viernes, 13 de julio de 2012

Charles Barkley. Cuando el peligro llama a la puerta



 Cuando hablamos de carácter, de trabajo, de entrega, de pasión... y de excentricidades, puede que sea su nombre el primero en venírsenos a la cabeza: Charles Barkley, también conocido como "Sir Charles", ó "El Gordo".

 Sir Charles ha sido uno de esos jugadores que sin duda nos ha hecho vibrar, y aunque muchos le odien, no le aguanten o les parezca un "charlatán", NUNCA podrán negar que Charles ha llegado al corazón de todos (o la grandísima mayoría) de los aficionados ya no sólo de la NBA, sino del baloncesto en general.

 Charles ha sido uno de esos jugadores que, cuando el partido parecía más calmado, él "saltaba" con alguna de las suyas, e incluso ahora, trabajando para TNT, tiene momentos especiales que "regalarnos", como sus continuas trifulcas con Kenny Smith, compañero suyo, ó el GRAN Shaquille O'Neal, con quién ya las tuvo también en la pista (aún recordamos aquella pelea):


 Charles Wade Barkley; este es el nombre al completo del "angelito" considerado como uno de los mejores ala- pívots de la historia.

 Charles nació en los suburbios de Leeds, Alabama (a 16 kilómetros de Birmingham), un 20 de Febrero de 1963. Su infancia, como podemos imaginar, no fue todo lo agradable que debería para un niño, y él mismo hablaba de su carácter en TNT, relacionado con su infancia: "Nací en un sitio precioso, pero donde era imposible ser feliz y estar contento. Vivíamos en caravanas, no íbamos al colegio, robábamos para comer... como coño iba a estar contento!", decía "Sir Charles" en una entrevista hace ya algunos años.

 Charles, sin recursos y siendo un niño, acudió a Leeds High School por orden expresa de su abuela, quién fue una de las grandes valedoras de Charles y de las poquísimas personas capaces de controlar el terrible pronto del jugador.

 Cuando Charles llegó al equipo, a pesar de su talento, tuvo MUCHÍSIMOS problemas, y la mayoría de ellos ya relacionados con su físico. Cuando llega al equipo, en su primera temporada, Barkley medía 1,78 metros de altura, y pesaba... 100 kilos!. Su afición a la comida y su falta de disciplina hicieron que Charles, a pesar de sus increíbles cualidades, fuese suplente durante su primer año allí.


 Pero si hay algo que también haya caracterizado a Charles, además de su carácter, eso ha sido el trabajo y el sacrificio. En su año junior, Charles, además de crecer 11 centímetros, se pasó el verano a dieta (por orden de su abuela), y entrenando como un poseído, tras pactar su abuela y su entrenador de instituto un planning de entrenamiento, con lo que Charles consiguió ser al comienzo de la temporada siguiente titular. Durante su etapa de instituto, Charles terminaría promediando 19 puntos y 18 rebotes de media por partido.

 A pesar de sus malas notas y de lo poco que le gustaba ir a clase (Charles contó que su abuela en más de una ocasión le dejó en evidencia delante de sus amigos, yendo a buscarle al parque cuando faltaba y llevándolo a clase de la oreja), Charles decidió ir a la universidad, y se decantó por Auburn University, para jugar con los Tigers, con quienes estaría 3 años.


 En Auburn, Charles, ya algo más lejos de su abuela (su gran valedora), tuvo MUCHOS problemas para controlar su peso, y se ganó el sobrenombre de "El Gordo", que más tarde se haría tan famoso en la NBA.

 Pero Charles no era sólo un "gordito con aptitudes"; su clase, su compromiso, sus continuas peleas en la pista con todo el que osaba "respirar su aire" y su carácter especial pero divertido, le hicieron convertirse en el agitador y en el jugador emblemático del equipo. Además de esto, sus tapones, sus mates (a pesar de su cortísima altura) y sus jugadas hacían que nadie se lo pensase dos veces a la hora de acudir a ver jugar a los Tigers.

 Charles, como decimos, pese a su corta altura (medía oficialmente 1,93 metros), jugó de pívot en el equipo, y su capacidad de sacrificio, de trabajo, entrega y pasión no dejaban ninguna duda acera del tipo de estrella que se estaba preparando allí.


 Durante su etapa universitaria, Charles promedió 15 puntos, 10 rebotes y 1,7 tapones, convirtiéndose en uno de los jugadores con un futuro más prometedor en todo el país.

 Tras 3 años jugando para los Tigers, Barkley decidió que su momento ya había llegado, y en 1984 se presenta al Draft de la NBA. Será elegido en la 1ª RONDA, EN LA 5ª ELECCIÓN GLOBAL, por los Philadelphia 76ers, dos puestos por detrás de otro "gran conocido": Michael Jordan:


 El talento de Charles, como decimos, estaba fuera de toda duda, y los Sixers no se lo pensaron dos veces.

 A su llegada a Philly, "Sir Charles" coincidió con GRANDÍSIMOS pero viejos jugadores de la franquicia, como Julius Erving, Maurice Cheeks y Moses Malone (quién fue su mayor valedor). Todos ellos venían de ganar el Campeonato de la NBA en 1983, la temporada anterior, por lo que estar allí ya representaba una gran presión para un joven Barkley.

 Moses Malone, el GENIAL reboteador, fue, como decimos, uno de los grandes valedores de Charles. Él fue quién más controló los problemas de disciplina con la comida de Barkley, e incluso tuteló todas y cada una de sus comidas durante los 3 primeros meses de Charles en la franquicia:


 En su temporada "rookie", Charles Barkley NO decepciona, y promedia 14 puntos y 9 rebotes de media por partido.

 En su 3ª temporada con los Sixers, las cosas empiezan a cambiar para Charles: Moses Malone es traspasado a Washington Bullets (hoy Washington Wizards), y él se convierte en el líder del equipo. Como líder sobre la cancha (compartido con un veterano Julius Erving), Charles vuelve a no decepcionar, y conseguirá ser el máximo reboteador de la NBA, con una media de 14,6 rebotes por partido. En Playoffs Charles dará un importante salto de calidad, pasando a promediar 24,6 puntos y 12,6 rebotes de media, pero "sus" Sixers serán eliminados en primera ronda por Milwaukee Bucks.

 Al año siguiente (temporada '87/ '88), Julius Erving, el famoso "Dr. J", se retira, dejando a Charles Barkley como jugador franquicia de los Philadelphia 76ers:


 Dos temporadas después de la retirada de Erving (hablamos de la temporada 1989/ 1990), Charles "rozará" uno de los grandes hitos de la NBA, quedando 2º en la votación para el MVP de la temporada regular, tras en sensacional Earving "Magic" Johnson, promediando 25 puntos y 11,5 rebotes por partido (recordemos que la altura oficial de Barkley en la NBA era de 1,98 metros):


 Esa gran temporada le valió a Charles para jugar su 3º All- Star, en el cual, además, sería nombrado MVP, tras anotar la friolera de 17 puntos... y 22 rebotes!!. Desde Witl Chamberlain en 1967 NADIE capturaba semejante cantidad de rebotes en un partido All- Star (repetimos, pese a su corta estatura).

 La temporada 1991/ 1992 será la última de Charles en Philly. La necesidad de progresar y de ganar títulos hizo que poco a poco "Sir Charles" se cansase. Como anécdota de sus estancia en Sixers, y más concretamente de esa temporada, Charles SE CAMBIÓ su dorsal, pasando del 34 que tenía al famoso "32", en honor a su amigo "Magic" Johnson, quién recientemente acababa de anunciar que era portador del virus del SIDA. Curiosamente, el dorsal "32" estaba retirado en la franquicia, por Billy Cunningham, pero éste accedió a "cedérselo" a Charles por su buen gesto:


 Tras esta temporada, Charles pide ser traspasado, y el 17 de Julio de 1992 es enviado a Phoenix Suns, a cambio de Jeff Hornancek, Tim Perry y Andrew Lang.

 Barkley comenzaba la temporada '92/ '93 con los Suns, y su buen nivel no se hizo esperar: en su 1ª temporada en Arizona, Charles conseguirá hacerse con el MVP de temporada regular, tras promediar 25,6 puntos, 12,2 rebotes y 5 asistencias noche tras noche:


 Pero tras una gran temporada de debut con los Suns y con ya 31 años, será la temporada 1993/ 1994 la que marque el "inicio de la caída" de este gran jugador. Como decimos, la temporada '93/ '94 será la primera con lesiones para "Sir Charles". En esta temporada, Charles se pierde 18 partidos por problemas en sus rodillas. Aún así, su rendimiento será realmente bueno y promediará en esos partidos 21,6 puntos y 11,2 rebotes:


 La temporada '95/ '96 será su última temporada en Arizona. Lideró a su equipo en anotación, rebotes y robos de balón, y consiguió el 22 de Noviembre su 18º triple- doble en la carrera.


 La realidad es que los Phoenix Suns, un equipo acostumbrado a fichajes "modestos", había conseguido contratar a Barkley 4 temporadas antes. Barkley estaba considerada una de las mayores estrellas del país, y se dice que su fichaje por los Suns "puso a Phoenix en el mapa". Los Suns, con un veterano Danny Ainge (2 veces campeón con Celtics), y unos jóvenes Richard Dumas y Oliver Miller, se convirtieron en un equipo rápido y difícil de frenar. "Sir Charles" se convirtió en un fichaje realmente PRODUCTIVO para los Suns durante su estancia en Arizona.

 En el verano de 1996, Charles, como decimos, abandona Phoenix y se va a los Houston Rockets, donde, en un intento desesperado por conseguir "su" ansiado anillo de campeón, permanecerá desde 1996 hasta el 2000.

 El traspaso que levó a "Sir Charles" a Houston enviaría a Phoenix a jugadores de como Sam Cassell, Robert Horry, Mark Bryant y Chuck Brown.

 Charles Barkley "aterrizó" en un equipo que, aunque veterano (no era su primera vez, como ya le había sucedido en Philly, en su debut), contaba con 2 GRANDÍSIMOS jugadores y futuros "Hall of Fame", como eran Hakeem Olajuwon y Clyde Drexler.


 Los mejores años de Barkley ya habían pasado, y desde su llegada a Houston, se verá obligado a mantener una batalla constante con, quizás, el mayor de sus adversarios: las lesiones.

 Para el inicio de la temporada, Charles fue sancionado para su apertura oficial, además de con 5000 dólares, por la pelea iniciada con Charles Oakley el 25 de Octubre de 1996, en pretemporada.

 Aún así, en su debut con la camiseta Rocket, Charles consiguió la máxima nota en su carrera en el apartado reboteador, haciéndose con 33 rebotes. Esa temporada, "El Gordo" sólo pudo disputar 53 partidos, debido a una lesión en la pelvis (14 partidos), lesión en el tobillo (11 partidos), y suspensiones por peleas (4 partidos). Los mejores años de Charles, definitivamente, habían pasado:


 La temporada 1997/ 1998 (su segunda temporada en Texas), sería otra temporada plagada de lesiones. Aún así, Barkley promediaría 15 puntos y 12 rebotes, que llevarían a sus Rockets a los PO, en otro intento "a la desesperada" por conseguir el ansiado anillo. Serían eliminados en 1ª ronda por los Utah Jazz.

 Esa temporada, Charles se convirtió en el 2º jugador, tras Wilt Chamberlain, en hacer 20000 puntos, 12000 rebotes y 4000 asistencias en su carrera.

 Y llegaríamos a la temporada 1999/ 2000, la última de "Sir Charles" como jugador. Tras aquella FAMOSA pelea con Shaquille O'Neal, en la que ambos protagonizaron un espectáculo más propio de la lucha libre que de un partido de baloncesto, poco más se pudo decir de Barkley. Curiosamente, el final de la carrera de "Sir Charles" se produciría donde todo comenzó, en Philadelphia; Charles, en una jugada, se rompía el tendón del cuádriceps izquierdo, lo que aceleraría (aún más), su retirada:


 Con el USA Team, Charles tuvo dos apariciones, en los JJOO de Barcelona '92, donde con aquel Dream Team (el mejor equipo jamás formado), consiguió el oro olímpico, jugando al lado de gente como Michael Jordan,"Magic" Johnson, Larry Bird ó Karl Malone, y en los JJOO de Atlanta '96, donde también conseguiría el oro olímpico:






 Tras 16 temporadas en la NBA, Charles Barkley se retiraba como uno de los MEJORES ALA- PÍVOTS de la historia de la NBA, siendo además, junto con Wilt Chamberlain, Kareem Abdul- Jabbar y Karl Malone, uno de los 4 jugadores en la historia de la NBA en haber anotado 20000 puntos, capturar 10000 rebotes y dar 4000 asistencias. Charles es una leyenda.

 En el 2006, "Sir Charles" fue incluido en el prestigioso "Hall of Fame" de la NBA:


 Con su carrera como jugador ya finaliza, Charles se unió a TNT en el 2000, trabajando como comentarista deportivo, junto con los célebres Kenny Smith y su "enemigo" (aunque enterrarían el hacha de guerra), Shaquille O'Neal. Charles se ha caracterizado por "atizar" sin piedad, desde el puesto de comentarista, a todo el que se ha "salido de su guión", como por ejemplo Michael Beasley (quién acaba de firmar, curiosamente, por Phoenix Suns), diciendo de él que "tiene el cerebro más pequeño que el de un mosquito. Si aún siguiese jugando le demostraría que es ser un hombre a ese niñato vestido de gángster". También fue famoso su "ataque" a los SA Spurs durante estos pasados PO, donde Charles "se despachó a gusto" con las mujeres, el ambiente y la vida en San Antonio. El alcalde de San Antonio no tuvo ningún tipo de piedad con "Sir Charles", y con elegancia e ironía, dejó a Charles por los suelos, riéndose de todas y cada una de las cosas que había dicho. También Barkley se rió recientemente de LeBron James y de su forma de llevar la famosa cinta en la cabeza: "cada vez parece más grande. Dentro de poco que llevará, un turbante?". Charles ha tenido para todos, sin duda.


 Pero sin duda, la gran pasión de "Sir Charles" son las apuestas. Él mismo reconoció en ESPN su adicción al juego, y reconoció haber perdido en apuestas, aproximadamente, 10 millones de dólares (2,5 millones de dólares los perdió en 5 horas, jugando al Black Jack).

 Ernie Johnson, de TNT, habló con Charles y le dijo que "tenía un problema", a lo que Charles, siempre divertido, contestó: "No tengo ningún problema. Consumir drogas o ser alcohólico sí es un problema,pero apostar?; no creo que lo sea. Qué es malo?: sí. Qué lo seguiré haciendo?: también". Esas fueron las palabras de Barkley a un Johnson que se quedó realmente perplejo (aunque suponemos que se lo esperaba) ante semejantes declaraciones.


 Un escándalo importante que sacudió la vida de "Sir Charles" tuvo lugar un 31 de Diciembre de 2008. Charles fue arrestado por la policía, junto a su acompañante, una mujer, por saltarse un stop e ir conduciendo en estado ebrio, en Arizona. La policía, no obstante, y tras detener a Barkley, dijo que en todo momento, "Sir Charles" había sido increíblemente educado.

 El problema saltaría cuando la policía, en su declaración, diría que Charles Barkley se saltó el stop, y tras ir conduciendo en estado ebrio, mientras su acompañante le practicaba sexo oral. La noticia saltó por toda la prensa, y "Sir Charles" permaneció bajo arresto domiciliario durante 2 meses:


 Tras dos meses de arresto, el 19 de Febrero de 2009, Charles volvió a TNT, y allí le acogieron a modo de fiesta. Charles, haciendo gala de su sentido del humor, se pasó casi una hora riéndose de sí mismo en todo momento (el vídeo es digno de ver).

 Algunas de sus frases "lapidarias" han pasado ya a la historia de la NBA, como la famosa frase: "Yo no creo controversias. Ellas ya estaban allí, sólo que yo he hecho que os fijéis en ellas"; o su famosa frase tras su fichaje con los Rockets: "Ya sabes lo que dicen; si no puedes con ellos, únete a ellos".

 Bill Walton, gran estrella, llegó a decir de Charles Barkley: "Juega de todo; juega al baloncesto. No hay nadie que haga lo que él hace. Es dominante en el rebote, es un jugador defensivo increíble, es buen tirador de tres, tiene buen dribbling y puede subir el balón. Es único".

 La realidad es que Charles Barkley puede que represente, junto con Patrick Ewing, antiguo pívot de los NY Knicks, el ejemplo más claro de grandísimo jugador que, tras haberlo perseguido hasta la extenuación, NO ha logrado CONSEGUIR SU ANILLO DE CAMPEÓN, aunque es cierto que Charles lo buscó más insistentemente que Ewing.

 Charles Barkley, pese a su carácter y forma de ser, siempre será uno de los jugadores más grandes y destacables de la historia de la NBA, nos guste o no. Su carácter, especial donde los haya, unido a su perseverancia, esfuerzo y dedicación (pese a sus problemas de peso), le han convertido en uno de los más grandes de la NBA, y más aún teniendo en cuenta sus limitaciones físicas, ya que, repetimos, ni tan siquiera llegaba a los 2 metros de altura.

 "Sir Charles". El terror de la NBA:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada