viernes, 30 de noviembre de 2012

La elegancia tiene nombre propio. Stephen Curry



 Cinco son los años que le quedan a los aficionados de los Warriors para disfrutar del equipo en Oakland, California. En 2017, el equipo, Golden State Warriors, volverá a sus orígenes, y volverán a San Francisco de nuevo, para volver a ser San Francisco Warriors. Sea en San Francisco o en Oakland, hay una cosa que está clara; los Warriors tienen a su líder; a su gran líder, y ese no es otro que el genial Stephen Curry.

 Puede que Stephen Curry nos sonase familiar ya desde su llegada a la NBA, y el motivo no era otro que el conocido Dell Curry, su padre, quién fue jugador hasta hace relativamente poco de, entre otros, Utah Jazz, Cleveland CavaliersCharlotte Hornets, Milwaukee Bucks o Toronto Raptors:


 Wardell Stephen Curry II nació un 19 de Marzo de 1988 (24 años), en Akron, Ohio (sí, la misma ciudad en la que nació el gran LeBron James), pero su mayor parte de la infancia la pasaría en Charlotte, debido a que su padre, Dell, jugaba por aquel entonces en Charlotte Hornets (desde 1988 hasta 1998).


 Hijo de Dell, antiguo jugador NBA, y de Sonya (antigua jugadora de voleibol), tiene dos hermanos: un hermano más joven, Seth, que actualmente es jugador de University of Duke), y una hermana, Sydell:




 La familia Curry siempre ha sido realmente religiosa (cristianos). Es frecuente, relativamente, ver en las zapatillas de Stephen, durante los partidos, ciertas frases de origen bíblico.

 Stephen ingresó, en Charlotte, en Charlotte Christian High School. Allí, jugando para los Knights, fue, literalmente, una estrella a nivel nacional. LLevó a su equipo a 3 títulos de Conferencia, además de ser nombrado dos veces MVP:


 Su padre, Dell, era miembro del Hall of Fame en Virginia, por lo que el verdadero sueño del pequeño Stephen, una vez finalizada su etapa escolar, era jugar para los Hokies. Tras finalizar el colegio, Stephen y su padre acudieron allí para tener una reunión con el entrenador y el cuerpo técnico. Allí, el físico de Stphen, algo "endeble" (actualmente 1,91 metros y sólo 82 kilos), supuso cierto problema, pese a su habilidad como jugador. "Se trata de una perla de chico, lo sabemos, pero es muy liviano, y tenemos, sinceramente, nuestras dudas acerca de lo que será capaz de hacer y no. Le queremos, pero no va a ser titular". Estas palabras, procedentes de su entrenador, "mataron" al pequeño Stpehen, que terminaría yéndose a Davidson College, para jugar con los Wildcats:


 Tras, por decirlo de una manera "suave", ser rechazado en Virginia, como decimos Stephen Curry ingresaba en Davidson College, para jugar a las órdenes de Bob McKillop, en el año 2006:


 La decisión de Curry, cuanto menos, sorprendió a propios y extraños, ya que Davidson era considerada una universidad menor, y continuamente fracasaba en sus intentos por conseguir un torneo, cuyo última conquista databa de 1969. Una vez decidido que se iría allí, para jugar con los Wildcats, el entrenador Bob McKillop, en una charla en un alumni event, dijo: "esperad a ver a Stephen Curry. Ese chico es especial. Es, posiblemente, lo mejor que hayamos visto jamás pasar por esta universidad. Los Wildcats serán más salvajes que nunca":


 Stephen Curry permanecerá en Davidson desde 2006 hasta 2009, donde se convertirá en el mejor jugador de la historia de la universidad.

 Los comienzos de Stephen con los Wildcats... fueron los esperados. Ya en su 2º partido con Davidson, en este caso ante University of Michigan, Curry haría 32 puntos, 4 asistencias y 4 rebotes, dejando a todo el pabellón con la boca abierta:


 Davidson College estaba ubicada en la Southern Conference, donde Stephen Curry, como freshman (jugador de 1º año), tendría que vérselas con un jugador con el que a día de hoy comparte una gran amistad, y en su momento una gran rivalidad, siendo ambos las estrellas de aquella Conferencia: el genial Kevin Durant. Kevin se iría a la NBA en 2007, siendo seleccionado en la 2ª posición, tras Greg Oden, por Seattle Supersonics (actuales Oklahoma City Thunder), y dejaría a Stephen como la gran estrella allí.


 Esa temporada, un genial Curry llevaría a los Wildcats a un récord de 29 victoria y tan sólo 5 derrotas, con las que se harían con el título en la Southern Conference.

 Tras su año freshman, el nivel tan sumamente alto mostrado por Curry le valió a este el ser seleccionado por el Team USA U19, para el campeonato del mundo que se celebraría en Serbia (Novi Sad). Además de esto, fue MVP de la NCAA.


 Llegaba el año sophomore (2ª temporada), de Stephen Curry con los Wildcats, y la expectación era máxima. El nivel mostrado el año anterior había sido terrible, y en Davidson se programaron varios partidos de pretemporada para ver a los suyos compitiendo contra los mejores. Quizás aquello fue algo "prematuro", y, tras seleccionar unos rivales demasiado potentes (eran nada más y nada menos que North Carolina, Duke, NC State y UCLA), los Wildcats... perdieron, pese a un gran Curry, TODOS los partidos.

 El inicio no había sido bueno, pero Stephen, siempre cabal en sus declaraciones, ponía orden: "Tenemos que ser realistas", decía Curry. "Davidson lleva tiempo en la sombra, y ya el año pasado salimos de ella, pero hay que ir paso a paso. Hemos perdido, pero hemos perdido ante equipos ya campeones, ante equipos ya hechos, y aún así hemos dado la cara. Esperemos a ver que pasa en la temporada. Sólo pido calma". Sorprendentes declaraciones de un chico de casi 19 años.


 Pese a aquel mal inicio, Stephen Curry se mostró durante la campaña simplemente arrollador, con unos promedios de 27 puntos por partido, 5 rebotes y 3 asistencias (su gran talón de Aquiles, pese a ser base), que le valdrían para ser máximo anotador de la Southern Conference).

 Con un parcial de 26 victorias y 6 derrotas en temporada regular (un parcial de 20 victorias y 0 derrotas en casa, simplemente impresionante), los Wildcats se harían con el título de campeones de la División I de la NCAA:


 Tras el título de temporada regular, los de Davidson avanzaban a la post- temporada con paso muy firme. En su primer partido en post- temporada, se enfrentarían a University of Gonzaga, en un partido en el que Curry anotaría, sin vacilar lo más mínimo, 40 puntos. En la siguiente batalla, se enfrentarían a la prestigiosa University of Georgetown, donde Curry, pese a las dificultades, anotaría 25 puntos.

 La gran batalla (o una de las más grandes, al menos), tendría lugar en las Semifinales, donde Davidson se enfrentaba a University of Wisconsin. Wisconsin era temida, sobre todo, por tener, quizás, al mejor defensor (al menos el más pegadizo), Michael Flowers. Defendido por Flowers, Stephen Curry tampoco dudaría demasiado, y anotaría 33 puntos, llevando a los suyos a la Final:


 Y así los Davidson Wildcats llegaban a la Final del campeonato. Enfrente?. Los temidos Kansas Jayhawks, dirigidos por Bill Self. Pese al gran partido de Stephen Curry (25 puntos), los Jayhawks, comandados por jugadores como Mario Chalmers, Brandon Rush, Cole Aldrich o Darrell Arthur, fueron demasiado para, quizás, unos inexpertos Wildcats, y se llevarían el título, dejando a los de Davidson, y más concretamente a Curry, con la miel en los labios. "Aquello fue horrible", comentaba Stephen en ESPN años después. "Habíamos estado tan tan cerca...":


 Tras esa campaña, impresionante, Stephen fue nombrado All- American, el 31 de Marzo de 2008.

 Pero Curry, que tenía pensado irse a la NBA tras aquel año... se lo pensó dos veces. Él era y es un campeón, y viene de una familia en la que ambos, padre y madre, han sido deportistas profesionales, por lo que le aconsejaron: "No abandones. Lo que hagas, aquello a lo que te dediques, hazlo bien. Cómo vas a irte, habiendo perdido una Final?. Espera. Aún eres joven, y probarás lo que es ser profesional, pero no dejes tirado a tus compañeros", le dijo Dell, su padre. "Aquello me llegó al alma", dijo Stephen. "Tuve que quedarme. Sería un cobarde si abandonaba".

 Tras perder ante los Jayhawks, Stephen Curry decidió volver, para "desarrollar mi juego como base, y para ser mejor". Aquellas palabras le llegaron muy dentro a Bob McKillop, su entrenador, quién llegó a decir de él que "es el deportista más exigente consigo mismo que jamás he tenido el placer de entrenar".


 En su siguiente partido (ante University of Oklahoma), pese a saldarse con derrota, Stephen batió su récord histórico de anotación, haciendo un total de 44 puntos. Tan sólo 11 días más tarde, ante NC State, repetiría hazaña, mostrándose como un jugador mucho más agresivo que el año anterior.

 Pero Curry no frenaría hasta conseguir ser el mejor, y su primer paso llegaría la tarde del 7 de Enero de 2009, ante University of Duke. En aquel partido, Stephen anotó 29 puntos. 29 puntos que le valieron para convertirse en el 2º máximo anotador de la historia de la universidad. 1 mes y 3 semanas más tarde (28 de Febrero de 2009), superaría al legendario John Gerdy, como máximo anotador en la historia de Davidson College:













 Como anécdota, tras finalizar su periplo universitario (sus estudios aún sigue cursándolos, durante los veranos), diremos que Stephen Curry tan sólo se perdería 1 partido, el cual sería ante Furman University el día 7 de Enero de 2009, tras torcerse el tobillo tras un rebote.

  Y con 3 años de universidad cursados en Davidson College... Stephen Curry ahora sí estaba completamente preparado para la NBA. En el Draft de 2009, Golden State Warriors escogía al joven Curry en la 1ª RONDA, EN LA 7ª ELECCIÓN GLOBAL, en un Draft en el que el nº1 sería Blake Griffin, de L. A. Clippers, y en el que se encontraran figuras como James Harden (3ª elección global), Tyreke Evans (4ª elección global), Ricky Rubio (5º elección global), Brandon Jennings, Ty Lawson o JRue Holiday, por nombrar a algunos jugadores destacados.


 El día de su presentación con los de Oakland, Stephen firmó un contrato que le uniría a los Warriors durante 4 temporadas, a cambio de 12,7 millones de dólares:


 Stepehen Curry, ya jugador de Golden State Warriors, era feliz, y así lo mostraba: "Soy feliz de haber llegado a este equipo", comentaba. "Coincidir con Don Nelson (por aquella, entrenador de los Warriors), es un sueño. Es uno de los entrenadores más importantes y más respetados del país, por lo que no puedo ni quiero esperar. Estoy ansioso".

 El primer partido de Curry con los de Oakland se produjo ante Houston Rockets, y Stephen mostraría sus armas en él, anotando 14 puntos y 7 asistencias en la victoria ante los tejanos.

 Pero no todo fue un bálsamo para Curry. En un equipo formado por grandes nombres, como Monta Ellis, el talentoso pero siempre díscolo Stephen Jackson, Raja Bell, Kelenna Azubuike o Ronny Turiaf, el joven Curry se sentía poco "aropado", digamos, y su aclimatación, pese a ser buena, quizás tardó un poco más de lo esperado en llegar:


 El 23 de Enero de 2010 (foto superior), Curry batiría su, hasta el momento, récord de anotación en la NBA, con 32 puntos ante New Jersey Nets.

 Pero el 10 de Febrero de 2010 (es decir, 17 días después), Stepehn Curry protagonizará su actuación más épica hasta el momento, anotando un triple- doble, con 36 puntos, 13 asistencias y 10 rebotes, contra L. A. Clippers:


 Y como no hay dos sin tres... la tercera aún perdurará hasta el día de hoy: el 14 de Abril de 2010, con la temporada (mala temporada, por cierto), a punto de finalizar, Stephen batiría su récord de anotación en la NBA (que aún perdura hasta hoy), con 42 puntos, esta vez ante Portland Trail Blazers.

 Con la temporada regular ya finalizada, y los Warriors fuera de los PlayOffs, Curry terminaría en 2º lugar para hacerse con el trofeo Rookie of the Year, qu caería, posiblemente debido a la lesión de Blake Griffin, en manos de Tyreke Evans, estrella de Sacramento Kings:


 Ese verano, Stephen Curry fue llamado para formar parte del equipo norteamericano que acudiría al Campeonato del Mundo 2010, celebrado en Turquía, donde se harán con la medalla de oro, tras vencer en la Final a la anfitriona Turquía:


 Y con su temporada rookie finalizada, y con una medalla de oro bajo el brazo, Stephen comenzaba así su 2ª campaña en la NBA, tras haber hecho unos promedios de 17 puntos, 6 asistencias y 5 rebotes en la 1ª campaña, y habiéndose consolidado como un grandísimo francotirador.

 Pero muchos cambios le esperaban en Oakland. Con una casa recién comprada, en la cual vivirá con su novia desde los 14 años, Ayesha Alexander, la noticia saltaba en los periódicos cuando Don Nelson, su entrenador en el 1º año, y gran gurú de la NBA, anunciaba que abandonaba el cargo, y en su lugar llegaba Keith Smart, antiguo jugador NBA.

 Pero no sólo de entrenador cambiaba la franquicia. Nombres importantes, como Stephen Jackson, o Ronny Turiaf, también salían del equipo de la bahía, y en su lugar, el equipo decidía dar un salto de calidad, con la contratación de jugadores como David Lee, el gladiador llegado de New York Knicks, Dorrell Wright, el sensacional pero irregular francotirador, Jeremy Lin (el ahora archi conocido jugador norteamericano, pero de origen taiwanés), o Louis Amudson, ya un trotamundos de la NBA.


 El equipo decidía, con la contratación de estos jugadores, dar un cierto "salto de calidad", y poder meterse de esta manera en los PlayOffs, con un buen base como Curry, un genial escolta como Ellis, un buen alero como Wright, un fantástico ala- pívot como Lee, o un pívot en el que, quizás, los Warriors confiaban demasiado, como el letón Andris Biedrins, pero... nada más lejos de la realidad.

 Los problemas entre Stephen Curry y Monta Ellis, ambos eléctricos en el juego, eran constantes, y pese a ellos negarlo, diciendo que eran grandes amigos... estaba claro que ahí faltaba (o sobraba, mejor dicho), algo, y que ambos no podían jugar juntos). Tras un récord de 36 victorias y 46 derrotas, los Warriors volvían, una vez más, a quedarse fuera de PlayOffs, y todo comenzaba a perder cierto sentido.

 En el fin de semana del All- Star, no obstante, Stephen Curry decidió deleitarnos a todos con su exhibición en la competición all- Star Skills Challenge, en la que los jugadores más talentosos de la NBA dedican sus mejores actuaciones al público. Stephen tímido como siempre, venció en la final al genial base de Oklahoma City Thunder, Russell Westbrook:


 Su temporada habría sido, hasta el momento, la mejor de todas, con 19 puntos de media, 6 asistencias y 4 rebotes.

 Durante el verano de 2011 (concretamente, el 30 de Julio), Stephen Curry y Ayesha Alexander contraían matrimonio en Charlotte, Carolina del Norte. Ambos se habían conocido, como decimos, con 14 años, mientras acudían al coro de la Iglesia, y desde entonces, siempre han permanecido unidos. "Me gusta más que sea mí amiga, mí socio, mí apoyo, que cualquier otra cosa", decía Stephen. "La tengo a ella y es como si contase con un ejército", reía. "Me apoya en todo, y jamas deja que me caiga. Si tropiezo, allí está, y si hago algo mal, es la primera en venir a decírmelo. No se si le pagan en el equipo por tenerme a raya, pero lo parece", comentaba tras la boda:














 Y tras la boda, comenzaba su año junior (3ª campaña) en la NBA. Con ella llegarían más cambios (aún más, en una franquicia acostumbrada al "movimiento" de jugadores), y Stephen Curry se establecerá como jugador franquicia.

 El equipo comenzaba con dos piezas claves, que eran Curry y Ellis (como siempre), y con David Lee como guardaespaldas de ambos, pero nuevas piezas se incorporaban al equipo. La primera sería un nuevo entrenador. Keith Smart, con un récord horrible la campaña anterior, había sido destituido, y en su lugar llegaba el genial Mark Jackson, antiguo jugador del equipo y perfecto conocedor de todos los entresijos del equipo. Con él llegó el cambio (aunque los resultados no lo reflejasen). Jugadores como Nate Robinson, la pequeña krytonita campeona del concurso de mates, Richard Jefferson, un buen alero, el rookie Klay Thompson o Jeremy Tyler, llegaban al equipo, en lugar de Jeremy Lin, o Louis Amudson, que se iban, y todo parecía prometer un poco más que la temporada pasada. De nuevo, cataclismo.

 El equipo era un caos, y Curry comenzó su periplo con las lesiones en el tobillo, que le mantuvieron alejado de las pistas durante cierto tiempo (se operó, finalmente, del tobillo este verano). En el juego... más de lo mismo: Curry y Ellis, pese a ser grandes jugadores, no se entendían, y Mark Jackson terminó harto: el 14 de Marzo de 2012, es decir, a mitad de campaña, Monta Ellis era traspasado a Milwaukee Bucks, a cambio del pívot australiano Andrew Bogut (no sabemos si el remedio sería peor que la enfermedad). Stephen Curry ganaba la batalla, y se quedaba como líder del equipo:


 Pese a la marcha de Monta Ellis, el equipo, durante la campaña lockout de 66 partidos, no mejoró demasiado, y terminó con un récord de 23 victorias y la barbaridad de 43 derrotas, mostrando debilidades por todos los costados:


 En cuanto a la participación de Curry... como líder del equipo, sí dio la talla, terminando con unos promedios de 14,7 puntos, 5,3 asistencias y 3 rebotes (pese a sus continuas lesiones), pero su equipo se quedó muy lejos de parecerse a un equipo de primer nivel, aunque fuese de lejos.

 En el aspecto personal, tras la campaña, que terminó antes tras no llegar a la post- temporada, le sirvió a Stephen para varias cosas: la más importante, y a nivel deportivo, fue para tratarse en condiciones su maltrecho tobillo derecho. Y la segunda... la segunda ya nos fue avisada vía Twitter. En él, Stephen nos avisaba que él y Ayesha acababan de ser padres de una niña, llamada Riley, nacida el 19 de Julio de 2012:


 A sus 24 años, Stephen comienza ya su cuarta campaña con Golden State Warriors. Parece ya recuperado de sus continuos problemas de tobillo, que no le permitieron ser quién él hubiese querido, quizás, la temporada anterior, y, por el momento, se encuentra promediando 20 puntos, 6 asistencias y 5 rebotes, con un sensacional % en tiros de 3 puntos, su gran especialidad. En cuanto al equipo... parece que está mejor que en temporadas pasadas: actualmente se encuentra con 7 victorias y 5 derrotas (un saldo positivo siempre es sorpresa en Oakland), y el equipo marcha 5º en la Conferencia Oeste.

 Bien, pues este es Stephen Curry, la gran estrella y jugador franquicia de Golden State Warriors. Sin duda, se trata de uno de los jugadores más disciplinados de la NBA, y que, pese a su edad, está ya en su 4ª campaña en la NBA. Esperemos poder ver a este genial base en los PlayOffs, aunque tanto él como su entrenador, Mark Jackson, tendrán difícil guiar a los suyos hacía la post- temporada.

 En la despedida, os dejo, como siempre, con un vídeo con algunas de sus mejores jugadas. Un base tan disciplinado y con tanta clase como Curry es difícil de encontrar, por lo que... ya sabéis; espero que disfrutéis de él.

 La elegancia tiene un nombre: se llama Stephen Curry.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada