viernes, 9 de noviembre de 2012

"Déjeme que le pregunte algo...". John Thompson



 Hemos leído y leído... y hablado y hablado... pero nunca nos hemos parado, quizás, a pensar, en los grandes genios de este deporte; en esas personas "especiales", que pasen los años que pasen, dejaran una huella de valor y tamaño incalculable en este deporte. Uno de ellos es John Thompson, antiguo jugador de Boston Celtics, pero sobre todo, antiguo entrenador y gran leyenda de Georgetown Hoyas.

 Pese a sus dos anillos de campeón, John no destacó en su etapa de jugador, aunque sí que lo haría en su llamada "2ª vida": su etapa como entrenador. Pasemos a hablar detenidamente de uno de los grandísimos personajes de la historia de este deporte:

 John Robert Thompson Jr. nació el 2 de Septiembre de 1941, en Washington D. C. (actualmente tiene 71 años).

 Con una educación extremadamente religiosa, ya desde muy pequeño su madre, como él mismo contaba, sólo vivía para su educación. Dada la insistencia de su madre por la religión, ya desde pequeño John acudirá a Arch Bishop Carroll High School, en Washington D. C., donde, además de una educación, como decimos, muy religiosa, John comenzará a jugar al baloncesto:


 Dada su altura, John no tardó en hacerse un puesto en el equipo, siendo el pívot titular de este, y, prácticamente él sólo, llevó a su equipo a 3 campeonatos consecutivos, desde 1958 hasta 1960.

 Pero su segundo y tercer título, quizás, serían los más "importantes" de su etapa pre- NBA. En 1959, Arch Bishop Carroll HS contaba con un interesantísimo bloque formado por jugadores como el propio John Thompson, Monk Malloy (actual presidente de University of Notre Dame), George Leftwich (quién más tarde entrenaría a University of Villanova), ó Tom Hoover (quién más tarde acudiría a University of Villanova, y más tarde jugaría en la NBA, con Philadelphia 76ers, en 1963). Aquel equipo vencería a Cardozo HS en lo que sería el segundo título de John. En las fotos inferiores, Malloy, Leftwich y Hoover:


 Tras vencer a Cardozo, en 1959, tan sólo Thompson y Leftwich quedarían en ese equipo, pero ambos volverían a bastarse, en 1960, para ganar ese tercer campeonato; esta vez sería ante Spingarn HS, de las futuras estrellas Ollie Johnson,y, sobre todo, el genial Dave Bing, futuro jugador de Detroit Pistons y Rookie of the Year en la NBA:


 Tras finalizar su etapa de High School, John había promediado 21 puntos por partido.

 Tras finalizar su etapa escolar, John acudirá a Providence College, donde, en su año senior (3º año), formó parte de aquel grupo que llegó a jugar en la NCAA. 

 Una vez graduado, Thompson fue calificado como el máximo anotador, jugador con mejor % de tiros de campo y segundo máximo reboteador de la historia de los Friars de Providence:


 Una vez finalizada ya su etapa universitaria, llegaba un nuevo reto: la NBA.

 John Thompson fue escogido en el Draft de 1964 por los Boston Celtics, en la 3ª RONDA, en la 25ª ELECCIÓN GLOBAL, aunque sólo permanecería con ellos (y en la NBA en general), durante 2 temporadas, antes de retirarse (desde 1964 hasta 1966).

 En esos dos años, pese a tener una participación puramente testimonial, John se haría con dos anillos de campeón NBA, ambos venciendo en las Finales a L. A. Lakers.


 En su primer año, la plantilla de los Celtics estaba compuesta por jugadores como John Havlicek, Tom Sanders, Larry Siegfried, Gerry Ward, Bevo Nordman, Willie Naulls, Sam Jones, K. C. Jones, Tom Heinsohn, Mel Counts... y sobre todo Bill Russell. El equipo estaba dirigido por el siempre genial Red Auerbach.

 En aquel equipo... Bill era el rey. John, con sus 2,08 metros y 122 kilos, sólo aspiraba a jugar esos minutos en los que Russell "decidía" descansar, y su paso por el equipo esa temporada fue testimonial. Aquella temporada, John se ganó su famoso apodo de "The Caddy", por su rol secundario. En las Finales, vencerían a Lakers por 4- 1.

 El año siguiente (su último año), no cambió demasiado: Bill seguía siendo el rey del equipo, y, pese a que jugadores como Gerry Ward, Bevo Nordman ó Tom Heinsohn se habían ido, habían llegado otros, como Si Green, Woody Sauldsberry, Ron Watts... y Don Nelson!. En las Finales, el rival fue el mismo ( L. A. Lakers), pero la victoria sería más ajustada (4- 3):


 Antes de retirarse, en 1966, John sería traspasado a Chicago Bulls, aunque nunca llegaría a jugar para la franquicia.

 Y ahora, quizás, llegue la gran pregunta?. Con esta carrera deportiva, tan limitada como jugador... fue tan importante entonces el señor John Thompson?. La respuesta, lógicamente, es un rotundo sí.

 Pese a no haber sido un gran jugador, la grandeza del señor Thompson ha residido (y aún reside, por supuesto), en su gran obra maestra: su etapa como entrenador, siendo un tipo revolucionario donde los haya, y habiendo sido la figura más importante de una universidad como la de Georgetown durante tantísimos años (su nombre aún resuena en el Verizon Center, desde 1997, y más antiguamente en Ryan Gymnasium, Uline Arena y National Guard Armony, antiguos pabellones de los Hoyas).

 Pasemos a hablar, pues, de esa segunda etapa en la vida de John Thompson: su gran hazaña como entrenador.

 En cuanto John se retiró, no quiso perder el tiempo, y rápidamente se puso con aquello que más le gustaba, que más ilusión le hacía: enseñar. "Sentía que aquello me llenaría. Pese a no haber sido grande, y no haber tenido una carrera particularmente destacada, mi mayor ilusión era enseñar", decía en TNT tras entrar en el prestigioso Hall of Fame.

 En 1966 debutaría como entrenador, y lo haría con St. Anthony High School, en su Washington D. C. natal: "Recuerdo aquellos días como los más estresantes, pero quizás como los mejores, los más puros de mí vida", comentaba. "Todo era nuevo. Te levantabas por la mañana, cogías el coche, entrenabas a chicos... era fantástico". Con ellos estaría desde 1966 hasta 1972:


 Pero en 1972, es decir, 6 años después de su debut como entrenador, la vida le cambiaría: aparecía la universidad de Georgetown, quién le nombraría entrenador principal del equipo.

 Con los llamados Georgetown Hoyas, John Thompson permanecerá la friolera de 27 años (desde 1972 hasta 1999), imprimiéndole al equipo un carácter, llamémosle, "diferente".


 Con un carácter siempre tildado de "volátil", y rozando lo agresivo, John se enfrentó desde el principio, a entrenadores rivales, jugadores... y todo aquel que se le pusiese por en medio. Pero sin duda, su rasgo más distintivo, no fue otro que su particular estética, siempre acompañado de una toalla blanca al hombro izquierdo. Muchos se tomaban aquel signo como rasgo de identidad, y otros, como "Sleepy" Floyd (antiguo pupilo de Thompson), decían que era para "zurrarte si no obedecías".

 John cogió a los Hoyas en 1972... y los cogió completamente destrozados: venían de un bagaje de 3 victorias y 23 derrotas en la temporada anterior, por lo que la tarea no se planteaba fácil. Rápidamente cambió esto, y convirtió a Georgetown en un equipo ganador, obteniendo el título en 1984, además de obtener otros múltiples títulos, como los Big East Regular Season, Big East Regular Championships ó Big East Tournament Championships (14 títulos en total).

 En sus 27 años, su rendimiento como entrenador fue, simplemente, excelente, con un total de 596 partidos ganados y tan sólo 239 partidos perdidos, lo que hacen un promedio del 71% de victorias en casi 900 partidos!.


 Con él, los de Georgetown alcanzaron 24 años la post- temporada, y participaron 3 veces en la Final Four (años 1982, 1984 y 1985).

 Pero, sin duda, uno de los momentos más gloriosos en la carrera del señor Thompson llegaría en ese 1984, y de la mano de su pupilo "más aventajado": Patrick Ewing. Tras su increíble descubrimiento del pívot jamaicano, gracias a, como no, Red Auerbach, en aquel famoso parque de Boston, cuando Patrick era tan sólo un chico de 16 años, los Hoyas se harían con el título de la NCAA, tras derrotar en la Final a University of Houston, de Akeem Olajuwon (volvamos a recordar, una vez más, que Hakeem Olajuwon llegaría en la NBA). En 1985, y tras la consecución del título en el año anterior, los Hoyas perderían en la Final ante los chicos de University of Villanova, tras aquel escandaloso % del casi 79%:



 Quizás pudiese resultar demasiado extenso hablar de la carrera deportiva, año a año, de John Thompson, tras haber entrenado durante la friolera de 27 años a Georgetown Hoyas, pero hablaremos de algunos de sus éxitos y particularidades de este genial y casi único entrenador a lo largo de sus años.


 El señor Thompson fue nombrado en 7 ocasiones entrenador del año: lo sería en 1980, 1987 y 1992, según la Big East. En 1984, United States Basketball Writers Association le entregaría semejante galardón, cosa que también haría National Basketball Association Coaches, en 1985; y finalmente, en 1987, la United Press International le entregaría el suyo. 7 títulos como entrenador, además de destacar que, en 1984, y tras vencer en la Final a University of Houston (84- 75), y hacerse con el título NCAA, John Thompson se convertía en el primer entrenador afro- americano en ganar un campeonato universitario.

 Pero... John Thompson, tan genial como volcánico de carácter, tuvo la oportunidad de entrenar a estrellas de calibre enorme. La lista sería inmensa, pero haremos un breve resumen de sus cinco "chicos de oro", para hacernos una idea de quienes probaron la "disciplina Thompson":

1. Patrick Ewing: Sin duda, el alumno aventajado de la "clase Thompson". John Thompson le entrenó desde 1981 hasta 1985. La historia de Ewing es conmovedora: tras una durísima infancia, a los 16 años fue descubierto por Red Auerbach, y puesto al servicio de John Thompson, tras descubrirle el antiguo entrenador de los Celtics en un parque de Boston, con tan sólo 16 años, mientras esperaba para jugar con su instituto ante Boston Latin High School. Con Patrick, Thompson ganó su título de 1984, ante Houston, y, más tarde, Pat se convertiría en uno de los nº1 del Draft de la NBA más importantes de la historia. Patrick no duda en señalar al señor Thompson como uno de los grandes modelos a seguir en su vida:


2. Eric, "Sleepy" Floyd: Uno de los jugadores del momento, y antigua mega- estrella universitaria. El primer alumno de los llamados "fantásticos" del señor Thompson. Fue entrenado por John desde 1978 hasta 1982, llegando incluso a coincidir con Patrick Ewing. Este sensacional base sería, posteriormente, escogido en el Draft de 1982 por New Jersey Nets, en la 1º RONDA, EN LA 13ª ELECCIÓN GLOBAL:


3. Alonzo Mourning: "El Gran Guerrero". La historia de "Zo" con Thompson es especial donde las haya (la comentaremos en los siguientes párrafos), y el señor Thompson le tiene "especial" cariño. Alonzo fue un pívot dominante, y también jugaría durante 4 años bajo las órdenes de John (de 1988 a 1992), para más tarde ir a la NBA. En el Draft de 1992, sería escogido en la 1ª RONDA, en la 2ª ELECCIÓN GLOBAL, por los ya desaparecidos Charlotte Hornets:


4. Dikembe Mutombo: el poderosísimo pívot africano es otro de los ilustres de la "factoría Thompson". La historia de Mutombo con la universidad de Georgetown, y más concretamente con John Thompson, es ya conocida (la hemos comentado en la vida de Mutombo, en un artículo dedicado a él), pero no deja de ser llamativa: un embajador norteamericano en la embajada del Congo, descubrió a Dikembe, y rápidamente se puso en contacto con el señor Thompson: "Créeme, ese chico es increíble. Pocas veces he visto a alguien como él. Púlele, y dale una oportunidad, porque de verdad que vale la pena".

 Años más tarde, Dikembe sería escogido en la 1ª RONDA, EN LA 4ª ELECCIÓN GLOBAL del Draft de 1991, por Denver Nuggets, tras haber permanecido en la universidad durante 3 temporadas (1988- 1991):


5. Allen Iverson: Le hemos dejado para el final por diversos motivos (algunos de ellos, lógicos, y otros, simplemente emocionales). 

 Iverson, un base- escolta de talento incalculable, fue el último "descubrimiento" del señor Thompson (le descubrió en 1994, a tan sólo 5 años de retirarse como entrenador). Iverson, como decimos, llegó a University of Georgetown por petición expresa de John Thompson. La vida de Iverson había sido (y aún es), del todo caótica, y con una infancia muy dura, el joven y eléctrico base, acabó en la cárcel. John, gran gurú donde los haya, le descubrió, y tras tener una seria, larga e intensa charla con él... decidió darle una oportunidad, a la que Iverson respondió a la perfección, llegando a decir, en su retirada, que "el señor Thompson ha sido la única persona en mí vida que me ha querido, y que me ha dado una oportunidad. No sería nadie sin él, y todo lo bueno que he hecho en mí vida se lo debo". 

 Lideró la NCAA en robos por partido, con una media de tres por encuentro,y, tras dos años en Georgetown (de 1994 a 1996), sería escogido en el Draft de 1996 en la 1ª RONDA, EN LA 1ª ELECCIÓN GLOBAL, por Philadelphia 76ers:

 Muchos (muchísimos) más jugadores increíbles fueron entrenados por John Thompson, pero quizás estos sean los más increíbles que este genio nos haya dado. En total, 26 jugadores entrenados por John llegaron a la NBA, e incluso dos de ellos serían 1ª elección global en el Draft: Patrick Ewing (en 1985), y Allen Iverson, en 1996.

 Pero donde quizás todo marcase un antes y un después en la vida de Thompson, fuese a finales de los '80. John Thompson, en 1984, adquirió un gimnasio, al que llamó Mc Donough Gymnasium, donde, desde allí, al parecer, controlaba a sus chicos. Ya de por sí, sonaba raro que un entrenador "obligase" a ir a los muchachos, en ocasiones, a verle, a un gimnasio que no pertenecía a la universidad.

 Lo que Thompson hacía en este gimnasio era entrenar a otros chicos, a su vez, para sacarlos de las calles. Hasta que una noticia lo dejó "frío". John se enteró que algunos de sus chicos de la universidad se estaban empezando a juntar con un famoso delincuente de la ciudad, llamado Rayful Edmond III. A Rayful y su banda se le adjudicaban" la friolera de hasta 50 asesinatos, además de ser el nº1 en distribución de droga de todo Washington D. C. 

 La presencia de Rayful y su banda a los partidos de los Hoyas era continua, e incluso se llegó a hablar que algunos jugadores "trabajaban" para él, incluidos dos "ojos derechos" del señor Thompson: Alonzo Mourning y John Turner:

 Cuando John Thompson se enteró de esto... casi le da un infarto, como él mismo llegó a decir. John era un hombre de fuerte (fortísimo) carácter, pero quiso escuchar todas las versiones. Lejos de alterarse, quiso citarse, en privado, con Rayful Edmond III, y preguntarle por la situación, por lo que, mediante intermediarios, llegaron a quedar en el gimnasio de John.

 Al parecer, cuando Edmond, de aspecto chulesco, pero lo justamente refinado, llegó al gimnasio, todo pareció ser cordial: como el propio John cuenta, ambos se sentaron, y hablaron un poco de la vida en sí. El problema llegó cuando John le pidió, encarecidamente, que dejase en paz a los chicos: "Yo sólo le pedí que no les metiese en líos", decía Thompson. "Eran chicos jóvenes, de entre 17 y 19 años, y yo no podía dejar que acabasen muertos, en la cárcel o en las calles por esa basura". La respuesta de Edmond III fue el detonante de todo: "Tranquilo abuelo. Esos chavales ya son mayores, y harán lo que quieran, aunque te prometo que no les pasará nada. Yo les protejo". Aquello detonó la "bomba Thompson". John Thompson, al parecer, saltó de su silla cual resorte, y le apuntó al delincuente con su dedo índice en la frente: "Has traspasado la línea; mi línea de la cordialidad. No te permitiré en ningún caso que pongas en peligro la vida de los chicos, de mis chicos, y te prometo que me da igual quién seas, que si a uno de ellos le pasa algo, te mataré con mis propias manos". Tras esta amenaza, cuentan que Rayful Edmond III huyó, y que no se supo más de él por la universidad. John fue el primero (y el único, al parecer), en atreverse a plantarle cara. Estas son las fotos de Rayful Edmond III:


 Tras aquel incidente, John sería nombrado, haya por 1988, asistente del entrenador del equipo norteamericano que participó en los JJOO de 1988. En la Final de aquellos Juegos, el combinado norteamericano perdería ante la antigua Unión Soviética, siendo esta la 1ª vez que el equipo norteamericano no se hacía con el oro en dicho evento:


 Tras 27 años de éxitos y duro trabajo... llegó el momento de ponerle punto y final: el 8 de Enero de 1999, y tras, como decimos 27 años entrenando a Georgetown (amén de sus 6 años en St. Anthony HS, lo que en total hacen un total de 33 años como entrenador), John abandonaba, casi entre lágrimas, el cargo de entrenador principal de Georgetown. El motivo?: problemas en su matrimonio, como él dijo. Su mano derecha, Craig Esherick, le reemplazaría en el cargo, aunque 5 años más tarde sería despedido:


 La destitución de Esherick sería curiosa... pero más aún sería la elección de su sustituto: en su lugar, llegaba al equipo, y como entrenador principal, John Thompson III, hijo mayor del ya mítico John Thompson. En la actualidad, John III lleva ya 8 años al cargo del equipo:

 John tiene otro hijo, menor, Ronny Thompson, quién sería también asistente en University of Georgetown, y posteriormente entrenador principal en Ball State University. En 2007, Ronny sería destituido del equipo por violar normas del código de conducta. Actualmente, trabaja para NBA TV ocasionalmente, y es comentarista en ESPN Radio:


 El 1 de Octubre de 1999, los éxitos y la carrera de John Thompson en general, obtendrían una valiosa recompensa, siendo nombrado miembro del prestigioso Hall of Fame, tan sólo 9 meses después de haber dicho adiós. Más tarde, en una ceremonia celebrada en Georgetown en su honor, hablaron personajes como Alonzo Mourning, antiguo discípulo y "protegido" de John: "Es un honor el mero hecho de estar aquí, para poder darle las gracias a una de las personas más importantes que ha dado la historia de este deporte. Gracias por todo, señor Thompson". Esa fueron las palabras de "Zo":



 Las palabras de John en la universidad de Georgetown fueron impresionantes: "Ha sido un honor; un verdadero honor para mí, el haber estado aquí. Es ta es mí casa, y la única clave del éxito es amar aquello a lo que te dedicas. Yo he tenido y tengo esa suerte, pero también he tenido la suerte de rodearme de personas, de hombres, extraordinarios".

 En la actualidad, John sigue ligado al baloncesto universitario, comentando partidos para TNT, Es tremendamente conocido en los EEUU por su famoso comienzo en todas sus frase: Déjeme que le pregunte algo...", sembrando un interés descomunal ante su inminente pregunta:


 Actualmente vive en Washington D. C., donde ha pasado prácticamente toda su vida, y ha firmado también un contrato vitalicio con Clear Channel Radio & Sports Talk 980, un programa de radio que se emite en Washington D. C., donde a menudo organiza debates acerca de baloncesto, e incluso "enfrentamientos" (amistosos, por supuesto), entre celebridades del mundo del baloncesto, sobre todo universitario:


 Bien, pues este ha sido y es el gran John Thompson. A sus 71 años, podemos, sin lugar a dudas, nombrar al señor Thompson como una de las mayores celebridades de la historia del baloncesto universitario, y "descubridor" de grandes futuras estrellas, de la talla de Ewing, Mutombo, Mourning, Iverson... y muchos más que no hemos nombrado, pero que los amantes de este deporte seguro conocerán.

 Una persona que, pese a no ser un jugador destacado (en una época en la que tuvo que jugar junto AL MEJOR, Bill Russell, y en un equipo de ensueño), supo encontrar su camino, su verdadera vocación, en base a su gran talento, convirtiéndose en un sensacional entrenador.

 John Thompson. El alma de Georgetown.

 La despedida... simplemente sensacional. Una entrevista en Washington D. C., en la que John habla de su vida él mismo, desde su etapa como jugador de los C's hasta su retirada como entrenador de los Hoyas. Amantes del baloncesto, esta entrevista no tiene precio. Sentémonos, escuchemos y disfrutemos:


No hay comentarios:

Publicar un comentario