viernes, 22 de junio de 2012

Drazen Petrovic. La estrella que se apagó





 Uno de esos jugadores que SIEMPRE serán recordados: ese es Drazen Petrovic, conocido como "El genio de Sibenik".

 Drazen nos abandonó hace ya algo más de 19 años, pero es y siempre será un jugador que nadie podrá olvidar, ni en la NBA ni en el resto del baloncesto mundial, pasen cuantos años pasen.

 Drazen Petrovic nace en Sibenik, actual Croacia y antigua Yugoslavia, un 22 de Octubre de 1964 (hoy tendría 48 años), y fallece en Denkendorf, Alemania, el 7 de Junio de 1993, con tan sólo 29 años.

 Drazen era hijo menor de una familia obrera de Sibenik, en la antigua Yugoslavia y actual Croacia, formada por Jovan y Biserka Petrovic, sus padres, y su hermano mayor, el conocido Aleksandar Petrovic; sería su hermano mayor, Aleksandar (a quién Drazen seguía a todos sitios), quién le iniciaría en el baloncesto.

 Aleksandar siempre ha dicho que la mayor virtud (y defecto) de Drazen siempre fue "su cabezonería. Era increíble lo cabezota que era, y si se proponía algo, no paraba hasta conseguirlo. Eso le ha hecho perder a muchos en el camino, pero también le ha convertido en una persona honesta, con valores y por todo el mundo respetada".

 Con 13 años, "Petro" recala en el BC Sibenka, y tras exhibiciones de todo tipo con las categorías inferiores del equipo, se convierte en el "niño maravilla" de Sibenik, pasando al 1º equipo del BC Sibenka a la edad de 15 años.


 En el BC Sibenka, Drazen sólo estará 2 temporadas, y tras cumplir el estricto servicio militar, decide seguir los pasos de Aleksandar, su hermano mayor, y firma por la Cibona Zagreb. Era el año 1985, y Drazen permanecerá allí hasta la temporada 1988/ 1989, en la que firmaría por el Real Madrid, coleccionando títulos "para aburrir". En su 1º año, "Petro" conseguirá la Liga y la Copa yugoslava, además de la Copa de Europa (actual Euroliga), en una final en la que vence precisamente al Real Madrid.


 Al año siguiente y con un Drazen ya consolidado como uno de los mejores, éste vuelve a darle la Euroliga a su equipo, la Cibona, en una trepidante final en la que se enfrentaría al Zalgiris Kaunas y a otro GRANDE de Europa y que también llegaría a la NBA y al Real Madrid: Arvydas Sabonis.


 Tras varios títulos más con la Cibona (entre los que se incluyen ligas, copas de Yugoslavia  y 1 Recopa), Drazen decide dar otro gran paso, fichando por el Real Madrid; sería la temporada 1988/ 1989, y Drazen sólo permanecería un año en el Real Madrid:


 En la única temporada que Drazen permanecerá en el Real Madrid, conseguirá la Copa contra el Barça, aunque también cabe mencionar que perdería la Liga ante los mismos.

 Tras una temporada con el Real Madrid, Drazen llamaba la atención en todos los lugares.. y la NBA, no siendo menos, "llama" a su puerta, de la mano de Portland Trail Blazers. Los Blazers tentaron, y mucho, a "Petro", y terminaron pagando la cantidad de 1500000 dólares al Real Madrid por su cláusula de rescisión. Drazen, de esta manera, se iba a la NBA:


 En la temporada 1989/ 1990, Drazen, con 25 años, ya era jugador NBA de la mano de Portland Trail Blazers.

 Pero allí las cosas no serían fáciles para él. En los Blazers, el volcánico Petrovic coincide con grandísimos jugadores como Jerome Kersey ó Terry Porter, pero sobre todo con uno: Clyde "The Glide" Drexler, la estrella del equipo. El gran problema con el que "Petro" (apodo con el que le conocían los fans de Nets) se topó fue que Clyde, estrella del equipo como decimos, ya que jugaba en su misma posición (escolta), por lo que los minutos de juego del talentoso jugador europeo se quedaron en unos escasos 12 minutos por encuentro. En la foto, un joven Petrovic junto a Drexler:


 La temporada siguiente (temporada 1990/ 1991) parecía visualizarse como algo mejor para Drazen, pero sería aún mucho peor que la anterior, pasando a jugar 7 minutos por encuentro. Ante esta frustrante situación, el volcánico Petrovic estalla, pidiéndole a su equipo, los Blazers, un traspaso.

 Tras múltiples negociaciones, los Blazers, mediante otro "trade" con Denver Nuggets, se deshacen de Petrovic. Los Nuggets terminan traspasándole a cambio de un futura 1ª ronda del Draft a New Jersey Nets, donde Drazen encontrará su sitio.

 Era el 21 de Enero de 1991, y Drazen firmaba con los New Jersey Nets, equipo que contaba con grandes futuros talentos como por ejemplo el gran Derrick Coleman (24 años por aquel entonces).

 La respuesta de Petrovic no se hace esperar, y en su 1ª temporada con los Nets promediará unos dignos 12,6 puntos por partido, mostrándose como un jugador realmente letal en ataque.

 Al año siguiente, y con un Drazen Petrovic afianzándose como jugador franquicia del equipo, éste aumenta sus promedios anotadores, elevándolos a unos fantásticos 21 puntos por partido. Drazen se había convertido en una estrella en la NBA, y era un anotador terrible.

 Finalmente llegaría la temporada 1992/ 1993 (la última de Drazen).  En ella, "Petro" vuelve a demostrarle a todos qué tipo de jugador es, y vuelve a mejorar sus números, pasando a promediar 22 puntos encuentro tras encuentro.


 En esta temporada, los Nets disputaron los Playoffs, pero serían eliminados en 1ª ronda por los Cleveland Cavaliers. Tras la eliminación de los Nets, Drazen se va a Polonia para concentrarse con la selección de Croacia. Pese a irle las cosas realmente bien en el apartado deportivo, Drazen se planteaba abandonar la NBA debido a sus continuas peleas con algunos de sus compañeros, provocadas por ese eléctrico carácter, y sobre todo debido a que los Nets no llegaron a ofrecerle una renovación.


 Pero la desgracia llegaría en el mes de Junio. Un camión impacta contra el coche de Drazen Petrovic, conducido por su novia, Klara Szalantzy, mientras él dormía en el asiento del copiloto.

 El accidente se produjo en Denkendorf, en Baviera (Alemania), y el conductor del camión le aseguró a la policía que perdió el control del mismo tras intentar esquivar a otro vehículo. Drazen, dormido como copiloto, NO llevaba el cinturón de seguridad.


 El fallecimiento de Petrovic fue un mazazo brutal en todo el baloncesto, y muchos jugadores de la NBA, entre los que destacaron Clyde Drexler (antiguo compañero suyo en Portland), ó el mismo Michael Jordan, no dudaron en destacar la fuerte personalidad de Drazen, unida a una capacidad de liderazgo "nada común".

 Todos lloraron su muerte, y Derrick Coleman, por aquel entonces compañero suyo en New Jersey, llegó a decir de él que "ha sido el jugador más trabajador que he conocido en mí vida. Jamás se rendía, y daba igual el resultado, que él seguía jugando como si luchase por un título".

Jugadores como Clyde Drexler, Michael Jordan y otros muchos acudieron a su funeral, celebrado en Zagreb, Croacia, donde yace su tumba, y su dorsal, el mítico "3", sería retirado por los Nets.


 Drazen Petrovic sería nombrado miembro del prestigioso grupo del "Hall of Fame" en el año 2002, 9 años después de su fallecimiento.

 Drazen siempre destacó por su exquisito control de balón, y por ser imparable en el 1 contra 1. No en vano, puede presumir de ser EL MEJOR ANOTADOR EUROPEO EN LA HISTORIA DE LA NBA.

 Uno de sus defectos en el juego fue quizás el exceso de individualismo que le caracterizó a lo largo de su carrera, y su pobre defensa. Su juego estaba basado en el ataque, y nunca le prestó demasiada atención al apartado defensivo.

 El trabajo de Drazen, como dijo Coleman, era excelente, y su compromiso y profesionalidad llegaba hasta tal punto que se quedaba siempre, tras cada partido en casa, en el pabellón durante una hora, tirando triples como un poseído. Llegó, según los encargados, a quedarse durante horas tirando sólo, y en más de una ocasión llegó a cerrar el pabellón, a altas horas de la madrugada.

 Pero sin duda, quién más lamentó su muerte sería su amigo Vlade Divac, también en la NBA.


 Ambos eran amigos y se irían juntos a la NBA, convirtiéndose en los primeros extranjeros en triunfar en la Gran Liga.

 Divac y Drazen lo compartieron todo, y las llamadas y visitas del uno al otro eran constantes. Pero la guerra lo cambió todo. La guerra de los Balcanes arruinó su amistad, y todo se fue por la borda.


 Lo trágico de la historia sería que Drazen y Vlade JAMÁS llegarían a reconciliarse, y con la muerte de Drazen, Divac pareció desplomarse. "Lo que más me duele es que no he podido decirle adiós. Llevábamos sin hablarnos mucho tiempo, y lo siguiente que escuché fue que había muerto. Era como si yo me muriese a la vez. Ha sido lo peor que me ha sucedido jamás, y ya nunca podré arreglarlo", dijo un abatido Divac. En la foto inferior, Divac visitando la tumba de su amigo:


 Drazen se fue, pero JAMÁS será olvidado en la NBA. Los Nets (recientemente trasladados a Brooklyn), han sido el equipo de Drazen Petrovic, y algunos jugadores de la actual plantilla aún recuerdan al Genio de Sibenik. "Querría parecerme a él", dijo Anthony Morrow, escolta de los Nets, en una entrevista. "Ese tío dominaba esto, sabía de qué iba este deporte, y me encantaría llegar a ser lo que él fue; pero eso es mucho decir". Anthony Morrow se presentó meses más tarde al concurso de triples del All- Star Weekend, y no dudó en aparecer con la camiseta del desaparecido Drazen Petrovic en su honor:


 Con su país (dividido tras la guerra), Drazen coleccionaría todo tipo de trofeos y medallas:

- 3 participaciones en JJOO, consiguiendo:

1 medalla de bronce en L. A. '84, con Yugoslavia.
1 medalla de plata en Seúl '88, con Yugoslavia.
1 medalla de plata en Barcelona '92, esta vez ya con la selección de Croacia.

- 2 participaciones en Mundiales:

1 medalla de bronce en el Mundial de España '86, con Yugoslavia.
1 medalla de oro en el Mundial de Argentina '90, con Yugoslavia.

- 2 participaciones en Europeos:

1 medalla de bronce en el Campeonato Europeo Grecia '87, con Yugoslavia.
1 medalla de oro en el Campeonato Europeo Yugoslavia '89, con Yugoslavia.


 Drazen Petrovic, defendiendo a Michael Jordan


 La estrella de Drazen Petrovic decidió apagarse cuando tenía tan sólo 29 años, dejando a la NBA conmocionada y dejando a los aficionados al baloncesto sin, probablemente, el mejor jugador europeo que ha pasado por la NBA.

 Sólo podemos recordar a Drazen como lo que era: un sensacional jugador y un anotador terrible, y sólo podemos imaginarnos lo que podría haber llegado a ser si aún siguiese aquí con nosotros.

 Drazen Petrovic: El genio de Sibenik.

 El vídeo nos recuerda aquella actuación de Drazen ante Houston Rockets, donde anotó la friolera de 44 puntos, de todos los estilos. Todo un genio:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada