miércoles, 4 de abril de 2012

La batalla de Auburn Hills


Todos sabemos lo que pasó aquella noche de Noviembre en Michigan, pero quizás no todos sepamos que fue exactamente lo que originó aquella batalla, calificada por todo el mundo como "EL SUCESO MÁS BOCHORNOSO EN LA HISTORIA DEL DEPORTE AMERICANO". Vayamos por puntos y comencemos desde el comienzo, como se suele decir.

 La noche del 19 de Noviembre de 2004 se enfrentaban en el Auburn Hills Palace, de Detroit (Michigan), los Detroit Pistons, el equipo local, ante los Indiana Pacers. Todo se desarrolló a poco minutos para el final del partido, cuando, en la pista, Ron Artest comete un falta dura ante Ben Wallace, pivot de Pistons; la reacción de Ben Wallace es completamente exagerada y empuja con excesiva fuerza a Ron-Ron y va a increparle, lo que ya generará la primera pelea en la pista. Los árbitros intentarán frenar el desastre que ven que se avecina sin demasiado éxito; los dos banquillos saltan a la pista como locos y empieza la pelea: todos los jugadores empujándose unos a otros, Rick Carlile (por aquella entrenador de Pacers) intentando controlar a Artest... pero no había manera: la bomba ya había estallado.


 Durante la trifulca, hubo muchas "dedicatorias" de unos jugadores a otros, como la de Stephen Jackson (el bueno de "Jax") a Rasheed Wallace: "cuando salgamos de aquí te voy a coser a balazos, n....", pero la cosa parecía que por momentos se tranquilizaba. Pasemos a relatar, protagonista por protagonista, lo que sucedió a continuación:

 1. Ron Artest:

   Todos sabemos del carácter de "Crazy Pills" y de su facilidad para meterse en líos, pero de aquella, en Indiana, aún lo tenía muchísimo más fácil y le gustaba muchísimo más meterse en estas peleas.
Rick Carlile, durante la pelea con Ben Wallace, intenta tranquilizarle sabiendo que Ron es una verdadera bomba de relojería y que en cualquier momento la lía. Artest, tras muchos avisos y empujones, parece que se relaja, y ni corto ni perezoso se tumba en la camilla de los comentaristas. Nadie imagina lo que se avecina.


 2. Stephen Jackson:

   Uno de los mejores amigos de Ron-Ron en el vestuario Pacer. Aseguró tras la pelea que "Ron es mi amigo y si alguien se mete con él, yo me cargo a ese alguien". Realmente la pelea no iba demasiado con él, pero sin duda, fue el que más "repartió" aquella noche en todo Detroit.


 3. Jermaine O'Neal:

   Otro de los grandes involucrados en la pelea, y sin saber muy bien por qué. Sabemos que el tiene una fuerte discusión con Ben Wallace una vez que Carlile controlaba a Artest, pero sin duda será uno de los que más se caliente en cuestión de segundos.


 4. Ben Wallace:

   El pivot de Detroit fue el gran instigador de la pelea. Ron comete falta clara sobre él, de eso no hay ninguna duda, pero su reacción será completamente desproporcionada: empuja a Artest de una manera excesiva y intenta agredirle en repetidas ocasiones acto seguido; ahí comenzará todo.


 Una vez comentados los personajes de la historia, narremos lo que sucedió.

 Como dijimos anteriormente, Carlile, entrenador de Indy, logra controlar a Artest, que se tumbará en la mesa de los comentaristas con las manos en alto de modo de "yo no he hecho nada". Pero la cosa no queda ahí; un INCAUTO (por no decir algo peor), arroja un vaso de cerveza sobre Ron Artest cuando éste intentaba tranquilizarse, lo que lógicamente disparará su adrenalina y ahí comenzará todo.

 Artest corre cual alma que lleva el diablo a las gradas y empieza a pegarse con todo aquel que a él le parece que pudo haber sido. Ron sacude a todo el que pilla, lo que lógicamente genera que los aficionados también quieran defenderse, pegando a Artest. A todo esto, Jackson verá desde abajo el panorama (que dicho sea de paso, parece gustarle), y sube en ayuda de Ron-Ron. Sin duda alguna "Jax" será quién más pegue, como podremos ver en el video a continuación. No deja títere con cabeza en las gradas. Con la pelea de vuelta a la pista, Ron Artest, gran aficionado al boxeo en la vida actual (ya ha protagonizado alguna pelea amateur), sacudirá un derechazo en toda la cara a un espectador; éste caerá desplomado. Lo que no sabe ese espectador es que al levantarse, llegará "Jax" para "rematarlo desde el suelo. Aquel espectador perdió 5 dientes y la cuenca del ojo rota.

 Abajo, las cosas tampoco están mucho mejor. Jermaine O'Neal recibe un sillazo de un espectador, lo que hace que Jermaine le pegue "a plomo" al agresor en la cara (lo cual, tratándose de un tipo de la envergadura de O'Neal, tiene que doler el doble de lo que ya dolería de por sí).

