lunes, 25 de junio de 2012

Miami Heat campeón de la NBA. 1º anillo de LeBron



 Día 21 de Junio de 2012: LeBron James celebraba aquello por lo que llevaba suspirando 9 largas temporadas; el campeonato de la NBA.

 Las Finales de la NBA 2012 eran quizás "esperadas" por el duelo que enfrentaba a los dos mejores jugadores del momento sin discusión: el todoterreno LeBron James Vs. el genial Kevin Durant. Es cierto que el baloncesto es un deporte de equipo, y que un jugador decide un partido (ó dos), pero no un campeonato, pero al final... ésta era la crónica: ambos luchaban por su 1º anillo, y la presión de LeBron, añadida al "hambre" de Durant, hacía que esta final fuese la que decidiese que es el "nuevo jefe" de la Gran Liga.


 Pues bien; el título, como sabemos, se lo llevó Miami Heat, comandados por un insuperable LeBron James, MVP de las Finales de la NBA.

 Pero... qué es lo que sucedió en las Finales?. Siendo a priori OKC el gran favorito y teniendo el factor cancha a favor... por qué fue barrido de semejante manera?. Bien, analicemos a los protagonistas uno a uno y partido a partido:

1. LeBron James:


 Poco se puede decir de "El Elegido". LeBron ha sido el MVP de las Finales (creo que nadie puede dudar acerca de si se lo merecía o no), y ha demostrado que la presión de años anteriores ya es historia.

 Michael Jordan ganó su 1º anillo de campeón en 1991, a la edad de 28 años, y, por suerte o por desgracia para LeBron, él siempre ha sido comparado con "Su Majestad". Está claro que LeBron está aún a años luz de Sir Mike, pero las comparaciones siempre existirán, nos pongamos de la manera que nos pongamos.

 Las Finales de LeBron han sido SOBRESALIENTES, y ha demostrado que esos "últimos minutos del terror" (como la prensa americana los llamaba, debido a su posible huída del partido), han desaparecido. Se ha mostrado inmenso, y ni James Harden, ni Ibaka (en la mayoría de las ocasiones), ni el mismísimo Kevin Durant, han sido capaces de frenarle.

 Al finalizar el partido, la gran mayoría de la prensa dijo que ahora todo lo conseguido por LeBron (y todo lo que consiga en un futuro), será mirado con otros ojos, ya que ya es oficialmente miembro del "club" de los jugadores con anillo, y quién sabe si éste será el 1º de muchos o habrá sido tan sólo un "descanso" para la gran figura de la Gran Liga.

 Sus 30 puntos en el 1º partido, 32 puntos en el 2º, 29 puntos en el 3º, 26 puntos en el 4 encuentro y 26 puntos en la 5ª y última batalla lo dicen todo, amén de las asistencias y rebotes, haciendo un triple doble en dos partidos de los cinco y quedándose a las puertas de otro en el 4º encuentro.


2. Dwayne Wade:


 Descubrir ahora el gran jugador que es sería de necios. Wade ha sido en estas Finales, aún así, un jugador tremendamente inteligente, sabiendo que quizás podían ser las Finales de LeBron (ó quizás su debacle definitiva).

 Wade ha estado sensacional en estas Finales, muchísimo mejor que en las anteriores rondas, y ha demostrado que, pese a este ser quizás "el equipo de LeBron", el es y será el gran capitán de los Heat, cediendo el protagonismo a quién deba en cada momento, pero siendo el timón de este gran buque.

 Los números de Wade han sido increíbles, con una media de 22,6 puntos en estas Finales, y 40 tiros anotados de los 92 intentados.

 Ha sido el ayudante de lujo del gran LeBron James.


3. Chris Bosh:


 El bueno de Chris; el 3º mosquetero. La baja de Chris en la anterior eliminatoria ante Indiana había sido "el gran peligro" de los Heat, y tenían miedo (y mucho), que Chris no pudiese estar en las Finales.

 El año pasado, en las mismas Finales, Bosh se mostró como un jugador "miedoso", y asustado del acontecimiento en el que se encontraba.

 Su lesión le hizo coger algo de volumen, y llegó a las grandes Finales saliendo del banquillo en el 1º partido. En todo momento Bosh se mostró INCREÍBLEMENTE agresivo, y sus actuaciones fueron brillantes (aunque en algún partido no alcanzase cifras de vértigo).

 Chris Bosh no fue el que era, y Miami le debe mucho. Tras la celebración, él le dijo a Doris Burke, reportera: "Llegamos aquí para hacer un trabajo, y lo hemos hecho. A partir de ahora será vicio".

 Gran Chris Bosh para unos grandes Miami Heat.


4. Secundarios de Miami Heat:


 Han sido el "arma secreta" de Miami.

 A priori, los Thunder contaban con este factor mucho más que los Beach Boys... pero ni mucho menos fue así.

 Mario Chalmers, el siempre irregular base de los Heat, se mostró, quizás, más "estable" que nunca, y sus 25 puntos en el 4º partido le catapultaron a convertirse en el gran arma de los Heat.

 Shane Battier; "el hijo de América". Shane llegaba a las Finales tras una extraña temporada. En las Finales, Shane definitivamente se salió. 13 triples anotados en los 5 partidos de las Finales son su mejor carta de presentación, y fue, sin lugar a dudas, un arma que OKC NO supo contrarrestar.

 Mike Miller. Bueno, lo de Mike NO tiene nombre. Es (a mí opinión personal), quién MÁS se merece el anillo.

 El año pasado, en estas mismas Finales, sufrió de lo lindo con la enfermedad de su pequeña hija, y su matrimonio sufrió lo que nadie jamás se merecería. Su lesión en la espalda no le permite correr ni moverse con comodidad (en la pista parecía un anciano, tocándose continuamente la cadera), y le dolía "a mares", como él mismo dijo. Y APARECIÓ EN EL 5º PARTIDO! Anotó 23 puntos en el 5º encuentro, con 7 de 8 en tiros de 3 puntos, y quedándose a 1 de Ray Allen, como máximo triplista de la historia en un partido de las Finales de la NBA. Mike se merecía esto, y ni él ni su equipo fallaron.



 Esto han sido los Miami Heat en las Finales, pero pasemos ahora a resumir a los explosivos Oklahoma City Thunder:

1. Kevin Durant:

 Sin duda, la GRAN estrella de Oklahoma y, pese a lo sucedido, un TREMENDO jugador, capaz de cualquier cosa sobre la pista.

 Kevin llegaba a estas Finales con un hambre voraz, y dispuesto a merendarse a quién osase ponérsele por delante. Pero no fue así.

 Sus actuaciones, pese a no ser las mejores, fueron REALMENTE BUENAS, y en ningún momento se escondió. Sus 36 puntos en el 1º encuentro, 32 puntos en el 2º, 25 puntos en el 3º partido, 28 puntos en el 4º y 32 puntazos en la 5ª batalla, nos muestran a un Durant DEMOLEDOR... salvo en algunos aspectos del juego. Su gran problema fueron, quizás, las faltas personales; Durant pareció, en todo momento, "hiperrevolucionado", y acusó éste exceso de intensidad. Otro "gran fallo" de KD se produciría en el 2º, 3º y 4º partido, con una pobre ayuda al equipo en el apartado reboteador y en asistencias, promediando en estos tres encuentros 3,3 rebotes y 1,3 asistencias.

 Aún así, Kevin NO decepcionó, y como dijo LeBron tras el partido: "No dudéis que este chico ganará campeonatos. Trataré de impedírselo, pero lo hará; es un genio".


2. Russell Westbrook:

 Nada nuevo bajo el sol. Así podríamos definir la actuación del genial pero volátil jugador Thunder.

 Russell es una auténtica fuerza de la naturaleza, con un físico de puro atleta (1,91 metros de altura y 88 kilos), pero... no es un base; por mucho que la propia Liga o quién quiera nos lo diga. Es un escolta anotador puro y duro.

 Como jugador, Westbrook es un jugador genial, pero creo que podemos señalarle como uno de los grandes culpables de que a OKC se le haya ido el anillo y hay sido un rival tan débil.

 Los motivos?. Bien, pues Westbrook han tenido grandes anotaciones, cierto (no hace falta mencionar los 43 puntazos del 4º partido), pero ha fallado en todo lo demás. Vale que ha reboteado en su media (más o menos), y que ha asistido más o menos en su media también, pero ha sido una escopeta de repetición a la vieja usanza: balón que llegaba a sus manos, posesión Thunder que finalizaba con un tiro suyo; no en vano, como dato diremos que Durant, en estas Finales, ha tirado un total de 104 ves a canasta, y Westbrook un total de... 120!!. Es decir, que Durant, la gran estrella del equipo, ha tenido 16 tiros menos que el terrible Russell. Algo inexplicable en unas eliminatorias de estas magnitudes. 

 Como anécdota, ponemos el partido de ayer (creo recordar que fue antes de terminar el 2º cuarto), en el que Durant, como un loco, busca la pelota, que llevaba Westbrook; éste, ni mira y se la va a jugar, siéndole imposible hacerlo tras una buena defensa, y dejándole a un compañero mal colocado la "patata caliente".

 Westbrook es un sensacional anotador, pero ha sido un problema para los Thunder en estas Finales. Estadísticas finales: 120 tiros a canasta y 52 anotados. Todo dicho.


3. James Harden:

 Si Russell Westbrook fue un puñal para los suyos, la actuación de James Harden fue el otro gran puñal, además de LA GRAN DECEPCIÓN.

 James llegaba a estas Finales como 6º Hombre del Año, y con una fiabilidad realmente excelente: era un jugador alegre, que nunca "le fallaba" a la afición Thunder, y que tenía un repertorio de jugadas de lo más extenso. Bien, pues todo esto... falló.

 James jugó un buen 2º partido, con 21 puntos, pero... nada más. En el 1º encuentro anotó 5 puntos, con un 2 de 6 en tiros de campo, pero aquello sería anecdótico ya que su equipo ganaría el 2º y con una gran actuación suya, como decimos.

 La debacle llegaría del 3º partido en adelante, con 9 puntos en el 3º encuentro, 8 en el 4º partido y 19 en el siguiente (aunque en este último partido la mayoría de los puntos llegarían con el partido sentenciado, prácticamente). Pero no sólo fue esto; Scott Brooks, técnico de OKC, mostró MUY POCA PIEDAD con Harden emparejándole con LeBron, en la mayoría de las jugadas. LeBron, además de mucho más alto (1,96 metros de altura de Harden frente a los 2,03 metros de Bron), es infinitamente más fuerte que el joven escolta Thunder, por lo que parar a "King" James fue una misión prácticamente imposible.

 Por otro lado, a Harden pareció quedarle realmente grande la Final, ya que no fue capaz de anotar triples con varios segundos para pensárselos, o jugadas que en otros partidos serían un "caramelo" para un jugadorazo como él.

 Es un grandísimo jugador, y será una pieza realmente cotizada dada su profesionalidad y carácter, pero estas Finales parecieron cogerle "por sorpresa".

 No sería justo castigarle diciendo que "OKC perdió por culpa de Harden", porque también es cierto que OKC llegó a las Finales gracias, en parte, a él, pero aspiraba a un "max contract", y... será difícil.


 4: Secundarios de Oklahoma City Thunder:

 Este ha sido el gran mazazo de OKC: que NO ha habido secundarios. Se esperaba mucho (muchísimo), de Serge Ibaka, el grandísimo taponador español de los Thunder, de Kendrick Perkins, el "malhumorado" pívot de los Thunder, que parecía que estaba recuperando cierto nivel. También se esperaba, y mucho, de la gran defensa de Thabo Sefolosha, clave en eliminatorias anteriores, e incluso de la veteranía de Derek Fisher, llegado al equipo para precisamente esto: aportar veteranía... pero nada ocurrió.

 Thabo Sefolosha, el jugador suizo, se mostró realmente irregular, predecible e inofensivo, y pese a acciones aisladas, no fue nadie en estas Finales (aunque seguirá siendo un buen defensor, seguro).

 Serge Ibaka sería la gran decepción en cuanto al resto de equipo Thunder (eliminando a las tres estrellas, claro). Ibaka partía como posible pieza clave en la defensa Thunder, y leyendas como Bob McAdoo apuntaban a él como un jugador total en defensa. Pero Scott Brooks puede que piense lo contrario. Si no es el que menos, Ibaka ha sido de los jugadores titulares en la NBA que menos minutos han jugado, alternando continuamente banquillo con pista. Muestra de ello han sido sus 10 puntos y 6 rebotes en el 1º encuentro ó sus 9 puntos y 4 rebotes en el 5º partido. A partir de ahí... poco más. Scott no ha confiado demasiado en él, y en la mayoría de los casos, ó ha preferido un equipo "bajo", no contando con él, ó a metido al trabajador Nick Collison en su lugar. Un gran futuro por delante, pero... lejos de OKC?. O lejos de Scott Brooks?.

 Nick Collison. El trabajador pivot de los Thunder nunca ha sido un jugador particularmente talentoso, pero sí es un GRAN trabajador. En el 1º encuentro "rozó" el doble doble, con 8 puntos y 10 rebotes, y en el 4º encuentro hizo 6 puntos y 4 rebotes. Poco más, aunque tampoco decepcionó; era lo que se esperaba de él.

 De Derek Fisher tampoco deberíamos de quejarnos. El veterano jugador y presidente del sindicato llegó a OKC para dar descanso a los bases del equipo Thunder, además de experiencia, y NO decepcionó; aún recordamos ese "3+1" que Mario Chalmers le hizo. En el 3º partido anotaría 9 puntos y en el 5º y defeinitivo haría 11 puntos. Poco más del veterano base de OKC.


 Aparte de estas actuaciones individuales, estas Finales de la NBA nos dejaron momentos "heroicos", como la lesión de LeBron James en el 4º partido, tras resbalarse entrando a canasta. LeBron se quedó KO (nunca le habíamos visto así), y todos nos temimos lo peor. La grada, al grito de "MVP", y los gritos de Wade, diciéndole: "no pueden frenarte aquí", hicieron que "Bron Bron" volviese a la pista con ese increíble triple en la cara de Thabo Sefolosha. LeBron fue ligera duda para el 5º y último partido, pero las ansias de James por levantar el anillo y el MVP fueron más fuertes que sus dolores, y jugaría, anotando 26 puntos, 11 rebotes y 13 asistencias para levantar el trofeo Larry O'Brien y el MVP de las Finales.


 Por duro que suene decirlo, lo cierto es que OKC, pese a su gran equipo y brillante futuro aún por venir, fue un rival EXCESIVAMENTE FLOJO para los potentes Miami Heat, que esta vez sí fueron un equipo de verdad. El resultado contundente de 4-1 refleja lo que en realidad sería la serie al completo. Los Thunder eran los grandes favoritos, pero Miami fue un verdadero rodillo en el American Airlines Arena, ganado sus 3 partidos seguidos, además de haberle "robado" a los Thunder un partido en su Chesapeake Arena.

 Lo que está claro es que con este triunfo, con su correspondiente trofeo, anillo y MVP de las Finales, LeBron James se quita de encima cierta presión acerca de si sería ó no "el eterno rey sin corona" de la NBA. El gran Michael Jordan siempre ha dicho que "ganar el primer título siempre es más difícil", y que un jugador como LeBron "en el momento que gane uno, ganará más". 

 Pat Riley, por otro lado, respira más tranquilo, sabedor que su proyecto (el Big Three), ha terminado dando sus frutos, y agradeció a OKC su participación: "Gracias por estas trepidantes Finales; esperamos estar el año que viene en ellas de nuevo, y volver a enfrentarnos a los Oklahoma City Thunder. Para nosotros sería un honor".


 Quién respirará (seguro), más tranquilo, será Erik Spoelstra, el entrenador Heat. Spo había sido foco de mil y una críticas, y su salida de Miami parecía más que inminente si éstos no conseguían el anillo. Finalmente el título se ha conseguido, y parece que Miami puede comenzar un nuevo reinado, de la mano de LeBron James y su "nuevo" séquito.


Miami Heat: campeón de la NBA 2011/ 2012.

 NBA: Where Amazing Happens

 En este vídeo, resumimos lo que en sí han sido las Finales de la NBA y la celebración del título de Miami Heat. El abrazo de LeBron James con Kevin Durant al final del encuentro, y el posterior abrazo con lágrimas de Kevin con su madre, lo más emocionante de este gran vídeo:




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada