo que sí lo que quiero es rebotear, tengo que tener una gran colocación; adelantarme a mí rival; ser más listo que él".

 La teoría (y su aplicación práctica) es interesante.. a la vez que difícil. Ha habido GRANDES reboteadores en la NBA, como Moses Malone, Kareem Abdul Jabbar, Dennis Rodman, Hakeem Olajuwon... pero en este caso, lo fácil será tirar por el camino marcado y seleccionar a los 2 mejores de TODOS LOS TIEMPOS: Wilt Chamberlain y Bill Russell.

 Tanto Wilt como Bill han sido los dos mejores reboteadores que la NBA ha tenido a lo largo de su historia, pero ambos eran COMPLETAMENTE distintos:

 Wilt Chamberlain puede que haya sido el 1º "superhombre" de la NBA, y su físico y esos enormes brazos, similares a pilares maestros, hacían que el arte del rebote fuese algo más sencillo (para él, claro). Ha sido líder de la NBA en el apartado reboteador en 11 temporadas DIFERENTES, y ha llegado a rebotear 22, 9 rebotes de media POR PARTIDO. Además de esto, ha llegado a capturar la friolera de 55 rebotes en un sólo encuentro.

 Bill Russell, "The Hawk", era, por otro lado, algo más plástico en este arte. Era un jugador muchísimo más delgado que Chamberlain (unos 20 kilos más delgado), pero fue, a su vez, el 1º jugador en promediar más de 20 rebotes por partido durante una temporada regular. Ha promediado, además, más de 20 rebotes por partido en 10 DE SUS 13 TEMPORADAS EN LA NBA, algo realmente increíble.


8. Defensa:


 Otra gran arma para un buen superhéroe. La defensa es un claro ejemplo del trabajo, y son muchos los jugadores talentosos en la NBA que anotan 30 puntos como si nada... pero que luego son realmente NULOS en defensa (el mejor ejemplo es el genial Carmelo Anthony, tan letal en ataque como inofensivo en defensa).

 El mejor puede que haya sido, en este aspecto, el ala- pívot de los Detroit Pistons Ben Wallace.


 "Big Ben" Wallace ha ganado 4 veces el premio al "Mejor Defensa del Año" (lo ganó 2 veces seguidas, se tomó un año sabático y lo volvió a ganar otras 2 veces SEGUIDAS de nuevo), y ha sido un verdadero "animal" en la defensa.

 Wallace, en su llegada a Detroit, en el año 2000, aseguró haber hablado con Joe Dumars (GM de los Pistons por aquel entonces), y prometerle que "haría lo posible por ser el mejor, y por ser considerado un jugador importante EN LA HISTORIA de la franquicia"; y vaya si lo consiguió: la gente gritaba el nombre de Wallace en cada jugada, y éste se convirtió en el JUGADOR MEJOR PAGADO DE LA HISTORIA DE LA FRANQUICIA.

 La capacidad de intimidación en defensa de Wallace era BRUTAL, y jugadores como el todopoderoso Shaquille O'Neal llegaron a sufrir la defensa de "Big Ben" Wallace.


9. Work Ethic:

 Puede que el "Work Ethic" ó "ética de trabajo", sea lo más complicado de todo cuanto hemos hablado (y en la NBA de lo más escaso).

 El compromiso, el trabajo en equipo, las ganas de mejorar, de trabajar más y más duro, de querer superarte a ti mismo y de vencer tus propios miedos son características que NO todos lo jugadores de la NBA tienen, desde luego. En una Liga tan dominada por los egos, la prensa y los contratos multimillonarios, son pocos los jugadores que se han preocupado o que se preocupan por ser mejores; pero no sólo mejores "en algo", sino "mejores en todo".

 Y aquí, sin duda, el gran ganador es el jugador nacido en Brooklyn y antiguo capitán de los Golden State Warriors, Chris Mullin.

 Chris Mullin ha sido incluido hace algo menos de un año en el prestigioso "Hall of Fame" (Salón de la Fama de la NBA). No es algo extraño que un jugador que tan sólo ha ganado un trofeo Oscar Robertson y ha sido 5 veces All- Star (amén de sus 2 oros olímpicos, en Barcelona '92 y L. A. '84) entre en tan prestigioso y selecto club?.

 Bueno, pues puede que lo que aquí le haya llevado haya sido eso: su ética de trabajo.

 Chris, desde su llegada a la NBA, allí por 1985, cuando fue escogido en la 7ª posición por Golden State, ha demostrado ser un ejemplo de trabajo, conducta y "reinserción" al buen camino.

 Los continuos problemas de lesiones y sus problemas con el alcohol limitaron (y mucho), la actuación de Chris como jugador de baloncesto... hasta que un gurú, Don Nelson, le abrió os ojos: "No podía malgastar mí vida de esta manera", me decía continuamente, "y me puse a ello: dejé la bebida, los garitos de mala muerte, y me puse a hacer lo que mejor sabía hacer: jugar al baloncesto".
 El trabajo de Chris y su fuerza de voluntad hicieron que se convirtiese en el alumno aventajado de la "clase Nelson", y que, además de ser capitán de los Warriors, llegase a promediar, durante 5 temporadas consecutivas, 25 ó más puntos con los de Golden State.



 Hay, seguramente, otros muchos aspectos a través de los cuáles podríamos "construir" al jugador perfecto en la NBA, como el tiro de tres puntos, la agresividad, la durabilidad... pero puede que estos sean los 9 aspectos más importantes para construir al "soldado perfecto".

 Lógicamente, nunca veremos a un jugador que reúna todas estas características, pero... soñar es gratis, y de esta manera, construimos al jugador perfecto, aunque como decimos, cada uno de los aspectos podría ser foco de debate acerca de quién es mejor que quién. Es lo bueno de la NBA: el amplio repertorio para escoger.

No hay un jugador perfecto, como hemos dicho en varias ocasiones, por lo que el vídeo será un homenaje a quién más se ha aproximado a esa perfección: Michael "Air" Jordan:


martes, 26 de junio de 2012

Jason Kidd. El merecido premio al trabajo bien hecho



 Si hay algún jugador con quién la NBA y el baloncesto general tenía que ser justo, ese era Jason Kidd. Y qué mejor manera de "hacer justicia" que ese deseado anillo conseguido la temporada pasada con Dallas Mavericks (temporada 2010/ 2011).

 Jason Kidd, también conocido como "J Kidd", nace un 23 de Marzo de 1973 en San Francisco, California, y por increíble que pueda parecer... sigue jugando en la élite, con 39 años ya cumplidos!.

 Puede que la clave del éxito en la carrera profesional de Jason esté en la "estabilidad" que le ha caracterizado (con algún altibajo), a lo largo de su carrera.

 Jason Kidd es el 7º y menor de los hijos de la familia encabezada por Steve Kidd y Anne Kidd, sus padres. Su padre es afroamericano, y su madre, de ascendencia irlandesa (de ahí esa pequeña mezcla visible en el aspecto del genial base).

 La infancia y juventud de Jason transcurre en California hasta su llegada a la NBA. Él, junto a su familia, se crió en un barrio de clase más bien alta de Oakland (California), y durante sus dos años de universidad acudirá a la Universidad de Berkeley, en California.

 La llegada de Kidd a la Universidad propició que su equipo, los Golden Bears de Berkeley, diesen un gran salto de calidad, alcanzando en dos ocasiones el torneo final de la NCAA:


 En 1994, Jason se declara elegible para el Draft de la NBA, tras grandes temporadas en su California natal, y es escogido por Dallas Mavericks en la 1ª RONDA, EN LA 2ª ELECCIÓN GLOBAL.

 Jason Kidd era un base que apuntaba grandísimas maneras, y en su 1ª temporada promediará 11 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias, que le valdrán para, junto con otra hiperestrella, Grant Hill, de Detroit Pistons, proclamarse "Rookie of the Year", en una de esas escasas ocasiones en las que este premio ha sido compartido (sólo ha sucedido en la temporada 1970/ 1971, y en la temporada 1999/ 2000, además de ésta mencionada).


 En su 1ª temporada con los Dallas Mavericks, Jason destacó con casi 34 minutos jugados por partido, siendo el base titular de los Mavs, aunque con unos porcentajes, tanto en tiros de campo, como en tiros libres como en tiros desde el arco de los 3 puntos, bastante "flojos", promediando un 38% en tiros de campo, un 27% en tiros de 3 puntos y un 69% en tiros libres. Además de esto, una característica que "acompañó" al juego de Kidd durante los primeros años de carrera profesional, sería un bote de balón, quizás, demasiado alto, dando sensación de "aceleración" en el juego; característica que con el tiempo iría puliendo hasta convertirse en uno de los mejores.


 Tras 3 temporadas en Dallas con un buen nivel (sobre todo su 2ª temporada, promediando casi 17 puntos por partido y 9,7 asistencias, es decir, casi un doble- doble), Jason es traspasado (1996/ 1997), terminando en los Phoenix Suns, donde demostrará en 5 temporadas allí el tipo de jugador que es.


 En sus 5 temporadas "manejando" el timón de los Suns, Jason Kidd se establecerá como uno DE LOS MEJORES BASES DE LA NBA, promediando 14,2 puntos y 9,8 asistencias por partido (de nuevo al borde del doble- doble). Allí compartiría vestuario con, por ejemplo, el mítico Anfernee "Penny" Hardaway (foto inferior):


 Pero en el año 2001 y con Jason aún en Phoenix (en su última temporada), éste sufrirá (y de qué manera), la 1ª "travesura" de su ahora ex- mujer: Joumana Kidd. Como decimos, en 2001, Jason Kidd será ARRESTADO por la policía de Phoenix debido a una supuesta agresión física contra Joumana. Ella denunció a Jason por una supuesta "bofetada" en la cara en presencia del menor de sus hijos, T.J. (de aquella tenía 2 años), tras una discusión acerca del comportamiento del menor de los hijos de los Kidd. Finalmente, todo "parecería" quedar en nada y la vida seguiría, como dice la canción:


 Tras este "incidente", Jason Kidd será de nuevo traspasado, en este caso, con destino New Jersey Nets; hablamos del año 2001, y Jason permanecerá con los Nets hasta el 2008.

 Los desastrosos Nets se habían hecho con Jason Kidd en un intento a la desesperada de poder "ser alguien" en la Costa Este, tras temporadas horribles de la franquicia... y vaya si lo consiguieron!: la llegada de Kidd, unida a la adquisición vía Draft del gran Kenyon Martin (nº1 del Draft del 2000), hicieron que el panorama en NJ cambiase por completo, y durante las 2 primeras temporadas de Kidd allí (temporadas 2001/ 2002 y 2002/ 2003), los Nets alcanzan las Finales de la NBA (eso sí, cayendo ante L. A. Lakers en la 1ª de las Finales y ante S. A. Spurs en la 2ª de ellas).


 Pero en 2004 la MALA SUERTE decidiría entrar en escena, destrozando a Jason. Como decimos, en Julio de 2004, Jason se somete a una operación de rodilla que la dejará en el dique seco durante un tiempo. Esto era malo, pero si lo unimos a la disolución del equipo, con la NO- RENOVACIÓN de Kenyon Martin (recordemos, nº1 del Draft), ó el despido del entrenador, hacían que los Nets volviesen a temblar.

 Pero parece que los Nets cogían algo de aire. En la temporada 2004/ 2005, un GRAN jugador llega a la ciudad: Vince Carter, alias "Half Man Half Amazing", ó "Air Carter". De sus condiciones atléticas por aquel entonces no hablaremos (eran un abuso), pero con él y la recuperación posterior de "J Kidd", los Nets vuelven a tocar los puestos privilegiados, en 2006, volviendo a los ansiados Playoffs.


 Todo parecía volver a la calma... hasta que, de nuevo, aparece Joumana, su ahora ex- mujer, como antes dijimos. En el 2007, Jason presentará mediante su abogada, UNA DEMANDA DE DIVORCIO sobre Joumana, debido a "ABUSO EXTREMO", como lo definió la abogada de Kidd. Jason Kidd demandaba a su mujer, Joumana, por abusos físicos y mentales, alegando éste que ella "siempre me ha amenazado de querer separarme de mis hijos, de decirle a la policía que la pegaba, cuando yo jamás le he puesto la mano encima a alguien, y además se pasaba las noches gritándome en presencia de los pequeños acerca de lo inútil que era en la vida y que no valía para nada".

 A partir de este momento, Jason se volvió un jugador mucho más "incisivo", y patentó el ritual que le acompañará a lo largo de los años. En la línea de tiros libre, Jason siempre hace lo mismo antes de lanzarlos, y es limpiarse la mano derecha al pantalón, lanzar dos besos al aro y tirar. Compañeros suyos como Richard Jefferson, en su época en Nets, han insinuado en más de una ocasión que este ritual va "dedicado" a Joumana, en modo irónico:



 Y con todo esto, llegó 2008. El rendimiento de Kidd sobre el parqué era exquisito, habiendo promediado hasta entonces y desde su llegada a la NBA unos fantásticos 14 puntos y 9,7 asistencias por partido (de nuevo, y tras 15 temporadas en la NBA, al borde del doble- doble); y llegó el traspaso: el 19 de Febrero de 2008, Jason volvía a casa, a Dallas, en un traspaso en el que se incluyeron hasta 8 jugadores entre los dos equipos.


 En este 2º ciclo en Dallas Mavericks, y con Jason Kidd ya con 35 años, éste se convertirá en el 3º jugador EN LA HISTORIA CON MÁS TRIPLES DOBLES POR PARTIDO, tras los legendarios "Magic" Johnson y Oscar Robertson. Estaba claro que el rendimiento de Kidd, tras ya 16 temporadas en la NBA, había siendo y estaba siendo prácticamente INMEJORABLE, añadiéndole, además varias participaciones en el All- Star (9 apariciones en aquel momento y 10 apariciones en la actualidad).

 Así mismo, también se estableció como el 2º JUGADOR EN LA HISTORIA DE LA NBA CON MÁS ASISTENCIAS, tras el mítico y archiconocido por todos John Stockton. La sociedad que Kidd formó con otro genial jugador, Dirk Nowitzki, además de grandes jugadores como Jason Terry ó Caron Butler, hacen que los Mavs de su genial dueño, Mark Cuban, se conviertan en uno de los "huesos duros de roer" en la NBA.


 Pero como les pasa a TODOS los grandes jugadores, al final del camino no puedes ser recordado como UNO DE LOS MEJORES si no tienes esa guinda para el pastel: el ansiado anillo de campeón NBA.

 Jason se había quedado a las puertas de conseguirlo en 2 ocasiones, con los los Nets en aquellas dos temporadas seguidas, pero Lakers y Spurs se habían entrometido en su camino, cortándole las alas de camino a semejante sueño.

 Jason Kidd, consciente de su edad (ya 38 años), y sabiendo que todo llega a su fin, se negó a aceptar el destino, y en la temporada 2010/ 2011, y tras duro (durísimo) trabajo, consigue su sueño: el título de campeón NBA.


 Tras muchísimo trabajo y tras ser sido tildados de "viejos", los Mavs, dirigidos por un sensacional Rick Carlile, y con un equipo muy muy sólido, formado por jugadores de la talla de Dirk Nowitzki, Jason Kidd, Jason Terry, Tyson Chandler, Pedja StojakovcJosé Juan Barea ó Caron Butler (aunque este último no jugaría las Finales por lesión), se deshacían con relativa facilidad de los todopoderosos Miami Heat y de su trío LeBon- Wade- Bosh, en una demostración de que "un buen equipo está por encima de grandes jugadores". Era el 12 de Junio de 2011, y Jason Kidd podía presumir de entrar en el selecto club de jugadores con anillo. 

 Pero además de todo esto, Jason Kidd se convertía, a su vez, en el 2º JUGADOR MÁS VETERANO DE LA HISTORIA DE LA NBA EN CONSEGUIR UN ANILLO, a sus 38 años, y sólo por detrás de Kareem Abdul Jabbar (siempre él), que consiguió su último anillo con 41 años!.

 Con la selección de su país, el USA Team, Kidd tampoco ha decepcionado ni lo más mínimo, pudiendo contar únicamente con "oros" sus participaciones internacionales: Jason ha jugado 5 torneos internacionales con la selección absoluta norteamericana, y los resultado han sido los siguientes:

- 1 medalla de oro en Campeonato FIBA de las Américas de San Juan, en 1999.
- 1 medalla de oro en los JJOO de Sidney, en el 2000.
- 1 medalla de oro en Campeonato FIBA de las Américas de San Juan, en 2003.
- 1 medalla de oro en Campeonato FIBA de las Américas de Las Vegas, en 2007. 
- 1 medalla de oro en losJJOO de Pekín, en el 2008.


 En la actualidad, el genial base de los Mavericks acaba de terminar su multimillonario contrato con el equipo tejano. Pero él mismo ha dicho que "estoy aún algo lejos de retirarme. Por supuesto que contemplo mi retirada, y más a la edad que tengo (ya 39 años), pero creo que aún me queda algo de baloncesto por ofrecer. Quiero disfrutar de mis hijos y de mí vida, pero creo que aún puedo jugar a un gran nivel un par de años más". Estas palabras no han caído en saco roto, y pese a que los propios Mavs tienen intención de renovarle (por supuesto, NO con los 8 millones que cobraba antes), ya han dejado claro que no les importaría seguir contando con él. Otros equipos, como los jóvenes Golden State Warriors, ó los renovados Portland Trail Blazers del renovado Kaleb Canales, su entrenador, parecen tener también a J Kidd en la recámara... y luego están los actuales campeones: los Miami Heat. Miami, actual campeón de la NBA, tiene "hipotecado" la mayor parte de su presupuesto con los contratos de sus 3 mosqueteros (LeBron James, Dwayne Wade y Chris Bosh), pero parecen interesados en un veterano base que pueda aportar estabilidad.

 En cualquier caso, Jason ha demostrado un fuerte carácter (además de gran fe en sí mismo), diciendo que, quiera quién le quiera, NO aceptará jugar por el mínimo: "no quiero limosnas; soy un gran jugador de baloncesto y lo he demostrado. Si quiero jugar es porque considero que estoy a un buen nivel, por lo que no aceptaré contratos de jugador prácticamente retirado". Estas fueron las palabras de Kidd cuando fue preguntado por su inminente futuro.

 Veremos a ver que es lo que nos depara la temporada que viene, pero, pase lo que pase, Jason Kidd es y será recordado como UNO DE LOS MEJORES JUGADORES QUE LA NBA HA DADO, con  19 temporadas (si decide jugar la siguiente), en la élite: la NBA.