 La realidad que la pelea transcurrirá así durante unos minutos y de camino al vestuario y escoltados por la policía, los jugadores de Indiana, como visitantes, recibirán todo tipo de "regalos": escupitajos, agua, vasos, insultos... Stephen Jackson me marchará al vestuario ondeando los brazos a modo de provocación contra los seguidores de Pistons.



 Las reacciones no se harán esperar:

 1) Larry Brown, entrenador de Pistons, dirá: "ni los aficionados ni los jugadores podemos comportarnos así; ni en público ni en privado. Hemos sido verdaderos animales. Damos vergüenza".

 2) Rick Carlile, entrenador por aquel entonces de Indiana Pacers (y actual entrenador de Dallas Mavericks, dijo: me sentí como si luchara por mi vida en la cancha". También decir que Carlile, en todo momento apoyó a Ron Artest.

 Más "exageradas" fueron las declaraciones de algunos jugadores:

 Algunos como Jamal Tinsley, de Indiana, simplemente dijeron que todo estuvo mal y que dieron vergüenza ambos equipos; otros como Rasheed Wallace (el cual nos extraña que no la liase más), dijeron que había sido una lástima. Pero otros como el propio Ron Artest, protagonista principal de la película, dijo: "he descubierto lo que son los negratas de verdad; esto es una familia y si alguien te ataca sabes que tus colegas estarán detrás por ti". Otros como Stephen Jackson, siempre expeditivo en sus acciones, dijo al reportero: "siento que nos han robado el alma. Esto no ha sido culpa nuestra; nosotros sólo nos hemos defendido". Finalmente Jermaine O'Neal tuvo un "último" regalito a Ben Wallace: "Veremos si fuera eres tan valiente".


 El resultado de todo esto se puede calificar sin ningún tipo de problema como "escandaloso": UN TOTAL DE 9 JUGADORES SANCIONADOS POR 146 PARTIDOS. En total serán 11'8 millones de dólares en salarios. La sanción se repartirá con 137 partidos de sanción para jugadores de Indiana y tan sólo 9 para los jugadores de Detroit (algo que ni mucho menos nos parece lógico).

 El 20 de Noviembre y con tan sólo un día de retraso, la NBA sancionará indefinidamente de Ron Artest, Stephen Jackson, Jermaine O'Neal (todos de Indiana), y a Ben Wallace (de Detroit).

 El sindicato de jugadores se reunirá la semana siguiente y mediante apelaciones conseguirán que las sanciones queden de la siguiente manera:

 1. Ron Artest: principal protagonista de la pelea- FUERA PARA TODA LA TEMPORADA.

 2. Stephen Jackson: principal "boxeador" aquella noche- 30 PARTIDOS DE SANCIÓN.

 3. Jermaine O`Neal: por amenazas y agresión- 15 PARTIDOS DE SANCIÓN.

 4. Ben Wallace: instigador de todo el altercado- UNICAMENTE 6 PARTIDOS DE SANCIÓN.


 Al año siguiente ambos equipos volvieron a enfrentarse en el mismo escenario y el partido sería retrasado durante 90 minutos por un aviso de bomba en el vestuario de los Indiana Pacers.

 Este es sin duda el acontecimiento más penoso de la historia del deporte norteamericano. No defenderemos a nadie ni le añadiremos morbo al tema (eso os lo dejamos a vosotros), pero la sanción a Ben Wallace, quién originó todo, fue un tanto imparcial, ya que 6 partidos de sanción, viendo como terminó todo, es una sanción algo "ligera". Ron Artest asegura que gente en las gradas llegó a insultar a su familia de manera exagerada.

 Auburn Hills, Detroit (Michigan). Noviembre 2004:


3 comentarios:

  1. No me parece que sea corta la sanción a Big Ben. Ron le mete un palo de escándalo a falta de minuto y medio y yendo 30 arriba, el otro se revuelve y no para pero luego ya no se le ve más en la gran jarana que se monta en la grada, por mucho que haya sido el que la ha liao en la pista, pero lo de los otros 3 por las gradas es ATROZ!!

    ResponderEliminar
  2. Creo que la sanción para Big Ben es corta si la comparamos con la de los otros tres involucrados. Vale que ni mucho menos Ben Wallace se comportó como ellos, pero si que fue el instigador de todo ello. Él fue quién caldeó todo el ambiente, por lo que la sanción debería de haber sido bastante mayor para él. Jax, Jermaine y Artest no merecen en ningún caso menos sanción de la que obtuvieron, pero a Ben Wallace le hubiese sancionado, mínimo, con la misma sanción que Jax, de 30 partidos. La falta de Artest es desproporcionada, pero tan desproporcionada como lo es la reacción de Ben Wallace al irse contra él. Aún así... es cierto que los otros 3 locos dando leña de diestro y siniestro por las gradas es una imagen penosa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 30 partidos me parece una locura, 10 a lo mejor sí, pero no más

      Eliminar