viernes, 4 de mayo de 2012

Bill Russell; lo mejor sobre lo mejor



 
 William, "Bill" Fenton Russell; simplemente, lo mejor de lo mejor. Bill Russell, como todos le conocemos, es una de esas personalidades que no necesita demasiada presentación. El auténtico "Señor de los Anillos" (11 anillos como estrella de los majestuosos Celtics en 13 años de carrera, añadiéndole otros 2 campeonatos NCAA como estrella de su equipo), es una de esas personalidades de este deporte con las que tenemos que contraer la respiración, para luego seguir leyendo.

 Bill Russell nace en Monroe, Louisiana, el 12 de Febrero de 1934, durante los años de la Gran Depresión.

 Poco hay que decir que no se sepa ya de esta eminencia del deporte americano; "The Hawk", como era apodado el ex- pívot de los Boston Celtics, guarda en sus vitrinas un sinfín de reconocimientos, trofeos y demás galardones, lo que le hacen (en mí opinión) EL MEJOR JUGADOR DE TODOS LOS TIEMPOS:

- 11 anillos de campeón NBA en 13 años de carrera.
- 2 campeonatos NCAA con USF Dons.
- 5 veces MVP de temporada regular.
- Mejor jugador de la historia de los Boston Celtics.
- 1 medalla de oro en los JJOO Melbourne 1956 (sin aún debutar en la NBA).
- 21620 rebotes a lo largo de su carrera.
- 14522 puntos.
- Miembro del Hall of Fame, desde 1975.
- Nombrado en 1996 como uno de los 50 mejores jugadores de la historia del baloncesto.
- Miembro del Hall of Fame NCAA desde 2006.

 Por todo esto creo que cuando nos referimos a Bill Russell, estamos hablando, en mí opinión, del mejor jugador de todos los tiempos.


 Además, Bill Russell "comparte" récord con su gran "enemigo" (deportivamente hablando) Wilt Chamberlain, en ser los 2 únicos jugadores en la historia en capturar 50 o más rebotes en un partido!.

 Pero la vida de "The Hawk" no fue fácil; nada fácil. Aquellos tiempos eran tiempos difíciles para un afroamericano, en un país en el que tener distinto color de piel que el establecido era considerado "casi" delito.

 Bill nace en el seno de una familia muy unida obrera, en Monroe, Louisiana. Cuenta Bill que de pequeño tuvo que soportar verdaderas barbaridades contra él y su familia por ser "negros"; "Mi padre fue a una gasolinera a llenar el depósito para llevarnos a la iglesia", cuenta, "y tuvo que esperar durante más de 3 horas a que todos las personas de raza blanca llenasen sus depósitos, y después iría él, le dijo el dueño. Mi padre tenía prisa, y quiso irse, pero el dueño de la gasolinera sacó una escopeta y le pegó delante mío en la cabeza con ella, mientras le decía que no se iría a ningún sitio; que esperaría su turno". Aquello fue duro, muy duro, confesaba Bill en su biografía. "Tuve también que ver como mi madre era obligada a entrar en casa por un policía, para vestirse como una mujer negra, por ir vestida elegante". Sin duda, eran tiempos muy muy difíciles.

 Debido al racismo que su familia sufría, deciden emigrar de allí, con destino California.

 Pero la vida seguiría castigando a Bill y a su familia: con apenas 33 años, su madre fallece debido a un fallo renal, siendo su padre el único encargado de la familia Russell.

 Cuenta Bill Russell que su padre ha sido su único ídolo en la vida: "Nunca en mí vida sentí vergüenza de mi padre; intenté recoger el máximo de su filosofía y aplicarla a mí personalidad, pero jamás en la vida seré ni la mitad de bueno de lo que él fue". Grandes palabras de Bill dedicadas a su padre en uno de sus dos libros.

 Deportivamente hablando, Bill Russell acudirá a la universidad de San Francisco, para jugar con los "Dons", ya que ésta sería la única universidad en concederle una beca, dado su color de piel.

 Los inicios de Russell con los USF Dons fueron muy difíciles (Bill ya estaba acostumbrado), siendo víctima de insultos racistas a cada paso que daba; en 1954, en un campeonato celebrado en Oklahoma, a Bill y al resto de jugadores negros del equipo se les prohibe la entrada al hotel "por oler mal", según el dueño del mismo. El equipo, en señal de protesta, acampará en una residencia de estudiantes cerrada.


 "Jamás, y repito, JAMÁS, me permití ser una víctima", decía Bill.

 Con los Dons de USF, Bill Russell conseguirá 2 campeonatos NCAA, llegando a establecer el récord de 13 tapones en un partido.

 John Wooden, prestigioso ex- entrenador de la universidad de UCLA, y fallecido en 2010, dijo de Russell: "Russell es el mejor defensa que he visto jamás en mí vida". John Wooden está considerado actualmente el mejor entrenador de la historia de los UCLA Bruins:


 Como jugador de USF, Russell promedió unos increíbles 20,7 puntos por partido, unidos a 20,3 rebotes de media.

 Russell fue un jugador tan sumamente dominante (pese a sus 2,07 metros de altura y sus 100 kilos de peso), que la NCAA tuvo que cambiar algunas reglas de la liga, para permitir que otros equipos "tuviesen opciones"; algunas de ellas serán ensanchar la línea de tiros libres de 6 pies a 12, o la famosa norma que prohibe tocar el balón cuando está en trayectoria descendente (muy famosa actualmente).

 Antes de ingresar en la NBA, dada su clase y su talento, nada más y nada menos que los Harlem Globetrotters le ofrecerán entrar en su equipo, pero Russell desechó aquella oferta, decantándose por la NBA (lógico por otra parte).

 En 1956, Bill Russell se presentará al Draft de la NBA. "Red" Auerbach, que era un enamorado de su juego, basado en la defensa, se había fijado en él, pero no "pudo" escogerle, decantándose por otro jugador. Bill Russell será seleccionado en 2ª ELECCIÓN DE LA 1ª RONDA por los St. Louis Hawks, pero Auerbach, un auténtico negociador en las noches del Draft, conseguirá que los Hawks le traspasen a Celtics a cambio de Ed Macauley, en Celtics por aquel entonces, y nativo de St. Louis; los Celtics habían conseguido a su estrella:



 Bill Russell, antes de jugar en la NBA, será seleccionado como CAPITÁN de la selección norteamericana para disputar los JJOO de Melbourne, en 1956. Estaba claro que Bill Russell iría más lejos de ser una simple estrella:


 Bill Russell aterriza en la NBA, pues, en Diciembre de 1956, con la liga ya comenzada, tras ganar la medalla de oro en Melbourne 1956.

 Esa temporada (su temporada como rookie), Russell "presenta sus credenciales" en la NBA, jugando un total de 48 partidos y promediando 15 puntos y... 20 rebotes por partido!. Su potencial era increíble, y "Red" Auerbach decía de él: "este chico es increíble; simplemente increíble. Es superior a cualquier jugador de esta liga":


 Para hacernos una idea de la "precocidad" del gran Russell, su equipo se clasificará para PO, tras desastrosas anteriores temporadas; en su 1º partido en Playoffs, Russell nos "deleitará" con, nada más y nada menos que 16 puntos, 23 rebotes y 7 tapones!. Russell era simplemente imparable.

 Durante su 2ª temporada, Russell seguirá "en las mismas", y promediará 17 puntos y 23 sorprendentes rebotes de media por partido, consiguiendo su 1º MVP. En su 3º año, las cosas no cambiaron demasiado, y Russell promedió  de nuevo 17 puntos y 23 rebotes de media, algo realmente increíble:


 En su 3º temporada como profesional, Russell se convertirá ya en el mejor reboteador de todos los tiempos, reboteando NO MENOS DE 23 REBOTES POR PARTIDO DURANTE SUS SIGUIENTES 7 AÑOS!.

 Tras ganar el anillo de la NBA (concretamente su 2º anillo), John Kundla, por aquel entonces entrenador de Minneapolis Lakers, y tras perder en las Finales 4-0, fue contundente ante los medios: "Russell nos ha hundido psicológicamente; podríamos haber ganado, pero si juegas ante Bill Russell lo único que puedes hacer es escoger la manera más digna de perder; ese chico es increíble; ojalá existiesen dos como él".

 Y efectivamente, existía otro como él (o al menos alguien que pudiese declararse como su "antídoto"): en la temporada 1959/ 1960 debuta en la NBA su "alter ego": el gran Wilt Chamberlain, con los Warriors.

 La rivalidad (deportivamente hablando) de Russell Vs. Chamberlain es considerada, de lejos, la más importante de la historia del baloncesto norteamericano:


 Los duelos entre estos dos pívots eran realmente increíbles, sólo comparables con una batalla entre gladiadores; Wilt Chamberlain era superior físicamente a Russell (2,16 metros de altura y 131 kilos de peso de Wilt, frente a 2,07 metros y 100 kilos de Russell), pero eran duelos realmente mágicos: dos hombres dando su vida por cada balón en juego:


 La vida seguiría planteándole retos al gran Bill Russell; antes de la temporada 1966/ 1967, su "maestro", "Red" Auerbach, se retira de los banquillos de la NBA, cediéndole su sitio al gran Bill Russell, aún jugador por aquel entonces; Bill Russell se convertiría por tanto, en jugador/ entrenador, y siendo a su vez el 1º entrenador de raza negra de la historia de la NBA:


 Como entrenador/ jugador, Russell demostraría su talento, ganando la friolera de 8 ANILLOS CONSECUTIVOS; su racha se vio cortada (como no), por su gran "enemigo", Wilt Chamberlain, en las Finales de División, con la camiseta esta vez de Philadelphia 76ers.

 La última temporada de Bill Russell como jugador tendrá lugar en la temporada 1968/ 1969, siendo la más "floja" de éste, pero promediando 10 puntos y 20 rebotes de media (unos números nada despreciables, desde luego).

 En su último partido como jugador, Russell deleitará a los aficionados "verdes" con nada menos que 21 rebotes, convirtiéndose en el 2º MEJOR REBOTEADOR DE TODOS LOS TIEMPOS (por detrás de Wilt Chamberlain):


 Wilt Chamberlain dirá "adiós" a la NBA promediando unos increíbles 15,1 puntos y 22,5 rebotes de media por partido en temporada regular, y 16,2 puntos y 25 rebotes de media por partido durante los Playoffs. Números mágicos para un jugador simplemente ÚNICO.

 En 1972, los Boston Celtics deciden homenajear a "The Hawk" de la manera que se merece, y retirarán en el mítico Boston Garden (ya desaparecido y convertido en TD Garden), su dorsal, el mítico número 6.

 En 1975, tan sólo tres años más tarde, Bill Russell entrará en el selecto Hall of Fame de la NBA:



 Una vez retirado, Russell ha seguido unido al baloncesto, e incluso tuvo su época como entrenador (exclusivamente entrenador), entrenando a los ya desaparecidos Seattle Supersonics (actuales Oklahoma City Thunder), y a los Sacramento Kings.

 Con los desaparecidos Seattle Supersonics, Russell estuvo desde el año 1973 hasta el año 1977. Su historial con este equipo no fue nada del otro mundo, aunque, puestos a seguir batiendo récords, Russell llevará a los Playoffs a esta franquicia POR PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA:


 Más tarde, Russell también entrenaría a los Sacramento Kings (en la temporada 1987/ 1988):


 Bill Russell también ha publicado dos libros acerca de su vida (realmente interesantes); el primero de ellos fue publicado en 1979, con el título: "Second Wind". El 2º de sus libros fue publicado en el año 2001, con el título: "Russell's Rules":




 Una interesante "particularidad" en la vida de Bill Russell tuvo lugar en el año 2006: en ese año, Russell "reunirá" a dos celebridades del baloncesto actual: Kobe Bryant y Shaquille O'Neal!. Russell había sido Celtic de por vida: "Mi corazón siempre será verde. Amo a esa franquicia más que a mí vida, pero no podía permitir que aquellos dos muchachos se comportasen como niños, por lo que hablé con Phil (Jackson) y le pedí permiso para reñir a ambos; les metí en una sala y tuve que comportarme como un padre", dijo Russell. Kobe admitió que "fue extraño; nadie me dijo nada, y me llamaron a una sala después del entrenamiento. Yo entré en aquella sala y sólo había dos personas: Shaq y Bill. Bill dialogó con nosotros e incluso nos gritó un par de veces", admitió Kobe. "Si alguien como Bill te dice que te equivocas, realmente es que estas equivocado", reconoció la estrella "Laker":


 Actualmente, Bill Russell, "The Hawk", tiene la edad de 78 años, pero su corazón sigue tan fuerte como siempre; sus apariciones en el TD Garden de los Celtics son continuas, y sus consejos a estrellas Celtics como Garnett, Paul Pierce y Ray Allen son frecuentes incluso en pleno partido: "Realmente Bill es una parte muy importante en nuestras vidas", dijo Paul Pierce, capitán de los Celtics. "No puedo hacer otra cosa que callar y escuchar", dijo Garnett de la "leyenda verde":


 Sin duda alguna, Bill Russell representa a la perfección la filosofía que ha definido a los Boston Celtics a lo largo de los años: pasión, entrega, sacrificio, superación y lealtad. Estas son algunas de las palabras que el gran Bill lleva tatuadas a fuego en su corazón.

 Bill Russell: simplemente EL MEJOR SOBRE LO MEJOR. El vídeo, de lo mejor que he visto en mucho tiempo:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada