viernes, 30 de marzo de 2012

Latrell Sprewell: el sueño americano


 Todos recordamos al mítico Andrés Montes. Nos reíamos con sus gracias, sus comentarios, y sobre todo con sus motes y demás apodos a deportistas. Pero siempre hubo uno que a los amantes del baloncesto, y sobre todo de la NBA nos hizo particular gracia: "Melodía de seducción". Así llamaba el bueno de Andrés al mítico Latrell Sprewell, el eléctrico jugador de Warriors, Knicks y Wolves.

 La vida de Latrell siempre ha estado llena de anécdotas, problemas con la justicia y líos con sus compañeros, pero sobre todo, de baloncesto: de MUY BUEN BALONCESTO. Nunca olvidaremos sus jugadas y sus actuaciones que nunca dejaron indiferente a nadie; tanto dentro como fuera de los pabellones.


 El bueno de Latrell, cuyo nombre completo es Latrell Fontaine Sprewell, nació en Milwaukee (Wisconsin), en septiembre de 1970.

 Todos cuentan por allí que su familia era increiblemente humilde y católica, y que desde pequeño, y chico siempre tuvo líos, ya fuese con sus padres, la policía, en el colegio... nunca paraba de liarla, y que el baloncesto era lo único que suavizaba a la fiera que "Spree" llevaba dentro. Era un chico muy muy delgado y alto, lo que le hacía víctima de muchas burlas cuando era pequeño, lo que, según su madre, llegó a generarle grandes complejos.

 Sprewell, también conocido en el mundo NBA como "Spree", o "Melodía de seducción" (grande, Andrés), acudió a la universidad de Alabama, donde estudió y jugó al baloncesto de 1990 a 1992, siendo luego por los Golden State Warriors en el draft del 92 en la posición 24. Aquel año, el gran Shaquille O´Neal era escogido número 1 y Alonzo Mourning en el número 2. En la noche anterior al draft, todo el mundo hablaba de un tal Latrell Sprewell (con permiso de Shaq, claro), pero nadie se atrevía a escogerle ni a predecir nada sobre él porque su carácter volcánico era un problema; gente como Don Nelson (gurú del baloncesto), dijo de él: "ese chico es bueno, muy bueno, pero es dinamita pura. No se si podremos hacer algo de él". En la universidad tuvo dos peleas en pleno partido y suspensiones por doquier por consumo de marihuana. El bueno de "Spree"; donde iba, la liaba.

 Llega a la NBA, a los Warriors de Golden State, donde coincide con jugadores míticos de la historia del baloncesto, como Tim Hardaway, Chris Mullin, Tyrone Hill o el lituano Sarunas Marciulonis, y ese mismo año, el chico se convierte en el 3º máximo anotador del equipo, por detrás de, como no, Hardaway y Mullin.

 Ya en sus primeros partidos, Latrell mostró a todo el mundo sus principales características: la versatilidad, electricidad en el juego y sus capacidades atléticas, algo que, por aquel entonces muy pocos jugadores en la liga tenían. Eran características que, encontrar en un mismo jugador, era casi imposible. Pero Latrell tenía ganas de liarla; siempre las había liado y no se iba a convertir en un buen chico ahora.

 Todo comenzará en 1997, tras cinco años en la NBA y previamente habiendo estado en el mejor quinteto NBA en 1994. Latrell, en pleno entrenamiento, se dirige a P.J. Carlesimo, de aquella entrenador de Warriors, y le agarra del cuello, zarandeándole y amenazando de matarle a tiros durante más de 10 segundos. Todo esto, surgió porque no estaba incluido en una jugada de ataque del equipo, como Carlesimo dio a conocer en el juicio. Carlesimo ya había dicho en muchísimas ocasiones que el mayor enemigo de Sprewell era él mismo, y Spree demostró que era cierto. Chris Mullin, capitán del equipo, dijo en una entrevista que nunca en la vida algo le costó tanto como quitarle las manos del cuello de Carlesimo: "es increible lo fuerte que lo tenía agarrado. Me extrañó que no le hubiese partido el cuello". Resultado de todo esto: 10 días de suspensión de empleo y sueldo por parte del equipo y al día siguiente, los Warriors le cortan el contrato. Latrell, un fenómeno deportivamente hablando, no tenía equipo, y muchos entrenadores y GM empezaban a comprender que se trataba de un jugador indomable.

 En la foto, durante el juicio contra P.J. Carlesimo:


 Latrell no tenía equipo, y como él llegó a decir: "me importa una mierda. Todo esto me importa una mierda". Los Knicks, siempre aficionados a la polémica y a los fichajes dudosos, le fichan en 1999, donde, pese a las críticas de los fans, Spree dice "renacer" como persona y deportista. En los Knicks, desde 1999 hasta 2004, será uno de los 10 jugadores de la NBA que más camisetas venderá... EN TODO EL MUNDO!. Estaba claro que Latrell, por muy mala leche que tuviese y muy polémico que fuese, era un ídolo de masas; un genio incomprendido.



 Latrell, en 2003, dice que está agobiado de NY y se marcha a Minnesota T-Wolves, donde coincirá, entre otros... con el gran Kevin Garnett; KG siempre ha hablado maravillas de Spree, de quién dice que, actualmente: "está pasándolo verdaderamente mal. Spree tiene muchos problemas, y es problema de todos ayudarle".


 Todas las portadas norteamericanas se hacen eco del grandísimo fichaje de T-Wolves y del equipazo que tenían. Lo que no entendían era que Sprewell era tan bueno como inestable psicológicamente, por lo que no se sabía muy bien si para Minny su fichaje era una maldición o una bendición. A partir de este momento es para donde nosotros empieza lo bueno, lo divertido, y para Spree comienza el calvario.


 A mediados de la temporada 2004- 2005, los Wolves ofrecerán a Sprewell un jugoso contrato de 21 millones por 3 años, cifra sensiblemente inferior a la que cobraba por aquel entonces (14 millones al año), y Sprewell ofendido, la rechaza, diciendo publicamente: "este contrato es una verdadera mierda. Yo tengo familia, y he de alimentarla, de darles de comer. Con 21 millones en 3 años no me daría ni para comprarles leche". Muy fino, Spree, si señor. Cosas del destino, Dios decidirá darle una lección, y ese mismo año, acabando contrato y queriendo salir al mercado en busca de algo mejor, firma LA PEOR TEMPORADA DE SU VIDA, y se verá obligado a retirarse tras 13 años en la cima, continuamente subiendo y bajando de ella. Con 35 años, nadie quería a un genio incomprendido que, según sus compañeros, cada vez estaba más fuera de control y se había vuelto "más egoísta". Casi no salía de casa, cuando salía, aparecía borracho, a Cassell cuentan que casi le parte la cara en el vestuario después de un Minny- Kings... Latrell estaba completamente "fuera de control".

 Latrell siempre tuvo problemas con la ley (parece que los buscaba). En el 2001, y bajo la tutela de los Knicks, estuvo implicado en un tiroteo en Yonkers, en un club, que se saldó con 8 heridos y Latrell detenido tras vérsele con dos pistolas. A los 20 días, conduciendo un Lincoln Navigator negro, la policía en una carretera interestatal y le encuentran en el asiento del copiloto 2 pistolas y una bolsa de marihuana; Latrell, de manera cómica, le dice a los dos agentes que "necesita estar a tope para el partido de mañana". Lógicamente, es detenido (suponemos que Latrell no pensaría igual), y se pierde dos partidos con los Knicks. En Minny, de manera "muy curiosa", es él quien demandará... a un policía!!!!. El abogado de Sprewell alegó "brutalidad policial". Sprewell, al parecer, conducía su coche por el centro de la ciudad, cuando en un semáforo, un policía le paró para extenderle una multa por exceso de velocidad, y al parecer se dirigió a él como "gángster". Sprewell alegó que, literalemente, el agente le dijo: "no entiendo como negratas como tú pueden vivir así. Por mí, te pudrirías en la cárcel, amigo". Sprewell, más adelante, diría que "estuve a punto de matar a aquel hombre" (y nos lo creemos).

 Por lo demás, su actualidad ya nos la conocemos: 

- 2006 (29 de agosto), en el Lago Michigan. Una mujer le acusa de agarrarla por el cuello "de manera hostil y vejatoria" mientras tiene relaciones sexuales en su barco.

- 2007. Su yate es embargado por impagos y agrede durante la operación a 4 policías. Aún no está claro, pero se llegó incluso a comentar que sacó una pistola, aunque finalmente este hecho no consta en la declaración oficial.

- 2008. La casa de Latrell es embargada. Está valorada en 610000 dólares, pero su deuda asciende a 1000000 de dólares.


 Actualmente, la deuda de Latrell Sprewell asciende a 1800000 dólares.

 Sprewell, a lo largo de su carrera como jugador NBA, "amasó" la fortuna de 96 millones. Es interesante (a la vez que triste), ver como pasó de ser un verdadero fenómeno (en todos los aspectos), a ser una persona perseguido por la justicia continuamente debido, entre otras muchas cosas, a su "particular" manera de administrar su patrimonio.

 Para los amantes del basket, decir que es interesante saber que el 61% de los jugadores de la NBA se arruinan en los 5 primeros años después d retirarse (Latrell no quería fallarle a la estadística). Coincidencia? Algo más?

 Latrell, "Spree", o "melodía de seducción"; un genio incomprendido. Pero UN GENIO.

 Nos despediremos de este genial jugador con un video que nos recordará, seguro, muchas cosas. La banda sonora, realmente increible:















4 comentarios:

  1. Sencillamente maravilloso!!mi puto ídolo del basket obviamente junto a un tal MJ

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te guste! Un genio incomprendido,pero un genio. Su etapa en NY,la mejor

    ResponderEliminar
  3. Que gran articulo de verdad nostalgia pura, como molan las historias de los jugadores de la NBA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo... La verdad que las hay realmente buenas... Latrell,sin duda alguna uno de los jugadores mas carismaticos de la historia NBA...

      Eliminar