jueves, 29 de marzo de 2012

The Linsanity ( El curioso caso de Jeremy Lin)


 El famoso artista y cineasta Andy Warhol dijo una vez: "en el futuro todo el mundo será famoso durante 15 minutos". Quizás fuese su frase más famosa, y un joven llamado Jeremy Lin pareció tenerla muy en cuenta y se puso a ello.

 Para muchos, el bueno de Jeremy nació en el Madison Square Garden el 4 de febrero, jugando contra los Nets de NJ, donde empezó todo para este joven californiano de padres taiwaneses, pero la vida de Jeremy Lin ha estado llena de desafíos, retos, alegrías y esfuerzo; MUCHO ESFUERZO.


 Todos ahora conocemos a Jeremy Lin (quien no conoce ya al famoso "chino que juega en la NBA"), pero mucho antes de la gloria que le ha seguido desde aquel 4 de febrero, Lin ya estaba preparándose para dar el gran salto. Al contrario de lo que algunos puedan pensar o hayan llegado a pensar en un pasado, Lin es norteamericano. Nació en Palo Alto, California, y sus padres son de origen taiwanés.

 Lin, por lo que sus padres y amigos hablan, siempre fue un grandísimo estudiante y una persona muy religiosa y ordenada en su vida. Su sueño siempre fue ir a la universidad, por lo que cuando este momento llegó, el bueno de Jeremy envió un currículum y un DVD con sus jugadas a la universidad de Berkeley (California), y a sus dos universidades favoritas: Stanford y, UCLA. Lin tenía muy claro que su familia era lo más importante para él, y no quería salir de California.

 Lin tuvo problemas, ya que su altura y su físico nada imponente no le permitieron demasiadas oportunidades, y la prestigiosa universidad de Harvard fue la única que le garantizó poder jugar al baloncesto. Un tipo llamado REX WALTERS, entrenador de la Universidad de San Francisco, dijo de él: "nosotros, los entrenadores, necesitamos sólo dos minutos con un chico para ver si puede jugar,  y este muchacho no puede jugar; no tiene nada". Lin no se desanimó, ni muchísimo menos, y siguió a lo suyo. Todo un ejemplo de constancia.

 Fue en el año 2005 donde una persona, y sólo una, llamada BILL HOLDEN, vio algo en aquel joven y tenaz chico. Harvard lo ficha por miedo a que Lin se marche a la Universidad de Stanford, con quien Harvard mantenía una gran rivalidad. No podían permitir que aquello les saliese bien a los de California.

 Lin juega todo su periodo universitario con los Crimson de Harvard, siendo su tercer año donde dice: "aquí estoy", con unos números sensacionales.

 Año 2010. Es aquí donde Lin empieza a demostrar su paciencia y sus ganas de triunfar.

 No es seleccionado en el draft de 2010, donde, como ya sabemos, John Wall, de Kentucky, es escogido como primera elección y Evan Turner, de Ohio State, como segunda:


 Hasta 8 equipos en la NBA llegaron a probar a Jeremy Lin y ninguno lo quiso. A Lin no le importaba; había llegado hasta allí y de allí no se iba a marchar sin lo que quería. Un "tipo con ojo", llamado Don Nelson (al que Jeremy califica como su segundo padre), decide reclutarle para echar unos partidos en la liga de verano con los Mavs. Paradójicamente, en esa liga de verano, su primer partido fue contra los Wizards de John Wall, donde Lin anota 13 puntos con unos buenos %´s, y la gente terminó poniéndose de su lado, dejando a Wall en evidencia, pese a sus 21 puntos. Lin empezaba a sacar pecho y su nombre empezaba a leerse en los periódicos.

 El sueño de la vida de Lin era jugar para los Warriors de Golden State, y en el 2010 firma un contrato semi-garantizado con ellos. Sólo le garantizaban 150000 dólares de los 500000 que tenía firmados. A Lin no le importaba; su sueño eran los Warriors y allí estaba. Nike también debió de ver algo en él (fuese por su ascendecia o por sus cualidades), y le firman un contrato ese mismo día por 3 añitos.

 Lin vuelve a no cuajar demasiado en la NBA, y los Warriors le envían ese año hasta 3 veces a los Reno Bighorns, su equipo de la D-League. A Lin no le importaba; cada uno a lo suyo.

 Paso fugaz en 2011 por los Houston Rockets, que lo fichan el 11 de diciembre, la famosa temporada del LOCKOUT, pero le cortan a los 13 días, el día 24 de diciembre (feliz Navidad, Jeremy), para hacer sitio a Dalembert (ahora nos suena a risa).

 El desembarco de Lin llega un 27 de diciembre, donde los caóticos pero siempre queridos Knicks deciden ficharle (nadie sabe si por un tema de marketing o por un tema meramente deportivo), pero es aquí donde la nueva vida de Lin comienza. P Diddy, el famoso rapero (entre otras cosas), dijo en un tema:"If u can make it, here (NY), u can make it anywhere". A Lin le debió de gustar esa canción.



 Como sueño americano que se precie, los inicios de Lin en NY no fueron del todo fáciles: gran ciudad, gran equipo, gran afición... todo esto a Lin no parecía afectarle demasiado. Un chico con toda su trayectoria no iba a frenarse ahora.

 Lo cómico de todo esto fue cuando en una entrevista, Lin reconoció que llevaba dos meses durmiendo... EN EL SOFÁ del SALÓN DEL APARTAMENTO DE SU HERMANO!!!!!!. Su hermano, Josh Lin, es estudiante de odontología en New York, y Lin... decidió comenzar con él su vida en la Gran Manzana.

 Compañeros de equipo de Lin en Knicks, como Jared Jeffries, con quien comparte una gran amistad, hablan de él como: "un chico extremadamente educado, delicado y muy muy limpio". LIMPIO!. No sabemos muy bien a que se referirá Jeffries con eso... Otros, como Amar'e, dicen de él: "es el tipo de base que un tío como yo quiere: listo, rápido, impredecible para los rivales y muy predecible para mí".
Otros como el gran Melo Anthony (supuesta gran estrella de los Knicks), han hablado muy bien de él, ("es justo lo que necesitábamos"), pero con reservas. Seguro que a Melo no le gusta tanto como Amar'e que su camiseta ya no sea la más vendida, y que en NY se hable de LINSANITY, y no de MELOSANITY. Sabemos que Melo es 100 millones de veces mejor que el bueno de Jeremy, pero... la historia de la NBA nos dice que el talento no lo es todo, querido Carmelo.

 El día 1 en la vida de Lin (baloncestísticamente hablando, claro), comenzará el 4 de febrero en el Madison, ante los Nets, donde Lin jugaría su primer partido como titular y jugando más de 4 minutos, donde metió la friolera de 25 puntos y 7 asistencias (una de ellas un alley-hoop de infarto para Ty Chandler). La gente pensó: "este chino... de donde sale?". Dos días después, ante Utah, Lin debió pensar que las estadísticas de dos días antes contra Nets no eran suficientes, y "clavó"... 28 puntos y 8 asistencias!!!

 La verdadera monstruosidad de Lin, donde Lin deja de ser un aprendiz para convertirse en un mago, es ante nada más y nada menos que los majestuosos L.A. Lakers del inmenso Kobe, el 10 de febrero, donde Lin hace 36 puntos y 7 asistencias. Los Knicks veían que habían dejado de ser los Knicks; ahora eran THE LINSANITYS.



 Toda la historia a partir de ahora ya nos la conocemos: camisetas, bebidas, carteles publicitarios, apariciones en el McDonald´s, invitado repentino para el All Star que tuvo lugar en Orlando (más que nada por un tema comercial, eso sí), y demás historias.

 A día de hoy, este trabajador, refinado y estudioso chico, promedia 14,6 puntos por partido, 3 rebotes y 6 asistencias, junto con 1,6 robos de media. No son unos números que mareen a nadie, pero ha quedado claro que Jeremy Lin se ha ganado su sitio en la NBA. La vida de Lin no comenzó un 4 de febrero contra Nets, o un 10 contra Lakers. La vida de Jeremy comenzó un 23 de agosto de 1988, en California. toda su vida ha trabajado por lo que ha querido. Ha luchado por llegar a ser lo que es ahora, y visto lo visto, no tiene pensado irse.


 Aquí os dejo un resumen de sus jugadas y actuaciones. Valoremos si se trata de un jugador sobrevalorado o el chico vale. Creemos que vale:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada