viernes, 14 de diciembre de 2012

Evan Turner. Indestructible?



 Es un caso "atípico" en la NBA. Su infancia fue dura, muy dura, y pese a ser una auténtica estrella en la universidad, tardó su tiempo en adaptarse a una competición mucho más dura aún: la NBA. Ahora, cumpliendo ya su 3ª campaña en los míticos y queridos Philadelphia 76ers, parece haberse establecido como uno de los líderes del vestuario de los de Pensilvania. Hablamos de Evan Turner, escolta de los Sixers.

 Pero... por qué hemos hablado de una infancia "dura"?. Esa cara de "niño bueno" no puede esconder nada malo... o sí?.

 Evan Marcel Turner nació un 27 de Octubre de 1988 en Chicago, Illinois. Hijo de Iris James y James Turner, tiene dos hermanos mayores: Richart y Darius:


 Pero ya desde su nacimiento, Evan presentó serios problemas. Nació pesando 4,8 kilos, lo que puso en serios problemas tanto a él como a su madre Iris: "Fue el último de mis pequeños", decía una orgullosa Iris. "Cuando nació nos dijeron que el niño no sería normal, que venía un niño grande, pero cuando salió... cuando salió estaba muy hinchado (algo normal en niños macrosómicos), y era enorme!". En la actualidad Evan mide 2,01 metros y pesa 100 kilos.

 Pero los problemas no sólo vendrían en el parto: en su primer año de vida, Evan tuvo que superar la varicela, el sarampión, asma y neumonía. Estuvo ingresado en el hospital de Chicago durante casi un mes, con un año escaso de vida. "Nos moríamos todos", decía Iris. "Era mí pequeño; nuestro pequeño, y con menos de un año... verle en un hospital superando todo aquello... era horrible":


 Cuando fue ingresado en el hospital, tuvieron que retirársele las adenoides y amígdalas, para ya rematar la jugada. Hablamos de un niño de un escaso año de vida.

 Pero la maldición del pequeño Evan no terminaría aquí, no señor. A los 3 años, jugando en el jardín de casa con sus dos hermanos mayores, el pequeño Evan se escondió de ellos en un momento de descuido... y salió a la carretera. Resultado?: atropellado por un coche, e ingresado (de nuevo), con múltiples contusiones, grapas en la cabeza y rotura de un brazo. Todo esto, repetimos, a la edad de... 3 años!. Sin duda, parecía que Evan estaba maldito.

 Otra de las desgracias (gracias a Dios, superadas), en la infancia de Evan fue, sin duda, una de las más crueles entre los niños: las dificultades de pronunciación y de habla. Evan tuvo que acudir durante años a un logopeda, para poder superar sus problemas de habla, sobretodo debidos a la sobremordida que tenía cuando era un niño: "Era horrible. Los niños se reían de mí. Todo el mundo se reía de mí, y yo no podía hacer nada. Recuerdo que llegaba a casa llorando a mí madre, y la pobre se reía y me decía que estuviese tranquilo, que todo iría bien. Era la única que me comprendía. Era duro, pero ahora es algo que resulta gracioso. Me he hecho fuerte a base de golpes".

 Su gran ídolo de la infancia?: Pues... el de muchos niños: el gran Shaquille O'Neal. Evan no era demasiado "agraciado" en el aspecto físico, y sólo deseaba destacar (y no para mal, algo a lo que ya, por desgracia, estaba acostumbrado). Con frecuencia, un jovencísimo y risueño Evan le decía continuamente a su hermano Richart: "Me prometes que me haré grande como él?. Y que nadie se reirá de mí?". Evan conoció a Shaquille a los 7 años, previo a un partido contra los Sixers, en un restaurante:


 Pero... las desgracias seguirían desafiando al joven Evan (y en este caso, también a su familia). James Turner, padre de Evan, había sido una estrella del baloncesto en el instituto, allá por 1978, y se había hecho con algo de fama por Chicago. Tenía un buen trabajo, una familia... pero las cosas no duran toda la vida, y de un día para otro, lo perdió todo.

 James, sin trabajo, tuvo que abandonar a su familia, en Chicago, con rumbo a Columbus (Ohio), para trabajar en la fábrica de su hermano. "Fue durísimo", decía Evan. "Sin duda, lo peor que me ha sucedido en la vida. De repente, me quedé sin padre, tanto yo como mis hermanos, y mí madre se quedaba sin el hombre al que quería, y además... no podíamos acompañarle".

 Todo esto, a Evan le sucedió con 10 años de edad (imaginémonos lo que se podrá llegar a sentir, por un momento). Aún así, desde los 10 años, Evan se pasó todos y cada uno de los veranos de autobús en autobús, yendo a Ohio a visitar a su padre. "Ahora nos reímos", decía a ESPN Darius, hermano mayor de Evan: "Todos lo hemos pasado mal, pero Evan ha pasado por mucho más que nosotros ya desde que nació. Ahora le llamamos Iron Man, porque le decimos que, con todo lo que ha pasado, ya nada puede frenarle. Es un ganador, y se lo ha demostrado al de ahí arriba", decía un orgulloso hermano mayor.


 Pero un joven Evan, arropado por su madre, Iris, y sus hermanos (protectores en todo momento), jamás se rindió. Amante del baloncesto desde muy pequeño, con su padre como maestro, Evan acudiría, en Chicago, a Gwendolyn Brooks Middle School, en Oak Park, Illinois, donde conocerá a su mejor amigo (seguro que nos suena): Iman Shumpert, actual jugador de New York Knicks. Iman y Evan vivían en la misma zona, y compartían autobús, clase, comidas... eran realmente amigos: "Recuerdo que Iman era muy impulsivo", comentaba Evan tras el fichaje vía Draft del eléctrico base/ escolta de los Knicks: "Vosotros quizás no os daréis cuenta, pero es exactamente igual ahora, jugando, que cuando tenía 11 años. Todo le da igual, y si tiene que volar por encima de un tío mayor que él, lo hará sin dudar":


 Él y Iman eran los grandes líderes de aquel equipo, sin duda.

 Tras acudir a Gwendolyn Brooks, Evan acudiría a St. Joseph's High School, en Illinois. St. Joseph's era un instituto con gran tradición baloncestística; no en vano, por allí habían pasado jugadores de la talla del mítico Isiah Thomas, y Evan lo sabía. "Para mí era una gran responsabilidad", decía Turner. "Por esos pasillos, en esa pista, con esa camiseta... había jugado uno de los más grandes, y yo no podía hacer el ridículo. Jamás me lo permití. Con todo lo que me ha sucedido en la vida, esto era lo mínimo que podía hacer para pagar la suerte que al final he tenido":


 Pero Evan no estuvo sólo en St. Joseph's. Todos sabían que en la ciudad de Chicago, el baloncesto actual tenía un nombre y un apellido, y ese no era otro que Derrick Rose. Por aquel entonces, Rose acudía a Simeon Career Academy, y era considerado como el mejor jugador de todo Chicago. Los duelos entre Simeon y St. Joseph eran míticos, y sobretodo, el ver un Rose- Turner... levantaba pasiones:


 Pero allí, para "combatir" a Derrick Rose (a quién Evan siempre ha admirado), Turner no estaba sólo. Evan compartió en St. Joseph vestuario con un gran jugador (quizás conocido para los más expertos): Demetri McCamey. Demetri, tras Rose, estaba considerado como el mejor jugador de todo Chicago, a nivel de institutos, e incluso llegó a la NBA en 2011, pese a no ser drafteado por ninguna franquicia. Tras su paso por University of Illinois, no llegó a debutar en la Gran Liga, y tras pasar por Israel, ahora juega en la D- League (Liga de Desarrollo de la NBA), para Rio Grande Valley Vipers. En la foto inferior, Demetri (dorsal nº30, junto con Evan Turner):


 Pero poco a poco... se acercaba la primera gran decisión en la vida de Evan: a qué universidad ir. Evan, que había sido una auténtica estrella durante su etapa escolar, contaba con un sinfín de ofertas de prestigiosas universidades. Se pasó todo el verano de 2006 (previo a su ingreso en la universidad), en Ohio, con su padre, quién guardaba una gran amistad con Thad Matta, entrenador de los Buckeyes de Ohio State University. Desde los 10 años, como anteriormente dijimos, Evan se pasaba los veranos enteros en Ohio, y su padre era una gran influencia para él: "Hablamos con el señor Matta, y él no me prometió nada salvo una cosa: recompensa a cambio de trabajo. Con eso, ya me valía".

 Tras tener importantes ofertas de University of Wake Forest, University of DePaul o University of Notre Dame, Evan Turner se decantaba por Ohio State University, para jugar con los Buckeyes:


 En 2007, pues, Evan llegaba a Ohio State, donde permanecería 3 temporadas (desde 2007 hasta 2010, que ingresaría en la NBA).

 Pero no todo fueron rosas para Turner con los Buckeyes. El equipo venía de perder el año anterior a importantes estrellas, como Mike Conley Jr. (Memphis Grizzlies, vía Portland Trail Blazers), Daequan Cook (ahora en Houston Rockets, vía Oklahoma City Thunder), o Ron Lewis (éste no llegó a jugar en la NBA, pero finalizaba su etapa universitaria), pero sobre todo... su gran estrella: el nº1 del Draft Greg Oden, por lo que Thad Matta, entrenador de los de Ohio, tenía un duro trabajo por delante:


 El equipo se reforzó con jugadores como el propio Turner, Kosta Koufos (procedente de Glen Oak HS, y actualmente en Denver Nuggets), Jon Diebler (increíble jugador) o Dallas Lauderdale, conocido allí como DB (Dallas Beast). En la foto inferior, Dallas Lauderdale, tras romperse la mano en un partido:


 Con tanto cambio en el equipo... Evan notó que aquello llevaría su tiempo, y que el primer año no sería sorprendente del todo si resultaba algo "caótico". La campaña, a nivel individual, resultó floja, cuanto menos, y Evan promedió 27 minutos en pista de promedio, con unos números de 8 puntos y 4 rebotes, en un equipo en el que las estrellas serían Kosta Koufos, Othello Hunter, David Lighty y, sobretodo, el genial Jamal Butler:


 Pero tras ese año freshaman algo extraño, Evan parecía dispuesto a tomar el mando al año siguiente. Con el inicio de su segunda campaña con los Buckeyes, Turner se convirtió en el gran líder del equipo de Thad Matta.

 Durante 3 semanas consecutivas, Evan fue nombrado jugador de la semana, y él, junto con William Buford y Jon Diebler, se convirtió en la estrella del equipo (Jamal Butler ya no estaba):


 Esa temporada, Evan fue líder del equipo en puntos, rebotes , asistencias y robos, convirtiéndose en la máxima estrella del equipo, por delante incluso de los nombrados Diebler y Buford, y recibiendo el 26 de Febrero de 2009, el Oscar Robertson Trophy:


 El 10 de Marzo de 2009, Evan Turner sería escogido por US Basketball Writters Association mejor jugador de la NCAA Division I, en el Distrito V, que incluye los estados de Michigan, Ohio, Illinois, Minnesota y Wisconsin. Evan era una estrella y ya nadie dudaba ni de su talento ni de sus inmensas posibilidades de ser nº1 del Draft.

 Y con todo esto... Evan entraba en su año junior (3º año en la NCAA), y, posiblemente, su última campaña con los Buckeyes de Ohio State.

 El equipo contaba con los mismos jugadores, prácticamente, que el año pasado, y con Evan como estrella, los chicos de Ohio State apuntaban alto. Nadie ponía, como decimos, casi en duda, el talento de Turner, y que sería nº1 del Draft era casi un hecho.

 Sus compañeros y en general toda la NCAA comenzaría a llamar a Evan "El villano", por la manera que tenía de superar a sus defensores, casi siempre dejándolos en ridículo. Su primer partido de la temporada se saldó con un... triple- doble!. De esta manera, Evan alimentaba a aquellos que ya le bautizaban como el "nuevo Wade":


 Pero la mala suerte estaba empeñada en acompañar a Evan. El 5 de Diciembre de 2009, en un partido ante University of East Michigan, durante una penetración... Evan se partía la espalda (concretamente, se fracturaba la 2ª y 3ª vértebra lumbar). Turner, que apuntaba a claro nº1 del Draft para ese año, junto con la estrella de Kentucky, John Wall, veía, de esta manera, peligrar, y mucho, su posición en el Draft... e incluso su vida como jugador de baloncesto. Le dieron 4 meses de baja, y volvió en 6 de Febrero de 2010, tras casi dos meses. Aquí dejo el vídeo para que lo veáis. Es, simplemente, escalofriante:


 Pero como el propio Evan dice, lo mejor que le ha sucedido en su carrera ocurrió aquel 12 de Marzo de 2010. La rivalidad entre Ohio State y Michigan es increíble (sin duda una de las más grandes dentro de la NCAA), y aquella noche, los Wolverines se enfrentaban a los Buckeyes, en los cuartos de final de las eliminatorias de Conferencia, en la Big Ten. Los Buckeyes eran los grandes favoritos, pero el partido no iba bien, y estaban contra las cuerdad. Bien, pues en el último segundo, Evan anotó el triple ganador para los suyos, desde casi media pista. La eliminación del equipo de Turner hubiese sido un fracaso, pero una genialidad suya hizo que la magia se obrase, y los Buckeyes vencían así a los Wolverines de Michigan. A continuación, os dejo el vídeo con la canasta ganadora, impresionante, de Turner. La cara de Sims, de Michigan, lo dice casi todo:


 El pabellón era una fiesta, y sin duda, Turner era el anfitrión:


 Con todo aquello, Evan Turner ganó, en Ohio State, los trofeos John Wooden, Oscar Robertson, Fox Sports, NABC, TSN y AP Player of the Year, siendo uno de los grandes favoritos en el Draft que a punto estaba de llegar:


 El único trofeo que no ganó Turner y que sí ganó su "enemigo" en la noche del Draft, John Wall, de Kentucky, sería el trofeo Adolph Rupp (se le entregaba a jugadores por debajo del 1,95 de altura). Todo Ohio State suplicó a Evan Turner que por favor, se quedase un año más con ellos, cumpliendo así su año senior:


 Pero Evan, pese a las súplicas de los que en ese momento eran sus más fieles seguidores, decidió rehusar de ese 4º año, y el 7 de Abril de 2010 anunciaba, en rueda de prensa, que se presentaría al Draft de ese año en la NBA.

 La noche del Draft estaba llena de sorpresas. En un principio, la 1ª opción para todos (o la mayoría) de los equipos, había sido Evan Turner: un jugador, alto, fuerte, con penetración, tiro, disciplina... nadie se atrevía a dudar de aquella perla, pero dos factores se juntaron en su contra: el primero fue la aparición de un sensacional John Wall, procedente de Kentucky, lo que ya hacía tambalearse ese 1º puesto, y lo segundo... lo segundo era aquella lesión; Evan se perdió muchos partidos, y los más pesimistas "pecaron" de temerosos. Al final, Evan Turner era escogido en la 1ª RONDA, EN LA 2ª ELECCIÓN GLOBAL, por Philadelphia 76ers, tras haber sido John Wall en 1ª posición por Washington Wizards:


 Rápidamente, David Falk (recordemos, agente del mismísimo Michael Jordan), se hizo con los servicios de Evan Turner, y en su presentación con los Sixers, Evan firmaba un contrato que le unía a la franquicia de Pensilvania a cambio de un total de 12 millones de dólares por 4 años:


 Y todo pareció, de repente, convertirse en un cuento de hadas. Todas aquellas "maldiciones" que le habían acompañado a lo largo de su vida, especialmente en su infancia, la ausencia de su padre, la importante lesión en la espalda... todo, parecía desaparecer de repente, y el mismo día en el que cumplía 22 años (27 de Octubre de 2010), Evan debutaba en la NBA, anotando 16 puntos, capturando 7 rebotes y dando 4 asistencias.

 Pero su primer año, volvía a NO ser fácil: en un equipo entrenado por el sensacional Doug Collins (un hombre que se hace querer por sus jugadores, dándoles cancha y dejándoles obrar con relativa libertad), el joven e inexperto Evan lo tuvo complicado en un equipo que contaba con grandes nombre, como Elton Brand, Thadeus Young, Jodie Meeks, JRue Holiday... pero, sobretodo, Louis Williams y Andre Iguodala, dos de los grandes cerebros de la franquicia:



 Iggy y Lou, a priori, ocupaban las posiciones en las que Turner podía adaptarse mejor, y el contrato de Iguodala, por desgracia para Evan, casi le "obligaba" a ser jugador franquicia, agotando las posibilidades de Turner de triunfar de manera inminente.

 A final de campaña, los promedios de Turner fueron de 21 minutos en pista, con 7 puntos, 4 rebotes y 2 asistencias de media.

 El equipo llegó hasta los Playoffs, pero cayó en el 5º encuentro ante los todopoderosos Miami Heat de LeBron James y Dwayne Wade:


 Su segunda campaña con el equipo (temporada 2011/ 2012), presentó ciertas mejoras. Evan se mostró como un jugador más agresivo de cara al aro, mostrándose más maduro, más "hecho", y llegó a ser titular en 22 ocasiones, en una temporada de 66 partidos marcada por el famoso "lockout".

 En esta campaña, promediará 10 puntos por partido, unidos a 6 rebotes y 3 asistencias, en 27 minutos de juego.

 El 8 de Febrero de 2012, durante el All- Star, firma un contrato con la compañía deportiva Li- Ning (la misma que ahora viste a Dwayne Wade):


 El equipo, entrenado por Collins y presentando más o menos el mismo bloque (a excepción de Jodie Meeks, que "emigró" a Lituania por el "lockout"), avanzó hasta Semifinales de Conferencia, donde se encontraría con los siempre temidos Boston Celtics de Paul Pierce, Kevin Garnett, Rajon Rondo y Ray Allen. Los Sixers cayeron en aquellas Semifinales, pero Turner sentó unas bases para el futuro, promediando en aquellas series 16 puntos y 10 rebotes:


 Y tras esta eliminación... nos situamos prácticamente en el presente: la temporada 2012/ 2013. La temporada comenzó con una gran "sacudida" a la Liga, y con los Sixers involucrados en ella: Mediante un traspaso a 3 bandas, Andre Iguodala, jugador franquicia del equipo, acababa en Denver Nuggets, en un traspaso por Andrew Bynum. A todo esto, sumaremos que Lou Williams, otro jugador que "chocaba" en el puesto con Evan, terminaba contrato y abandonaba a los Sixers, con destino Atlanta Hwaks. De esta manera, Evan Turner pasaba a ser, junto con JRue Holiday, la primera opción del equipo para el mando, tanto en ataque como en defensa:





 Por el momento, Evan está promediando la barbaridad de 35,3 minutos en pista (muy superior a aquellos 21 minutos de su temporada rookie), y está en unos números de 15 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias, comenzando a mostrarse como un jugador, como decimos, mucho más maduro.

 Bien, pues como decimos, este es Evan Turner, escolta de Philadelphia 76ers. De él, llaman varias cosas la atención, como su dura infancia, marcada por las desgracias (de todo tipo), y el como, pasando de ser una auténtica estrella en la universidad, con unas cualidades enormes, ha tardado este tiempo en encontrar su "momento perfecto" en la NBA (cierto es, marcado por la presencia de un jugador como Iguodala).

 Esperemos que esto continúe, y que el genial Evan Turner siga demostrándonos, aunque sea poco a poco, el por qué de que una franquicia legendaria como Philadelphia 76ers haya confiado en su talento-

 En la despedida, como siempre, os dejo con un vídeo con algunas de sus mejores jugadas. De Evan cabe destacar, sobretodo, su versatilidad y su manejo del balón, pudiendo jugar perfectamente de escolta, de alero... e incluso, y aunque ni por asomo lo sea, de base, en contadas ocasiones (repetimos, para los más "minuciosos", que Evan nunca sería base, pero que en determinadas ocasiones, él ha sido encargado de dirigir el juego Sixer, siempre alegre y rápido).

 Evan Turner. Indestructible?:



























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada