viernes, 21 de septiembre de 2012

Dikembe Mutombo. Gran y poderoso guerrero



 Su nombre completo es "casi" impronunciable, y su corazón es casi inigualable: hablamos de Dikembe Mutombo, antiguo pívot de Denver Nuggets, Atlanta Hawks, Philadelphia 76ers, New Jersey Nets, New York Knicks y Houston Rockets.

 Hablar de Dikembe es "intentar" hacer un repaso (sus hazañas, no sólo en la pista, han sido y son muchas), acerca de uno de los mejores pívots que la NBA jamás ha tenido. Intentemos hacer un repaso a la vida de este GRAN guerrero:

 Dikembe Mutombo Mpolondo Mukamba Jean- Jaques Wamutombo nació un 25 de Junio de 1966 en Kinshasa, en la República Democrática del Congo.

 Nacido en Kinshasa, Dikembe, miembro del grupo étnico de los Luba, siempre tuvo un mismo sueño: poder ayudar a los demás. "Nací en un país hermoso, pero muy pobre. Yo nunca tuve problemas, porque el amor de mis padres y hermanos lo podía todo, pero ver sufrir a mí gente... era horrible. Me comía por dentro".

 Con ese espíritu de guerrero, Dikembe, lleno de esperanzas e ilusiones... decidió emigrar a los EEUU, en busca de una "receta" contra el mal que azotaba a su país. Y qué mejor receta que comenzar "desde dentro": quiso ser médico, y se matriculó en Medicina, gracias a una beca de estudios. Su universidad de destino sería University of Georgetown.

 Allí, Dikembe tuvo muchos problemas, sobre todo relacionados con el idioma: "Sólo podía leer", decía Mutombo. "No entendía ni a la gente, ni la cultura... sólo me sentaba con libros, e intentaba descifrarlos". Hasta que un día... todo cambió.

 Herman Henning, un miembro de la embajada norteamericana en Kinshasa, le había visto practicar alguna vez, por lo que llamó al Sr. Thompson (entrenador de Georgetown Hoyas), y le dijo: "Por qué no pruebas al chico?. Desde luego que tiene planta!" (Dikembe tiene una envergadura de 2,18 metros y 120 kilos. Vaya si tiene envergadura). En la foto inferior, años después, Dikembe, con su "padrino", el Sr. Thompson:


 Y en ese momento... todo cambió. Sin perder de vista la medicina, Dikembe abandonó los estudios en medicina y se matriculó en idiomas y diplomacia. "No tenía ni idea de qué hablaba la gente en los entrenamientos y vestuarios", decía riéndose Mutombo. "Yo me reía cuando se reían, y me ponía serio cuando ellos también lo hacían".

 Jugando para Georgetown (comenzó a jugar con ellos en su 2º año universitario), Dikembe siguió con la GRAN tradición de pívots de esa universidad (Ewing, Alonzo Mourning...), y se convirtió en un "casi" INMEJORABLE defensor.

 Pero... que definió a Mutombo, en cuanto a su juego?. Sin duda, los tapones. En su 1ºer partido con los Hoyas... puso 12 tapones!!. Mandando, de ellos, 9 a la grada!. Conocido era su grito, al ponerlos, de "No en mí casa", gesto que repitió SIEMPRE a lo largo de su carrera (hasta comenzar a ser sancionado en la NBA por ello):


 Debido a la gran cantidad de balones que Dikembe enviaba a las gradas, tapón tras tapón, la fila próxima a la pista pasaría a llamarse allí "Rejection Row" (Fila del tapón).

 En 3 años que Mutombo permanecerá en el equipo, su progresión no haría más que crecer: de 3,9 puntos, 3,3 rebotes y 2,3 tapones en su 1º año, pasaría a 11 puntos, 10,5 rebotes y 4 tapones en su 2ª temporada, y 15 puntos, 12 rebotes y 5 tapones en su 3º y último año. Sin duda, Mutombo se hacía un nombre en Georgetown.

 En 1991, y previo a irse a la NBA, Dikembe se graduó en Lengua y Diplomacia por la universidad de Georgetown.

 Dikembe, tras 4 años en la universidad y 3 jugando al baloncesto, parecía estar perfectamente preparado para dar el GRAN paso, y convertirse en un NBA. En el Draft de la NBA de 1991, los Denver Nuggets escogían a Dikembe Mutombo en la 1ª RONDA, EN LA 4ª ELECCIÓN GLOBAL. El sueño de un chico que había emigrado con el fin de mejorar su país, parecía no tener techo:

 El impacto de Dikembe Mutombo en la NBA fue inmediato. Como novato, ha sido de los POCOS en disputar, ese mismo año, el All- Star Game... con los veteranos!. Además de esto, sus números en su temporada "rookie", serían de 16,6 puntos, 12,3 rebotes y3 tapones de media por partido. Parecía que Mutombo apuntaba alto. Muy alto:


 En su 2ª temporada con los Nuggets de Denver, Dikembe seguirá maravillándonos a todos. En ella, hará su récord personal en cuanto a tapones se refiere, en un partido. Será ante L. A. Clippers; Dikembe pondrá la friolera de 12 tapones en aquel encuentro, haciendo soñar a más de un "Clipper" con sus largos y fuertes brazos. Todos sus tapones iban acompañados de, como antes mencionamos, el poderoso grito (con aquella ronca voz) de: "No en mí casa":


 Pero sin duda, la mejor campaña de Dikembe con los Nuggets llegaría en su 3º año en Colorado. En ella, los Nuggets, con una temporada muy irregular, lograron "colarse" en los Playoffs. En su primera ronda, los Nuggets se las verían con los ya desaparecidos Seattle Supersonics (actuales Oklahoma City Thunder). Quién NO recuerda aquella eliminatoria, con Dikembe Mutombo promediando 6 tapones por partido?. Su equipo sería el 1º equipo en la historia de la NBA que, clasificándose como 8º, eliminaría al 1º. En la siguiente ronda se las vería con los Utah Jazz de John Stockton, y el sueño terminaría:


 En su 4ª y última temporada con los Nuggets, Dikembe, ya "crecido" como jugador, tendrá unos promedios de 12,5 rebotes por partido, convirtiéndose en el mejor reboteador y 2º mejor defensor de aquella temporada. También sería coronado como mejor taponador de aquel año, algo que hará de nuevo, de manera ininterrumpida, en los años 1994, 1995, 1996, 1997 y 1998. Casi nada!.

 En 1996, y con tan sólo 5 años como profesional, se convirtió en el 1º jugador en la historia de la NBA en ser coronado 4 años seguidos como mejor taponador. "Es mí casa", decía Dikembe. "No puedo permitir que alguien entre en mí casa y se lleve lo que es mío", decía a las cámaras tras un partido. Curiosa manera, sin duda, de afrontar un encuentro.

 Tras 5 campañas en Denver, Dikembe finalizaba su contrato con los Nuggets, y se declaró agente libre. El 15 de Julio de 1996 firma un contrato con los Atlanta Hawks, que le uniría a la franquicia por 5 temporadas, a razón de un total de 50 millones de dólares.


 Con los Hawks, de sus 5 temporadas firmadas, cumplirá 4, y en TODAS ellas será All- Star (como de costumbre).

 En su 2ª temporada allí fue nombrado "Mejor Defensor de la NBA", y al año siguiente (en 1999), se hará con el "IBM Award", que en aquel momento se le entregaba al jugador que más había contribuido al éxito general del equipo.

 En la temporada 1999/ 2000, Dikembe será el líder en rebotes en temporada regular, con una media de 14 rebotes por partido:


 En Febrero de 2001, y con 1 año de contrato en vigor aún, Dikembe Mutombo era traspasado por 1ª vez desde su llegada a la NBA: sería a Philadelphia 76ers (22 de Febrero de 2001).

 Con los 76ers, Dikembe "casi" alcanza la gloria: en 2001, y de la mano de un INCREÍBLE Allen Iverson (en sus mejores tiempos), los Sixers alcanzaban las Finales de la NBA:


 En el All- Star de Washington que Dikembe disputaría ese año, tendría una actuación, simplemente, estelar: 6 puntos y... 22 rebotes!.

 Pero tras dos temporadas en la "Ciudad del amor fraterno" (Philadelphia), Dikembe volverá a ser traspasado, esta vez con destino New Jersey Nets:


 Con ya 36 años, Dikembe Mutombo NO era el mismo de años anteriores, y sus continuos problemas de muñeca hicieron que su juego se fuese yendo, poco a poco, a menos.

 Pero como el titular del artículo reza, Dikembe tenía (y tiene), el corazón de un guerrero, y, lejos de hundirse, su juego se adaptó de manera rápida y eficiente a los tiempos que venían, y aprendió a ayudar a sus compañeros y a su equipo saliendo desde el banquillo.

 El 4 de Octubre de 2003, sin embargo, los Nets deciden cortar el contrato del congoleño.

 Con tan sólo 5 días "en el paro", a Dikembe le salió una nueva "novia": los siempre grandes New York Knicks.

 Con ellos, Dikembe firmará por 2 años, pero sólo cumplirá uno, haciendo unos promedios de 5,6 puntos y 6,7 rebotes en 65 partidos. Nada mal para un jugador de 37 años:


 Tras esta temporada, Dikembe será traspasado, de nuevo, aunque nunca llegaría a debutar con su nuevo equipo, los Chicago Bulls, ya que acto seguido de su contratación, lo enviarán a Houston Rockets, donde Dikembe, finalmente, permanecerá hasta su retirada de las pistas:


 Con ya 38 años cumplidos, muchos confiaban en que Dikembe diría adiós muy pronto, pero su corazón, insaciable, jamás descansaba. Con Rockets, Dikembe volvió a sentirse importante, jugando 80 partidos ese mismo año, y promediando 4 puntos, 5,3 rebotes y 1,3 tapones de media por partido. Tras aquella buena temporada, los Rockets, con 38 años, le renovarán por dos temporadas más.

 El 14 de Mayo de 2005, se convertirá en el 3º máximo taponador de la historia de la NBA, y el 10 de Enero de 2007 (casi 2 años después), superará al mítico Kareem Abdul- Jabbar como 2º máximo taponador en la historia de la NBA, tras otro jugador de origen africano (aunque nacionalizado norteamericano): el GRANDÍSIMO Hakeem Olajuwon.


 Pero, sin quizás verlo venir, su final estaba cerca. El 21 de Abril de 2009 (tan sólo hace 3 años), en un partido ante Portland Trail Blazers, y en una jugada aparentemente sin demasiadas complicaciones, Dikembe Mutombo, en un rebote, choca contra otro gigante, el novato Greg Oden. La rodilla de Mutombo dijo adiós de manera definitiva, y sus gritos estremecieron a todo el pabellón. Dikembe supo que aquel era su final, y, llorando, en la camilla con destino los vestuarios, decía adiós con lágrimas en los ojos, tras 18 años en la NBA, y siendo uno de los mejores taponadores y defensores de TODA LA HISTORIA de la NBA (4 veces "Mejor Defensor"):


 Tras la operación Dikembe fue preguntado por el incidente, y por tanto, por el fin de su carrera. Mutombo, como siempre, pausado y relajado, respondió con su FRASE FAVORITA: "Dios nos da tiempo en el mundo. Tenemos la obligación de cumplir ese momento, para hacer una diferencia". Con eso, todos alrededor se quedaron pensativos. "Yo he cumplido con ese momento, y ahora, desde otra perspectiva, seguiré haciéndolo. Llegué a este país hace 19 años, sin nada, y con la ilusión de cumplir con lo que acabo de decir. 19 años más tarde, he jugado como profesional durante 18 años, me he graduado... y seguiré ayudando a todo el que pueda. Es mi obligación como ser humano". Simplemente, increíble.

 Con 18 años en la NBA, el apasionado Dikembe Mutombo también tuvo tiempo para vérselas con "aficionados" (por llamarlos de alguna manera) con pocas vistas. El 26 de Octubre de 2006 fue conocido su "enfrentamiento" con Hooman Hamzehloui, un "aficionado" de los Orlando Magic, en un partido amistoso que enfrentaba a su equipo contra los de Orlando. En aquel encuentro, este "aficionado" se pasó el partido llamando "simio" y "cara de mono" a Dikembe. Mutombo lo escuchó durante todo el partido, pero éste hizo caso omiso. Tras el partido, en rueda de prensa, Dikembe dijo: "No voy a hacer nada, pero prometo que la próxima vez actuaré, y más vale que haya mucha policía. No soy ningún mono".


 Mas tarde, Mutombo perdonaría al aficionado, que se pondría en contacto con el colosal pívot mediante carta, diciéndole a éste que lo sentía, y que sin su perdón, no volvería a pisar una cancha de baloncesto jamás. Dikembe, por supuesto, le perdonó sin dudar.

 Pero tampoco es que Dikembe fuese "manso". En su carrera, sus codos han sido una de las armas más peligrosas, y el congoleño se valió de ellas EN MÁS DE UNA OCASIÓN para doblegar a sus víctimas. Entre los jugadores a los que lesionó figuran hombres de la talla de Michael Jordan, Dennis Rodman, Charles Oakley, Patrick Ewing, Chauncey Billups, Ray Allen, Yao Ming, LeBron James o Tracy McGrady. En más de una ocasión, el gigante chino Yao Ming, con quién Dikembe compartió vestuario durante su estancia en Houston (y con quién guarda una gran amistad), se quejó, medio en broma medio en serio, de la intensidad con la que Mutombo entrenaba. "Un día matará a alguien", bromeaba Yao:


 En la actualidad, Dikembe Mutombo vive en Atlanta, Georgia, y está casado con Rose Mutombo. Tiene además 6 hijos, de los cuales 4 son adoptados, tras el fallecimiento de su hermano. Habla la friolera de 4 idiomas (portugués, español, inglés y francés), además de 5 lenguas africanas, es decir, en total habla 9 idiomas!.


 Desde el principio, Dikembe Mutombo SIEMPRE ha sido una gran persona. Tras 18 temporadas en la NBA, y con todos sus éxitos conseguidos, si hay algo en lo que este GRAN hombre ha destacado, ha sido en su faceta humanitaria.

 Desde siempre, su sueño fue ser médico, para ayudar a quienes no podían, y su intención era terminar la carrera de medicina para volverse a su país a ayudar a los suyos. Ha destinado, además, prácticamente el 50% de su dinero a labores benéficas: "El dinero no es nada si no tienes con quién compartirlo", decía al programa "NBA sin Fronteras". "Has de ser feliz con los tuyos, e intentar que la gente esté lo mejor posible, dentro de tus posibilidades. Gracias a Dios, yo las he tenido, y ahora es mí obligación ayudar a quienes no pueden":


 En 1997, Dikembe fundó la "Fundación Dikembe Mutombo", dedicada a erradicar enfermedades ahora poco comunes en países desarrollados, pero aún presentes en países como el suyo. "Necesitamos a los niños: son el futuro", decía.

  En 2007, en el Discurso del Estado de la Nación, Mutombo fue invitado por el entonces presidente de los EEUU, George W. Bush. En él, fue "bautizado" como "El hijo del Congo" por el presidente norteamericano:


 Un año antes, en el 2006, Dikembe convenció al Congreso de los EEUU para que donasen 2.000.000 de dólares para financiar clínicas y centros de salud en su país. El corazón de Dikembe no conoce fronteras ni límites, desde luego.

 En la actualidad, Mutombo sigue trabajando para la NBA, con el programa NBA Cares, en "Basketball without Borders". En él, viaja por toda África enseñando y ayudando, con el baloncesto como nexo de unión, a niños, hombres, mujeres, ancianos, ciudades, pueblos... todo lo que se le ponga por delante, con tal de ayudar a los que más lo necesitan.

 Dikembe Mutombo es, además, el único jugador en la historia de la NBA en haber recibido 2 veces el "J. Walter Kennedy Award", que se le entrega al mejor ciudadano. Lo recibió en 2001, y en 2009:


 Pero sin duda alguna, la "obra mater" de Dikembe Mutombo tuvo lugar en 2006, cuando hizo un hospital, el Biamba Marie Mutombo Hospital, en Kinshasa. Mutombo donó la cantidad de 15.000.000 de dólares para la construcción de la que fue la primera instalación moderna en Kinshasa en los últimos 40 años. 

 Esta ha sido y es la vida del GENIAL Dikembe Mutombo. Sin duda alguna, Dikembe ha sido un SENSACIONAL pívot, dándole a la NBA 18 años de carrera al más alto nivel, y elevando el término "defensa" a otro nivel, pero, sin duda, todo esto es NADA comparado con su altísima calidad como ser humano. La vida de Dikembe se ha basado en el amor, en compartir, en ayudar a quienes más lo necesitan y en el esfuerzo máximo (valores venidos a menos en estos tiempos).

 Dikembe Mutombo. El gran y poderoso guerrero.

 En la despedida, os dejo con un vídeo de sus mejores actuaciones, para que disfrutemos todos, una vez más, del juego de este genial defensor. Su gesto, diciendo con la mano "No en mí casa"... simplemente increíble:

















No hay comentarios:

Publicar un comentario