viernes, 19 de octubre de 2012

Trabajo y constancia al servicio del equipo. Chris Mullin



 Siempre se le ha puesto como perfecto ejemplo del llamado "work ethic". Pese a sus continuos problemas con el alcohol, y con un físico quizás no demasiado apto para el baloncesto, sin duda representa al jugador trabajador, constante y capaz de superar cualquier tipo de barrera: es Chris Mullin, antiguo jugador de Golden State Warriors e Indiana Pacers.

 Pero... quién ha sido en realidad este grandísimo jugador?. Pese a no llegar a ganar nunca un anillo de campeón NBA (aunque tiene en su poder 2 medallas de oro olímpicas)... fue tan grande Chris Mullin?. Comencemos:

 Christopher Paul Mullin nació en Brooklyn, New York, un 30 de Julio de 1963. Hijo de Eileen y Rod Mullin, ambos de ascendencia irlandesa, Chris, de niño, creció admirando a jugadores como los archi conocidos Walt Frazier ó Earl Monroe, ambos estrellas de New York Knicks, aunque él lo tenía muy claro: pese a que su padre, Rod, era fan incondicional de los Knicks, su gran ídolo era, sorprendentemente, John Havlicek, antiguo jugador de Boston Celtics. Siempre que pudo, llevó el nº 17 en su honor:


 Durante su introducción al Hall of Fame, sus hermanos (tiene cuatro: tres hermanos, Rody, Johny y Terrence, y una hermana, Kathy), hablaban de su corazón de guerrero, ya desde niño: "Cuando Chris era pequeño, se recorría todo el Harlem y el Bronx en busca de los mejores jugadores de baloncesto de la zona. Les batía, y llegaba a casa contando que había ganado a uno o a otro. Era muy entusiasta para todo, pero era y es un campeón", decía Johny, uno de sus hermanos.

 Pero sus comienzos como jugador estarían no en las calles, sino en Power Memorial Academy (sí; para los que tengáis una excelente memoria... el mismo instituto donde jugaría el GRAN Lew Alcindor, más conocido como Kareem Abdul- Jabbar):


 Allí, en Power Memorial, conocerá a quién a posteriori será compañero suyo también en la NBA, además de gran amigo personal: Mario Elie.


 Para su 3º año de instituto, Chris sería traspasado a Catholic Xaverian High School, también en Brooklyn, donde definitivamente despuntará como jugador:


 Corría el año 1981... y Chris iría a la universidad. Su familia no era particularmente adinerada, por lo que decidiría quedarse "cerca de casa", acudiendo, en Queens, a University of St. John's, donde jugará para los Red Storm desde el año 1981 a 1985:


 Jugando para St. John's... Chris, pese a su físico, hizo de todo. En su año freshman promediaría 17 puntos por partido, y siendo una de las grandes sensaciones del momento.

 Años más tarde, en 1984, Chris Mullin tendría el privilegio de ser escogido, aún como universitario, para formar parte del combinado norteamericano que iría a los JJOO de Los Ángeles, donde se haría con su 1ª medalla de oro:


 Hasta su año de ingreso en la NBA, vía Draft, Chris Mullin se mostrará como jugador implacable, clasificando, por ejemplo, a su equipo para la Final Four, o consiguiendo el trofeo "John Wooden Award", en 1985. Además de esto, se convertirá en el máximo anotador de la historia de University of St. John's:


 Pero a quién Chris le debe mucho... es, sin duda, a su gran amigo Mark Jackson, actual entrenador de Golden State Warriors y compañero suyo durante una temporada en St. John's. Aunque ambos tan sólo coincidirían una temporada en la universidad, se hicieron muy amigos, y Mark, trabajador hasta el límite, inculcó a Chris el espíritu del trabajo, del sacrificio y del gimnasio: "Chris era muy vago", decía Mark. "Yo estaba todo el día persiguiéndole para que fuese al gimnasio, para que trabajase más duro... parece que al final hice un hombre de él", comentaba entre risas el día de la introducción de Chris Mullin al Hall of Fame:


 Y en el año 1985, y tras 4 años en la universidad, llegaba el gran momento de Chris: su entrada en la NBA.

 Aquel Draft, fue realmente "especial". El padre de Chris, Rod Mullin, era, como decimos, un fan incondicional de los New York Knicks... por lo que su sueño era ver a su hijo de azul y naranja, jugando en la Gran Manzana. Pero su sueño se iría al traste. Aquel año, los Knicks no se lo pensaron ni un segundo, y escogiendo en la 1ª posición, se harían con un joven, talentoso e increíble Patrick Ewing. La centralita se colapsó, las fotos no pararon de hacerse... y luego estaba Chris. En la 1ª RONDA, EN LA 7ª ELECCIÓN GLOBAL, los Golden State Warriors se hacían con Chris Mullin:


 Pero su llegada a la NBA no sería fácil. Con Eric "Sleepy" Floyd como estrella, los Warriors, dirigidos por aquel entonces un joven George Karl, comenzaron a utilizar a Chris como un escolta "tirador". Su tiro, como decimos, era excelente... pero los Warriors parecían quererle "para poco más".


 Y todo pareció cambiar en su 3ª temporada en la NBA. Pese a su buen rendimiento... Chris era un alcohólico empedernido. Lo era ya desde sus tiempos en el instituto, pero nadie pareció reparar en ello: "Era un mundo asqueroso", confesaba Chris. "Sólo hacía que meterme en bares y beber hasta caer inconsciente. No sé por qué lo hacía, pero la verdad es que estuve cerca".  Se decía que Chris odiaba su vida en la Costa Oeste, que estaba perdido en una ciudad como Oakland. No le gustaba la ciudad, la gente... y además el equipo tampoco le ayudaba: con su compañero Chris Wasburn suspendido por el consumo de sustancias prohibidas (cada uno que imagine lo que más se le apetezca), y las "huidas" de las estrellas Eric Floyd y Joe Barry Carroll, llegó un veterano Ralph Sampson, antiguo compañero de Hakeem Olajuwon, con quién formó las llamadas Torres Gemelas. El equipo era un completo caos... y Chris sólo era feliz al lado de una botella. Hasta que llegó su gran salvador: Don Nelson:


 Don Nelson, como decimos, llegaría en la 3ª campaña de Chris a Oakland, y rápidamente imprimiría cambios. El primero: mover a Chris Mullin a la posición de alero. La segunda norma: la rápida suspensión de Mullin, y su posterior internamiento en un centro de rehabilitación. "Sé que me odias, pero te prometo que te haré mejor jugador y aún mejor persona. Me lo agradecerás en un futuro, cuando todos te recuerden como lo que eres: un gran jugador, pero no como en lo que te estás convirtiendo: un borracho". Aquellas palabras llegaron muy adentro en Chris Mullin, y se puso a ello: abandonó los bares, dejó el alcohol... y se hizo un "ratón de gimnasio". "Lo dejé todo: el alcohol, las peleas, los bares... y me puse a ello. A Don le debo mí vida. Es mí segundo padre":


 El cambio se notó (y vaya si se notó), y Chris ya no era el mismo: trabajador como pocos, siempre llegaba casi una hora antes al pabellón, y era el líder de un bloque que poco a poco crecía, y cuyas participaciones en PO comenzaban a ser constantes.

 En 1989, y con un Chris Mullin a un altísimo nivel, los Golden State Warriors compondrían aquel llamado "Run TMC", en referencia a sus tres estrellas en el momento: Chris Mullin, Mitch Ritchmond y un joven y recién llegado a la NBA Tim Hardaway:


 Para el año 1992, Chris formará parte de aquel fantástico bloque que acudirá a los JJOO de Barcelona, donde, en un grupo formado por jugadores del nivel de Michael Jordan, "Magic" Johnson, Charles Barkley, y un largo y elevadísimo etcétera, conseguirá su 2ª medalla de oro:


 Pero tras los tiempos felices, en los que todo parecía ir "rodado"... todo comenzó a torcerse. Para la temporada 1993/ 1994, y con un Chris Mullin que superaba ya la treintena, los Warriors se hacían con Chris Webber en el Draft de la NBA. Aquello, que no terminó demasiado bien (problemas continuos entre Webber y Nelson, con casi agresiones físicas de por medio, unido a la lógica caída física de Mullin por su edad), acabó dilapidando a los Warriors:


 Mullin pareció falto de estímulos, y comenzaría a perderse partidos de manera frecuente. Su juego no era el mismo, y, unido a esto... estaban los continuos problemas entre Don Nelson y Chris Webber. Al final, el "sueño Warrior" terminaría al final de esa misma temporada, con la marcha de Don Nelson.

 Y sin Nelson... definitivamente Chris no sería el mismo. Los siguientes entrenadores (Bob Lanier y Rick Adelman), comenzaron a no confiar en Mullin, y centrarían el futuro Warrior más inmediato al juego alrededor de su nueva estrella: Latrell Sprewell.

  Para la temporada 1996/ 1997, y con Chris ya con 33 años, éste será traspasado a Indiana Pacers, a cambio de un joven Erick Dampier (por aquella, en su 2º año como profesional):


 El fichaje de Chris Mullin, aunque triste, por la forma de la que fue, y porque se iba el símbolo de Golden State Warriors, también tenía ciertos tintes de felicidad: el primero, que Chris jugaría bajo las órdenes de uno de sus grandes ídolos (y también con quién siempre ha sido comparado), Larry Bird; y segundo, que Chris se reuniría de nuevo con quién había sido un gran amigo, mentor y compañero años, muchos años, atrás: Mark Jackson.


 Pero Chris ya era mayor. Pese a realizar una buena temporada, con 12 puntos por partido (recordemos que aquellos Pacers llegarían a las Finales de Conferencia, frente a Chicago Bulls, con quienes perderían en 7 partidos), Chris se fue diluyendo, y Larry parecía preferir a un joven Jalen Rose como alero del equipo:


 Tras unos años en Indiana, para la temporada 2000/ 2001, y con Mullin ya con 37 años, los Pacers decidían cortarle su contrato. Su "nuevo" destino?: de nuevo, "su" casa, Oakland, volviendo, durante una temporada más (su última temporada en la NBA), a jugar para Golden State Warriors:


 Toda vez finalizada aquella temporada, Chris diría adiós, tras prácticamente toda su carrera deportiva jugando para los Warriors de Golden State.

 Chris Mullin siempre sería, paradójicamente, comparado con uno de sus grandes ídolos, junto a John Havlicek: el genial Larry Bird. Ambos compartían un físico aparentemente nada apto para el baloncesto, una velocidad y forma de juego similar, y una forma de defender que asfixiaba a sus rivales:


 Una vez retirado como jugador, Chris juró fidelidad a "sus" Golden State Warriors, y se hizo asistente de estos. El 22 de Abril de 2004, los Warriors le harían Vicepresidente en operaciones, cargo que abandonaría el 11 de Mayo de 2009, tras estos no renovar su contrato. Actualmente trabaja como analista para ESPN:

 El 28 de Febrero de 2011, Chris Mullin recibiría uno de sus premios a su dilatada trayectoria profesional, siendo presentado para formar parte del selecto Hall of Fame:


 El 20 de Noviembre de ese mismo año, Chris será presentado ya oficialmente como miembro de tan selecto club:

 En la ceremonia de presentación de Chris como miembro del Salón de la Fama, personalidades como por ejemplo Don Nelson, su 2º padre, Mark Jackson, gran amigo de Mullin, e incluso Lou Carnebecca, antiguo entrenador de Chris en University of St. John's, tuvieron su palabra. "Supongo que tengo mucho que agradecerle a todas estas personas", decía tímidamente Chris Mullin. "Todas son una parte de mí, y a todos ellos, a todos los que estáis aquí, y sobre todo a mí familia... os lo debo todo. Muchas gracias". En la foto inferior, Lou Carnebecca, uno de los "descubridores" de Chris:


 Pero sin duda, el colofón final a todas las dedicatorias para Chris Mullin, tendría lugar el 19 de Marzo de 2012. En el Oracle Arena, hogar de los Warriors, éstos decidían honrar su gran trabajo y tremendo esfuerzo, retirando su camiseta, con el famoso dorsal "17". A la ceremonia, Chris acudiría acompañado de su mujer, Liz, y de sus cuatro hijos. En su homenaje, también, por supuesto, le dedicaría unas palabras su gran amigo, y actual entrenador de los Warriors, Mark Jackson: "Esta es la belleza de Chris", decía Mark. "Él es como es, y lleva siendo así de sencillo toda su vida. Parecía que no estaba, que pasaba por tú lado y ni te dabas cuenta, pero al final del día, al final de los años, te das cuenta de lo gran jugador que fue. Recuerdo aquellos tiempos en St. John's, donde tirábamos el uno del otro para llegar a ser algo, para llegar a ser quienes deseábamos ser... y ahora, estoy despidiendo a una fantástico jugador... y aún mejor persona. Gracias, Chris":

 Este ha sido y es Chris Mullin. A sus 49 años podemos decir, sin que oficialmente haya sido incluido en grupo alguno, que Chris es uno de los mejores jugadores que ha dado la historia de la NBA. Trabajador como pocos, fue capaz, con mucha ayuda, de superar sus problemas con el alcohol, para convertirse en un jugador de equipo, y un líder fantástico. 16 temporadas en la NBA hablan por sí solas, además de sus dos medallas de oro olímpicas.

 En la despedida, os dejo con un vídeo conmemorativo de Mullin. Puede que muchos no le hayan visto jugar, ya que dijo adiós hace ya más de 10 años, pero os aseguro que ver a semejante jugador vale, y mucho la pena. Pese a ser zurdo, era letal desde cualquier parte y zona de la pista.

 Chris Mullin. Constancia y sacrificio al servicio del equipo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada