miércoles, 18 de abril de 2012

Una bestia llamada Blake Griffin



 "Cada vez la NBA pierde un poquito más de talento y gana más músculo"; ese es el resumen que algunos de los amantes de la NBA hacen según van pasando años y años. "Antes los jugadores tenían más talento, más preparación para jugar a esto", decía Chris Webber en un artículo. "Ahora casi todo es músculo, y tras muchos jugadores de este perfil, se esconden algunos que tienen algo más". Puede (y decimos puede debido a su corta edad), que este sea el caso de BLAKE GRIFFIN, sin duda alguna el terror de los aros en la NBA. Conocidas ya son sus "atrocidades" cuando encara el aro, y las vejaciones que puede hacerle a cualquier rival que se le ponga por en medio.

 BLAKE AUSTIN GRIFFIN; este es el nombre completo de este prototipo de "soldado universal". Blake nace en Oklahoma City el 16 de Marzo de 1989. Tiene otro hermano, llamado Taylor, que también juega al baloncesto (no al nivel de Blake).

 Algo que sin duda nos llama la atención de este "Cyborg" (como es conocido en la NBA), es su extraña mezcla: su padre, Tommy Griffin, es negro, y su madre es blanca como la leche, y pelirroja; de ahí esta "extraña mezcla"; Blake Griffin guarda todos los rasgos físicos de un jugador de raza negra... pero siendo blanco:


 El padre de Blake, Tommy, fue un gran deportista de la Universidad Estatal de Oklahoma, y le inculcó tanto a Blake como a Taylor unos grandes y marcados valores de trabajo. "Taylor era el más disciplinado; Blake siempre estaba comiendo, y para ser sinceros... no le gustaba demasiado hacer ejercicio". Estas eran palabras recientes de Tommy Griffin, padre de Blake, en una entrevista. Quien diría ahora que a Blake no le gustaba demasiado moverse!


 Blake estudió dos años en la universidad de Oklahoma, su ciudad natal, y jugó para los Sooners, el equipo de esa universidad. Allí, además de récords y récords, ya era conocido por su agresividad a la hora de atacar el aro; Chris Mannix definió su juego de una manera muy muy simple: CATCH- CONTROL- FINISH. Parece que esto Blake se lo tomaba muy en serio, ya que su juego era simplemente demoledor.


 En sus dos años con los Sooners de Oklahoma, Blake promedió unos dignos 18,8 puntos y 11,8 rebotes por partido, que le valdrían, entre otras cosas, para ser número 1 del Draft. Como anécdota, diremos que en un partido se abrió una ligera brecha en la frente por... pegar con la cabeza en el tablero para machacar!!. Los padres de Blake, que NO se perdieron ni un sólo partido de ninguno de sus hijos (ambos jugaron juntos en los Sooners), dijeron: "tenemos que controlar esa forma de jugar. Un día le pasará algo":


 Nadie dudaba que Blake Griffin sería el número 1 del Draft ese año. Y así fue: con el número 1, Los Ángeles Clippers seleccionan a... BLAKE GRIFFIN. En Clippers había motivos para soñar: tenían a su nueva estrella, y lo único que quedaba por saber era como se adaptaría a la NBA.

 Desde el primer momento que Blake Griffin pisa la NBA, va a ser comparado con jugadores de puro músculo, de tracción puramente animal, como LeBron James o Dwight Howard, por ejemplo. Su fama en Oklahoma le precedía, y todos los analistas eran conscientes que una bestia había llegado a la liga; de eso no había ninguna duda. LeBron James está en 2,03 m. de altura y 108- 109 kilos de peso, mientras que Blake está en los 2,08 m. y 116 kilos.


 El día antes de hacer su debut en la NBA, la gran liga, el "sueño" de Blake se desmorona como un castillo de naipes: se rompe la rodilla en un simple entrenamiento, al coger un rebote. Blake ya había "negociado" con lesiones en sus dos rodillas en su etapa universitaria, pero aquello era diferente; la rodilla estaba rota, y todo el mundo empezó a temerse lo peor: la llamada "maldición del número 1", como pasó con Greg Oden.

 Blake Griffin, como cuenta Vinnie Del Negro, su entrenador en Clippers, o Baron Davis, ex- compañero suyo en L. A. Clippers antes de ser traspasado a Cleveland la temporada pasada, y gran amigo personal de "Mr. Mate", cuentan que Blake Griffin es un tipo muy divertido y tranquilo, pero... increíblemente tozudo: no aceptó de buen grado esta lesión, y empezó a temer estancarse en su progresión; en quedarse como uno más. Se puso en manos de un hombre, FRANK MATRISCIANO, de quién dicen que es el preparador físico más duro y exigente del mundo; entre sus hazañas, diremos que Frank entrenó durante dos años a los SAS británicos (fuerzas especiales del ejército británico) y a otros deportistas de élite. Blake se había puesto en buenas manos: o se recuperaba o moriría en el intento:


 Dicen que con Frank Matrisciano al mando sólo 3 de cada 10 deportistas de élite eran capaces de terminar un programa en una semana, y que sólo 1 de cada 10 soldados era capaz de semejante hito. Bien, pues Blake... Blake y su hermano Taylor, mejor dicho, fueron capaces de terminar 3... a la semana!!. Estamos hablando de dos verdaderos portentos de la naturaleza, como Frank dijo: "Estamos hablando de dos chicos que yo nunca había entrenado. Normalmente a mis chicos les doy una semana de adaptación, y a ellos sólo les di dos días. Nunca he tenido dos alumnos semejantes. Da la impresión que cualquier cosa que les pidas ellos serán capaces de hacerla; son como una especie de "Terminators". No están preparados para la lucha, como los soldados a los que he entrenado, pero si lo estuviesen, con estas aptitudes, serían capaces de destrozar a cualquier militar que he entrenado en un cuerpo a cuerpo. Son dos máquinas". Estas eran las palabras de Frank Matrisciano, al que todos los deportistas temían a la par que admiraban, cuando hablaba de Blake y Taylor Griffin. Sin duda aquello era increíble.

 Algunos entrenamientos de Frank constaban en correr 15 kilómetros por las dunas o subiendo y bajando escaleras con una mochila llena de piedras a la espalda, y con lastres en los tobillos, para que fuese aún más difícil. Blake no parecía inmutarse. Por las tardes eran dos horas de pesas y por la noche los solía llevar a un bosque a realizar carreras de tipo "suicida", tocando cada uno de los árboles que él marcaba con un spray. Blake estaba preparado, pero daba la sensación que no sólo para la NBA, sino para la guerra.

 Con todo esto que se decía de él, todos estábamos expectantes en ver que pasaría, en ver si Blake era sólo un saco de músculos o había algo más; y ese día llegó: En Octubre de 2010, Blake Griffin debuta en la NBA. Había tardado un año!. Pero ahí estaba. Su rival: Los Portland Trail Blazers. Aquel día Blake hace 20 puntos y 14 rebotes. Parecía que el entrenamiento había dado sus frutos.


 Todos nos íbamos haciendo a la idea que Blake Griffin era una verdadera bestia; que daba igual quién se le pusiese delante, que si él quería machacar, machacaría. Pero lo más escalofriante, a la par que espectacular, llega en Noviembre de 2010, cuando en un partido ante los Knicks, Blake le "dedica" esto a Timofey Mozgov, pívot de NY:


 Este mate recorrió la vuelta al mundo, abriendo un nuevo debate: lo era ya el físico todo en la NBA? Era Blake Griffin físicamente imparable?. Desde tiempos de Shaq no veíamos en un jugador semejante agresividad, a la par que facilidad, para que quitarse a rivales de en medio para machacar el aro. Dwight Howard, de Orlando, era el claro referente en este campo hasta la llegada de Griffin, pero no tenía, sin duda, ni su agresividad, ni su agilidad. Vinnie Del Negro, su entrenador, lo definió tras el partido: "es un atleta jugando al baloncesto". Joe McVeigh le definió como "una mezcla; una extraña mezcla que combina la fuerza de LeBron, el tiro de Duncan y la agilidad de Dominique Wilkins".

 El 20 de Noviembre de 2010 (recordemos que fue su año "rookie", ya que se había perdido su año original, el de 2009, por su lesión de rodilla), bate el récord histórico de anotación para un jugador Clipper en su año "rookie", con 44 puntos.

 El 4 de Enero, será seleccionado para jugar el All- Star; hasta aquí todo lógico, pero... el All- Star de los "mayores"!. Muy muy pocos jugadores en la historia lo habían hecho: en su año "rookie" jugar el All- Star con las estrellas. El 19 de Febrero, durante ese fin de semana del All- Star, Blake Griffin se proclama campeón del concurso de mates, derrotando en la final a JaVale McGee, tras saltar por encima de un coche, del que saldría Baron Davis por el techo solar para lanzarle el balón al aire. Lo de Blake Griffin era simplemente alucinante; su osadía, su atrevimiento y su superioridad física no eran propias de un novato:


 Esta temporada, tras la adquisición de Chris Paul por parte de los Clippers, parece que Blake ha encontrado en el bueno de Paul al socio ideal para lanzar balones al aire; Blake y su compañero DeAndre Jordan forman una pareja interior letal, llena de fuerza y potencia. Esta fue otra "dedicatoria" de Blake Griffin, en este caso a Kendrick Perkins, de Oklahoma City Thunder, este año (se admiten comparaciones con respecto al anterior mate a Mozgov):



 La inclusión de Blake Griffin en el equipo olímpico americano para las Olimpiadas de Londres este verano es una pregunta que constantemente nos hacemos todos. Greg Popovich, entrenador de San Antonio Spurs y miembro del equipo técnico americano, no quiere pronunciarse demasiado al respecto: "indudablemente Blake es un chico con un potencial enorme; una verdadera máquina; pero tenemos que preguntarnos si así queremos jugar; si esto es lo que necesitamos. Sabemos que Blake es capaz de partir un aro, pero en unas Olimpiadas todo es diferente. Tenemos que canalizar su agresividad; sus mates son vistos por todo el planeta, y no se que pasaría si le hace a un jugador de otro país en unas Olimpiadas lo que le hizo a Mozgov o a Perkins; probablemente seríamos los villanos del planeta". Estas fueron las palabras de Popovich a TNT en respuesta a la inclusión o no de Blake en el equipo Olímpico americano.

 Sin duda Blake Grifin, "Mr. Mate", "The Cyborg" o "Dunkman", representa la fuerza, la potencia y la tracción animal; un chico que con tan sólo 23 años es capaz de destrozar a cualquier jugador que se le ponga por delante. Veremos si Blake Griffin es capaz de pulir algunos aspectos de su juego, para convertirse en un jugador más completo (véase los tiros libres, por ejemplo), o se queda en esto (entre otras cosas): una bestia de la naturaleza que, jugando contra él, sabes que te puede "comer" en cualquier momento.


2 comentarios:

  1. vaya cojonazos el boborolo ese de Joe McVeigh...¿¿EL TIRO DE DUNCAN??...jajajajajajaja...NO LE QUEDA NADA OYISTI!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que McVeigh creo que se emocionó un poco... Es cierto que Griffin tiene margen de mejora y que tira a tabla, ademas de no tener un tiro realmente desastroso... pero de ahí a llegar a Duncan... son palabras mayores, la verdad!

      Eliminar